August 4, 2021
De parte de La Haine
236 puntos de vista


El sello de muerte ‘Made in Usa’, que tan bien han replicado los militares-mercenarios-sicarios colombianos es aplaudido por el Ministerio de Defensa de los EEUU

El 7 de julio fue asesinado el presidente de Hait铆, Jovenel Mo茂se, luego de ser brutalmente torturado y desmembrado. Tal magnicidio fue realizado por un grupo de mercenarios integrado por 26 colombianos y 2 estadounidenses de origen haitiano residentes en Miami. Esos mercenarios fueron hasta hace poco tiempo miembros activos del Ej茅rcito colombiano.

Del grupo de sicarios forman parte militares que est谩n siendo investigados por haber participado en asesinatos en Colombia (en los mal llamados 鈥渇alsos positivos鈥) y uno de ellos, Mauricio Groso Guar铆n, es primo hermano de Rafael Guar铆n, el Alto Consejero Presidencial para la Seguridad del gobierno de Iv谩n Duque, el mismo que de inmediato sali贸 a decir que no conoc铆a a su primo, nunca lo hab铆a tratado y tampoco sab铆a que hab铆a sido miembro del Ej茅rcito. 隆Como suele suceder con los uribe帽os, todo se hace a sus espaldas y ellos inocentes como mansas palomas!

Rafael Guar铆n, Alto Consejero Presidencial para la Seguridad y su primo-mercenario, Mauricio Grosso Guar铆n. 鈥淣o lo conozco鈥, como en la canci贸n vallenata de Diomedes Diaz.

Como en tan vil asesinato est谩 comprometido el Ej茅rcito colombiano, a trav茅s de falsimedia criolla (con la revista Semana a la cabeza) se empez贸 a difundir la versi贸n que los 鈥減obres鈥 e 鈥渋ndefensos鈥 sicarios colombianos hab铆an sido enga帽ados y se hab铆an convertido en 鈥渧ictimas鈥. Si esos militares eran tan profesionales en matar y torturar por qu茅 dejaron tantas huellas, ya que actuaron como un elefante en una cristaler铆a. La respuesta f谩cil que se dio es que eran inexpertos, casi unos novatos en esas 鈥渆xigentes鈥 labores del sicariato internacional.

Una respuesta simple como esta elude el asunto de fondo: 驴D贸nde y con qu茅 doctrina fueron formados estos mercenarios? 驴Qui茅nes los capacitaron y con qu茅 objetivos?

Si se mira la historia contempor谩nea de Colombia y el papel que en ella han desempe帽ado las fuerzas militares se podr谩 responder a estas preguntas sin mayor problema. Para empezar, lo que acaban de realizar los mercenarios colombianos en Hait铆 no es novedoso en t茅rminos de realidad nacional. Eso mismo es lo que hacen las fuerzas militares, incluyendo a la polic铆a, en nuestro pa铆s desde hace 70 a帽os y han dejado a su paso una interminable estela de sangre y horror. En su prontuario deben contabilizarse miles de masacres, torturas, desapariciones, bombardeos, fosas comunes, principalmente en zonas rurales, pero que en los 煤ltimos meses se ha hecho evidente en las ciudades, como se comprueba con las decenas de colombianos asesinados durante el paro nacional por fuerzas policiales, militares y paramiitares. Por si hubiera dudas, deben recordarse los asesinatos de Estado mal llamados 鈥渇alsos positivos鈥, con miles de colombianos masacrados con sa帽a y premeditaci贸n por grandes 鈥渉茅roes鈥 de la patria, bajo la conducci贸n de varios matarifes vestidos de civil.

No otro puede ser el resultado de unas fuerzas armadas que han sido adiestradas en la doctrina de la Seguridad Nacional, del enemigo interno, del anticomunismo y a las que se les ha ense帽ado que todo aquel que encarne alg煤n tipo de reivindicaci贸n social es un peligroso subversivo vestido de civil, que debe ser dado de baja. Por ello, no sorprende que a los mercenarios colombianos los hayan detenido en la casa en la que se alojaban y dorm铆an a pierna suelta como si nada debieran, con un gran arsenal de armas y con sus pasaportes en regla, donde esperaban tranquilamente a que les dieran el trato de h茅roes que siempre se les ha dado en Colombia. Claro, porque as铆 los formaron. En este pa铆s les ense帽aron que pod铆an matar, torturar y desaparecer a los pobres a la luz del d铆a y eso no es ning煤n problema, antes, por el contrario, ese tipo de accionar les abre las puertas a las condecoraciones, ascensos y reconocimientos en su Hoja de Muerte. Con esos antecedentes, a esos mercenarios formados por las Fuerzas Armadas de Colombia, les debi贸 sorprender que los capturaran y no que los aplaudieran, lo que se suele hacer en este pa铆s del sagrado coraz贸n.

