October 19, 2021
De parte de Arrezafe
120 puntos de vista


Bill Van AukenWSWS.ORG
鈥 19/10/2021

  Traducci贸n del ingl茅s:
Arrezafe

Alex Saab, empresario y
diplom谩tico venezolano-colombiano, fue llevado ante un juez de la
corte federal de Miami el lunes, esposado y con un mono naranja, para
escuchar la acusaci贸n de ocho cargos de lavado de dinero que podr铆an
suponer 20 a帽os de prisi贸n en Estados Unidos.

Alex Saab compareciendo
desde la prisi贸n, en Zoom, ante un juez estadounidense en Miami

La comparecencia, tras
una extradici贸n ilegal, m谩s parecida a un secuestro, tuvo lugar el
s谩bado por la tarde despu茅s de que la polic铆a de la naci贸n
insular de Cabo Verde, 脕frica occidental, irrumpiera en la casa
donde ya estaba detenido Saab oblig谩ndole a subir a un avi贸n del
Departamento de Justicia de EEUU que lo traslad贸 a un calabozo
federal en Miami.

Saab fue detenido cuando
su avi贸n aterriz贸 en Cabo Verde, en junio de 2020, para repostar.
Se dirig铆a a Ir谩n para negociar un acuerdo con el fin de asegurar
alimentos y combustible para Venezuela, carente de ambos, as铆 como
de medicinas, debido al bloqueo econ贸mico de “m谩xima presi贸n”
impuesto por la administraci贸n Trump contra el pa铆s. El presidente
de Estados Unidos, Joe Biden, ha mantenido estas medidas punitivas
cuyo objetivo es matar de hambre al pueblo venezolano para asegurar
el cambio de r茅gimen y la imposici贸n de un gobierno t铆tere
estadounidense en Caracas. Venezuela cuenta con las mayores reservas
de petr贸leo conocidas del mundo.

La 鈥渆xtradici贸n鈥 鈥攐
entrega鈥 se llev贸 a cabo el d铆a anterior a las elecciones
nacionales en Cabo Verde, una fecha sin duda elegida para atenuar el
impacto de la noticia sobre la poblaci贸n. El partido gobernante fue
derrotado en las elecciones del domingo. El partido de la oposici贸n,
Partido Africano por la Independencia de Cabo Verde (PAICV), 鈥攑artido
burgu茅s sucesor del PAIGC, que lider贸 la lucha armada para derrocar
al colonialismo portugu茅s鈥 no se interes贸 por la suerte de Saab.
No obstante, las encuestas indicaron que los caboverdianos eran
abrumadoramente hostiles a la inclinaci贸n del gobierno de ceder a
las demandas ilegales de Washington, lo que contribuy贸 a la derrota
del gobernante Movimiento por la Democracia (MPD).

La administraci贸n Trump
hab铆a utilizado sobornos y amenazas para obligar a Cabo Verde a
entregar a Saab, llegando incluso a enviar un buque de guerra
estadounidense a las aguas costeras de Cabo Verde en un claro acto de
fuerza coactiva.

Saab, que tiene
ciudadan铆a colombiana y venezolana, hab铆a negociado numerosos
acuerdos para asegurar alimentos, combustible, medicinas y otros
bienes b谩sicos para Venezuela eludiendo las sanciones de Estados
Unidos. Esto incluy贸 un acuerdo alcanzado con Ir谩n el a帽o pasado,
justo antes de su detenci贸n, para enviar suministros de emergencia,
gasolina y otros productos derivados del petr贸leo a Venezuela.

Acuerdos negociados por
Saab aseguraron el suministro de alimentos a los supermercados
venezolanos y al programa de alimentaci贸n subsidiado por el
gobierno, conocido como CLAP. Saab viaj贸 a Turqu铆a, China, Dubai,
Europa del Este, Serbia y otras regiones, estableciendo complejos
acuerdos que canalizar铆an suministros y divisas extranjeras muy
necesarios a Venezuela a cambio de oro, petr贸leo y otros productos.
Estos acuerdos desafiaron las sanciones de Estados Unidos, que
penalizan cualquier comercio de petr贸leo venezolano y cualquier
acceso de Venezuela al sistema financiero mundial dominado por
Estados Unidos.

