February 4, 2021
De parte de SAS Madrid
311 puntos de vista

¿Es posible aumentar la velocidad de vacunación con los medios que actualmente existen? La respuesta corta es sí, mediante la liberación de patentes como reclaman algunos países véase India o Sudáfrica. Hablamos de ello en ‘Hora 25’ con varios expertos.

Hemos conseguido, en un tiempo récord, no tener solo una, sino varias vacunas eficaces y seguras contra el COVID-19. Y sin embargo, no estamos siendo capaces de producirlas al ritmo que necesita el mundo para acabar cuanto antes con la pandemia. La pregunta es si se puede hacer algo para vacunar más rápido. 

Una de las fórmulas para vacunar más rápido es liberar las patentes. Hoy el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido que se eliminen los derechos de propiedad intelectual de las vacunas anticovid para poder aumentar su producción.

Es lo mismo que piden un centenar de países, liderados por la India y Sudáfrica. Y mañana en la reunión de la Organización Mundial del Comercio se debatirá sobre este tema. Médicos Sin Fronteras es una de las organizaciones que apoya esta propuesta. Hablamos con Miriam Alía responsable de vacunación de esta ONG, Federico de Montalvo Presidente del Comité de Bioética de España y Eduard Soler, investigador senior del CIDOB, coordinador del área de geopolítica global y seguridad. 

“Hay una serie de países dudosos que a lo mejor podrían cambiar de opinión”, cuenta Alía. El argumento de los países que no quieren liberar patentes es que las dosis que se van a repartir por una cuestión de solidaridad “es suficiente”, pero ella denuncia que las vacunas que posee COVAX, la plataforma encargada de este reparto, no son adecuadas. Sobre la posición de España, Alía entiende que “no tiene sentido” porque se ha adherido a la decisión contraria de la UE, pese a que el voto puede ser a nivel individual. “El Gobierno español no es ni siquiera de los países dudosos, está bloqueando una iniciativa que podría ayudar a proteger a países y que salgan lo más rápido posible de esta pesadilla”, explica. 

El problema ético

Montalvo considera que “hay que equilibrar la libertad de empresa con la igualdad (…) El problema no son los países desarrollados, sino los países en desarrollo y pensar en términos nacionales es poco inteligente”, asegura. “Resolver el problema en Europa no es resolverlo por eso hay que buscar lugares intermedios”, sentencia. 

Sobre la posibilidad de que los países busquen por sí mismo una vacuna, Bruselas ha sido clara: tendrán que asumir por su cuenta el riesgo. Hungría, por ejemplo, ya ha dicho que lo hará y va a servir como ejemplo de si de verdad funciona acceder al mercado por sí mismos. 

Geopolítica de la vacuna

Eduard Soler, investigador senior del CIDOB, entiende que los países que producen vacunas “van a conseguir más poder” porque “aquel que domina la tecnología se sitúa en una capacidad de expansión y de poder mucho mayor”. El investigador señala que las grandes potencias tienen un área de influencia y confrontación cercana a sus fronteras (véase la vacuna rusa en Hungría o Bielorrusia) pero también en Latinoamérica por su -más que histórico- enfrentamiento con los Estados Unidos. 

Respecto a Europa, aunque haya quedado rezagada en la producción de vacunas propias, no ha perdido ese “poder regulatorio”. Un papel que entiende el experto Europa ha jugado muchas veces por su capacidad de adquisición. 

Enlace relacionado CadenaSer.com 03/02/2021.




Fuente: Sasmadrid.org