En escuelas militares en las que se forma a la tropa con c谩nticos en los que se exhorta a matar y violar a cualquier mujer, que otra cosa distinta pod铆a esperarse, aparte de formar sicarios y mercenarios. Esta es la escuela nacional de contrainsurgencia, en la que se ha ense帽ado a los militares a odiar, perseguir y matar a la poblaci贸n colombiana. No debe extra帽ar, en consecuencia, que entre los mercenarios de Hait铆 se encuentren militares con una sangrienta hoja de servicios en contrainsurgencia, con distinciones y condecoraciones por formar parte de comandos especiales que tienen experticia en operaciones de matar y arrasar con lo que se encuentra a su paso. Por ello, que hayan torturado y asesinado al presidente de Hait铆 ni es extra帽o ni es un descuido de inexpertos. No, ese es el comportamiento t铆pico de los militares en Colombia que torturan y matan a los colombianos pobres y humildes desde hace d茅cadas, sin que eso genere ning煤n esc谩ndalo. Al respecto debe recordarse que desde la d茅cada de 1960 en las fuerzas armadas de Colombia se impuso la tristemente c茅lebre 鈥淒octrina Matallana鈥 (que lleva el apellido del militar que la enuncio, Jos茅 Joaqu铆n Matallana) que sint茅ticamente dice: 鈥淧rimero se dispara y luego se averigua鈥.

Eso exactamente fue lo que hicieron en Hait铆 los sicarios-mercenarios del Ej茅rcito colombiano: primero torturaron y mataron y luego se enteraron de que hab铆an asesinado al mism铆simo presidente de Hait铆 y cuando lo supieron enseguida procedieron a decir que no lo quer铆an matar, que fue un error, que ellos solo quer铆an darle unas caricias muy al estilo colombiano, pero que culpa si ellos siempre hacen eso en nuestro pa铆s sin importar que al final se les haya ido la mano y se les muera el civil. 驴Por qu茅 tanto escandalo con un muerto m谩s -aunque sea el presidente de otro pa铆s- por parte de los sicarios de las fuerzas armadas de Colombia, si eso es parte de su labor cotidiana en nuestro territorio? Eso es lo que deben pensar en su fuero interno los militares involucrados en este crimen y todos sus voceros en Colombia, empezando por los sicarios que ejercen de periodistas en falsimedia criolla.

Pero tambi茅n debe considerarse la formaci贸n internacional como sicarios y mercenarios que brinda EEUU, a trav茅s de la Escuela de las Am茅ricas, esa f谩brica internacional de torturadores y asesinos con uniforme. En el caso de los asesinos del presidente de Hait铆, el Departamento de Defensa (sic) se帽ala que han 鈥渞ecibido alg煤n tipo de educaci贸n [sic] y capacitaci贸n financiadas y proporcionadas por EEUU鈥. En efecto, el Departamento de Defensa de ese pa铆s indic贸 que hasta el momento tiene informaci贸n de que en ese pa铆s se formaron siete de los colombianos que masacraron al presidente de Hait铆 y que los entren贸 en 鈥渙peraciones antidroga, capacitaci贸n en liderazgo de unidades peque帽as, capacitaci贸n en derechos humanos, capacitaci贸n m茅dica de emergencia, alguna capacitaci贸n en mantenimiento de helic贸pteros鈥, entre otras. En la comunicaci贸n oficial, el Departamento de Defensa de los EEUU insin煤a que no hay que hacer tanto ruido porque los mercenarios hayan sido formados en ese pa铆s, puesto que se trata solamente de 鈥渦n peque帽o n煤mero de colombianos detenidos鈥 y, adem谩s, se帽al贸 que este tipo de entrenamiento es 鈥渕uy com煤n鈥 y no condujo ni alent贸 a 鈥渓o que sucedi贸 en Hait铆鈥.

A ver, examinemos lo que dice la informaci贸n oficial de los EEUU. Primero que era un peque帽o grupo de solo siete mercenarios colombianos, s铆, pero siete de 26 es casi una tercera parte, una cifra significativa. Es decir, un treinta por ciento de los mercenarios colombianos que asesinaron a Moise fueron entrenados en los EEUU. Agreguemos que la capacitaci贸n que all铆 ofrecen incluye la participaci贸n en magnicidios, atentados, saboteos, torturas, como bien lo saben los militares latinoamericanos formados en la Escuela de las Am茅ricas.

Incluso este sello de muerte ‘Made in Usa’, que tan bien han replicado los militares-mercenarios-sicarios colombianos es aplaudido por el Ministerio de Defensa de los EEUU cuando dice, refiri茅ndose a los sucesos de Hait铆: 鈥淣o conozco ning煤n plan en este momento, como resultado de lo que sucedi贸 en Hait铆, para que reconsideremos o cambiemos esta capacitaci贸n de liderazgo 茅tico, muy valiosa, que continuamos brindando a socios en el hemisferio occidental y a socios alrededor del mundo鈥. Ese liderazgo 茅tico (sic) del que tanto han aprendido las fuerzas militares de Colombia prepara para matar y torturar como lo vienen haciendo desde hace 70 a帽os en nuestro territorio y contra nuestra poblaci贸n pobre y que ahora de Colombia se exporta para el mundo, tal y como se ha comprobado en Hait铆.

O, como lo ha dicho sin aspavientos ni filtros, la precandidata presidencial Mar铆a Fernanda Cabal, tan ligada a sicarios con y sin uniforme de los Ej茅rcitos Anti-restituci贸n de Tierras: 鈥淓s que el Ej茅rcito no est谩 para ser damas rosadas, el Ej茅rcito es una fuerza letal de combate que entra a matar鈥.

El Colectivo




Fuente: Lahaine.org