Seg煤n los informes, las
acusaciones de lavado de dinero contra Saab implican la creaci贸n de
numerosas empresas fantasma con el prop贸sito de mover activos dentro
y fuera de Venezuela. Dado el r茅gimen unilateral de sanciones de
Estados Unidos, que castiga a terceros que se atreven a entablar un
comercio internacional legal con Venezuela, la creaci贸n de tales
empresas y el llamado 鈥渓avado de dinero鈥 fueron medios necesarios
para evadir las sanciones de Washington.

En cualquier caso, como
revelaron los Pandora Papers recientemente publicados, Estados Unidos
es el centro global de empresas fantasma destinadas a proteger los
activos de los multimillonarios del mundo y eludir los impuestos.

Estados Unidos ha alegado
que Saab ha sustra铆do dinero de los fondos destinados al subsidio de
viviendas y alimentos para la poblaci贸n venezolana. Si bien no se ha
presentado evidencia alguna que respalde tal acusaci贸n, la pregunta
es obvia: 驴qu茅 derecho tiene Washington a intervenir en un asunto
que, en todo caso, compete a la pol铆tica interna de Venezuela?

Si bien no hay duda de
que el gobierno del presidente Nicol谩s Maduro y sus distritos
electorales clave, la llamada boliburguesia formada por
especuladores y empresarios con estrechos v铆nculos con el gobierno y
el ej茅rcito, se han involucrado en la corrupci贸n, lo mismo puede
decirse de cualesquiera de los reg铆menes respaldados por Washington,
desde el gobierno t铆tere recientemente derrocado en Afganist谩n,
hasta la dictadura de Egipto, los gobiernos de derecha de
Centroam茅rica y el r茅gimen de Ucrania.

La persecuci贸n de Saab
se ha llevado a cabo sobre una base ilegal cuyos objetivos pol铆ticos
son claramente imperialistas. No existe un tratado de extradici贸n
entre Cabo Verde y Estados Unidos y no hab铆a una orden internaciona
de arresto cuando Saab fue detenido.

El gobierno de Cabo
Verde, cediendo d贸cilmente a las demandas de Washington, anul贸 las
decisiones de los propios tribunales del pa铆s y envi贸 a Saab en
avi贸n con destino a Estados Unidos antes de que agotara sus
apelaciones, sin orden legal y sin notificaci贸n, ni a los abogados
de Saab ni a su familia, a la que se le hab铆a prohibido la entrada a
Cabo Verde.

El gobierno ignor贸 un
fallo del Tribunal regional de la Comunidad Econ贸mica de 脕frica
Occidental (CEDEAO), que orden贸 a Cabo Verde que liberara a Saab y
le pagara 200.000 d贸lares por da帽os. Las decisiones de dicha corte
son legalmente vinculantes para los pa铆ses, incluido Cabo Verde, que
crearon y firmaron el tratado.

Asimismo, el gobierno de
Cabo Verde ignor贸 las demandas de cuatro relatores especiales de las
Naciones Unidas y un Grupo de Trabajo de la ONU. Exigieron que el
gobierno d茅 cuenta de 鈥渓os fundamentos f谩cticos y jur铆dicos
del arresto, detenci贸n y posible extradici贸n del embajador Alex
Saab Moran a Estados Unidos, incluida la naturaleza exacta de los
cargos en su contra y los hechos que respaldan esos cargos; sobre la
violaci贸n de las garant铆as judiciales, consulares y otras garant铆as
procesales; sobre las denuncias de tortura y malos tratos del
embajador Saab; sobre la violaci贸n de su derecho a la integridad
f铆sica y el deterioro de su salud imputable a las autoridades; sobre
el riesgo de tortura en caso de extradici贸n; y sobre la violaci贸n
de la inmunidad diplom谩tica del embajador Alex Saab 鈥
.

