October 29, 2020
De parte de Kurdistan America Latina
409 puntos de vista


Fidan coge el meg谩fono, se quita la mascarilla y empieza a recitar sus nombres: Pinar, Emine, Sule, Didem, Zeynep. Sus muertes llenaron portadas de peri贸dicos durante semanas en Turqu铆a. Luego fueron desapareciendo poco a poco, hasta caer en la lista de mujeres asesinadas en el 煤ltimo a帽o. Todas murieron a manos de sus parejas, ex parejas, familiares o conocidos. Todas podr铆an estar vivas si el Convenio de Estambul, un tratado para prevenir la violencia machista, se hubiera aplicado como debe ser. Es el mensaje que gritan las pancartas de miles de mujeres que marchan en ciudades de toda Turqu铆a. 鈥淓l Convenio de Estambul da vida鈥, resuena en las calles y las redes.

Estambul es la ciudad donde se firm贸 en 2011 el acuerdo, tambi茅n conocido como Convenio sobre prevenci贸n y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia dom茅stica.

De los 45 pa铆ses que se han sumado al pacto, Turqu铆a fue el primero en ratificarlo. Ahora el gobierno de Recep Tayyip Erdogan amenaza con ser el primer pa铆s en abandonar el acuerdo. Desde principios de verano, varias voces dentro y fuera de la formaci贸n islamista Partido Justicia y Desarrollo (AKP) abogan directamente por salirse del tratado, y Erdogan anunci贸 que estaba dispuesto a derogarlo mediante decreto 鈥渟i el pueblo quiere鈥.

Aunque no todas las disposiciones del Convenio se aplican actualmente en Turqu铆a, el gobierno ha ido adaptando la legislaci贸n a la normativa internacional, y tanto jueces como colegios de abogados lo han se帽alado como un instrumento eficaz para proteger a las mujeres de la violencia machista. Las asociaciones feministas han reiterado que adaptar las leyes al Convenio es fundamental para proteger a las mujeres de posibles agresiones. Sin embargo, varios grupos conservadores islamistas han presionado a los legisladores para retirar Turqu铆a del Convenio, con el argumento de que impacta negativamente a 鈥渓a estructura familiar鈥 y va en contra de los 鈥渧alores nacionales鈥.

En concreto critican dos art铆culos: en uno se mencionan las relaciones de 鈥減ersonas que viven juntas鈥 sin especificar que est茅n casadas. Del otro, critican que promueve la homosexualidad por utilizar el t茅rmino 鈥渙rientaci贸n sexual鈥. 鈥淓l Convenio rechaza la oportunidad de traer paz a una familia que est谩 a punto de ser destruida por la violencia dom茅stica鈥, cita un informe de T眉rkiye D眉s眉nce Platformu (TDP), la primera asociaci贸n en pedir su retirada.

鈥淟levamos a帽os pidiendo que se aplique el Convenio y ahora nos manifestamos para que no nos lo quiten. Hay un esfuerzo por parte de las autoridades de controlar c贸mo las mujeres deciden su propia vida鈥, denuncia G眉ls眉m Kav, directora de la plataforma 鈥淎cabaremos con los asesinatos de mujeres鈥. Esta asociaci贸n recoge a trav茅s de ayuntamientos, asociaciones y juzgados, los casos de acoso y feminicidios en el pa铆s, datos que el gobierno no publica. En los primeros nueve meses del a帽o contabilizan a 297 mujeres asesinadas, una cifra similar a la de otros a帽os: 418 en 2019, 404 en 2018, 349 en 2017.

La abogada 脰yk眉 G眉lbahar, por su parte, cree que Erdogan quiere contentar a los sectores m谩s conservadores de la sociedad. 鈥淣o ve que puede da帽ar la protecci贸n de miles de mujeres. Erdogan estaba en el poder cuando ratificaron el Convenio. 驴Qu茅 ha cambiado?鈥, pregunta.

