February 16, 2021
De parte de Portal Libertario OACA
203 puntos de vista


Solidaridad con Dimitris Koufontinas

cárcelEl pasado 8 enero Dimitris Koufontinas, en respuesta a la brutal represión del estado griego contra él y sus compañeros presos, inició una huelga de hambre que continuará indefinidamente hasta que sea trasladado a la prisión de Korydallos.

En opinión de Dimitris, los traslados son parte de una venganza de Mitsolakis (presidente del gobierno de Nueva Democracia) contra quienes se niegan a firmar una declaración de arrepentimiento. De hecho, para satisfacer al electorado de ultraderecha, el gobierno de Mitsolakis empeora las condiciones de los presos revolucionarios amontonándoles cual basura en cárceles infames, negándoles cualquier contacto con sus familiares y alargándoles el encarcelamiento el mayor tiempo posible. Es más, antes de ser presidente, este sádico declaró que si llegaba al poder excluiría a este preso en particular de los permisos penitenciarios.

A continuación, tras declarar que no quería ningún tratamiento médico y debido al empeoramiento de su estado de salud, Dimitris fue trasladado bruscamente a un hospital donde se encuentra bajo vigilancia.

La organización 17 de noviembre (17N) toma su nombre de la Revuelta en la Universidad Politécnica de Atenas que en 1973 derrocaría a la “dictadura de los coroneles”. El 17 N estuvo activo en Grecia desde 1975 hasta 2002, cuando fue desmantelado tras un atentado fallido. Durante ese período atentaron en numerosas ocasiones contra intereses estadounidenses, europeos y griegos. Organización de tendencia trotskista (o marxista-leninista, según otras fuentes) no sufre ninguna baja en sus filas hasta julio del 2002, donde tras una explosión accidental de una granada en el puerto del Piireo, es herido y detenido Xavras Xiros; tras él caerán durante el verano el resto de miembros de la organización, amén de toda su infraestructura y armamento. Finalmente, fueron condenados a siglos de cárcel. Si bien desde entonces no revindicaron ningún atentado, los miembros no identificados aseguraron no haber sido vencidos. (Lucha Revolucionaria. Guerrilla urbana en la metrópolis del siglo XXI, pág.38). Tras el desmantelamiento de la organización Dimitris se entregó en 2002, no obstante, no testificó contra ninguno de sus compañeros, De hecho, durante los procesos que siguieron reclamó su participación en la organización.

Actualmente, el estado de salud de Dimistris es crítico. Por todo esto, llamamos desde aquí a pronunciarnos y solidarizarnos con él y el resto de compañerAs que se pudren en las cárceles.

La Lucha continúa

Descargar (Ex)Presión Nº 30




Fuente: Portaloaca.com