May 4, 2021
De parte de La Tarcoteca Contrainfo
234 puntos de vista


Juan Carlos I pasar谩 a los Anales de la Historia como uno de los peores y m谩s ladrones monarcas de la Historia; resumen de una 茅poca. Mat贸 a su hermano, alej贸 a su padre de la corona, vendi贸 el Sahara, urdi贸 varios golpes de estado en su pa铆s, otros tantos en el extranjero, trafic贸 con armas y se sirvi贸 de su posici贸n para aumentar su fortuna personal. Nos dej贸 gozar de un maravilloso estado infestado de fascistas en los altos mandos militares, policiales, pol铆ticos y empresariales, donde los criminales de guerra quedaron impunes y fueron amnistiados sin juicio, evitando el que se reconociese o compense a las v铆ctimas. Esta infestaci贸n se convirti贸 en la oligarqu铆a dirigente, a la que despu茅s se unieron los representantes de las distintas corporaciones internacionales.

En Marruecos se juega un importante partido Geopol铆tico por la seguridad alimentaria global, a la altura de el control de las fuentes de petr贸leo. Tal vez m谩s. “Tres pa铆ses, China, Estados Unidos y Marruecos controlan el 67% del total mundial, correspondiendo a Marruecos el 15%”-Ecolog铆a Pol铆tica 2012. Parte de los fosfatos explotados tanto por Marruecos como por USA son sustra铆dos del S谩hara Occidental. El polvo de estas tierras fertiliza naturalmente amplias zonas del planeta, otros continentes, desde el Amazonas a Europa o 脕frica. Las sales concentradas contaminan acu铆feros y terrenos, generando eriales, aguas muertas, y necesitando constantes rectificaciones qu铆micas. Est谩 pues en juego tambi茅n la propia funcionalidad de los ecosistemas.
Un conflicto ya no comercial, sino militar abierto pero silenciado por lo que ya se han llamado Fosfatos de Sangre, iniciado el 4 nov 2020 con la declaraci贸n del Estado de Guerra del Frente Polisario.
Conflicto Militar Internacional
En esta guerra estamos viendo actores como USA, Francia, Israel, China o Espa帽a metiendo presi贸n pol铆tica y militar. M谩s all谩 del gas y el petr贸leo est谩 el negocio de los fertilizantes mundiales, las potasas, fosfatos, los compuestos nitrogenados en tierras saharauis.  Detr谩s de los fertilizantes est谩 toda la industria agroqu铆mica trasnacional, los Big-Agri: Cargill, Monsanto, Nutrien, Northwach, Paradeep Phosphates, Ballance-Agrinutriens. Las arenas saharauis son transportadas por todo el mundo y tratadas de mil maneras para obtener los fertilizantes que son consumidos por la agricultura intensiva desde Murcia, Huelva, Castilla y Le贸n o Arag贸n a Nigeria, Nueva Zelanda, Australia, Egipto, India o China.
USA ha enviado su Sexta Flota, ha tomado las Islas Canarias como punto de control de las exportaciones provenientes del Mediterr谩neo y norte de 脕frica, ya est谩n maniobrando y mostrando su control de la zona: 
Algo sab铆an. Desde 2012 usa las Islas Canarias como su abrevadero oeste:
Posee una base en la frontera Marroco-saharaui, la base de Tan Tan, de 2008, al norte:
Cierra la pinza sur al control de la zona con el plan de construcci贸n de una nueva base al sur de la zona:
Francia mantiene un gran contingente en Mali, S谩hara central, para asegurarse el control de las minas de uranio, fertilizantes y el Sahel norte, a pesar de las protestas populares. 
Espa帽a provee de armas tanto a Marruecos como al Frente Polisario mientras negocia con Mohamed IV el futuro de las empresas que explotar谩n las potasas y fosfatos. Todo en su sitio:
Rusia no se ve tan afectada ya que su agricultura es extensiva y se desplaza hacia sus distritos siberianos. China no parece pronunciarse, aunque tarde o temprano se ver谩 afectada.
Extractivismo trasnacional, el nuevo Colonialismo
Los intereses de Espa帽a son muy claros:

Como se puede comprobar el maldito Ibex35 se sit煤a detr谩s de la mano que mece la cuna: Abengoa/Javier Benjumea, Acciona/JM Entrecanales, Gamesa-Siemems/ Andreas Nauen. Aunque tambi茅n otras menos conocidas como FMC Foret/Mark Douglas-Javier Carratal谩, Jealsa/Elena Chamorro, EuroPac铆fico, Granintra/Luis Jimenez Chirino, IsoFot贸n/Carlos Zambudio Jimenez, Ership/Gonzalo Alvargonzalez Figaredo, NETMAR/脕ngel Riva Fierro, Meripul/Conrado Merino Inyesto o Troulo entre muchas otras. Todos ellos comparten un conglomerado de intereses m谩s all谩 de lo monetario, sino lo estrat茅gico, ya que est谩 en juego el control del comercio en la zona y el acceso alimentario que le interesa a pa铆ses como Alemania, Francia o USA. Por separado no, pero juntos s铆 son capaces de mover la maquinaria estatal que permita un despliegue de fuerzas militares en la zona.

