November 24, 2022
De parte de ANRed
228 puntos de vista

Foto: Juan Carlos Berdugo

En su primer álbum, la contrabajista y cantante Lara Fichera recorre diversos paisajes uniendo el pasado con el futuro: viejas composiciones con novedosas interpretaciones. Allí, en ese eclecticismo lúdico muchas veces característico del jazz reside un mosaico de estilos. La diversidad se hace presente tanto en lo instrumental como en lo vocal, incluso en el lenguaje, interpretando cuatro canciones en tres idiomas distintos. En una conversación con la joven artista repasamos su reciente trabajo y nos anticipa algo de sus dos futuras presentaciones. Por Ramiro Giganti (ANRed).


¿Es posible reunir a  Thelonious  Monk, Antonio Carlos Jobim, Johannes Brahms, Ella Fitzgerald, Avishai Cohen, Bjork, o Bill Evans y muchos más en solo 4 canciones?  Escuchando el reciente trabajo de Lara Fichera la respuesta es claramente afirmativa. Su música sugiera varias referencias algunas nombradas por ella misma.

Lara Fichera nació el 11 de febrero de 1997 en La Plata. En su casa había guitarra y piano, y pasaba horas cantando y produciendo sonidos con ellos.  A los 4 años comenzó a estudiar guitarra por el método Suzuki con Diana Chagalj en el Conservatorio de Música Gilardo Gilardi, y desde temprana edad compartió escenarios con sus compañeros, realizando numerosas presentaciones en todo el país, siendo luego seleccionada para realizar estudios y clínicas en el exterior. De niña integró el Coro de Niños, donde ya descubría su pasión por el canto. Luego ingresó en el Bachillerato de Bellas Artes, eligiendo la orientación en Artes Musicales y Sonoras.

A los 14 años la Orquesta del Bachillerato quedó sin contrabajista, y abrieron una convocatoria de verano para quienes desearan incursionar  en el aprendizaje de dicho instrumento. Lara, amante de los graves, aceptó el desafío. Vendrían años de mucho estudio tanto dentro como fuera de las responsabilidades académicas. A los 16 años se encuentra en una jam de jazz, sintiendo que era la mejor oportunidad de crear música con otras personas. La improvisación desde siempre fue su lenguaje más natural. En el jazz apareció el más libre y diverso canal de expresión, integrando cualquier otra influencia a un lenguaje propio.

Foto: Francisco Guglielmino

En ese lenguaje espontaneo y refinado a la vez empezó a hacer fluir sus tempranas influencias mientras incorporaba otras. “En el living de mi casa había un equipo de música y una alfombra en el suelo, recuerdo estar allí pasando una y otra vez los mismos discos, Mousorsky, Bach, Cuchi Leguizamon, Piazzolla, Ella Fitzgerald, Bill Evans, Led Zeppelin, Charly Garcia… Tuve la suerte gigante de entrar en el ámbito académico de la música desde muy pequeña (conservatorio) y tomar contacto a través de clases con muchas músicas increíbles, al mismo tiempo en el bar de mi familia había música en vivo y yo cantaba, este contexto “no académico” fue muy constitutivo de mi identidad sonora. Durante mi adolescencia y en ese bar la música pasaba por un lugar muy lejano al “saber” del conservatorio. En este álbum confluyen ambos mundos. Por último, quiero destacar que como contrabajista, músico, cantante, compositor,  Avishai Cohen es un gran referente para mí”, respondió ante la pregunta sobre sus tempranas influencias.

Repasando el álbum es inevitable remitirse a Esperanza Spalding, no solo por ver a una contrabajista cantando, sino también por esa mezcla entre lo lírico y el Scat de sus improvisaciones. Sucede también en el inicio con Inutil paisaje de Antonio Carlos Jobim. “Me atrajo su melodía y armonía; y fue el primer tema en el que me acompañé con el contrabajo a mis 15 años. Sin pensarlo volvió a mí con el trío y un buen día empecé a cantarla en castellano. Esta versión, es un Groove lento y fresco. Una poderosa letra y la insistente pregunta ¿para qué? Sentí gritar a través de ella: la importancia de encontrarnos. Por eso abre el disco”, explica en la elección del mismo. “De qué sirven las flores que nacen en este camino sí estoy solita”.

Aparece una cronología personal en el disco, en el orden de las canciones que ella misma describe. “Hay algo del orden de la pasión, lo que me pasa. Son obras que llegaron en momentos y lugares bien distintos de mi búsqueda sonora pero me pasó algo con ellas. Necesité resignificarlas o mejor dicho, resignificarme a través de ellas”.

El recorrido sonoro continúa con la notable composición de Thelonious  Monk: el clásico Round Midnight en una versión vocal. Tras cantar parte de la letra sus momentos calmos de improvisación presentan una nueva textura, de a ratos aparecen elementos vocales que remiten a Bjork (hay un fraseo particular que parece recordar a Hunter, retomando, sin turbulencias, la letra de la canción). “Es amor, es melancolía, es dolor y es libertad. Round Midnight fue mi standard favorito y lo primero que compartimos junto a Andrés Martínez durante una jam informal, siendo esta una conexión que perdura hasta hoy. Desde ese momento compartimos música. En la grabación pasó algo mágico, sin pautas solo rec y música, ambos nos sorprendimos mientras fueron apareciendo los sonidos como en un trance”, comenta.

