April 3, 2022
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
195 puntos de vista

Al igual que hay una semana negra de la transici贸n espa帽ola en enero de 1977, podemos decir que en el 谩mbito libertario tenemos unos marzos sangrientos. El 2 de marzo de 1974 el Estado asesin贸 a garrote vil a Salvador Puig Antich. El 10 de marzo de 1923 las fuerzas armadas de una patronal mafiosa y asesina mataron a Salvador Segu铆 de un tiro en la nuca. El 14 de marzo de 1978 muere, por las palizas que le dieron los funcionarios de la c谩rcel de Carabanchel, Agust铆n Rueda.
Es un peque帽o recuerdo y homenaje en este marzo de 2022 a los compa帽eros Puig Antich, Segu铆 y Rueda. Todos ellos asesinados por la mano del sistema contra el que luchaban en un deseo de llegar a constituir una sociedad mejor. Todos
ellos muertos con violencia por las manos y los medios del Estado represor. A pesar de la diferencia de a帽os entre las muertes de unos y otros hay un hecho com煤n. Los quer铆an muertos porque su presencia era importante en la lucha de las organizaciones en las que militaban.
Daremos unos pocos datos signi铿乧ativos para que hoy nuestros compa帽eros tengan un hueco en la historia. Hay muchos m谩s compa帽eros y compa帽eras que dieron su vida por la lucha de ese mundo nuevo que llevamos en nuestros corazones. Pero en este art铆culo vamos a recordar someramente las biograf铆as de estos tres luchadores por la libertad y la justicia social
que fueron se帽alados por el enemigo del pueblo.
Siguiendo el orden cronol贸gico de sus asesinatos hablaremos primero de Salvador Segu铆, 鈥淓l Noi del Sucre鈥, como era conocido.
Vamos a contextualizar la 茅poca en la que Segu铆 desarroll贸 su actividad sindical. Los primeros a帽os del siglo XX fueron a帽os duros, con el surgir de la industrializaci贸n comenzaron a organizarse los trabajadores y trabajadoras de las f谩bricas que padec铆an condiciones laborales penos铆simas unidas a la situaci贸n de necesidades de vivienda, etc. por el efecto del traslado de las poblaciones rurales a las ciudades. As铆, Salvador Segu铆 empez贸 a militar en el movimiento libertario, siendo autodidacta fue adquiriendo su formaci贸n de la asistencia a ateneos libertarios y de los conceptos de la Escuela Moderna de Ferrer i Guardia aunque no fuera uno de sus alumnos. Sin embargo, fue un excelente orador y un l铆der en el mejor sentido de la palabra. Por ello, lider贸 la convocatoria de distintas huelgas desde 1915, siendo su participaci贸n en la huelga de La Canadiense uno de los hitos del anarcosindicalismo.
Con su forma de ser conciliadora, enemigo de la violencia y con una visi贸n de la lucha sindical preclara fue capaz de dominar una asamblea bronca y dirigida hacia una situaci贸n l铆mite para los trabajadores, como aparece en distintas
biograf铆as suyas: 鈥淓l mitin estaba a punto de suspenderse. Entonces, se levant贸 a hablar Segu铆, tir贸 el cigarrillo al suelo, se sec贸 los labios y se adelant贸 a la tribuna, donde destacaba su macizo corpach贸n. Gran parte del p煤blico call贸, impresionada por su presencia e interesada por o铆rle. Pero otros continuaron interrumpiendo, decididos a que no se aprobase el convenio. Sin embargo, en aquellos tiempos anteriores a micr贸fonos y altavoces, la potente voz de El Noi del Sucre lleg贸 hasta los 煤ltimos rincones, por encima de gritos y de protestas鈥. Y as铆, con su don de comunicaci贸n y oratoria explic贸 a los trabajadores los acuerdos logrados y la necesidad de dar un voto de con铿乤nza para salir de esta huelga tan larga y dura. Finalmente, la patronal a trav茅s de los matones del Sindicato Libre dio 贸rdenes de terminar con uno de los elementos
m谩s importantes de la lucha sindical. Un tiro en la nuca acab贸 con la vida de un obrero, un luchador por la mejora de la sociedad. Pero tambi茅n acab贸 con uno de los que m谩s criticaban la situaci贸n de violencia que provocaba el pistolerismo. Hoy tenemos sus discursos y su ejemplo para aprender a hacer sindicalismo.
Salvador Puig Antich era un chaval que naci贸 en el seno de una familia acomodada. Pero la situaci贸n del momento le llev贸 a
ver que esa sociedad no era justa.
Viv铆a con la represi贸n franquista, viv铆a con dolor las diferencias de clase que exist铆an en la sociedad espa帽ola de los a帽os 60 y 70; se uni贸 con otros compa帽eros a la lucha antifranquista organiz谩ndose en el MIL (Movimiento Ib茅rico de Liberaci贸n). Su actividad iba dirigida a remover la conciencia de la sociedad y procurar apoyos a los grupos de lucha antifranquista. As铆, con la participaci贸n de un delator se intent贸 la detenci贸n de Salvador. Fruto de su intento de huida de zafarse de los polic铆as se producen disparos




Fuente: Cgt-lkn.org