July 8, 2021
De parte de Nodo50
258 puntos de vista


La antrop贸loga y funcionaria de la Justicia en la Comunidad Aut贸noma Vasca Miren Alcedo novela el sistema en el que trabaja en 鈥楽chubert nunca trabaj贸 en Justicia鈥.

primer plano de una mujer que mira de medio lado. Sonr铆e, lleva gafas y el pelo corto canoso

Miren Alcedo. / Foto cedida por la entrevistada

Diecis茅is a帽os como funcionaria de carrera en la Administraci贸n de Justicia dan para mucho. Si adem谩s, eres doctora en Antropolog铆a, dan para mucho m谩s. La primera novela de Miren Alcedo, Schubert nunca trabaj贸 en Justicia, aborda el funcionamiento de este organismo. Un universo sostenido por auxiliares, tramitadoras y gestoras que hacen lo que pueden, con ellas mismas y con el resto, en medio de esta estructura de un poder colosal.

驴Tu visi贸n del trabajo en Justicia te ha influido la mirada antropol贸gica?
S铆, creo que el hecho de tener esta formaci贸n me ha dado herramientas de an谩lisis 煤tiles. Tambi茅n a veces me ha sumido en la confusi贸n, pues la antropolog铆a es una disciplina que fomenta la tolerancia y el respeto a lo diferente, algo que no abunda en esta Administraci贸n.

驴Qu茅 parte de ficci贸n y qu茅 de verdad hay en Schubert nunca trabaj贸 en Justicia?
Nunca habr铆a podido escribir esta colecci贸n de relatos de no haber trabajado en esta Administraci贸n, de no haber vivido ciertas experiencias y de no haber escuchado las de mis compa帽eras. Es decir, es un texto basado en la realidad, pero no es una transcripci贸n de observaciones concretas. De hecho, la intenci贸n del texto siempre fue hacer un ejercicio de literatura, que me ayudara a hacer mi realidad m谩s tolerable. Si no fuera ficci贸n, nunca habr铆a podido escribirlo, no habr铆a tenido el tono de humor que aparece de vez en cuando, habr铆a sido demasiado amargo y no habr铆a sido editable. De hecho, para convertirlo en libro he quitado un tercio de los cap铆tulos escritos, precisamente aquellos que ten铆an menos de inventiva.

驴Has tenido alg煤n problema laboral tras su publicaci贸n?
No me ha dado ning煤n problema y s铆 谩nimos en un doble sentido. Por una parte, muchas compa帽eras me han dicho que les parece un relato muy realista, dolorosamente realista a veces, de lo que vivimos a diario; teniendo en cuenta que uno de mis miedos era que las compa帽eras no se reconocieran en el texto, recibir esos comentarios me ha dado confianza. Por otra parte, escribir este texto, que me lo hayan editado y presentarlo p煤blicamente ha significado para m铆 un proceso de empoderamiento que me ha ayudado a entender el mundo en el que trabajo y me ha dado herramientas para vivirlo sin desaliento.

芦Esta Administraci贸n es la 煤ltima valedora y defensora de los principios del establishment禄 锘緾lic para tuitear

En el libro comentas que la mayor铆a de las trabajadoras en la Administraci贸n de Justicia son mujeres, pero los valores que se siguen son masculinos, y muy jer谩rquicos. 驴En un peque帽o universo representativo de la sociedad?
Ser mujer no quiere decir ser feminista. Ser mujer no siempre implica estar dispuesta a ser c贸mplice de las hermanas de g茅nero. Hay mujeres que, incluso, muestran un cierto complejo de inferioridad respecto a sus compa帽eros varones y eso queda perfectamente ilustrado cuando una mujer jueza prefiere que se la llame juez, o cuando dicta sentencias que parecen pisotear los derechos de las mujeres. La Administraci贸n de Justicia no es una isla, es un reflejo de la sociedad en la que est谩 incardinada. Dir铆a m谩s: esta Administraci贸n es la 煤ltima valedora y defensora de los principios del establishment, por tanto, una de sus funciones es impedir un cambio de costumbres y valores. Como vivimos en una sociedad patriarcal, los principios que se fomentan y defienden desde la Administraci贸n de Justicia son patriarcales. Son tambi茅n capitalistas y racistas, porque as铆 el sistema social creado por ella.