Pese a los comentarios de varios legisladores del AKP que piden retirarse del acuerdo, tambi茅n ha habido voces disonantes dentro del partido, que lo defend铆an p煤blicamente, como por ejemplo la diputada Canan Kalsin. 鈥溌縋or qu茅 el Convenio se ha convertido en un chivo expiatorio nueve a帽os despu茅s (de adoptarlo)? En un lugar donde hay tanto crimen y a pesar de existir tantas leyes, 驴por qu茅 se cree que la Convenci贸n es la culpable de todo?鈥, pregunt贸 en un tuit. Mujeres afiliadas al AKP en las 81 provincias del pa铆s emitieron una denuncia penal contra Abdurrahman Dilipak, columnista del Yeni 艦afak, un peri贸dico muy cercano al propio AKP, por un art铆culo en el que llamaba 鈥減rostitutas鈥 a las mujeres que defend铆an el Convenio que 茅l considera 鈥渋ncoherente con la moral turca鈥.

La diferencia de opiniones incluso divide a la propia familia de Erdogan. El segundo hijo var贸n del presidente, Bilal Erdogan, forma parte del consejo asesor de T脺GVA, una asociaci贸n juvenil islamista que ha exigido derogar el Convenio por 鈥渋neficaz鈥 e 鈥渋mpopular鈥, y ha pedido crear nuevos instrumentos legales. En concreto, T脺GVA insiste en que el tratado menciona a parejas que viven juntas sin estar casadas, y se帽al贸 que no est谩n en contra de la prevenci贸n de la violencia, sino de las 鈥渋ntervenciones externas鈥 contra los 鈥渧alores tradicionales鈥 de Turqu铆a.

En el otro bando est谩 S眉meyye Erdogan, hija del jefe de Estado y vicepresidenta de la importante organizaci贸n de mujeres KADEM, que normalmente defiende posturas conservadoras en l铆nea con el AKP y se define como 鈥渘o feminista鈥, pero siempre se ha posicionado claramente contra la violencia machista. KADEM emiti贸 un comunicado para defender que el Convenio 鈥渘o amenaza la unidad familiar鈥 y reiterar que la violencia intrafamiliar tambi茅n es contraria al islam. Tambi茅n destac贸 que aun sin estar a favor de la homosexualidad, el acuerdo internacional no 鈥渓egitima a las personas LGBT鈥 y que menciona en solo una ocasi贸n la noci贸n de 鈥渙rientaci贸n sexual鈥.

鈥淗ay sectores que confunden la tradici贸n con la religi贸n, creen que la estructura feudal de la familia es religiosa y cuando se derriba esa familia feudal, creen que se derrumba la religi贸n. Pues bien: hay cambios, pero lamentablemente los hombres turcos, especialmente los de los sectores m谩s religiosos, no est谩n a la altura鈥, opina un ex diputado del AKP, Kani Torun, en conversaci贸n con la cadena Karar TV.

鈥淣o aceptan la igualdad entre marido y mujer, ni la igualdad de derechos. De ah铆 surge la violencia鈥 Es lo que dice el Convenio de Estambul. Y nuestros amigos (del AKP) que hablan tanto del islam no ven este cambio. Dicen: 鈥楲as chicas deben estudiar, pero mejor que no trabajen鈥. Eso es imposible: si una chica estudia, trabajar谩. O piensan: 鈥楺ue trabaje, pero cuando lleguen a casa, el marido descansar谩 y ella seguir谩 trabajando鈥. Pero el mundo no es as铆鈥, iniste Torun, que ahora forma parte del partido Gelecek (Futuro), escindido del AKP en 2019.

La firme postura de las mujeres del AKP ha provocado que T脺GVA, la primera asociaci贸n que solicit贸 que Turqu铆a saliera del Convenio, ahora ha retirado su petici贸n, argumentando que han entrado en un 鈥渃ampo minado鈥. La brecha abierta en el seno del partido por esta cuesti贸n ha ido prolongando las reuniones del Ejecutivo del partido durante semanas, hasta dejarlo pendiente para el nuevo a帽o legislativo, que empez贸 hace dos semanas.

