June 28, 2021
De parte de Briega
38 puntos de vista

Recuerdo la primera vez que llegu茅 al pueblo donde vivo actualmente, Fresno del R铆o (Ayuntamiento de Campoo de Enmedio, Cantabria). Yo ten铆a 8 a帽os, mis padres acababan de restaurar una casa campurriana donde “sub铆amos” desde Santander los fines de semana y las vacaciones de verano. Lo primero que recuerdo es a algunos ni帽os y ni帽as con los que jugar铆a durante toda mi infancia que se arremolinaban con curiosidad por descubrir qui茅n era su nueva compa帽era de juegos. Recuerdo c贸mo enseguida les pregunt茅 c贸mo se llamaban algunos lugares del entorno, lo primero que hicimos fue subir a un montecito que hay cerca de mi casa ‘Padruno’, desde donde se ve ‘La Dehesa’ y tambi茅n ‘Los Pe帽os’. Fue f谩cil familiarizarse con aquellos nombres porque cada lugar ten铆a uno y siempre jug谩bamos al aire libre, hac铆amos casetas imaginarias por todas partes, merendolas en el nacimiento del r铆o Besaya cuando no hab铆a altares ni nada alrededor, solo el agua brotando de la monta帽a. Tambi茅n excursiones debajo de la pe帽a La Milana y jug谩bamos al rastro por todo el pueblo: ‘La Pastiza’, ‘Pedr铆o’, ‘Santa Mar铆a’… nos encantaban los lavaderos y los pilones para enredar con los renacuajos.

En aquella 茅poca viv铆a mi abuela Mar铆a, campurriana del pueblo de Soto (Campoo de Suso) aunque llevaba ya muchos a帽os en Torrelavega. Recuerdo c贸mo hablaba de las monta帽as, relatos de trabajo (y de miedo), de subirlas y de bajarlas andando, de los inviernos en Campoo, de las heladas, de la nieve: “la nieve es muy blanca, pero muy negra”. Siempre me fascin贸 la forma de narrar de los campesinos, con todo lujo de detalles sobre el lugar, sobre el tiempo que hac铆a cuando suced铆a algo, la 茅poca del a帽o, las historias de vida de los protagonistas, los colores, los olores, los sabores. La infancia potencia de alg煤n modo todos esos recuerdos y relatos. Si pienso en mi infancia recuerdo siempre la mar y las monta帽as.

Hoy en d铆a, han pasado 30 a帽os y esa casa de las vacaciones familiares a la que nos refer铆amos siempre como ‘La Casa de Fresno’ es mi propia casa, donde llevo viviendo diecis茅is a帽os. Las monta帽as que rodean este valle se han convertido en un lugar familiar para m铆, no solo como espacio de ocio o tel贸n de fondo, sino tambi茅n como espacio de trabajo gracias al proyecto agroecol贸gico que comparto con mi compa帽ero de vida, Lucio Gonz谩lez, una peque帽a ganader铆a familiar de vacas y yeguas.

Siempre recomiendo acercarse a conocer en alg煤n momento una ganader铆a extensiva y aprender de las formas tradicionales de manejo del ganado que merecen ser escuchadas frente a otras formas intensivas de producci贸n de alimentos que no tienen en cuenta el territorio que habitan, ni las razas de animales mejor adaptadas al medio. Modelos que utilizan fitosanitarios y productos qu铆micos en el manejo de suelos y fincas, que entienden el bienestar animal de la estabulaci贸n permanente y las macrogranjas. Es una pena que la nueva PAC no se haya tomado en serio nada de esto y sigan beneficiando a los ganaderos y agricultores de sof谩, a las ganader铆as intensivas y a los grandes terratenientes. 驴Qu茅 sucede con las personas que producimos alimentos y no tenemos propiedad de la tierra? Que nuestra econom铆a depende en gran parte del acceso a terrenos comunales para poder desarrollar nuestra actividad y ser sostenibles (social, econ贸mica y ambientalmente). Muchos de esos comunales atraviesan monta帽as, puertos de monta帽a y de alta monta帽a, donde nuestros animales pasan gran parte del a帽o contribuyendo a generar una gran diversidad de servicios ecosist茅micos gracias a un manejo extensivo y respetuoso con el ecosistema.

Precisamente es, en las monta帽as, donde se est谩n viendo “oportunidades de negocio” (esa palabra, ese discurso, esa excusa) para las grandes empresas energ茅ticas. Al mismo tiempo y como respuesta, est谩n surgiendo una gran diversidad de iniciativas contra la proliferaci贸n de pol铆gonos e贸licos en Cantabria, precisamente este viernes 25 de junio a las 19.00 hay un encuentro en la Casa de Cultura S谩nchez D铆az de Reinosa, desde el 16 hasta el 26 de junio se puede visitar la exposici贸n ‘El grito de la monta帽a’ en La Casona de Reinosa, propuestas todas ellas de la Plataforma Comarcal por la Defensa del Territorio Sur de Cantabria y Monta帽a Palentina. Adem谩s, el s谩bado 26 a las 11.00 horas est谩 convocada una manifestaci贸n contra los pol铆gonos e贸licos en la Plaza Mayor de la misma localidad organizada por diferentes movimientos sociales de Cantabria.

