March 1, 2021
De parte de ANRed
250 puntos de vista


Este lunes 1° a las 10:00 organizaciones  de DDHH, políticas y sociales harán una concentración frente al consulado de Paraguay en La Plata. Y el martes 2, a las 14:00, la cita se repetirá frente a la embajada de ese país en Buenos Aires. Dialogamos con Gustavo Franquet de la Gremial de Abogados. Por Mario Hernandez


M.H.: Acompañada por organismos de DD HH, organizaciones sociales y políticas la campaña internacional “Eran niñas. Aparición con vida de Lichita ya” convocó a concentrarse el jueves 25 de febrero las 17:00 en Plaza de Mayo para exigir por la integridad y la vida de Carmen “Lichita” Oviedo Villalba de 14 años secuestrada por las Fuerzas de Tarea Conjunta del Ejército paraguayo el 30 de noviembre del año pasado. Antes, el 2 de septiembre fueron secuestradas, torturadas, violadas y ejecutadas sus primas, Lilian y María Carmen Villalba, ambas de 11 años. Y el crimen fue celebrado por el presidente Mario Abdo Benítez quien acusó a las pequeñas de “peligrosas guerrilleras”, también mintió sobre su edad, corroborada luego por una revisión judicial.

Carmen “Lichita” Villalba nació en prisión, es hija de presos políticos del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y residía en Puerto Rico, Misiones, Argentina, al igual que María Carmen y Lilian. En una serie de hostigamientos a la familia Villalba, fue aprendida también Laura Villalba, mamá de la pequeña ejecutada, María Carmen. Laura, trabajadora de la salud en Argentina fue acusada embusteramente de ser enfermera del EPP y permanece aislada e incomunicada en una guarnición militar. La exigencia por todas estas violaciones a los DD HH del régimen stronista.

G.F.: En Paraguay la realidad de los últimos años es la consecuencia de algo histórico. Es estadísticamente muy gráfico. Paraguay tiene uno de los mayores índices de concentración de la tierra en el mundo. Esto significa que el 90% de las propiedades agrícolas que abarcan el 80% del territorio, está en manos de un 5%. Es un país de latifundios, donde la economía, entre otras cosas, se maneja alrededor de la producción de soja y carne. Como commodities para los mercados internacionales, no para alimentar a nadie, sino como negocio de la nueva época del capitalismo.

Esa concentración de la tierra no vino de la nada, es un proceso que está muy vivo este despojo de la tierra al campesinado. De hecho en los últimos 40 años se profundiza la tendencia y la población paraguaya que era en su mayoría campesina, se reduce a un 40%. Ha sido despojada de la tierra y de la relación que históricamente tenía el campesinado en Paraguay con la tierra, su vida construida alrededor de la vida campesina.

Eso se hizo y se sigue haciendo muy violentamente y el régimen de vida en el campo es muy despótico y violento. Todos los campos tienen seguridad privada, la misma que vemos en la puerta de nuestros edificios, allá están en las estancias y muy fuertemente armadas. Y tienen la impunidad para ejecutar a los campesinos que puedan ser sorprendidos carneando un animal o tomando algún tipo de acción que moleste a los latifundistas. Además, desde 1989 que cayó Stroessner y se instaló esta llamada democracia, han sido ejecutados por sicarios alrededor de 150 dirigentes campesinos. No hablo de muertes en movilizaciones o represiones, sino de ejecuciones. Es muy común el destino del dirigente campesino en Paraguay, donde suelen acercarse en moto dos sicarios y lo ejecutan.

Han ocurrido montones de veces, así como con periodistas también. Las luchas campesinas, mucho antes de la aparición del EPP que se menciona en el comunicado que leíste, y mucho antes de la creación de la FTE, la participación de fuerzas militares en la represión interna legalizada data de hace ya casi 10 años. Mucho antes de eso ya el Ejército protegía los latifundios de las luchas campesinas, abiertamente.

El Ejército, que supuestamente no podía participar en la represión interna, por la ley de ese momento, sin embargo, estaba protegiendo de las luchas campesinas explícitamente a los latifundios. De hecho, una de las primeras acciones del EPP consistió en quemar un puesto del Ejército que estaba en la puerta de una estancia, lejos de la frontera y lejos de cualquier hipótesis de conflicto.

Qué hace un destacamento militar en la puerta de una estancia, se pregunta uno, protege una estancia, al latifundista y su manera de ejercer su poder en el campo, que después se traslada a su forma de manejarse tanto en el poder legislativo como el judicial.

M.H.: La Gremial de abogados y abogadas anunció que se logró el refugio político en Argentina para familiares de Carmen Villalba, presa política en Paraguay, niñes y compañeras, hermanas y madre.

