July 21, 2021
De parte de ANRed
188 puntos de vista


Este jueves 22 se estrena en la plataforma Cine.Ar Play la película «La Sesenta: crónicas de una lucha obrera», del colectivo de cine militante Silbando Membas, que cuenta la histórica huelga de 42 días de los trabajadores de la Línea 60 en 2015. El film está basado en parte del libro «Sesentazo: crónicas de un lock out», de Santiago Menconi, que es trabajador y delegado de la Línea 60, integrante de Basta de Asesinatos Laborales (BAL) e integrante de esta agencia, además de ser la voz del relato lleva adelante la historia. Lo entrevistamos para que nos cuente sus expectativas con el estreno y la importancia de rescatar esa lucha: «me pone muy orgulloso, teniendo en cuenta lo que significa la 60 en mi vida y la organización que supimos construir. Me parece que es importante que las y los trabajadores tomemos nuestra historia en las manos y salgamos a escribirla, a hacer películas, a difundirlas, porque son esas experiencias las que tienen que quedar condensadas para las futuras generaciones que vienen y que pueden retomar esos legados de lucha para que esa memoria colectiva no se pierda», remarca. Por ANRed.


Finalmente llega el esperado estreno de la película «La Sesenta: crónicas de una lucha obrera», realizada por el colectivo militante Silbando Bembas: será este jueves 22 en la plataforma de cine argentino Cine.Ar Play. El film relata la histórica huelga de 42 días de los trabajadores de la Línea 60 en 2015, una lucha que es referencia en el marco de las luchas obreras argentinas por sus años de construcción por abajo, desde la base y que se plantó firme ante la prepotencia patronal y la burocracia sindical.

La película está basada en parte del libro «Sesentazo: crónicas de un lock out», de Santiago Menconi, que es trabajador y delegado de la Línea 60 e integrante de esta agencia, además de ser la voz del relato que lleva adelante la historia, leyendo fragmentos del libro adaptados para cada escena. Por eso lo entrevistamos en las vísperas del estreno, para que nos cuente sus expectativas con la película, sus impresiones con la adaptación que realizó Silbando Bembas del libro y la importancia de la experiencia de lucha de los trabajadores de la 60 en el acumulado histórico de las luchas obreras.

«Para mi es un orgullo que las y los compañeros de Silbando Bembas hayan usado el libro para la trama de la película – comienza Santiago Menconi – Ya me parece un orgullo que al calor de una lucha haya podido escribir un libro y que haya servido al menos para que hagan una película. La verdad es que me pone muy orgulloso, teniendo en cuenta lo que significa la 60 en mi vida. Mi papá colectivero. Mis hermanos trabajaron acá también. Y la organización que supimos construir. Estoy muy contento que eso se pueda difundir y que el libro haya sido una herramienta para ayudar que eso se difunda. Agradezco también al conjunto de las y los compañeros que participaron de la lucha de la 60″.

En cuanto a la adaptación del libro al cine que llevaron adelante desde Silbando Bembas, Menconi señala: «la película no sigue la trama lineal del libro porque el libro cuenta los 42 días de lucha que vivimos en el 2015. Las y los compañeros de Silbando Bembas comenzaron a filmar la película un año después, en el 2016, después de que había salido el libro. Y fueron pasando otras cosas, que se adaptaron al guión y a la trama, como el asesinato laboral de David Ramallo, la experiencia de Basta de Asesinatos Laborales, que nosotros armamos en conjunto con trabajadores del INTA y de otros sectores, y con familiares de las víctimas, de las y los trabajadores fallecidos laboralmente. Me parece que la adaptación está muy bien hecha y que logran incorporar otros nuevos elementos también, como fue la represión a la marcha contra la Reforma Previsional, y la vez que pedíamos el paro general y que terminó con el copamiento del palco de la CGT», detalla Santiago, referenciando al final un hecho que casualmente fue la primer crónica sindical que escribió como integrante de esta agencia, titulada «Poné la fecha«.

