February 12, 2022
De parte de Terraindomite
90 puntos de vista

Pronunciar la frase “programa de eugenesia” o “programa de despoblación” es una forma segura de ser considerado un teórico de la conspiración de la extrema derecha que escucha la desinformación de Joe Rogan mientras conduce su camión de 18 ruedas como parte de un convoy que claramente está protestando para promover la supremacía blanca. Sin embargo, como suele ser el caso, la caricaturización de esas premisas en una idea construida en forma de hombre de paja que puede ser fácilmente derrotado se hace para controlar la narrativa que envuelve esos temas para que no sean examinados de buena fe.

Una y otra vez, estas supuestas “teorías de la conspiración” acaban convirtiéndose en realidades ostensibles. El reciente deterioro de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Rusia ilustra este punto con creces. Hace años, si no semanas o incluso días, cualquiera que predijera un ataque de “falsa bandera” sería tachado de ser alguien con sombrero de papel de aluminio que ha estado viendo demasiado InfoWars. Ese insípido intento de difamación rechaza por completo cualquier examen sobre la idea de que una nación escenifique una crisis para crear un cassus belli. En este caso, esa tendencia a pasar por alto los hechos para centrarse en el ostracismo de la disidencia se produjo una y otra vez a pesar de la desclasificación de la Operación Northwoods, un documento que demuestra literalmente el uso de esta táctica desde hace años. Ahora, el Pentágono y la comunidad de agencias de inteligencia de Estados Unidos han citado la antes descabellada “teoría de la conspiración” como una provocación para el compromiso militar contra la Federación Rusa, un adversario al que han culpado de inventar muchas de sus propias teorías de la conspiración reales. Qué rápido cambian las tornas.

Teniendo esto en cuenta, es justo decir que encasillar la idea de que una entidad política global se centre en el control de la población como otra teoría de la conspiración sin fundamento sin investigar realmente la afirmación sería ingenuo. Una premisa que en su día fue personificada por cosas extravagantes como la especulación del desarrollo de la Operación Bluebeam o la aparición de los campos FEMA (Federal Emergency Management Agency) acaba siendo, como suele ser el caso, una explicación matizada que surge de un examen de los acontecimientos de la historia reciente.

La respuesta global a la pandemia de COVID-19 desde 2020 pone a la luz del día los hechos, antes velados, que rodean los esfuerzos organizados para el control de la población. Apropiadamente, muchas de las organizaciones no gubernamentales supranacionales, los funcionarios gubernamentales y los magnates de la industria a los que se les ha confiado la tarea de construir una respuesta a la pandemia tienen vínculos evidentes con una visión del mundo y una ideología política que se centra en la necesidad del control de la población promulgada a través de la gobernanza mundial.

El inesperado y rápido ascenso del Foro Económico Mundial tras su origen subrepticio en 1971 se vio acelerado por la influencia de otra ONG velada por el secreto: El Club de Roma. El club fue fundado en 1968 por el dúo formado por Aurelio Peccei y Alexander King, quienes a su vez estaban vinculados al Grupo Bilderberg, creado en 1954. El elemento central que motivó a ambos a fundar el Club de Roma fue la visión filosófica del mundo de Peccei, que tituló sucintamente Problematic. En esencia, la ideología de Peccei consideraba los distintos problemas que afligían a la humanidad como una singularidad que debía ser controlada en consecuencia mediante la construcción de un aparato político global comparativamente monolítico encargado de llegar a una solución. Los componentes básicos de la plataforma del FEM que se propugnan hoy en día, desde las crisis medioambientales, la pobreza, las enfermedades y el tamaño de la población, tienen su origen en la intención del Club de Roma de envolver todas las crisis a las que se enfrenta la humanidad para que actúen como el crisol del que surgirá un futuro moldeado para servir a sus intereses.

La atención al crecimiento de la población mundial se convirtió en un objetivo especialmente importante del Club de Roma que le llevó a asimilar sus propios intereses con el floreciente Foro Económico Mundial de Schwab en sus primeros días. Aunque su primera reunión en Davos en 1971 se convocó bajo el nombre inicial del FEM, el Sistema Europeo de Gestión, los vínculos políticos de Schwab con personas como su mentor en Harvard, Henry Kissinger, o el Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Raymond Barre, resultarían muy valiosos, ya que la conferencia atrajo a unos 450 asistentes de países de toda Europa y de Estados Unidos, a pesar del estado incipiente de la organización. Este auspicioso comienzo, unido a la ideología política paneuropea del FEM, atrajo la atención de los dirigentes del Club de Roma.

En 1973, ya con el título de Foro Económico Mundial, Aurelio Peccei aprovechó la tercera conferencia anual de Davos para avanzar en las teorías expuestas en un informe de 1972 encargado por el Club de Roma titulado The Limits to Growth (Los límites del crecimiento). El informe (cuyo resumen está disponible aquí) fue redactado por Donella y Dennis Andrews junto con Jørgen Randers y William W. Behrens III, que representaban a un equipo de 17 investigadores acólitos del científico del MIT Jay Forrester. Los límites del crecimiento fue una obra fundamental que examinaba las problemáticas consecuencias del crecimiento demográfico acelerado por los logros tecnológicos e industriales de la modernidad.

