August 11, 2022
De parte de SAS Madrid
207 puntos de vista

Las sequ铆as y los incendios en periodo estival ser谩n m谩s probables, y las inundaciones cada vez m谩s frecuentes.

Los term贸metros ya asfixian con sus 40 grados a Euskal Herria. Las olas de calor inundan el norte y dejan un julio abrasado y seco. Ya ni lluvia 鈥攐 no tanta鈥.  Ocho d铆as por encima de los 30 grados. Lunes 18 de julio de 2022: hasta 43 grados en las calles de Bilbao. M谩s que en Sevilla. El cambio clim谩tico que tan palpable se ha hecho estas semanas nos ciega, con las persianas bajadas, y nos hace preguntarnos c贸mo ser谩 esta tierra en el futuro, si es que seguir谩 viva, si aguantar谩 las llamas o quedar谩 bajo el mar. Los incendios queman Aizkorri, Andollu, Baroja, Mendiola, Villaluenga, Arrigorriaga, Areso. El verano empez贸 mordiendo a Nafarroa: 5.000 hect谩reas perdidas en Valdizarbe y El Perd贸n. Pastos, cultivos, arbustos, casas. Las costas, dicen los informes, est谩n en peligro: la Bah铆a de Txingudi, Urdaibai o los aleda帽os de la r铆a de Bilbao podr铆an quedar anegados en los pr贸ximos a帽os si las previsiones se cumplen. Y 煤ltimamente no paran de cumplirse.

Mientras los gobiernos presentan sus planes contra los efectos del cambio clim谩tico, en Euskal Herria todav铆a colea la cat谩strofe que supuso el derrumbe del vertedero de Zaldibar. A ello, se le suman grandes proyectos como el tren de alta velocidad (TAV) o la Supersur. Tampoco ayudan instalaciones como la incineradora de Zubieta, que ha sido acusada de verter residuos a los riachuelos de la zona. En julio, la plataforma GuraSOS denunci贸 que durante 鈥渢res d铆as de manera consecutiva鈥 a lo largo de la semana se hab铆an detectado 鈥渓铆quidos ocre-rojizos鈥 y 鈥渆spuma鈥 saliendo de un tubo de 鈥済ran di谩metro que desagua en la regata Arkaitzerreka鈥. Situaci贸n que se repite a lo largo y ancho del territorio y que pone en evidencia, con una hilera de episodios similares, los m茅todos y la gesti贸n de las instituciones.

M谩s agua

A帽o 2100. Peligro de maremotos. En el peor de los casos, 80 cent铆metros m谩s. El nivel del mar, en la mejor de las situaciones, ser谩 53 cent铆metros mayor. El 70% de las playas vascas, sepultadas por el Cant谩brico. La Concha, Zumaia, Lekeitio, Ea y Aia. Getxo, Erandio, Bakio, Bilbao, Zumaia, Zarautz, Irun, Hondarribia, en peligro. El Plan Territorial Sectorial de Protecci贸n y Ordenaci贸n del Litoral de la Comunidad Aut贸noma del Pa铆s Vasco es as铆 de claro. 

Este proyecto del Gobierno vasco, que se aprobar谩 en 2023, que avisa, con la perspectiva del cambio clim谩tico incorporada, de los riesgos del aumento de la pleamar, tambi茅n recoger谩 las medidas a adoptar. La afecci贸n, seg煤n los escenarios que se han tenido en cuenta, podr铆a afectar a casi la mitad de las viviendas vascas, desde el punto de vista del urbanismo, y al 58% de las personas que residen en el territorio, desde el prisma poblacional. Si en 2021 se contaban 15 d铆as al a帽o y una cota de inundabilidad del 4%, la superaci贸n de los umbrales de oleaje en 2045 ser铆an 33 d铆as, 197 jornadas en 2100. Parece que ni el cumplimiento de la Agenda Urbana Bultzatu 2050 para concienciar y anticipar los escenarios desastrosos impedir谩n que la costa vasca se vea empeque帽ecida. 

La costa de Euskadi abarca desde la Bah铆a de Txingudi hasta la punta de Kobaron, con un total de 275,5 kil贸metros, de los que el 81% son zonas rocosas o acantilados, el 1% r铆as o estuarios, el 8% playas y el 10% restante infraestructuras, sobre todo puertos. El Plan incluye tambi茅n a aquellos municipios a los que llegan las mareas, cuyos efectos pueden prolongarse hasta puntos como el centro de Bilbao o Astigarraga, por los cauces fluviales y estuarios. No hace falta proyectarse hacia 2100, el verano de este 2022 ya encadena olas de calor de r茅cord. Si en 2019 el atlas clim谩tico que elabora Ihobe 鈥攕ociedad de gesti贸n ambiental dependiente del Gobierno vasco con datos diarios desde 1971鈥 vaticinaba que hasta 40 municipios vascos experimentar谩n fen贸menos clim谩ticos extremos, la situaci贸n clim谩tica presente hace esperar que el escenario ser谩 a煤n peor. 