Imagen de Santiago Menconi, tomada de «La Sesenta: crónicas de una lucha Obrera».

La huelga histórica que llevaron adelante los trabajadores de la Línea 60 en 2015 fue una larga lucha de 42 días, que incluyó represión, lock out patronal, 53 despidos y el cierre de una cabecera con trabajadores encerrados adentro con un cordón policial. Sobre esa experiencia de lucha, que rescata el filme, Santiago reflexiona: «no fue una lucha más en la Línea 60, porque llegó al máximo de las fuerzas de organización dentro de la línea, por un lado, y por otro lado, porque toda la solidaridad que nosotros veníamos dando, y que nosotros veníamos acompañando durante muchos años, muchas luchas de otros sectores se vio condensada en esta huelga«.

En la misma línea, agrega: «no fue una lucha de la Línea 60. Nosotros en aquel entonces habíamos notado que, a diferencia de otras veces, que luchábamos contra la empresa y su patota, esta vez era la empresa, que es un monopolio que tiene más de 80 líneas de colectivos, más el sindicato que salía a hacer denuncias, jugando en los medios a favor de DOTA, y el Estado, que salía en los distintos medios a hacernos pelota y que no nos atendía en lo diferentes ministerios. Vimos que se había formado un frente entre la empresa, la burocracia del sindicato y el Estado. Y nosotros hicimos frente con otras organizaciones de trabajadores, de estudiantes… Así que me parece que es muy importante en ese sentido, la organización que logramos construir nosotros y la organización que logramos construir por afuera», destaca.

Imagen: «La Sesenta: crónicas de una lucha Obrera».

Trazando una línea de relación entre aquel hito del 2015 y la situación que atraviesan hoy en pandemia los trabajadores de la Línea 60, Santiago remarca: «es muy importante recuperar la historia de organización de la Línea 60 y el transporte en general. Nos fue muy útil en el marco de esta pandemia. Cuando comenzó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio no existían protocolos sanitarios para el transporte y acá, gracias a que está aceitada esa organización, sobre todo los modos asamblearios, decidir entre los compañeros, armamos asambleas entre los compañeros, donde votamos protocolo de seguridad e higiene para aplicar en el transporte, que después terminó siendo adoptado por el Ministerio de Transporte y la CNRT, y es el que se usó en la mayoría de las líneas de colectivos. Así que esa experiencia de hace algún tiempo funciona al día de hoy, sigue en pie y eso me pone más que contento. Después tuvimos algunos problemas y peleas, sobre todo con el paso del ASPO al DISPO, no flexibilizaron esos protocolos y al día de hoy seguimos pidiendo ser incluidos en el plan de vacunación, que se pongan ciertos protocolos estrictos, ciertos reclamos que nos prometieron y nunca cumplieron», cuenta.

Para finalizar, Santiago Menconi reflexionó en torno a la importancia de trabajar para la construcción de la memoria histórica de las luchas de la clase trabajadora: «cuando empecé a escribir La Sesenta, antes del 2015, yo estaba trabajando en un libro sobre la huelga del 89′, y buscando información sobre eso me había dado cuenta de que no existían libros sobre las luchas de los colectivos. Solamente existía ‘El Micrazo’ y otro de Atilio López. Cuando del subte había dos libros, cuando de los ferroviarios había un montón de libros escritos y de otras luchas obreras había un montón. Me parece que es importante que las y los trabajadores tomemos nuestra historia en las manos y salgamos a escribirla, a hacer películas, a difundirlas, porque a fin de cuentas son esas experiencias las que tienen que quedar condensadas para las futuras generaciones que vienen y que pueden retomar esos legados de lucha para que esa memoria colectiva no se pierda y la retomemos como un valor de la clase», sentenció.

Imagen: «La Sesenta: crónicas de una lucha Obrera».





Fuente: Anred.org