July 20, 2021
De parte de ANRed
156 puntos de vista


Ayer lunes la OIT asegur贸 que habr谩 13 millones de mujeres m谩s sin fuentes de ingreso a nivel global que antes del advenimiento de la pandemia y que solo el 43,2 por ciento de ellas en edad de trabajar estar谩n empleadas, frente al 68,6 por ciento de los hombres. Tambi茅n estim贸 que en a帽o y medio la ocupaci贸n laboral de las mujeres cay贸 un 4,2 por ciento, el equivalente a un desplome de 54 millones de puestos de trabajo. A su vez, aclar贸 que la pandemia de COVID-19 sacudi贸 sobre las ocupaciones de m谩s baja remuneraci贸n, y en particular a las mujeres, quienes se encuentran anegadas excesivamente en aquellas tareas. Por regi贸n, el documento subray贸 que Am茅rica ser谩 la regi贸n m谩s afectada. Por M谩ximo Paz, para ANRed.


A partir de la publicaci贸n de un informe reciente, la agencia dependiente de la ONU, la Organizaci贸n Internacional del Trabajo (OIT), proyect贸 que las desigualdades entre mujeres y hombres en el mundo del trabajo empeoradas por la pandemia de COVID-19 seguir谩n su marcha y, en ese sentido, profundizar谩n la brecha de g茅neros.

El an谩lisis, titulado 芦Avanzar en la reconstrucci贸n con m谩s equidad: Los derechos de las mujeres al trabajo y en el trabajo, en el centro de la recuperaci贸n de la COVID-19禄, plante贸 que a nivel global y en comparaci贸n con 2019, en 2021 habr谩 13 millones menos de mujeres empleadas, mientras que la ocupaci贸n masculina habr谩 reconquistado los est谩ndares de 2019. Aunque aclara que si bien el crecimiento del empleo femenino proyectado para 2021 superar谩 al de los hombres, no alcanzar谩 para devolver a las mujeres a los niveles de empleo anteriores a la pandemia.

芦M谩s de a帽o y medio despu茅s de entrar en la pandemia de COVID-19, la igualdad de g茅nero en el mundo del trabajo ha empeorado. Las mujeres han sufrido p茅rdidas desmesuradas de empleo e ingresos, debido tambi茅n a su sobrerrepresentaci贸n en los sectores m谩s afectados, y muchas siguen trabajando en primera l铆nea, sosteniendo los sistemas de cuidados, las econom铆as y las sociedades y a menudo realizando tambi茅n la mayor parte del trabajo de cuidados no remunerados禄, enunci贸 el informe.

Las suposiciones del organismo se sustentan con porcentajes: en el planeta, en 2021 solo el 43,2 por ciento de las mujeres en edad de trabajar estar谩n empleadas, frente al 68,6 por ciento de los hombres en edad de trabajar.

Lo que arroja en n煤meros, a nivel global, es que entre 2019 y 2020, el empleo de las mujeres se redujo en un 4,2 por ciento, el equivalente a una ca铆da de 54 millones de puestos de trabajo, mientras que el empleo de los hombres se redujo en un 3 por ciento, o 60 millones de puestos de trabajo.

芦Se prev茅 que en 2021 la cifra de mujeres empleadas sea de 1.270 millones y que la de los hombres con un empleo alcance los 2.019 millones禄, manifest贸 la investigaci贸n.

En ese sentido, la rese帽a relaciona la p茅rdida desmedida de ingresos y empleo por parte de las mujeres en comparaci贸n con los hombres a partir de otro dato: los sectores m谩s perjudicados por la pandemia (hoteler铆a, gastronom铆a y manufactura) son los que contratan en mayor medida a personal femenino.

De acuerdo con la agencia de la ONU, las grandes brechas de g茅nero en la calidad del empleo son evidentes: la mayor铆a de las mujeres que trabajan tienen que aceptar salarios bajos, jornadas de trabajo prolongadas, escasas oportunidades de ascender, exposici贸n a riesgos de salud y seguridad en el trabajo, vulnerabilidad a la violencia y acoso.

芦La pandemia de COVID-19 ha golpeado a quienes est谩n en el fondo de la escala salarial m谩s que a quienes est谩n en lo alto, y en particular a las mujeres que est谩n desproporcionadamente representadas en los trabajos de baja remuneraci贸n禄, agreg贸 el documento.

En cuanto a las mujeres que trabajan en la econom铆a informal, la OIT aclar贸 que la pandemia alter贸 sus medios de ganarse la vida puesto que muchos negocios sin registro formal tuvieron que cerrar temporal o permanentemente, empujando a numerosas de sus trabajadoras a la pobreza.

芦La pandemia de COVID-19 ha arrojado luz sobre las grandes brechas de g茅nero en la calidad del empleo, especialmente con respecto a las muchas mujeres que trabajan en sectores y ocupaciones feminizados y en la econom铆a informal. Ya antes de la pandemia, los empleos de alta concentraci贸n femenina se caracterizaban por los bajos salarios, las prolongadas jornadas de trabajo, las escasas oportunidades de ascender y la exposici贸n a riesgos de salud y seguridad en el trabajo y a sufrir violencia y acoso禄, formul贸 el escrito.

A su vez, el estudio record贸 que las mujeres siguen ganando un 20% menos que los hombres y ven sus salarios m谩s penalizados cuando pertenecen a minor铆as 茅tnicas, son migrantes o tienen alguna discapacidad, mientras aclar贸 que no todas las regiones se han visto afectadas de la misma manera.

Por caso, en el continente americano, la crisis de la pandemia produjo la mayor p茅rdida de empleo femenino (-9,4 por ciento), frente a un descenso de 7% en el caso de los hombres.

El segundo mayor descenso se observ贸 en los Estados 脕rabes: entre 2019 y 2020, el empleo femenino se contrajo un 4,1 por ciento en mujeres y 1,8 en hombres.

En Asia y el Pac铆fico, se not贸 una merma del empleo femenino del 3,8 por ciento, frente a una disminuci贸n del 2,9 por ciento en el caso del empleo de los hombres. En Europa y Asia Central, la crisis de la COVID-19 ha reducido el empleo de las mujeres en 2,5 por ciento y del 1,9 por  para el universo masculino.

En 脕frica, el empleo de los hombres experiment贸 el menor descenso de todas las regiones geogr谩ficas, con solo un 0,1 por ciento de ca铆da entre 2019 y 2020, mientras que el empleo femenino disminuy贸 un 1,9 por ciento.





Fuente: Anred.org