I帽aki Arriola, el por entonces consejero de Medio Ambiente del Gobierno vasco, afirmaba que 鈥渉ay muchos motivos para movilizarse contra el cambio clim谩tico鈥 en la Conferencia Internacional de Cambio Clim谩tico Change the Change, que se celebr贸 en el Kursaal donostiarra en marzo de 2019. En aquellos informes, se auguraba que a partir de 2020, el n煤mero de d铆as helados en invierno disminuir谩 a la mitad y desaparecer谩 el fen贸meno de las olas de fr铆o. En verano se esperan olas de calor m谩s largas y un ligero aumento de su frecuencia. Entre los a帽os 2020 y 2050 las olas de calor pueden suponer el 30% de los d铆as de verano, pudiendo llegar al 50% a finales de siglo.

En cuanto a las precipitaciones, el consejero advert铆a de que los pron贸sticos auguraban para el a帽o 2100 una reducci贸n general de las lluvias del 15% al 20%, si bien en invierno aumentar谩n del 5% al 20% y en verano disminuir谩n del 30% al 50%, todo ello con m谩s d铆as de chubascos muy intensos y menos de pluviosidad moderada. La realidad es que la primavera de 2021 fue la m谩s seca de los 煤ltimos 50 a帽os. Este pasado mes de julio, las precipitaciones han sido extremadamente bajas seg煤n los datos de la Agencia Vasca de Meteorolog铆a. 

Pero las inundaciones no solo se producen en la costa. Bien lo saben en Nafarroa, donde un episodio hist贸rico de lluvias y deshielo y la falta de alertas en diciembre de 2021 dej贸 pueblos aislados y calles anegadas. La pregunta frecuente es si este incremento de frecuencias y caudales tiene que ver con el cambio clim谩tico. El calentamiento global est谩 reteniendo m谩s agua en la atm贸sfera, provocando precipitaciones puntualmente m谩s intensas. Esto afecta a las cuencas hidrogr谩ficas llegando tambi茅n hasta la costa. El cambio clim谩tico ya est谩 afectando a las comunidades de todo el mundo. Los debates sobre su impacto en el medio humano tratan de averiguar qu茅 hacer al respecto. Una estrategia es alejarse de los peligros, no exponerse. Es la m谩s antigua y efectiva, pero a menudo se pasa por alto.

De mantenerse el ritmo actual de degradaci贸n del medio ambiente natural y las presiones insostenibles sobre los recursos h铆dricos mundiales el 45% del PIB global, el 52% de la poblaci贸n mundial y el 40% de la producci贸n de cereales estar谩 en riesgo para 2050, afirma el informe de la Unesco sobre el desarrollo de los recursos h铆dricos publicado en 2019 No dejar a nadie atr谩s.

Un sistema poco sostenible

Las energ铆as renovables son la apuesta de futuro para paliar el cambio clim谩tico y generar electricidad de una forma m谩s sostenible. En Euskal Herria, eso choca de lleno con la construcci贸n de gigantescos molinos y miles de placas fotovoltaicas que amenazan con ocupar montes y cientos de hect谩reas de terreno rural. Adem谩s, el sistema centralizado por el que se rigen las renovables en el Estado espa帽ol propicia las macroconstrucciones para generar y transportar la energ铆a, algo que rechazan los grupos locales y ecologistas. La lucha vecinal se enfrenta esta vez contra gigantes como la el茅ctrica Iberdrola o la constructora Sacyr. En Araba ya se han parado dos pol铆gonos e贸licos, pero la amenaza de muchos otros sigue latente, sobre todo en Nafarroa. En los pr贸ximos meses se ver谩 si la apuesta es por el medio ambiente y la sostenibilidad o por los beneficios de las grandes el茅ctricas.

A este modelo energ茅tico poco sostenible, se le suma el de las macrogranjas altamente contaminantes. La mayor instalaci贸n de vacas de Europa est谩 en Caparroso, en el sur navarro. Produce tanta leche como la que se consume en esa comunidad al a帽o. Desde su puesta en marcha, Polic铆a Foral, Guarder铆o Forestal, Seprona, Ganader铆a y Medio Ambiente le han incoado decenas de procedimientos sancionadores por incumplimientos de todo tipo. Los nitratos que acaban en los r铆os de la zona o el consumo desaforado de agua son algunos de los motivos por los que este m茅todo de ganader铆a es tan nocivo para el medio ambiente. 

En los montes de Euskal Herria un 谩rbol poco ecol贸gico copa el lugar que han dejado los enfermos pinos. El eucalipto, que ya ocupa cientos de hect谩reas, tiene efectos hidr贸fobos, afecta negativamente a la biodiversidad y en lugares de alta densidad puede propiciar incendios peligrosos. Son algunas de las conclusiones del estudio sobre esta especie en la pen铆nsula ib茅rica realizado por la UPV/EHU y la Sociedad de Ciencias Aranzadi para el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco en el a帽o 2020. 鈥淎 nivel europeo se ha visto que el eucalipto es de los tipos de bosque que m谩s efectos hidrol贸gicos tiene: hace que el suelo sea m谩s impermeable, provocando que el agua circule por la superficie. Cuando llueve mucho las crecidas son m谩s r谩pidas y cuando deja de llover la sequ铆a es m谩s prolongada, porque el agua no ha entrado en la tierra鈥, explica Arturo Elosegi, coautor del informe. 

