January 28, 2022
De parte de CGT
632 puntos de vista

A ra铆z de los datos publicados en la 煤ltima Encuesta de Poblaci贸n Activa (EPA) del 4潞 trimestre de 2021, publicada por el INE el pasado 27 de enero de 2022, desde CGT queremos se帽alar y subrayar algunos aspectos que consideramos claves para entender la realidad laboral. Una nota especialmente pertinente, teniendo en cuenta el debate de estos d铆as en el Congreso sobre el RDL 32/2021, de 28 de diciembre, de medidas urgentes para la reforma laboral, la garant铆a de la estabilidad en el empleo y la transformaci贸n del mercado de trabajo que presenta la Ministra Yolanda D铆az.

Los datos que ofrece la encuesta en materia de creaci贸n de empleo, muestran un ligero aumento del 0,77% con respecto al trimestre anterior, es decir, 153.900 personas ocupadas m谩s. Un incremento producido principalmente por el aumento de contrataci贸n en el sector privado, ya que en el p煤blico la ocupaci贸n ha disminuido en 8.500 personas. En todos los sectores aumenta -agricultura, industria y servicios-, excepto la construcci贸n. En relaci贸n al desempleo, el n煤mero de personas paradas baja este trimestre en 312.900 personas (鈥9,16%) y se sit煤a en 3.103.800 personas, alcanzando una tasa del 13,33% -11,7% en el caso de los hombres y 15,04% en el de las mujeres-.

En t茅rminos generales, observamos que son unos resultados agregados positivos. Sin embargo, como sindicato, lo que nos preocupa es la constataci贸n de la precariedad y la incertidumbre laboral. Lamentablemente la temporalidad y la parcialidad, siguen siendo protagonistas del mercado laboral. Si bien el n煤mero de asalariados con contrato indefinido se incrementan en 150.600, mientras que los que tienen contrato temporal se reducen en 92.900, lo cierto es que la tasa de temporalidad sigue superando el 25% y en el caso de las mujeres, superior al 27%. muy por encima del promedio europeo (10,6%). Si bien los cambios que incluye el RDL en materia de reducci贸n de temporalidad permiten reducir los plazos, lo cierto es que el hecho de no abordarlos de forma integral, eliminando s贸lo los contratos de obra, pero manteniendo los eventuales, resuelve el problema a trav茅s de los contratos fijos-discontinuos, otra f贸rmula contractual temporal que parece que se convertir谩 en los pr贸ximos meses en el protagonista de las EPAs. Asimismo, las ETTs siguen sin tener l铆mites en la cesi贸n de trabajadores y trabajadoras, y adquieren un papel clave en la contrataci贸n fijos-discontinuos que, desgraciadamente, y a pesar del nombre, siguen siendo temporales.

Por otro lado, la nueva reforma laboral ha dejado demasiadas cosas fuera del texto. No se resuelven los problemas de los contratos a tiempo parcial -13,56% de los y las trabajadores-, cuando el 51% de las personas con ese tipo de contrato lo tienen de forma involuntaria y el 18% por motivos relacionados con las obligaciones familiares y los cuidados, siendo en el caso de las mujeres el 22,61% de las mujeres a tiempo parcial y el 6% en el caso de los hombre. Es una pena haber dejado sin reformar este tipo de contratos, debido a que son una de las fuentes de segregaci贸n ocupacional m谩s preocupantes, ya que el 75,6% son copados por mujeres, perpetuando as铆 la divisi贸n sexual del trabajo y la pobreza laboral.

