January 7, 2022
De parte de Nodo50
197 puntos de vista


A pesar de lo que pueda parecer, es probable que en Occidente primero y en el resto del mundo despu茅s (a poco que se hagan las cosas medianamente bien) estemos cerca del fin de la fase m谩s virulenta de la pandemia. Es cierto que con el Sars-CoV-2 es muy complicado hacer predicciones, pero si nos aislamos del ruido que provoca la histeria actual y nos ce帽imos a la letalidad de las 煤ltimas cepas dominantes, al n煤mero y porcentaje de personas vacunadas y a la inmunidad que otorgan las millonarias infecciones que se manejan estos d铆as, todo indica que nos encontramos cerca del inicio de la domesticaci贸n del virus.

De confirmarse tal tendencia, imagino que ser谩 motivo de regocijo general, lo veremos en poco tiempo. Sin embargo, a muchas de las tribus conspiranoicas que han surgido como setas copr贸filas, se les acabar谩 su minuto de gloria y tendr谩n que volver al terraplanismo, a los astronautas de la antig眉edad, a las fumigaciones masivas desde aviones para cambiar nuestro comportamiento social, todas ellas bastante menos populares entre el p煤blico general. La cosa es que han dicho tantas sandeces, que me encantar谩 ver c贸mo saldr谩n del atolladero ante sus hooligans. Pero una cosa es segura, la realidad les estropear谩 esos titulares de los que tanto han disfrutado estos meses atr谩s.

驴Qu茅 dir谩n, por ejemplo, aquellos que defend铆an que la vacunaci贸n era la manera del gobierno en la sombra para reducir la poblaci贸n mundial a un tercio del n煤mero actual? Es tan obvio que las vacunas han salvado millones de vidas en este periodo, que poco tendr谩n que hacer mejor que callarse. Aunque se dediquen a magnificar esas supuestas cifras de muertos ocultos por los malvados gobernantes en sus estad铆sticas de efectos secundarios manipulados, no podr谩n confrontarlas frente a hechos reales. Pero a煤n negando la mayor, no s茅 cu谩nto tiempo podr谩n esperar a que todos los vacunados y vacunadas nos muramos a una orden telem谩tica dada por el Fu Manch煤 de turno.

驴Qu茅 dir谩n ahora los que afirmaban que nos hab铆an colocado a todos un 芦chis禄 inform谩tico para manejarnos mejor de lo que ya lo hacen? Es curioso, pero despu茅s de decir tantas tontadas, ahora se empe帽an en demostrar, para justificarse, que los chips existen y que pueden ser subcut谩neos. 隆Como si los perros no se marcaran con ellos desde hace a帽os!. Ahora incluso est谩n de moda en algunas tribus urbanas de nerds colocarse micros NFC para poder hacer pagos o identificarse pero, de ah铆 a que puedan controlar nuestra forma de pensar o actuar, van muchos muchos lustros de tecnolog铆a por desarrollar.

Si a煤n ni sabemos c贸mo funciona el cerebro 驴c贸mo vamos a manipularlo? Hoy, para mover con la mente una bolita en un videojuego prehist贸rico todav铆a hacen falta cascos enormes, sensores y un mont贸n de cables conectados a un ordenador. Pensar en meter todo eso de manera inadvertida para su hu茅sped, mediante una aguja hipod茅rmica, con su bater铆a y todo, colocado dentro de un m煤sculo y que, desde ah铆, controle el cerebro por wifi, es de pura traca; har铆a falta una tuber铆a de varios dec铆metros de di谩metro para hacerlo y la pata de un elefante para soportarlo.

Queda mucha tipolog铆a de apocal铆pticos conspiranoicos por ver, o quiz谩 todos son el mismo, les cabe un buque. Est谩n los de la dictadura mundial, aquellos que se quejan de una mascarilla o de un pasaporte covid, pero permanecen geolocalizados las 24 horas por el m贸vil, publican toda su vida en las redes sociales, llevan un micr贸fono que les oye todo el tiempo, operan con tarjeta y compran por internet. Luego, les suele dar igual que existan la leyes contra la libertad de expresi贸n, asociaci贸n o protesta como la ley mordaza o incluso les resbala la desinformaci贸n que reciben por los medios controlados por las corporaciones, salvo si se trata de su monotema sobre la pandemia, claro. Cuando se acabe o se normalice la vida postpand茅mica y decaigan las medidas excepcionales adoptadas鈥 驴habr谩 finalizado para ellos la dictadura? 驴Tanto ruido para tan pocas nueces? 驴O dir谩n que solo era un experimento para lo que vendr谩 en el futuro?

Tenemos tambi茅n a los antichinos. Como Xi fue invitado a la cumbre de 芦El Gran Reseteo禄 de Davos en 2021, donde se habl贸 de la finitud de los recursos del planeta, resulta que, como resultado de la plandemia, vamos a vivir en una dictadura comunista donde se va a abolir la propiedad privada y, lo peor de todo, 隆siendo felices! As铆 que el Covid era su arma secreta definitiva. China venci贸 y el marxismo se expandir谩 sin control como nunca antes por la tierra. Es el argumento pol铆tico m谩s popular del negacionismo, surgido de la extrema derecha, pero realmente me consta que preocupa tambi茅n a muchos en la izquierda. C贸mo si China pretendiera extender un imperio hasta las fronteras europeas鈥

Hay un grupo que defender谩 que al menos ha salido de la pandemia con la 芦sangre limpia禄, para contrastar con aquellos a los que nos la han ensuciado con las vacunas. Parecen ignorar que la sangre se filtra completamente cada dos d铆as y que, en un organismo sano, cualquier elemento extra帽o ser谩 eliminado del torrente sangu铆neo a las primeras de cambio. No obstante, seguro que siguen diciendo que tenemos material gen茅tico extra帽o en el cuerpo y que podr谩 inducir mutaciones gen茅ticas futuras por causa de las vacunas de ARNm. Olvidan que, cada vez que nos comemos un pl谩tano, introducimos sus genes en nuestro cuerpo y, hasta la fecha, no vi a nadie con pi帽as de pl谩tanos sali茅ndole de la cabeza. No s茅 cu谩nto tiempo pedir谩n de gracia para que se cumplan sus disparatadas teor铆as y mantener intacta su discurso.