Conclusiones 
Lo que va a suceder en los pr贸ximos a帽os en Marruecos y el S谩hara, en liza por los recursos naturales, afectando a Argelia, Mali e incluso T煤nez, es resultado directo del proceso de descolonizaci贸n y Recolonizaci贸n en ciernes. Este proceso colonizador en Espa帽a se llam贸 Imperio y el descolonizador Decadencia del Imperio. Este nuevo movimiento recolonizador se llamar谩 desastre.
Los intereses de Espa帽a vuelven a ser transmediterr谩neos y se vislumbran conflictos abierto con env铆o de tropas en el medio plazo. Espa帽a, los empresarios explotadores, ans铆a los fosfatos, cuyo acceso les fue cortado por culpa de la pueril Maniobra del Brib贸n. Si el S谩hara hubiese sido debidamente descolonizado las empresas espa帽olas abr铆an explotado con tranquilidad esos recursos y conseguido un gran premio geoestrat茅gico, manteniendo una postura defensiva y de contenci贸n contra Marruecos. Lo cu谩l le habr铆a dado acceso a otro tipo de contratos y prebendas, como canjes por cupos pesqueros, agr铆colas o hidrocarburos. Un As en las negociaciones internacionales.
Debido a la torpe y codiciosa maniobra del Borb贸n ladr贸n las oligarqu铆as espa帽olas, representantes de poderes internacionales interesadas, solo hay que ver la composici贸n de sus consejos de administraci贸n, entran en competencia con Marruecos, siendo USA el 谩rbitro. Han de adoptar una postura ofensiva, lo cual implica desgaste. Para ello necesitan apoyo militar; seguridad es el eufemismo. Para poder justificar el intervencionismo arman a Marruecos y al S谩hara, promocionando el conflicto e interrumpiendo la explotaci贸n de recursos. Espa帽a regala armas a Marruecos, un regalo envenenado. Este rearme ser谩 contraproducente estrat茅gicamente en un futuro. Pero a qui茅n le importa, si por ahora cuadra el balance trimestral. Espa帽a, granero de Europa, cuenta con el apoyo de la UE, y llegado el momento jugar谩 su carta con la OTAN, lo cu谩l le da ventaja. La p茅rdida no solo fue milmillonaria, fue estrat茅gica, comparable a perder el Estrecho de Gibraltar. Esto lo pueden entender hasta los fascistas m谩s fan谩ticos.
Si esta guerra no ha trascendido es por una parte por la cerraz贸n medi谩tica, ya que las mismas empresas que invierten y financian a medios masivos son las que invierten y financian a las Agroqu铆micas y empresas expoliadoras: bancaarmada como BBVA, Banco Santander, LaCaixa Bank; el propio Ministerio de Defensa de Espa帽a; fondos de inversi贸n, cobertura y capital riesgo internacionales como Black Rock, Vanguard, Capital, JP Morgan, Berkshire Hathaway… Y la pol铆tica de reclutamiento profesionalizado, que cubre de un manto de opacidad e impunidad toda intervenci贸n militar.
驴C贸mo se genera un casus belli? Atentados y terrorismo. 驴C贸mo se alimenta moralmente una guerra? Fascismo. El hito ser谩 el primer atentado, bien de falsa bandera o real. Cuanto se produzca los rotativos corporativos se pondr谩n a vomitar su diarrea mental. Alg煤n partido fascistas, PP, Vox, o el propio PSOE gobernar谩 en contra de la poblaci贸n y comenzar谩 la represi贸n de las protestas, planteando escenarios m谩s similares a los de la Guerra de Melilla de 1909 que a los de No-a-la-Guerra de Irak en 2004. Esperemos equivocarnos, pero el escenario es posible.
Desde un punto de vista meramente pragm谩tico la Guerra del S谩hara se encuadra en en las luchas por mantener el sistema Capitalista-Petrolero, caracterizado por: energ铆a barata, centralizaci贸n de la producci贸n, intensivismo e industria a escala mundial. En el nuevo contexto de energ铆a cara -pico del petr贸leo- y escasez de hidrocarburos y pl谩sticos post covid19, supone que la menor energ铆a para transporte disminuye la intensidad de la producci贸n. Esto avoca a una  descentralizaci贸n de la producci贸n, incluidos alimentos, y un desescalado. La importancia de los fosfatos mundiales puede que tenga un pico pero disminuir谩 en el medio-largo plazo, y una aventura militar solo servir铆a para gastar recursos que de otro modo servir铆an para una reacomodaci贸n mucho m谩s lucrativa. Pero claro, esta descentralizaci贸n supone una p茅rdida neta de poder, a la cual las empresas y gobiernos aludidos no est谩n dispuestos. La realidad es tozuda, cuanto m谩s se empe帽en en sus aventuras militares m谩s r谩pida ser谩 su ca铆da, antes nos acercaremos a nuestro momento revolucionario.
No van a parar hasta destruir el planeta.



Fuente: Tarcoteca.blogspot.com