G.F.: Como consecuencia de todo lo que dije antes, surgieron distintas expresiones de organizaciones campesinas y de su militancia más decidida, más radicalizada y de izquierda surgió una organización que se llamó “Patria Libre” destruida por la intervención estatal. De ella un grupo muy joven, porque la dirigencia fue toda presa, exiliada y en algunos casos muertos, se refugió y asumió una vida clandestina en los montes y crearon lo que hoy se conoce como EPP.

Una parte de esos jóvenes pertenecen a la familia Villalba. En este momento Carmen Villalba, hermana de uno de los guerrilleros que están en el norte del Paraguay, ya estaba presa porque pertenecía a Patria Libre y está cumpliendo condena por un secuestro extorsivo. A partir de ese momento, la familia que consistía en sus hermanas y su mamá que estaban a cargo de sus hijos, tanto los de Carmen, como los propios y en algunos casos de los hijos de otros compañeros de la familia presos y de algunos de los que fueron naciendo en la clandestinidad, empezó a ser perseguida, una larga historia de hostigamiento que llevó a que hace muchos años ya, entre 10 y 12, se refugiaran en Argentina.

“Refugiar” en sentido amplio, porque no tenían asilo político, vinieron a la Argentina, según la familia fue asesinado un hijo de Carmen Villalba de 14 años en la ciudad de Clorinda en Formosa. Lo fumigaron con una sustancia, ese mismo día se descompuso y murió de lo que fue calificado como shock anafiláctico por parte de los médicos. Después de ir y venir, esconderse y tratar de encontrar un lugar de tranquilidad para los niños, finalmente se ubicaron en Puerto Rico, Misiones y desde 2010 están ahí.

El problema es que en el 2019 algunas de las nenas mayores, decidieron conocer a sus padres que estaban en la guerrilla del EPP, ya venían conociendo su identidad y la militancia de sus padres. Después de muchos debates la familia decidió autorizar ese viaje, fueron con una de las hermanas de Carmen y Laura Villalba al Paraguay. Eso fue a fines del 2019. Cuando tenían que volver a su escuela, a su vida normal, incluso Laura a su trabajo como enfermera, se encontraron con la cuarentena por el Covid y no pudieron regresar a Argentina.

Eso fue en marzo, como todos sabemos, y en septiembre cuando estaban en un campamento de familiares, no combatientes, con algunos militantes que estaban cuidándolas, fue atacado por el Ejército, capturadas con vida María Carmen Villalba y Lilian Mariana Villalba, primas de 11 años. Luego el gobierno dijo que habían sido abatidas en un enfrentamiento, que eran mujeres grandes, después que tenían entre 17 y 18 años, hasta que finalmente, y por las presiones, porque Argentina informó que tenían 11 años, se hizo un nuevo estudio en la morgue de Asunción, se exhumaron los cuerpos que habían sido enterrados destruyendo pruebas y se comprobó que tenían 11 años.

El gobierno paraguayo hizo toda una campaña de acusación a los padres, diciendo que son soldados, que el EPP utiliza niños combatientes, que no tiene ningún fundamento. Esa situación, del Covid, la inseguridad y la persecución por parte del Ejército hasta que a fines de noviembre son nuevamente atacadas las tías con dos niñas y una adolescente de 18 años, que estaban tratando de encontrar un camino de salida, acompañadas por tres militantes del EPP, que son ejecutados, según las declaraciones del propio Ejército que afirma que los sorprendieron durante la noche y los ejecutaron con fusiles.

Ahí queda herida Carmen Elisabeth hija de Carmen Villalba y su hermana melliza Tamara Anahí y Betania que junto con su tía quedan perdidas en el monte, en la zona del cerro Guasú. Se van perdiendo entre ellas, porque no conocen el lugar, se van moviendo para conseguir agua y comida; hasta que quedan por un lado las niñas y por otro su tía y Lichita (Carmen Elisabeth).

En el marco de esa zona militarizada, donde las persiguen y les disparan patrullas militares, finalmente queda desaparecida Lichita. Su tía la busca desesperada, finalmente se dirige a una zona poblada porque no puede encontrar a su sobrina y a las otras dos nenas que tampoco lograba encontrar. Paralelamente las otras dos nenas con ayuda de la población llegan a Argentina a fines de noviembre, principios de diciembre.

En ese contexto de persecución a la familia de muchos años, que está probada, donde además el gobierno paraguayo asumió tener drones en Argentina por encima de la vivienda de la familia que reside aquí, y que nada tienen que ver con la guerrilla. Es decir, que el gobierno paraguayo ha introducido drones en territorio argentino. Ante esto el gobierno argentino da refugio político para que la familia pueda seguir viviendo en el país sin riesgo, para ello se han tenido que mudar.

M.H.: Esta convocatoria para el jueves a las 17:00 en la Plaza de Mayo ¿qué objetivo tiene?

