July 8, 2021
De parte de La Haine
290 puntos de vista


España mantiene la venta de armas entre las “oportunidades de negocio” en Arabia Saudí pese a los crímenes en Yemen

La última guía editada por la Oficina Comercial del Gobierno en Riad incluye el sector de Defensa como una de las áreas “prioritarias”. En ese mismo documento reconoce la falta absoluta de democracia en ese país, gobernado con mano de hierro por una de las últimas monarquías absolutistas del mundo.

 Las Fuerzas Armadas del régimen saudí vuelven a ocupar un lugar destacado en las prioridades comerciales que España detecta actualmente en ese país. Las denuncias internacionales sobre la posible comisión de crímenes de guerra en Yemen no han sido aún suficientes para que la Oficina Comercial del Gobierno español en Riad modifique ese listado de “oportunidades de negocio”. Tampoco han influido las gestiones de Unidas Podemos para tratar de poner freno a ese tipo de operaciones.

La última edición de la “guía de negocios” en territorio saudí publicada por Comercio mantiene la apuesta española por establecer negocios con Arabia Saudí en el ámbito de Defensa, algo que preocupa seriamente a organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y levanta críticas en el Congreso, donde Unidas Podemos, ERC o EH Bildu han pedido en reiteradas ocasiones que cese la venta de armas a ese país hasta que se aclaren sus responsabilidades en los bombardeos perpetrados contra la población civil yemení desde marzo de 2015. Según datos de Naciones Unidas, las muertes provocadas por ese conflicto superarían las 230.000. De ellas, unas 140.000 tenían menos de cinco años. 

“En general, el país ofrece oportunidades comerciales en sectores muy diversos. Sólo hay que ser enormemente prudente en grandes proyectos y en materialización de inversiones”, señala el documento elaborado en junio de este año por la Oficina Económica y Comercial de España en Riad. 

Bajo el epígrafe “oportunidades de negocio”, el informe identifica los sectores “prioritarios” para las empresas españolas en ese país, entre los cuales cita concretamente el ámbito de la Defensa. Según datos oficiales, España figura habitualmente entre los principales proveedores de armamento a Arabia Saudí, algo que la Secretaría de Estado de Comercio defiende mediante dos grandes líneas argumentales: por un lado, asegura que el armamento vendido por empresas españolas no ha sido empleado en la guerra contra Yemen; por otro, reivindica que no hay embargo alguno contra el régimen de Salmán bin Abdulaziz y que, por tanto, las operaciones no vulneran la legislación internacional.

Sin embargo, Amnistía Internacional ha advertido en reiteradas ocasiones sobre el incumplimiento del Tratado de Comercio de Armas (TCA) por parte de las autoridades españolas. Gracias a un decreto aprobado por el Gobierno de Felipe González bajo el amparo de la Ley de Secretos Oficiales de la dictadura franquista, las actas de la junta interministerial que autoriza las exportaciones de armamento tienen carácter confidencial.

La “guía de negocios” publicada por Comercio en junio pasado evita cualquier alusión clara a las violaciones de derechos humanos producidas en Yemen, al tiempo que incluye algunos datos genéricos sobre la situación interna del país que aluden a la falta de democracia. “Arabia Saudí es una monarquía islámica y una teocracia desde su fundación como estado en 1932. Hoy en día es una de las últimas cuatro monarquías absolutas del mundo. Está basada en los principios del Islam y en la interpretación extremista Wahabita”, subraya. 

Destaca además que “no existen partidos políticos ni elecciones nacionales”, al tiempo que “basa su sistema judicial en torno a la Ley Islámica Sharía”. El documento apunta que Arabia Saudí “ha sido tradicionalmente el país más influyente a nivel político y diplomático de Oriente Medio, fundamentalmente gracias a que es la cuna del Islam y a su gran riqueza de recursos, especialmente petróleo”.

“Ha sido siempre referencia”

Comercio subraya que el reino “ha priorizado en sus relaciones internacionales a los países occidentales, especialmente en seguridad”. “Todo ello ha hecho




Fuente: Lahaine.org