Estar inmersa en un proceso judicial siempre es sin贸nimo de sufrimiento y, por lo que cuentas, la mayor铆a del funcionariado no contribuye a paliar ese dolor, sino que m谩s bien lo acrecienta鈥
No est谩 en el 谩nimo de ninguna compa帽era causar dolor. Pero la falta de empat铆a, la frialdad con la que a veces tratamos al p煤blico escud谩ndonos en una pretendida profesionalidad, esta actitud, que s铆 est谩 extendida, favorece que la persona que viene a nuestro mostrador se sienta sola en una situaci贸n que siempre es inc贸moda. Yo he pensado mucho sobre por qu茅 hacemos esto y creo que es para evitar el dolor propio. Pensar que la persona que acude al juzgado est谩 sufriendo tanto como lo que se desprende del texto de un atestado o una demanda nos pone en riesgo, porque eso quiere decir que nos podr铆a pasar tambi茅n a nosotras. Muchas veces optamos por tratar el asunto y a la persona que lo protagoniza con una frialdad que es cierto que puede hacer da帽o.

Resulta llamativo que la objeci贸n de conciencia no est茅 contemplada en la Ley de Ordenamiento del Poder Judicial (LOPJ). Ante algo que vaya en contra de tus principios, 驴solo queda intercambiar esa burocracia con otra compa帽era?
Efectivamente, no podemos no tramitar un determinado asunto porque nos resulta inc贸modo o porque ofende nuestra sensibilidad social o pol铆tica. La LOPJ no lo contempla. As铆 que, si algo nos resulta especialmente desagradable, podemos pedirle a una compa帽era que nos haga el favor de tramitarlo ella. De cualquier forma, no solemos hacerlo, nos comemos la bilis y nos acostumbramos.

Funcionarias, polic铆as, m茅dicos, secretarios, abogadas, es mucho el personal involucrado en Justicia de una forma u otra. 驴Qu茅 hace que se lleguen a ver las vidas de las personas como puro tr谩mite?
No creo que ninguna compa帽era se tome las vidas de sus conciudadanas como un puro tr谩mite. Es verdad que el trato es a veces muy impersonal, es verdad que los nombres de las personas se nos ocultan tras un n煤mero de expediente, pero las personas nos importan y nos disgustamos cuando vemos seg煤n qu茅 situaciones o cuando tenemos que ir a embargar o a desahuciar. Tambi茅n sentimos tremenda impotencia cuando no podemos ayudar a quien nos viene al mostrador o cuando tenemos que notificar ciertas resoluciones.

芦El poder compensa la frustraci贸n y permite el abuso禄. Es una frase mortal del libro.
Schubert nunca trabaj贸 en Justicia es un libro sobre el poder. Es grande el que se ejerce desde la Administraci贸n de Justicia. Togados y togadas deciden sobre la vida de las personas, sobre si pueden hacer o no una obra en un balc贸n, si pueden seguir viviendo en un domicilio, si pueden ver a sus hijos y en qu茅 condiciones, incluso si se les priva de libertad y van o no a la c谩rcel. Asimismo, vemos c贸mo en tribunales se han decidido gobiernos cuando el pueblo soberano no vota lo que le interesa al poder establecido; tambi茅n se han anulado normas legislativas acordadas en parlamentos; se ha impedido que ciertas opciones ideol贸gicas se hayan presentado a elecciones; se han cerrado peri贸dicos鈥 En definitiva, las autoridades judiciales muestran mucho poder. Es, adem谩s, una organizaci贸n autoritaria y ese autoritarismo se observa tambi茅n en la estructura interna: juezas, jueces, fiscalas, fiscales, letradas y letrados de la Administraci贸n deciden sobre sus subordinadas, mandan sobre ellas y pueden abrirles expedientarlas disciplinarios por motivos laborales o por diferencias ideol贸gicas camufladas de faltas en el trabajo. Adem谩s, la jerarquizaci贸n implica que todas pertenecemos a diferentes cuerpos, cada una al suyo. Es decir que est谩n los brahmanes, que son nuestros jefes togados, y las parias, las dem谩s. Pero dentro de las parias hay tambi茅n varios escalones, que rompen la unidad del colectivo. Ese poquito de poder que parece que tenemos trabajadoras normales sobre otras compa帽eras nos da una falsa satisfacci贸n cuando este trabajo nos mata la ilusi贸n y en caso extremo puede conducir al mobbing.

芦Lo 煤nico que puede salvarnos o curarnos es la alianza entre compa帽eras禄 锘緾lic para tuitear

芦Si Carmi帽a no se cuida, lo normal es que pierda ese toque de ilusi贸n y entrega y se convierta en una trabajadora eficiente pero maquinal禄. 驴C贸mo se puede cuidar una trabajadora en este contexto?
Lo 煤nico que puede salvarnos o curarnos es la alianza entre compa帽eras. Si esta existe, si estamos en un entorno amable, es m谩s f谩cil tambi茅n mantener la empat铆a hacia las usuarias. Muchas veces la hostilidad hacia el p煤blico deriva de trabajar en un ambiente hostil. No se puede dar lo que no se tiene.