Recuerdo la primera vez que llegu茅 al pueblo donde vivo actualmente, Fresno del R铆o (Ayuntamiento de Campoo de Enmedio, Cantabria). Yo ten铆a 8 a帽os, mis padres acababan de restaurar una casa campurriana donde “sub铆amos” desde Santander los fines de semana y las vacaciones de verano. Lo primero que recuerdo es a algunos ni帽os y ni帽as con los que jugar铆a durante toda mi infancia que se arremolinaban con curiosidad por descubrir qui茅n era su nueva compa帽era de juegos. Recuerdo c贸mo enseguida les pregunt茅 c贸mo se llamaban algunos lugares del entorno, lo primero que hicimos fue subir a un montecito que hay cerca de mi casa ‘Padruno’, desde donde se ve ‘La Dehesa’ y tambi茅n ‘Los Pe帽os’. Fue f谩cil familiarizarse con aquellos nombres porque cada lugar ten铆a uno y siempre jug谩bamos al aire libre, hac铆amos casetas imaginarias por todas partes, merendolas en el nacimiento del r铆o Besaya cuando no hab铆a altares ni nada alrededor, solo el agua brotando de la monta帽a. Tambi茅n excursiones debajo de la pe帽a La Milana y jug谩bamos al rastro por todo el pueblo: ‘La Pastiza’, ‘Pedr铆o’, ‘Santa Mar铆a’… nos encantaban los lavaderos y los pilones para enredar con los renacuajos.

En aquella 茅poca viv铆a mi abuela Mar铆a, campurriana del pueblo de Soto (Campoo de Suso) aunque llevaba ya muchos a帽os en Torrelavega. Recuerdo c贸mo hablaba de las monta帽as, relatos de trabajo (y de miedo), de subirlas y de bajarlas andando, de los inviernos en Campoo, de las heladas, de la nieve: “la nieve es muy blanca, pero muy negra”. Siempre me fascin贸 la forma de narrar de los campesinos, con todo lujo de detalles sobre el lugar, sobre el tiempo que hac铆a cuando suced铆a algo, la 茅poca del a帽o, las historias de vida de los protagonistas, los colores, los olores, los sabores. La infancia potencia de alg煤n modo todos esos recuerdos y relatos. Si pienso en mi infancia recuerdo siempre la mar y las monta帽as.

Hoy en d铆a, han pasado 30 a帽os y esa casa de las vacaciones familiares a la que nos refer铆amos siempre como ‘La Casa de Fresno’ es mi propia casa, donde llevo viviendo diecis茅is a帽os. Las monta帽as que rodean este valle se han convertido en un lugar familiar para m铆, no solo como espacio de ocio o tel贸n de fondo, sino tambi茅n como espacio de trabajo gracias al proyecto agroecol贸gico que comparto con mi compa帽ero de vida, Lucio Gonz谩lez, una peque帽a ganader铆a familiar de vacas y yeguas.

Siempre recomiendo acercarse a conocer en alg煤n momento una ganader铆a extensiva y aprender de las formas tradicionales de manejo del ganado que merecen ser escuchadas frente a otras formas intensivas de producci贸n de alimentos que no tienen en cuenta el territorio que habitan, ni las razas de animales mejor adaptadas al medio. Modelos que utilizan fitosanitarios y productos qu铆micos en el manejo de suelos y fincas, que entienden el bienestar animal de la estabulaci贸n permanente y las macrogranjas. Es una pena que la nueva PAC no se haya tomado en serio nada de esto y sigan beneficiando a los ganaderos y agricultores de sof谩, a las ganader铆as intensivas y a los grandes terratenientes. 驴Qu茅 sucede con las personas que producimos alimentos y no tenemos propiedad de la tierra? Que nuestra econom铆a depende en gran parte del acceso a terrenos comunales para poder desarrollar nuestra actividad y ser sostenibles (social, econ贸mica y ambientalmente). Muchos de esos comunales atraviesan monta帽as, puertos de monta帽a y de alta monta帽a, donde nuestros animales pasan gran parte del a帽o contribuyendo a generar una gran diversidad de servicios ecosist茅micos gracias a un manejo extensivo y respetuoso con el ecosistema.

Precisamente es, en las monta帽as, donde se est谩n viendo “oportunidades de negocio” (esa palabra, ese discurso, esa excusa) para las grandes empresas energ茅ticas. Al mismo tiempo y como respuesta, est谩n surgiendo una gran diversidad de iniciativas contra la proliferaci贸n de pol铆gonos e贸licos en Cantabria, precisamente este viernes 25 de junio a las 19.00 hay un encuentro en la Casa de Cultura S谩nchez D铆az de Reinosa, desde el 16 hasta el 26 de junio se puede visitar la exposici贸n ‘El grito de la monta帽a’ en La Casona de Reinosa, propuestas todas ellas de la Plataforma Comarcal por la Defensa del Territorio Sur de Cantabria y Monta帽a Palentina. Adem谩s, el s谩bado 26 a las 11.00 horas est谩 convocada una manifestaci贸n contra los pol铆gonos e贸licos en la Plaza Mayor de la misma localidad organizada por diferentes movimientos sociales de Cantabria.




Fuente: Briega.org