January 19, 2023
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
1,384 puntos de vista

La guerra de Ucrania se ha convertido en un pozo sin fondo al que seguimos arrojando toneladas de armamento tras casi un a帽o de destrucci贸n y muerte. Ante la perspectiva de una guerra larga, solo se nos ocurre enviar m谩s y mayores armas.

Desde el comienzo de la invasi贸n rusa hace casi un a帽o hemos enviado a Ucrania (鈥渉emos鈥: la OTAN, Europa, Espa帽a) varias remesas de lanzamisiles M142 HIMARS, misiles antia茅reos Stinger, misiles tierra-aire NASAMS, lanzamisiles antitanque Javelin, misiles contra sistemas de radar, misiles que al caer esparcen decenas de minas, armas antitanque At4 y NLAW, obuses M77, obuses Panzerhaubitze, obuses Caesar de largo alcance, lanzacohetes M270, lanzagranadas Panzerfaust, drones kamikazes, drones bombarderos, drones con bombas guiadas por l谩ser, artiller铆a de todos los calibres, ametralladoras, fusiles de asalto, rifles de francotirador, pistolas, munici贸n para todas las armas, granadas de mano, cascos, visores nocturnos, varios cientos de tanques T-72 modificados, barcos de patrulla, veh铆culos blindados, veh铆culos t谩cticos y de transporte鈥 Parece una macabra lista de la compra, pero ni siquiera recoge la totalidad de lo enviado. Decenas de miles de toneladas de material, decenas de miles de millones de d贸lares.

Como todo lo anterior no ha servido para conseguir la paz, ni tampoco la victoria, en los pr贸ximos d铆as est谩 previsto el env铆o de helic贸pteros Apache, tanques brit谩nicos Challenger 2, tanques franceses Leclerc, blindados estadounidenses Bradley, veh铆culos de transporte de infanter铆a alemanes Marder y, si el gobierno alem谩n lo acepta, tanques Leopard 2; adem谩s de bater铆as de misiles Patriot, sistemas guiados de cohetes de lanzamiento m煤ltiple GMLRS, minas terrestres contra blindados, veh铆culos todoterreno Humvees, camiones, y nuevas toneladas de munici贸n para reponer la ya utilizada.

En caso de que as铆 tampoco se consiga la paz (ni la victoria), no duden de que seguiremos enviando armas, pues el presidente estadounidense dijo recientemente estar dispuesto a aumentar el ya enorme apoyo econ贸mico y militar para conseguir 鈥渦na paz justa鈥; el secretario general de la OTAN record贸 hace d铆as la importancia de proporcionar m谩s armas a Ucrania porque 鈥減uede parecer una paradoja, pero el apoyo militar es el camino m谩s r谩pido hacia la paz鈥; nuestra ministra de Defensa nos recuerda cada pocas semanas que 鈥渓a paz no nos la regalan鈥 y que 鈥渋nvertir en Defensa es invertir en paz鈥, y Josep Borrell, responsable de la pol铆tica exterior europea, hace continuos llamamientos a aumentar el esfuerzo militar europeo鈥 para la paz, por supuesto. No por casualidad, el fondo de donde sale buena parte del dinero que la Uni贸n Europea utiliza para apoyar militarmente a Ucrania, se llama鈥 Fondo Europeo de Apoyo a la Paz.

Una vez aceptado que la paz no es cosa de pacifistas hippies, ni de te贸ricos universitarios, ni de pol铆ticos trasnochados, ni de bienintencionados institutos internacionales de resoluci贸n de conflictos, ni de pa铆ses no alineados que pudieran mediar, ni por supuesto de la ONU; aceptado por tanto que la paz es competencia exclusiva de gobernantes audaces, militares profesionales y fabricantes de armas; aceptado todo esto por una ciudadan铆a indiferente y resignada, cuando no belicosa (la misma ciudadan铆a que anta帽o se manifestaba contra las guerras); y dado que tambi茅n Rusia asegura buscar la paz y cada cierto tiempo propone condiciones para la paz y planes de paz y negociaciones de paz mientras env铆a m谩s tropas y m谩s armas; estaremos de acuerdo en que el camino para la paz es seguir enviando armas, muchas m谩s, sin medida, sin fin.

Hay que seguir comprando armamento nuevo y enviando el que ya ten铆amos en los arsenales (que habr谩 que reponer comprando nuevo armamento que luego enviaremos y etc茅tera), hasta lograr la paz. Hay que prolongar la guerra lo que haga falta, y la destrucci贸n apocal铆ptica de ciudades y la muerte de decenas de miles de personas y el da帽o econ贸mico europeo, hasta conseguir la paz.

Si con esta 煤ltima remesa de tanques y helic贸pteros y misiles no es suficiente para lograr la paz en primavera, si la paz acaba siendo un objetivo de varios a帽os, seguiremos enviando armas: de nueva fabricaci贸n, experimentales incluso, que se podr谩n probar por primera vez en una guerra real, y todo lo que quede en nuestros almacenes, reponiendo cuantas veces sea necesario. Y tras los tanques y los misiles enviaremos aviones y armas m谩s pesadas y misiles mayores y grandes bombas, y si hace falta para la paz enviaremos, qu茅 se yo, armas biol贸gicas y qu铆micas y por supuesto nucleares, y si as铆 tampoco, si la paz se resiste, podemos enviar armas cortas y armas blancas y armas arrojadizas y lanzas y flechas y mazas y garrotas y barras de hierro y palos y ramas arrancadas y piedras y quijadas y crema reparadora para las manos cuando no queden m谩s que las manos para seguir golpeando.

Y al final llegar谩 la paz, ya ver谩n.

El Diario




Fuente: Grupotortuga.com