En su 煤ltima alusi贸n al debate, el presidente Erdogan sugiri贸 que Turqu铆a necesita crear su propia normativa adaptada a las costumbres del pa铆s. 鈥淥pino que somos muy capaces de redactar textos que honren la dignidad humana, que pongan a la familia en el centro y sean adecuados a nuestro tejido social. En lugar de textos traducidos, necesitamos determinar nuestro marco por nuestra cuenta鈥, declar贸.

La Plataforma por la Igualdad de las Mujeres (E艦陌K) pidi贸 en una solicitud al parlamento que se analice y aplique el Convenio, ahora que empieza el a帽o legislativo. La organizaci贸n destaca que es 鈥渆l peor momento鈥 para debatir su retirada porque las cuarentenas relacionadas con la pandemia del coronavirus dejan a las mujeres que sufren violencia machista en una situaci贸n muy vulnerable.

Varias encuestas reflejan que el 64% de la ciudadan铆a estar铆a en contra de abandonar el Convenio e incluso entre los votantes del AKP, solo el 26% est谩 a favor de retirarse, seg煤n la compa帽铆a de sondeos Metropol. Sin embargo, es dudoso el valor de este tipo de encuestas, ya que otra investigaci贸n revela que m谩s del 50% de la poblaci贸n desconoce de qu茅 trata el Convenio de Estambul y lo confunde con un tratado mar铆timo. 鈥淟os informes en medios y publicaciones en redes sociales pueden dar la impresi贸n de que este tema se est谩 debatiendo en segmentos m谩s amplios de la sociedad, pero la mitad de la ciudadan铆a no tiene ni idea de lo que se est谩 discutiendo鈥, se帽ala en un informe la empresa de sondeos Konda.

Konda ha revelado en un sondeo un cambio significativo de la percepci贸n de la poblaci贸n sobre la violencia machista en los 煤ltimos cinco a帽os. En el a帽o 2015, un 20% de los encuestados estaba a favor de la frase 鈥淓s un hombre, 茅l puede amar o golpear a quien quiera鈥. Ahora solo el 6% est谩 a favor. Hace cinco a帽os, el 45% estaban de acuerdo en que 鈥渟e pueden cometer cr铆menes por cuestiones de honor鈥, mientras que ahora la cifra ha bajado al 21%.

La web de la Plataforma que dirige G眉ls眉m Kav publica los nombres, una por una, de 3.233 mujeres asesinadas desde 2008, con sus datos y el enlace a la noticia que recoge el caso. La lista muestra que los feminicidios en Turqu铆a aumentan a帽o tras a帽o -si bien parte del aumento podr铆a deberse a un mejor seguimiento de casos que antes no se detectaban-, pero por otro lado hay una mayor respuesta social por parte de la ciudadan铆a.

Desde manifestaciones multitudinarias a la presi贸n por retomar investigaciones de muertes que hab铆an sido archivadas como suicidios. 鈥淧ensamos que un cambio mental tan claro y sin precedentes debe ser examinado desde diferentes 谩ngulos. Si bien este cambio se ha presenciado en todos los perfiles demogr谩ficos, la polarizaci贸n pol铆tica sigue desempe帽ando una variable importante en este tema鈥, sentencia el estudio de Konda.

鈥淩ecientemente, las familias han empezado a cambiar, sobre todo despu茅s de que algunos casos hayan generado mucha pol茅mica -cree tambi茅n la feminista G眉ls眉m Kav-. Antes siempre se opon铆an a que la mujer se divorciara; ahora las cosas est谩n cambiando. Pero los cambios no vienen empujados por las instituciones: vienen de la sociedad鈥.

FUENTE: Lara Villal贸n / M鈥橲ur

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org