No podemos dejar de hablar de los adictos a la lej铆a. El timador de la lej铆a, que ha ido intoxicando y estafando a gentes durante a帽os por afirmar que curaba trastornos incurables gen茅ticos como el autismo, encontr贸 al fin un fil贸n de cr茅dulos con el Covid. Supuestamente ha curado a miles de personas, especialmente gentes sanas que se autodiagnosticaron y se autocuraron como por arte de magia, o simplemente pasaron la enfermedad como la mayor铆a lo hace, con apenas s铆ntomas serios. Es como los curanderos esos de los herpes que tratan incluso a sus pacientes por tel茅fono: saben de sobra que desaparecen solos y les sacan los cuartos a los cr茅dulos por nada.

驴Y los antifarmac茅uticas? S铆, esos que dicen que todo es un invento para vender vacunas. Abundan mucho en esa izquierda que compra los argumentos de la extrema derecha. Soy consciente de que a veces lo hacen sin conocimiento de ellos, pero otras lo justifican con argumentos tan peregrinos como el que en este caso ni hay derechas ni izquierdas, que es un tema global y transversal (驴os suena la retah铆la?). Es la manera de justificarse ante la evidencia de que quien organiza y promueve en el mundo las protestas es el fascismo y el trumpismo en sus muchas variantes locales.

En el Estado espa帽ol, del abanico parlamentario, s贸lo Vox mantiene un discurso antivacunas ambiguo y ha aprovechado la coyuntura para movilizar a sus bases contra el gobierno. Ninguno de la izquierdita cobarde lo ha hecho. Pero tampoco ninguna formaci贸n de la izquierda extraparlamentaria ha convocado manifestaciones contra la vacuna o la plandemia. Las farmac茅uticas son malas, s铆, lo sabemos. Tienen mucho poder, como todos los grandes lobbies, pues claro. Influyen en las decisiones de gobiernos, tambi茅n. Pero de ah铆 a que hayan montado todo este embrollo para ganar dinero con lo que dice la conspiranoia, usando poco m谩s que un simple resfriado, hay un abismo. Acusar de este mismo juego a pa铆ses como Cuba, como hacen algunos izquierdistas antiimperialistas es un verdadero esc谩ndalo que desacredita a quien lo mantiene y lo inhabilita para ser cre铆ble en este espacio pol铆tico.

Todos conocemos a personas que han muerto de Covid, tenemos familiares afectados con graves secuelas, sabemos de gentes que lo han superado tras semanas o meses de internamiento en UCIs y de otras que lo han superado asintom谩ticamente鈥 seguir llamando una simple gripe a lo que llevamos soportando estos dos a帽os es un insulto a la inteligencia, pero tambi茅n a la empat铆a, a la solidaridad y al decoro.

Pero entablar cualquier discusi贸n racional con el negacionismo es poco menos que imposible. Si no han querido ver los muertos quemados en las calles, las fosas comunes en Brasil o Estados Unidos, las tropas m茅dicas rusas en Italia, las morgues atestadas, los ancianos dejados morir a su suerte por falta de capacidad hospitalaria鈥, si menosprecian las estad铆sticas de mortandad en hospitales, las de muertes generales por pa铆ses, si insisten en que los hospitales est谩n vac铆os鈥 驴c贸mo poder siquiera entablar una m铆nima conversaci贸n constructiva?

Es obvio que se han cometido graves errores de gesti贸n en todos los pa铆ses. La presi贸n pol铆tica tiene que ver bastante con ello, pero tambi茅n el abandono secular del sector p煤blico, la incapacidad del mercado para afrontar la pandemia, la deslocalizaci贸n productiva y, sobre todo, la total improvisaci贸n con la que ha habido que actuar, a menudo apoyados por informes incompletos o contradictorios. La pr谩ctica totalidad de los presidentes o primeros ministros que se han presentado a reelecci贸n en estas fechas han sido barridos por la oposici贸n. Nadie est谩 contento sobre c贸mo han ido las cosas. Es algo normal y comprensible. Con millones de muertos, con la subsiguiente crisis econ贸mica, el colapso de los sistemas sanitarios, lo raro es que sucediese otra cosa.

Lo que no entender茅 jam谩s es c贸mo gente de izquierdas pueden comprar el discurso de la derecha y la extrema derecha. Desde que se inici贸 la pandemia, empezando por Aznar, los ultraliberales han pedido que no se aproveche lo sucedido para pedir m谩s estado o m谩s gasto social. Sab铆an que el capitalismo iba a ser ineficaz para resolver el problema y que toda la ciudadan铆a mirar铆a al estado como soluci贸n. Por eso menospreciaron desde el minuto uno su virulencia y su importancia. Asumir como propias esas tesis es un disparate cient铆fico, pero adem谩s es un error pol铆tico y estrat茅gico imperdonable.

Juanlu Gonz谩lez




Fuente: Bitsrojiverdes.org