June 24, 2021
De parte de Nodo50
57 puntos de vista

Me he pasado todo el camino hacia el Congreso mirando al suelo mientras pasaba de baldosa en baldosa, pero no he hallado ninguna pista. Ni una grieta gigante, ni un derrumbamiento atroz, ni un puente colgante encima de un acantilado infinito. Alguna baldosa rota hab铆a, de esas que te juegan malos tropezones y que te salpican de agua hasta el cuello cuando llueve, pero nada m谩s. Nada que parezca indicar que se haya roto Espa帽a. Para ser sincera, estaba convencida de que el tsunami de los indultos me iba a pillar ya de vacaciones, y he de confesar que me atra铆a la idea de que el juicio final de nuestro pa铆s me sorprendiera en la playa bebi茅ndome un mojito, pero es lo que hay.

Los miembros del PSOE han recibido a Pedro S谩nchez con aplausos y ovaciones por sacar de la c谩rcel a los pol铆ticos independentistas. Hace cuatro a帽os esta imagen habr铆a sido impensable, todos los tertulianos y tertulianas cercanos a los postulados socialistas se habr铆an rasgado las vestiduras. Y, sin embargo, aqu铆 estamos, escuchando c贸mo hasta a Jos茅 Bono le parece bien, como si no tuvi茅ramos memoria. 鈥淎plauden ustedes un d铆a aciago para la historia democr谩tica de Espa帽a. Ayer cruz贸 el Rubic贸n, se帽or S谩nchez鈥. A veces hace eso Pablo Casado. De repente le da por utilizar palabras y expresiones inesperadas para una persona que se supone vino a rejuvenecer la derecha. Cuando le nombraron sucesor de Mariano Rajoy ni siquiera ten铆a 40 a帽os. Por su forma de hablar ya debe de tener 180.

S谩nchez, ante una derecha que se enfada y pide su dimisi贸n, se r铆e. El presidente se crece en situaciones en las que se sabe ganador. Y frente a un Casado que se remonta a la terminolog铆a de la Antigua Roma, S谩nchez se ha dado su desfile de la victoria. El l铆der de los populares se ha quedado mirando como si fuera un mero espectador.

El PSOE sabe lo que viene ahora y le ha lanzado la pelota a ERC. Gabriel Rufi谩n le ha preguntado al presidente qu茅 planes tiene el Gobierno tras los indultos y S谩nchez le ha contestado, repreguntando, qu茅 planes tiene ERC. Los socialistas saben que Esquerra juega un papel complicado, movi茅ndose entre un Junts hiperventilado y un PSOE que rechaza la amnist铆a. Fuentes consultadas del Ejecutivo lo dejan claro: 鈥淓RC siempre ha dicho que lo de los presos en la c谩rcel era un obst谩culo, pues ya lo tienen quitado, ahora lo que tienen que hacer es contener a Junts鈥. Ese es exactamente el rol que esperan del partido independentista. Incluso piensan que ERC podr铆a llegar a prescindir de la presencia de Junqueras en la mesa de di谩logo: 鈥淵o si fuera ERC medir铆a para que no me quiten protagonismo鈥, afirma un miembro cercano al Ejecutivo. 

En medio de esta especie de calma tensa, con unos indultos que ya se han llevado a cabo y unos pol铆ticos que ya est谩n en la calle pero cuyas proclamas pol铆ticas siguen vibrando con fuerza, desde el gobierno de S谩nchez sostienen que Gabriel Rufi谩n 鈥渢iene que ser un puente鈥 y pronostican que, aunque se sienten a la mesa de di谩logo, seguramente habr谩 problemas muy serios. 鈥淓l independentismo est谩 madurando una nueva realidad y no siempre es f谩cil鈥, se帽ala un alto cargo del Gobierno.

El Gobierno lo ha atado bien. Ha aprobado los indultos 鈥搇as medidas de gracia estar谩n condicionadas a que los absueltos no vuelvan a cometer delitos dolosos en un periodo de tiempo determinado鈥 y lo ha hecho a帽o y medio despu茅s del estallido de la pandemia, cuando el souffl茅 del independentismo ha bajado y asuntos como la salud o las ayudas sociales han cobrado m谩s importancia. Preguntados por si cre铆an posible que el independentismo volviera a optar por la v铆a unilateral en un futuro pr贸ximo, desde el Ejecutivo responden tajantes: 鈥淵a te digo yo que no鈥. Mientras tanto, ERC sigue manteniendo su posici贸n y Rufi谩n ha dedicado buenas palabras a S谩nchez, aunque tambi茅n ha puesto en duda si el acto de indultar a los presos ha sido valent铆a o necesidad.

Por el momento, esta batalla la ha ganado la izquierda, aunque en las pr贸ximas semanas asistiremos a un tira y afloja entre distintas facciones e intereses. Las derechas, por su parte, est谩n completamente noqueadas. Pablo Casado ni siquiera ha respondido cuando Rufi谩n le ha dicho 鈥渆sto es lo que pasa cuando a uno le regalan el m谩ster鈥. Ciudadanos directamente ha desaparecido del tablero pol铆tico por su posicionamiento respecto a Catalu帽a y con Vox da la sensaci贸n de que su momento ya ha pasado. Su argumento de proteger el pa铆s para que no se rompa en mil pedazos se ha empezado a desvanecer. A estas alturas la mayor铆a de ciudadanos y ciudadanas han visto c贸mo los indultos no han alterado sus vidas y han mirado hacia sus pies suspirando aliviados porque Espa帽a no se ha roto. Pero no se preocupen, la ultraderecha seguir谩 dando la matraca con eso, encerrada como est谩 en su propio argumentario, mientras el resto de la poblaci贸n observa a la extrema derecha gritar y repite para s铆 esas palabras que dec铆a la gran y recientemente fallecida Mila Xim茅nez: 鈥淣o para, no para, no para鈥.




Fuente: Ctxt.es