Venezuela ha insistido en
que Saab es embajador del pa铆s y que viajaba con pasaporte
diplom谩tico, lo que hace que su arresto y extradici贸n sean no s贸lo
ilegales, sino una grave violaci贸n de la convenci贸n de Viena que
protege la inmunidad diplom谩tica. Una impugnaci贸n de la extradici贸n
presentada en un tribunal estadounidense por dichos motivos fue
rechazada sobre la base de que el caso no podr铆a ser escuchado hasta
que Saab fuera arrestado. Mientras tanto, el Departamento de Estado
de EEUU afirm贸 que la condici贸n de diplom谩tico de Saab no hab铆a
sido registrada ni aceptada por el departamento. El equipo de defensa
de Saab respondi贸 que 鈥渘o existe un proceso por el cual un
enviado especial o embajador de un pa铆s extranjero en otro pa铆s
est茅 obligado a obtener cualquier tipo de registro o aceptaci贸n del
Departamento de Estado de Estados Unidos. 鈥 En este caso, la
nominaci贸n de Alex Saab es estrictamente un asunto entre Venezuela e
Ir谩n y de nadie m谩s鈥.

En respuesta al arresto
de Saab, el gobierno de Maduro en Venezuela orden贸 volver a
encarcelar a seis ex ejecutivos, cinco de ellos ciudadanos
estadounidenses, de la refiner铆a estadounidense CITGO, de propiedad
venezolana, quienes fueron acusados 鈥嬧媎e corrupci贸n. Los seis
hab铆an sido puestos en libertad bajo arresto domiciliario en abril
pasado en un gesto aparentemente destinado a promover el acercamiento
con Washington. Sin embargo, la administraci贸n Biden no ha mostrado
ninguna intenci贸n de aflojar el dominio econ贸mico de Estados Unidos
sobre Venezuela.

El gobierno de Maduro
tambi茅n suspendi贸 las conversaciones llevadas a cabo en M茅xico con
la oposici贸n venezolana de derecha respaldada por Estados Unidos.
Caracas hab铆a exigido que se incluyera a Saab en su delegaci贸n
participante de este 鈥渄i谩logo鈥 con los t铆teres de Washington.

Dado que un acuerdo
alcanzado a trav茅s de estas conversaciones constitu铆a una condici贸n
previa para aliviar las sanciones impuestas tanto por Washington como
por la Uni贸n Europea, la extradici贸n de Saab bien puede ser una
provocaci贸n deliberada destinada a hacer estallar este proceso y
mantener el bloqueo. La administraci贸n Biden, como las de Trump y
Obama antes, ve a Venezuela a trav茅s del prisma de la lucha contra
China y la influencia de Beijing en lo que los imperialistas
estadounidenses han descrito como su “propio patio trasero”.

La entrega de Saab a
Miami forma parte de la persecuci贸n y el intento de extraditar a la
ejecutiva de Huawei Technologies, Meng Wanzhou, de Canad谩 por su
presunta violaci贸n de las sanciones impuestas por Estados Unidos a
Ir谩n, y lo m谩s infame, el intento en curso de extraditar al
fundador de WikiLeaks, Julian Assange, del Reino Unido a Estados
Unidos, donde se enfrentar铆a a cargos que, bajo la Ley de Espionaje,
supondr铆a una posible cadena perpetua por revelar los cr铆menes de
guerra, la tortura, la vigilancia, la corrupci贸n y los complots
golpistas de Washington.

En todas partes, el
imperialismo estadounidense practica una procaz pol铆tica de
g谩ngsterismo, violando arbitrariamente el derecho internacional, al
tiempo que insiste en su “derecho” de aplicar
extraterritorialmente sus propias leyes e imponer unilateralmente
sanciones.

En un mitin en Caracas el
domingo, la esposa de Saab, Camila Fabri Saab, ley贸 una carta
escrita por su marido justo antes de su extradici贸n en la que
insist铆a en que no hab铆a cometido 鈥渘ing煤n crimen en los Estados
Unidos ni en ning煤n otro pa铆s鈥 y que no ten铆a intenci贸n de
“mentir para ayudar a Estados Unidos”. Y advirti贸: “si
me matan y dicen que fue un suicidio, sepan que esto es algo que yo
nunca har铆a”.






Fuente: Arrezafe.blogspot.com