Estos nuevos inquilinos forestales presentan un tronco marr贸n claro, que se descascarilla con facilidad y que, si no se limpia, tapa la superficie con sus desechos. Adem谩s, destaca la merma que generan estos 谩rboles en la biodiversidad ya que 鈥渟on bosques muy pobres en hongos, l铆quenes, plantas y anfibios鈥. A lo que hay que a帽adir que la falta de agujeros en los troncos evita que los p谩jaros puedan hacer nidos por lo que 鈥渆n estos bosques viven muy pocas especies y hay poca abundancia de los individuos鈥. Por su parte, Keko Alonso, bi贸logo y miembro del grupo Kolore Guztietako Basoak, critica que se apueste por un modelo que propicia la p茅rdida de diversidad y el cambio clim谩tico.

Mala gesti贸n ambiental

A pesar de tener un plan desde 2015, el Gobierno vasco sigue fomentando la producci贸n en f谩bricas y plantas industriales altamente contaminantes como Sader. Es m谩s, se calcula que hasta 100.000 toneladas de residuos con esta catalogaci贸n provienen en exclusiva de esta factor铆a situada en Burtze帽a hasta el momento, pues lleva en proceso de cierre desde 2015. Ese a帽o, en junio, Lakua aprob贸 la Estrategia de Cambio Clim谩tico 2050 del Pa铆s Vasco, KLIMA 2050, con el objetivo de contribuir, explicitan, 鈥渄e manera solidaria y coordinada a los compromisos marcados en el panorama internacional en materia de cambio clim谩tico鈥. El Ayuntamiento de Bilbao y Sader ponen fecha de caducidad a la 煤ltima f谩brica con v铆a libre para contaminar con su producci贸n de fertilizantes: 2018. A d铆a de hoy sigue expulsando grandes columnas de humo, sin parar. 

No obstante, en 2015 el Gobierno vasco se hab铆a fijado un doble objetivo con respecto al cambio clim谩tico. Por un lado, 鈥渞educir las emisiones de gases de efecto invernadero un 80% con respecto a 2005鈥. Por otro, 鈥渁segurar la resiliencia del territorio ante los impactos del cambio clim谩tico, combinando as铆 objetivos de mitigaci贸n y adaptaci贸n鈥. Los datos de 2019, el a帽o previo a la pandemia, revelan que la cantidad de estos gases emitidos a la atm贸sfera no ha parado de crecer en el territorio vasco. Las decisiones no son de calado, sino m谩s bien greenwashing. 

As铆, adem谩s, el lindane 鈥攑esticida agr铆cola cancer铆geno seg煤n la OMS y prohibido en Europa鈥 est谩 presente en los suelos y 谩rboles de Bizkaia. Hasta la Agencia Vasca del Agua reconoce que se incumplen 鈥渟istem谩ticamente鈥 los 铆ndices por lindane en la cuenca del Nervi贸n-Ibaizabal. Hay una 鈥渃ontaminaci贸n cr贸nica鈥 por esta sustancia. La incineradora de Zabalgarbi, a pleno rendimiento, fue considerada ilegal por Ekologistak Martxan. Mala calidad del aire en Donostia, Bilbao, Llodio, Barakaldo. Respirar en estas localidades es malo para la salud, se alerta. Cinco banderas negras por mala gesti贸n ambiental de espacios naturales. Gernika y Murueta, en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, entre ellos. Un lugar que ser谩 destrozado para alargar la sombra de la turistificaci贸n a trav茅s del efecto Guggenheim. La asociaci贸n vecinal Zain Dezagun Urdaibai denunci贸 que ser谩 el fin de la Reserva con da帽os permanentes e irreversibles.  

鈥淢ientras nos atengamos a la infraestructura, la movilidad y la planificaci贸n de nuestras ciudades, siempre habr谩 margen de maniobra para responder鈥, declaraba en una entrevista para Berria la investigadora del Centro Vasco de Investigaci贸n sobre el Cambio Clim谩tico BC3, Marta Olazabal. Las claves pasan por las pol铆ticas p煤blicas reflexionadas y con perspectiva clim谩tica, no por el incentivo a la producci贸n de fertilizantes ni por la destrucci贸n de zonas naturales. Mucho menos por esconder la contaminaci贸n de r铆os y aire. Mientras, tanto las cada vez m谩s acuciantes sequ铆as (con sus incendios) como las m谩s probables y voraces inundaciones carcomer谩n Euskal Herria. 

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com 11/08/2022.




Fuente: Sasmadrid.org