G.F.: La campaña “#eranniñas” fue lanzada en Paraguay por un grupo de compañeras feministas que fueron de las pocas que salieron a denunciar el crimen allá. Fue tomada por distintas organizaciones de la Argentina y también por la Gremial de abogados y abogadas a la que pertenezco, fue impulsada y cada vez se fueron sumando más organizaciones; hay una respuesta a la altura de nuestra historia en cuanto a organizaciones de DD HH, sociales y políticas de nuestro país.

En ese contexto la Mesa de organismos de Derechos Humanos que se reúnen permanentemente y el Encuentro de Memoria Verdad y Justicia, decidieron convocar este jueves en la Plaza de Mayo a un acto enfocado en la exigencia de esclarecimiento y justicia por el crimen cometido contra Lilian y María Carmen, las niñas de 11 años argentinas. Que el Estado paraguayo dé la información necesaria y efectivice la aparición con vida de Lichita que está cautiva a raíz de un operativo militar en Paraguay y obviamente pidiendo la libertad de Laura Villalba que fue capturada en este contexto. Ella era enfermera en Paraguay, al venir a vivir a Argentina tuvo que volver a hacer la carrera y trabajaba acá como tal, al conocer esta información los medios paraguayos la tildaron de “enfermera del EPP” sin fundamento alguno porque ella vivía y trabajaba en Argentina, sus hijos viven y van a la escuela acá. Estos son los tres ejes, sobre todo la aparición con vida de Lichita. Hay compañeros que han viajado al Paraguay para recabar información sobre su paradero.

M.H.: ¿Hay intervención de organismos internacionales?

G.F.: Sí. Cumpliendo con toda la metodología que utilizan los organismos internacionales que es, una vez que reciben la denuncia, corroboran la veracidad, y luego se dirigen al gobierno pidiendo información. Agotado eso, porque Paraguay ha respondido absurdamente y en otros casos ni contesta, finalmente Michelle Bachelet la titular del comité de DD HH de la ONU, emitió una declaración pública exigiendo al gobierno paraguayo que se comportara de acuerdo a las normas internacionales de los Derechos Humanos, es decir, que permitiera la participación de la familia y las condiciones para una investigación seria del asesinato de las dos nenas; cosa que sigue sin hacer el gobierno, el Poder Ejecutivo y el Judicial permanecen ajenos a todo esto. Y también que se aclare la situación de Lichita, que está desaparecida.

Por la vía diplomática no hay ninguna respuesta de parte del gobierno paraguayo. De hecho este ya había respondido a una anterior declaración del responsable regional de la ONU, atacando a esta persona, diciendo que era persona no grata, que no iba a tomarlo ya más como interlocutor y ahora también rechazó diciendo que Bachelet no escucha las razones del Estado paraguayo que según ellos son muy convincentes. Además, asegura estar buscando a Lichita, pero no da explicaciones de cómo está haciendo eso, y no hay ninguna acción en ese sentido ni tampoco nada en referencia a esclarecer el crimen de las otras dos niñas.

También interviene la CIDH, la ONG Human Rights Watch también tomó el caso, pidió explicaciones al gobierno paraguayo, consultó a un grupo de forenses internacionales de alto nivel que revisaron la evidencia disponible y concluyeron que lo que está haciendo el gobierno paraguayo es ocultar las pruebas. No permiten autopsia porque la ley paraguaya dice que solo se hace autopsia cuando quedan dudas de la razón de la muerte, y en este caso está muy claro que las nenas murieron porque recibieron muchos disparos, entonces niegan la autopsia. Esto significa que no se puede saber la distancia de los disparos y un montón de información como si fueron golpeadas y torturadas, si como sospecha la familia fueron violadas.

Nunca se hizo una autopsia, solo algunos estudios con intención de inculpar a la familia, se les extrajo ADN para probar que no son hijas de quien dicen ser, como si eso tuviera algo que ver con que el Ejército de un país mata a dos niñas de 11 años. Además está clara su identidad, son niñas argentinas, sus madres son las firmantes. Lo que opine el gobierno paraguayo no tiene ningún fundamento. Están buscando excusas porque políticamente dentro del Paraguay han tenido eco en la idea de que si son niñas no tienen que estar ahí porque son soldados y porque además en Argentina están teniendo una especie de guardería donde los crían de chiquititos para luego ser soldados y llevarlos al monte paraguayo.

Un delirio que solamente cabe en la mente de una sociedad trabajada por la dictadura de Stroessner y un Presidente hijo del secretario privado de Stroessner. Cuando se preocupa por cómo son criados algunos niños y dice que los padres los convierten en subversivos, todos tendríamos que pensar que él se crió entre genocidas, pederastas, torturadores, etc. Y por si le faltaba algo en formación, fue a una escuela militar en EE UU.





Fuente: Anred.org