Este tipo de pr谩cticas empresariales se complementan con la normalizaci贸n de las horas extras. A pesar de la regulaci贸n de las mismas a trav茅s de la obligaci贸n del registro de jornada -vigente desde mayo de 2019-, en Espa帽a se siguen realizando m谩s de 6,277 millones de horas extras semanales, de las cuales, el 45% son no pagadas. Resultan llamativos estos datos de horas extras cuando Espa帽a sigue teniendo una tasa de paro estructural del 13.33%, estando a la cabeza de los pa铆ses de la UEM y muy por encima del 7,6% del promedio europeo. Unos datos a煤n m谩s preocupantes cuando hablamos de tasas de desempleo juvenil del 38%, o cuando observamos que hay m谩s de 1.496.000 personas en paro de larga duraci贸n. La situaci贸n es dram谩tica cuando la encuesta revela que m谩s de 560 mil hogares no tienen ning煤n tipo de ingreso, lo que las lleva a una situaci贸n de pobreza y exclusi贸n preocupante.

El reparto del trabajo deber铆a ser una prioridad del gobierno, y para ello, es importante regular de forma estricta las horas extras, tanto pagadas como no pagadas, as铆 como llevar a cabo pol铆ticas para la reducci贸n de la jornada laboral. De esta forma, se podr铆an crear nuevos empleos, mejorar la conciliaci贸n de la vida laboral y personal y reducir las brechas entre hombres y mujeres derivadas de la desigual distribuci贸n de cargas de trabajo.

Desde CGT, queremos subrayar que la creaci贸n de empleo no s贸lo se aborda a trav茅s de reformas laborales, sino m谩s bien, tiene que venir acompa帽ado de reformas estructurales del modelo productivo. A pesar de los fondos extraordinarios Next Generation procedentes de la UE, lo cierto es que ha habido una nula transformaci贸n. Revisando la estrategia espa帽ola, el Plan de Recuperaci贸n, Transformaci贸n y Resiliencia, podemos observar una serie de propuestas de modernizaci贸n de los sectores tradicionales de la estructura econ贸mica espa帽ola (turismo, construcci贸n o autom贸viles), pero no una apuesta decidida por la transformaci贸n de esta.

En definitiva, una reforma laboral no necesariamente incidir谩 (o al menos directamente) sobre la creaci贸n de puestos de empleo si no viene acompa帽ada de un cambio estructural productivo. Esto ya lo reconoci贸 la Uni贸n Europea en varios informes que analizan la reforma laboral de 2012. Adem谩s, tenemos la demostraci贸n emp铆rica de que Espa帽a ha mantenido niveles de desempleo estructural muy altos estando a la cabeza de los pa铆ses europeos.

En cambio, la reforma laboral o el Estatuto de los Trabajadores y Trabajadoras en su conjunto, lo que s铆 determina son precisamente las condiciones de trabajo, ya que supone el marco legislativo donde se van a desarrollar las relaciones laborales, acotando y definiendo aspectos como el trabajo seguro o inseguro, con derechos o sin derechos, pagado o en r茅gimen de explotaci贸n, con despido libre o protecci贸n al despido de los y las trabajadoras. Lamentablemente, el actual modelo de empleo se sostiene sobre las bases estructurales que estableci贸 el Partido Popular:

  1. Contenci贸n/p茅rdida salarial, siendo la mayor p茅rdida de poder adquisitivo en 2021 en los 煤ltimos 20 a帽os, ya que cerca de 400 euros de cada salario se perdieron por el efecto de la subida de precios.;
  2. Inestabilidad laboral  a trav茅s de alta rotaci贸n en el empleo, temporalidad y parcialidad
  3. Explotaci贸n en las condiciones de trabajo. Como resultado, observamos que Espa帽a es el pa铆s europeo con mayor 铆ndice estandarizado de accidentes de trabajo. Adem谩s, seg煤n los datos del Ministerio 2021 muestra un aumento cercano al 20% de los accidentes con baja y 531 fallecidos de enero a noviembre de 2021. Una evidencia m谩s de la precariedad y explotaci贸n laboral a la que est谩 expuesta la clase trabajadora.

Unos pilares que, desgraciadamente, van a seguir perdurando y enraiz谩ndose tras la actual reforma laboral que se va a aprobar en los pr贸ximos d铆as.

Los derechos se consiguen luchando


Fuente: Secretariado Permanente del Comit茅 Confederal de la CGT




Fuente: Cgt.org.es