July 9, 2021
De parte de ANRed
214 puntos de vista


La frase pertenece a la machi Francisca Linconao, constituyente en Chile, en el proceso asambleario que se inició hace una semana al que ingresó por los escaños reservados a los pueblos indígenas. La machi interpeló con esta frase a una funcionaria de gobierno en un momento de receso, en medio del desarrollo de la constituyente el día jueves 8 a horas del mediodía. Jessica Visotsky, para ANRed.


La machi es una es defensora de los derechos humanos del pueblo mapuche y autoridad espiritual, y estuvo presa por defender el territorio del despojo. Fue acusada junto a otros diez comuneros mapuches por el incendio en 2013 de la hacienda del matrimonio suizo-chileno Luchsinger-Mackay, que murió a causa del siniestro. La acusación, sin pruebas, de este asesinato, fue por la ley antiterrorista, que la tuvo presa por un año, en el que estuvo de huelga de hambre. En 2017 fue absuelta ella en el marco de un proceso sumamente irregular que duró cuatro años.

El día de ayer que se votó el apoyo a una ley de indulto o amnistía para los presos de la revuelta y los presos y presas mapuches encarcelados por el conflicto mapuche en el Wallmapu. Por 105 votos a favor 34 en contra y 10 abstenciones, la flamante presidenta de la constituyente, Elisa Loncón y el vicepresidente Jaime Bassa anunciaban  la aprobación del pronunciamiento en el que se exhorta a tratar en ámbitos legislativos y ejecutivo la ley de indulto para los presos políticos del wallmapu y de la revuelta así como exige la desmilitarización del territorio mapuche y la aplicación del convenio 169 de la OIT ratificado por Chile.

Los estudiantes secundarios nucleados en la ACES junto a otras organizaciones agrupadas en la Coordinadora 18 de octubre, en tanto, tomaron en la mañana del jueves indefinidamente la sede del Instituto de Derechos Humanos, exigiendo la libertad a los presos políticos.  Al momento de la edición de esta nota la toma continuaba.

Son cientos los presos políticos a lo largo de las cárceles del país, 76 presos de la revuelta, y unos 30 presos políticos mapuches en el wallmapu y las organizaciones nucleadas en la Vocería de los Pueblos exigieron que este tema sea tratado con prioridad.  Al salir de la sesión referentas de este espacio que nuclea a referentes de los pueblos originarios, referentes de asambleas socioambientales, organizaciones sociales y políticas y feministas,  leían al salir de la sesión la declaración a la prensa.

En el aire y en los sentires del pueblo chileno todavía conmovidos por la muerte en estos días de Luisa Toledo, madre de los hermanos y militantes miristas Eduardo Antonio, de 19 años, y Rafael Mauricio Vergara Toledo, de 18 años. Jóvenes asesinados un 29 de marzo de 1985 por la dictadura chilena y por los cuales se conmemora cada 29 de marzo el día del joven combatiente, y madre también de Pablo Orlando, de 25 años, que también fue asesinado años más tarde en 1988. Sin duda, Luisa Toledo fue una referente para el activismo y para el pueblo pobre chileno, el pueblo de las callampas, de las tomas, de los barrios empobrecidos, quien fue velada en su población, en Villa Francia, en la sede de un centro cultural que lleva su nombre con un velorio y sepelio colmado de jóvenes, hombres y mujeres mayores que la vitorearon y la lloraron. Las redes sociales estuvieron inundadas de videos con sus conmovedoras intervenciones, llamando a los jóvenes a resistir, a levantarse frente a la opresión, el derecho de los jóvenes de las barrios pobres a romperlo todo, como decía, citando al cura de los pobres Mariano Puga.

La machi Francisca Linconao y Elisa Loncon estuvieron en el velorio de Luisa Toledo junto a otros referentes mapuches, como Juan Quilaqueo y el vicepresidente de la convención Jaime Bassa; las dos mujeres que ya han pasado a la historia del hermano país. Está por escribirse mucho más que una constitución, y la presencia de estas mujeres hermanadas liderando este proceso desde la vocería de los pueblos habla del rumbo que puede tomar. No es cualquier liderazgo, es una mujer mapuche, activista, rebelde, encarcelada por resistir el despojo, y machi. Y en el otro caso, Loncón, quien asumiera por acuerdo de los espacios al interior del propio pueblo mapuche y de la Vocería de los Pueblos, se trata de una mujer mapuche, lingüista, académica, activista y defensora de los derechos de su pueblo.





Fuente: Anred.org