Tambi茅n hablas de un racismo bestial, 驴es la norma?
Como coment谩bamos antes, la Administraci贸n de Justicia es un reflejo de la sociedad y vivimos en una sociedad racista. El racismo, tanto en nuestros mostradores como en la calle, es en realidad una forma de clasismo, porque no se desprecia ni se maltrata a todas las personas que son diferentes, sino a quienes, adem谩s, son pobres. De estas, de las m谩s vulnerables pensamos que delinquen m谩s, que nos van a dejar sin trabajo o que nos van a robar los recursos que las instituciones destinan a las m谩s desfavorecidas. No deber铆a suceder nunca, pero si en alg煤n momento desde nuestro lado del mostrador aparece la falta de respeto, no la solemos dirigir a varones blancos vestidos de traje, sino a hombres de piel oscura en condiciones econ贸micas precarias y a las mujeres en general.

驴Crees que los abusos policiales de personas detenidas se dan m谩s veces de las que nos imaginamos?
No tengo idea, puede ser. Ser铆a una ingenuidad pensar que llegamos a conocer todos los que se producen. Desde luego, se denuncian muy pocos y quienes lo hacen tienen el soporte de redes sociales organizadas. Solo en esas condiciones es posible mantener una denuncia. No sabemos qu茅 pasa en el caso de personas desamparadas.

驴Por qu茅 es tan grande el poder que ostentan los magistrados y altos cargos de la Administraci贸n de Justicia?
Porque se les ha dejado. Porque a los poderosos ya les va bien que haya una instituci贸n a su servicio que puede controlar a la poblaci贸n y que castiga a quien se pone en contra del sistema. Porque el poder legislativo, fundamentalmente por miedo, no se atreve a meter mano en ese avispero. Porque los gobiernos auton贸micos, y estoy pensando ahora en el vasco y en el navarro, se han resignado a que el judicial sea un poder estatal, radicalmente espa帽ol, y no reclaman competencias. Y porque la ciudadan铆a se ha acostumbrado a ver todo lo que sucede en tribunales, de los m谩s peque帽os a los m谩s grandes, como algo lejano y ajeno. Mientras no nos demos cuenta de que los tribunales pueden fiscalizar nuestras vidas y que, por tanto, y para impedir abusos, nosotras debemos controlarlos procurando que sean instituciones democr谩ticas, estamos desamparadas frente esta Administraci贸n.

Dices que, si Schubert hubiera trabajado en justicia, nunca habr铆a compuesto La trucha. 驴Qu茅 habr铆a compuesto?
Tal vez la muerte y la doncella, esa mujer moribunda, que no digo que sea una imagen de la Justicia, pero tal vez s铆 de tantas mujeres que son maltratadas en los juzgados. O tal vez no hubiera compuesto nada. No ser铆a raro que se le hubiera secado la inspiraci贸n.

驴Hay posibilidad de cambiar algo desde dentro de la Administraci贸n o el sistema est谩 demasiado podrido?
Desde dentro m谩s que podredumbre lo que hay es impotencia. Hay gente, incluso en las m谩s altas instancias, con ganas de cambiar las cosas, pero la maquinaria es tan grande, se mueve tan lenta y es tan autoritaria que resulta complicado, por no decir imposible. Antes he dicho que la ciudadan铆a debe procurar la democratizaci贸n de la Justicia para que esta cumpla con la funci贸n que en teor铆a le compete: la protecci贸n de las gentes m谩s d茅biles para impedir que siempre ganen los mismos.

驴Crees en la Justicia o piensas que es 芦la conveniencia del m谩s fuerte禄, como dice Plat贸n?
Es la conveniencia del m谩s fuerte, pero hay resquicios que hay que aprovechar. En los juzgados trabaja mucha gente honesta y capaz, seguramente la mayor铆a, aunque no es quien protagoniza los hechos m谩s escandalosos y con m谩s proyecci贸n medi谩tica. Creo que hay que manejar los grandes conceptos -justicia, paridad, solidaridad- como si de hecho existieran, porque pensar que es posible concretarlos nos anima a cambiar las cosas, si no, nos puede invadir una impotencia que nos paralice y nos derrote.

El libro termina con la sanaci贸n. Al menos esta no tiene un precio, 驴no?
Cuando la sanaci贸n viene de la solidaridad entre compa帽eras, no hay precio, solo hay premio.


Sigue leyendo:

鈥淟os tiempos de la justicia no son los tiempos de las v铆ctimas鈥

鈥楥reedme鈥 y los or铆genes de la justicia patriarcal

芦Sent铆 que estaba escribiendo contra mi familia, contra las instituciones y contra m铆 misma禄

芦El odio hacia las mujeres es algo exponencial, complicad铆simo y tiene muchos apoyos禄

芦Estamos desamparadas ante la Administraci贸n de Justicia禄




Fuente: Pikaramagazine.com