The Peacocks, compuesta por Jimmy Rowles, y que también fue interpretada entre otros por Bill Evans, tiene un arreglo Groove que le da una frescura distinta. Interpretando la versión vocal con letra de Norma Winstone (conocida también como Timeles  place), con un acompañamiento rítmico, logra una interpretación que efectivamente parece conducir a un lugar sin tiempo que tranquilamente puede remitir a referencias actuales como el conjunto australiano Hiatus Kaiyote, que es lograda por la cohesión entre el contrabajo, la batería y el teclado que en distintos momentos alterna un sonido de Rhodes con el de un piano tradicional. Como ella misma describe el estándar es “interpretado en un Groove arriesgado y es el momento del EP que me dan ganas de bailar”.

El álbum concluye con el pico más alto de eclecticismo lúdico en una interesantísima versión de Wiegenlied (canción de cuna) de Johannes Brahms. Un interesante efecto introductorio simula una escucha en disco de pasta, para luego dar inició a la versión Jazz que cierra el disco.

“El Wiegenlied de Brahms, es la primera obra que cante en el repertorio lírico abordado en la Universidad Nacional de las Artes junto a mi preciada maestra Celina Torres. Recuerdo sorprenderme por las hazañas polirítmicas de Brahms y encontrar prácticamente imposible invitar al descanso a través de la obra. También recuerdo felizmente hacer ejercicios como flotando para buscar esa interpretación junto a Celina. Tiempo más tarde me encuentro recreando esta canción en mi casa y en modo swing, Así sentí que así me podía ir a dormir tranquila. En el estudio volví a flotar e interpretamos junto a los maestros Pablo Bianchetto en batería y Andrés Martínez en piano, una versión catártica de la canción de cuna en donde darlo todo para que solo quede descansar. Me gusta jugar con lo “académico” y lo “no académico” así como con lo “anacrónico”. El efecto de disco de pasta fue logrado a partir de un proceso digital posterior a la grabación. Y también me parece una paradoja hermosa, evocar tiempos y sensaciones viejas a través de procesos contemporáneos” comentó sobre esta versión y todo el proceso creativo. Cantada en alemán, su idioma original, genera también desde el lenguaje algo distinto. Tal vez por la similitud de lenguas de origen germánico pero también por la clara influencia interpretativa, esta versión puede remitir a Gling-Gló, un álbum no muy conocido de Bjork (previo al popular Debut) donde la reconocida artista nórdica interpreta canciones, la mayoría clásicos del jazz, traducidas al islandés. El punto de contacto también se da en la formación que acompaña la voz: en ambos casos es un trío de contrabajo, piano y batería. Pero llegan al encuentro por caminos distintos: Bjork llega desde la traducción de canciones aplicando su estilo vocal, Lara llega manteniendo el idioma pero llevando la pieza al género jazzístico. Quizás de eso se trate En el filo de diversos puntos de encuentro a los que se llega por distintos caminos.

Lara Fichera presenta el álbum En El Filo éste sábado 26 de noviembre, a las 21hs en Paseo La Plaza, Sala Casals y el siguiente sábado 3 en la Sala 420 en La Plata, Calle 42 entre 6 y 7  Número 571. «Presentamos el álbum junto con más repertorio abordado desde algún filo junto a Andrés Martínez en piano y con la participación especial de Agustín Cáceres en batería, contaremos con distintos invitados de lujo en las presentaciones que se suman a la aventura expresiva», anticipa sobre estas fechas.

En relación a lo que se viene, Fichera asegura con entusiasmo seguir por este camino. «El año próximo, vamos a seguir tocando y creando música junto a mi trio, nos espera con varios conciertos y proyectos agendados». Lara se muestra feliz por este cierre de año, con su nuevo álbum y sus presentaciones, enfrentando con entusiasmo ese porvenir. «Más allá de los planes, siento un momento bisagra creativa en el proceso de compartir En el filo con otras personas que todavía no puedo describir completamente, mucho menos hacer planes. El hecho de  soltar la música, el álbum; siembra algo aquí adentro, que se quiere transformar en sonido nuevamente, lo estoy descubriendo. También estamos trabajando junto al maestro Néstor Gómez en un nuevo proyecto, explorando músicas más cercanas, pero que nos llevan a pasear bien lejos. Por último, estoy componiendo canciones y prontamente quiero empezar a compartirlas» anunció.

Ficha Técnica de EN EL FILO

Lara Fichera en voz, contrabajo y arreglos

Pablo Bianchetto en batería y arreglos

Andres Martinez en piano, teclado y arreglos

Grabación, mezcla y mastering en Casa Frida Estudio por Hernán Caratozzolo / Fin del año 2021 Grabado en una sesión en vivo

Edición y post-producción de video Lucas Gardinetti

Registros visuales y cámaras de Carmen Queirel, Josefina Horquin y Vicente Fichera

Arte de tapa de Francisco Guglielmino

Producción artística de Lara Fichera. Edición independiente en formato digital.

Duración total del álbum: 23 minutos y 19 segundos 

Fotos de prensa  Francisco Guglielmino, Juan Carlos Berdugo, Vicente Fichera

Encargada de Prensa y Comunicación Alicia Gubitsch

Escuchar el álbum En el filo completo online: En Spotify  En YouTube





Fuente: Anred.org