Peccei, un hombre que se referiría a las masas apiñadas cuyo destino luchaba por controlar como “campesinos”, aprovecharía la perspectiva neomaltusiana afirmada en The Limits of Growth en la tercera reunión anual del FEM. Activamente, el cofundador del Club de Roma utilizaría el informe como base para abogar por la necesidad de un modelo político adaptativo para la gobernanza global que reorganizara el mundo en diez regiones políticas y económicas establecidas en un informe posterior publicado en 1973 titulado Rationalized and Adaptive Model of the Global World System, cuyo autor era Eduard Pestel y Mihajlo Mesarovic. Este informe estableció una estructura de gobernanza política mundial de la que el propio Foro Económico Mundial se ha convertido en un precursor, todo ello gracias a su congraciación con el eje del Club de Roma tras el discurso de Peccei en Davos, que Schwab recordaría años después como uno de los acontecimientos más formativos de la historia de su organización.

La filosofía del Club de Roma sobre la gobernanza global como mecanismo de control de la población es evidente en todo, desde la teoría de Schwab sobre la Cuarta Revolución Industrial hasta el papel de liderazgo del FEM en la organización de una respuesta global a la pandemia. Con el fin de construir el modelo de gobernanza global que se considera esencial para abordar la “Problemática” (Problematic) mundial, el FEM lanzó su Foro de Jóvenes Líderes Globales para moldear a muchos de los que se convertirían en líderes de la industria, el mundo académico y la política. El adoctrinamiento de la visión del mundo compartida por el FEM y el Club de Roma ha influido en los ex alumnos del Foro de Jóvenes Líderes Globales del FEM, como el presidente francés Emmanuel Macron, la primera ministra neozelandesa Jacinda Ardern, el primer ministro canadiense Justin Trudeau, el presidente de la Federación Rusa Vladimir Putin y la ex canciller alemana Angela Merkel, entre otros.

En 2017, Schwab se explayaría poéticamente sobre esa amalgama de influencia de sus exalumnos en la esfera política mundial, admitiendo que eran parte integrante de la estrategia del FEM de “infiltrarse” en los gabinetes de los poderes ejecutivos de gobiernos soberanos de todo el mundo como mecanismo para galvanizar a esos países bajo el paraguas de un aparato de gobernanza mundial controlado por el FEM y sus aliados.

Como lo demuestran los esfuerzos de respuesta a la pandemia que han emprendido cada uno de los líderes mundiales mencionados, estos emisarios del FEM han promovido incansablemente un modelo singular de gobierno, incluso cuando viola las constituciones de las naciones que han sido elegidas para dirigir. El paisaje orwelliano de la formulación de políticas que imponen la vacunación obligatoria, la promulgación de bloqueos iniciados por el gobierno y la facilitación de la redistribución masiva de la riqueza tras la demolición controlada de las economías de todo el mundo surgió al mismo tiempo que se desarrollaban los acontecimientos de 2020. Esta confluencia en la elaboración de políticas entre naciones dispares no surgió por error, ya que está claro que los líderes de esos países fueron preparados para actuar de acuerdo con la ideología supranacional del FEM en lugar de adherirse a los intereses de las naciones y los pueblos que fueron elegidos para representar.

En contraste con la idea de que una agenda de despoblación globalista sería el resultado de la muerte de miles y miles de millones de personas en todo el mundo, la realización real de esta búsqueda parece ser mucho más sutil. Esa realización es también cada vez más difícil de negar. Así lo demuestran en parte las recientes revoluciones de Inglaterra y Gales de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido (“ONS”). La ONS descubrió recientemente que más del 50% de las mujeres de Inglaterra y Gales nacidas en 1990 o después de esa fecha no tenían hijos cuando cumplieran 30 años en 2020. La mayoría literal del 50,1% aumentó drásticamente desde una tasa de sólo el 18% medida en 1971. Además, el informe de la ONS señala que el número medio de hijos nacidos de ese mismo grupo demográfico de mujeres ha descendido a su nivel más bajo desde que se empezó a llevar un registro: 0,96 hijos por madre. Estos datos de la ONS son un microcosmos del declive demográfico que se está produciendo en los países desarrollados de todo el mundo.

La reducción de las tasas de natalidad es una de las muchas y claras ramificaciones de las equivocadas respuestas a la pandemia ejecutadas por países de todo el mundo. Desde las duras realidades económicas de los cierres hasta el impacto en la salud reproductiva que tienen las vacunas COVID-19, está claro que una multitud de factores son los que han efectuado los cambios en la población proyectada. Teniendo en cuenta la filosofía de la “Problemática” (Problematic) del Club de Roma y el aparato político globalista construido por el FEM para promover esa brújula holística para la elaboración de políticas, está claro que el tejido mismo de nuestra sociedad se ha visto irrevocablemente alterado por su influencia omnipresente. La agenda para el control de la población es sólo una de las muchas misiones de esa cábala que ha sido promulgada, con otras que son quizás menos evidentes en este momento, que seguramente están en marcha al mismo tiempo. Aunque los frutos de esa labor aún no se han cosechado, las semillas han sido sembradas. En última instancia, la realidad que darán parece ser otro ejemplo de una posibilidad que antes era impensable y que finalmente se convertirá en una realidad que la humanidad encontrará difícil de reconciliar.

Blue Apple




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org