November 24, 2020
De parte de El Libertario
2,657 puntos de vista

Humberto Decarli
 
Los recientes comicios en los Estados Unidos presentaron una caracterizaci贸n espec铆fica. Primero, una ingente participaci贸n, a contrapelo de la abstenci贸n tradicional del electorado de ese pa铆s. Segundo, una marcada polarizaci贸n en torno a los dos candidatos de los partidos tradicionales, con estilo diferente pero la misma esencia. Tercero, la votaci贸n del ganador se debi贸 a un voto de protesta contra Donald Trump, m谩s all谩 de su esfuerzo con escaso carisma y p茅sima imagen. Este 煤ltimo candidato, a pesar de caer derrotado, tuvo una votaci贸n estimable que trascend铆a los sesenta millones. Cuarto, el liderazgo fue el reflejo de la crisis en este rengl贸n en el norte. Dos abanderados sin ning煤n peso espec铆fico. Quinto, el contenido de la discusi贸n fue escaso y abundaron los denuestos promovidos por el republicano. Sexto, el empresario proveniente del espect谩culo expres贸 un discurso soez, superficial y provocador. La moderaci贸n y el equilibrio brillaron por su ausencia.

Significadode la votaci贸n por Trump

Los votos recibidos por Donald Trump, a pesar de perder la elecci贸n, no son nada despreciables porque perdi贸 por cinco millones de votos populares [pese a incrementar sus votos respecto a la elecci贸n anterior] que en un pa铆s con alta poblaci贸n es reducido m谩s all谩 del perverso mecanismo electoral dise帽ado desde hace siglos y que puede enervar a las grandes mayor铆as, pues a fin de cuentas no se requiere obtener la voluntad popular sino un dispositivo del birlibirloque.

El contenido de esos sufragios es de naturaleza m煤ltiple porque las motivaciones son variopintas:

En primer t茅rmino, se encuentran los conservadores tradicionales con una 贸ptica anclada en la guerra fr铆a. Creen en los valores convencionales e hist贸ricos de los Estados Unidos como naci贸n coherente contenida de unos principios inalterables.

En segundo lugar, quienes lo hicieron por el empresario por su anticomunismo di谩fano, entendi茅ndolo como un dique de contenci贸n del socialismo representado por los dem贸cratas. Creen en Biden como un estalinista camuflageado es una apreciaci贸n fuera de la realidad. 脡l representa el ala conservadora de su partido. Diferente ser铆a si el candidato fuera Berni Sanders o la Ocasio.

Tercero, los militantes de la extrema derecha agresivos con bandas armadas y capaces de materializar una confrontaci贸n. Son gente de acci贸n de poco pensar que solo creen en arrasar al adversario. Son adoradores de los valores fascistas y poco les importa tolerar a quienes los adversan porque los consideran enemigos.


Cuarto, los creyentes en teor铆as conspirativas que aprecian en peque帽os sanedrines la esencia del accionar pol铆tico. Pueden creer que detr谩s de todos los conflictos se encuentra el hombre de negocios George Soros, Bill y Melinda Gates, Zuckemberg o cualquier due帽o de las industrias tecnol贸gicas.

Quinto, los racistas xen贸fobos que a煤n aceptan el concepto de razas desechado hace mucho tiempo por la antropolog铆a. Valoran a los blancos como superiores a los afroamericanos y act煤an en consecuencia. Ponen en duda los miembros de esa etnia asesinados por una instituci贸n policial que violenta los derechos humanos. A煤n sostienen a los Wasp (White Anglo Saxon, Protestant), como la verdadera sustancia del americano ideal.

Como se aprecia, se trata de un elenco de razones para haber votado por el amigo del ped贸filo Jeffrey Epstein, algunas revistiendo un car谩cter fan谩tico y violento, aupados desde el discurso irresponsable proferido por el presidente saliente. Es la exclusi贸n social practicada por los Padres fundadores a partir de la creaci贸n de la uni贸n de las trece colonias para fundar a los Estados Unidos de Am茅rica. Exterminaron a los abor铆genes, cometieron un ingente ecocidio al asesinar millones de b煤falo, sometieron a la esclavitud a los africanos llevados a esa naci贸n con tal fin y le robaron a M茅xico m谩s de la mitad de su territorio en una guerra imperial y totalmente desigual.

El peligro de una sociedad fraccionada y supremacista

A tantos a帽os del t茅rmino de la Guerra de Secesi贸n (1865) y m煤ltiples luchas de los movimientos por los derechos civiles, marcadas por los asesinatos de Martin Luther King y Malcom X, las pr谩cticas sociales americana est谩 impregnada de odio, separaci贸n, crueldad, desigualdad, supremacismo y otras variantes de exclusi贸n social. De all铆 el apoyo de la poblaci贸n a aventureros como el actual ocupante de la Casa Blanca.

El pa铆s m谩s poderoso del mundo ni siquiera tiene resuelto estos mecanismos democr谩ticos para ofrecer igualdad de oportunidades a su propia gente. Al contrario, los estigmatiza, reprime y a铆sla en una muestra de intolerancia n铆tida y ha encontrado en un l铆der reaccionario una postura recalcitrantecapaz de insuflar las pasiones m谩s degeneradas y los n煤cleos torvos de la subjetividad social americana.

Afortunadamente existen Estados (California, Oreg贸n, Washington, Illinois), con conquistas sociales avanzadas contrarias al vociferante reaccionario ocupante de la presidencia. Igualmente, frente a las bandas fanatizadas y prestas a la violencia que respaldan a semejante personaje, han irrumpido iniciativas como Black LivedMatter y Antifa con capacidad de movilizaci贸n social para contrarrestar a los fascistas. Ojala se imponga la cordura y el equilibrio ante esta amenaza terrible traducida en el racismo y la xenofobia.




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com