February 12, 2021
De parte de SAS Madrid
325 puntos de vista


La investigación publicada por The Lancet estima que el 40 % de las más de 341.000 muertes por covid-19 en 2020 (más que en ningún otro país) se podría haber evitado y culpa a la administración de Donald Trump de no haber actuado de manera efectiva. En el informe, los 33 investigadores participantes en este estudio piden alejarse “inmediatamente” de las políticas sanitarias de Trump, pero reconocen que el gobernante republicano heredó décadas de políticas fallidas que su administración agravó.

Para determinar cuántas muertes por el virus podría haber evitado Estados Unidos, la comisión ponderó la tasa de mortalidad promedio en los otros países del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y el Reino Unido) y la comparó con la tasa de mortalidad estadounidense, según The Guardian. La comisión condenó la respuesta del ex presidente Donald Trump, pero enfatizó que el país entró en la pandemia con “una infraestructura de salud pública mermada” lo que provocó más muertes que en otros países de ingresos altos. 

Conclusiones “devastadoras”

The Lancet pide revertir las políticas que han llevado a que la salud de la población estadounidense haya empeorado mientras en el resto del mundo ha mejorado. Las conclusiones, que los investigadores consideran “devastadoras”, se publicaron como parte de la Comisión Lancet para políticas públicas y sanitarias en la era Trump, establecida en 2017. 

El informe estima que en 2018 podrían haberse ahorrado 461.000 muertes con políticas sanitarias distintas y consideran que solo eliminando las laxas políticas medioambientales de Trump se habrían evitado 22.000 fallecimientos en 2019.

Las dificultades para acceder a una sanidad con un gran componente privado y precios desorbitados comparados con otros países ricos ha hecho que la esperanza de vida, que ronda los 78 años, haya incluso comenzado a caer en EE.UU., mientras en el resto del mundo aumenta o se mantiene por encima. Las fallidas políticas sanitarias, centradas en el beneficio privado, están detrás del hecho de que el 11 % de los estadounidenses sufra inseguridad alimentaria, riesgo de obesidad o diabetes y por ende una mayor posibilidad de morir por la covid-19.

La pandemia ha afectado con mayor peso a las minorías y ha hundido la esperanza de vida de los hispanos en más de 3,5 años e incrementado la diferencia de mortalidad entre blancos y negros. “La pandemia ha mostrado lo espectacularmente inadecuado que es el sistema sanitario del país a la hora de proteger la salud de la nación. La covid-19 ha explotado desigualdades existentes a nivel sanitario y social en todo el mundo, pero en ningún otro lugar es más claro que en Estados Unidos”, indicó Richard Horton, editor jefe de The Lancet.

Enlace relacionado NiusDiario.es (11/02/2021).




Fuente: Sasmadrid.org