March 30, 2021
De parte de SAS Madrid
366 puntos de vista


Un sistema sanitario basado en el lugar de residencia habitual deberá inocular a 13 millones de personas en vacaciones, si no hay más retrasos.

Durante la última semana Carolina Darias lo ha repetido hasta la saciedad: los continuos problemas de suministro de las vacunas no van a poner en riesgo la promesa del Gobierno de conseguir que el 70% de la población esté inoculada en verano o «al final del verano», según precisan en los últimos días en Sanidad. Ante el pleno del Congreso el pasado miércoles la ministra habló de que España va a dar «un salto espectacular» a partir del segundo trimestre en la campaña de vacunación que le va a permitir alcanzar la deseada inmunidad de rebaño antes del otoño.

Los expertos de la Ponencia de Vacunas de la Comisión de Salud Pública no entran a discutir estas optimistas previsiones de Sanidad, que es cierto que son las que facilita al Ejecutivo de Pedro Sánchez la Comisión Europea. En cualquier caso, tanto la UE como España -reconocen desde Sanidad- dependen del cumplimiento de las promesas de suministro de las cuatro compañías que ya tienen la luz verde de la Agencia Europea del Medicamento (EMA): Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Janssen.

Lo que sí avisan desde la ponencia es que aunque las cuatro compañías cumplan, ahora sí, con sus calendarios, España se va a encontrar con un reto organizativo sin parangón: afrontar el grueso de una macrocampaña de vacunación durante los tres meses de verano. Y todo ello, con un Sistema Nacional de Salud que se organiza sobre la base del lugar de residencia habitual de unos usuarios a los que, en buena parte, se supone que estarán de vacaciones durante los meses de julio, agosto y septiembre. Y, por tanto, lejos de los 13.000 puntos de inoculación previstos en esta campaña que son los ambulatorios. Unos centros de salud en los que ya se están planificando y cerrando las vacaciones estivales, que en muchos casos y sobre todo en las grandes poblaciones, supone la reducción de su plantilla habitual en más de un 50%, según explican desde la comisión.

«Cuadriplicar»

Darias aspira directamente a «cuadruplicar el volumen de dosis respecto al primer trimestre siempre que las compañías cumplan con los compromisos adquiridos», tal y como dijo el jueves en la Comisión de Sanidad. Las cifras oficiales que maneja la ponencia y a las que ha tenido acceso este periódico, todavía podrían ser compatibles con el 70% de vacunados (33 millones de personas) el 23 de septiembre, aunque siempre provocando esa sobrecarga del sistema en pleno verano que ni la Administración central ni las autonomías han comenzado a estudiar cómo resolver.

Durante el primer trimestre del año, España ha sido capaz de inmunizar con la pauta completa a poco más de 2,5 millones, aunque ya ha administrado o tiene en sus almacenes 8.508.445 dosis, suficientes para inocular con los dos pinchazos (cuando llegue su momento) a unos 4,2 millones de ciudadanos.

En este segundo trimestre Sanidad quiere cuadriplicar los inmunizados, pasando de esos 4,2 millones de vacunados en los tres primeros meses a unos 17 millones entre abril, mayo y junio. Para ello cuenta con la promesa formal de recibir 5,5 millones de la vacuna monodosis de Janssen y 14,4 millones de la bidosis de Pfizer/BioNTech. Y hasta ahí llegan las certezas, porque ni Moderna ni AstraZeneca (que esta última semana ha vuelto a fallar en sus entregas) se atreven a garantizar un número de viales de sus vacunas bidosis. Aun así, en Sanidad confían en que ambos laboratorios puedan, al menos, duplicar sus entregas actuales, llegando Moderna a 1,5 millones de inyectables y AstraZeneca a los cinco millones.

De confirmarse estas cifras, España podría ser capaz de inmunizar a 15,9 millones de habitantes durante el próximo trimestre, no muy lejos de los 17 millones de vacunados en tres meses que supondría cuadriplicar los ritmos actuales. Esos casi 16 millones de personas inoculadas, más las 4,2 millones inyectadas entre diciembre y marzo, dejaría una suma cercana a los 20 millones de personas protegidas a finales de junio. O sea, hasta los 33 millones, quedarían todavía 13 millones de habitantes a vacunar.

En la ponencia dan por seguro que en mayo CureVac, la que sería la quinta profilaxis de la UE, recibirá el visto bueno de la EMA. En Sanidad cuentan con un suministro regular de este laboratorio a partir de finales de junio, lo que sin duda ayudara a garantizar un abastecimiento constante de viales, pero no aliviará la situación de estrés de un sistema que no está ni «diseñado» ni «preparado» para una campaña vacunal de este calado en pleno estío, según llevan insistiendo desde hace días los expertos de la Comisión de Salud Pública.

Enlace relacionado ElCorreo.com 29/03/2021.

<a href="https://static3.elcorreo.com/www/multimedia/202103/29/media/cortadas/Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.” target=”_blank”>




Fuente: Sasmadrid.org