January 22, 2021
De parte de Terraindomite
253 puntos de vista


La OMS y los CDC vuelven a orquestar una falsa pandemia que est谩 sirviendo de excusa para la declaraci贸n de un Estado de Sitio sanitario que se extiende poco a poco por el planeta.

Para quien a煤n no lo sepa, la OMS hace mucho tiempo que dej贸 de ser una organizaci贸n p煤blica e independiente. En estos momentos solo el 18% de su presupuesto procede de los estados miembros, el resto viene de manos privadas, y a la cabeza est谩 la Fundaci贸n Bill y Melinda Gates, la Alianza GAVI creada por Gates para promocionar las vacunas y la industria farmac茅utica.

En cuanto a los CDC, siglas de Centros para el Control de Enfermedades, se trata de una de las m谩s poderosas agencias sanitarias de Estados Unidos que define las enfermedades y establece los criterios de diagn贸stico, tratamiento y prevenci贸n. Los CDC tienen un largo historial de manipulaci贸n y creaci贸n de falsas epidemias, incluyendo el SIDA, el SARS, la Gripe A, el MERS, la Gripe Aviar, el 脡bola o el Zika entre otras. A trav茅s de una divisi贸n especial, el Servicio de Inteligencia de Epidemias, extienden su influencia a entidades p煤blicas y privadas, estadounidenses e internacionales, imponiendo sus criterios que a su vez est谩n condicionados por la industria mediante financiaci贸n y puertas giratorias.

Algunos piensan que estas falsas pandemias se montan por dinero. Y otros creen que es eso lo que los cr铆ticos denunciamos y consideran que es un disparate. Llevo treinta a帽os analizando estos mecanismos de poder, y mi experiencia y lo aprendido me dice que el dinero es sin duda un motivo, pero no el 煤nico ni el m谩s relevante. Y en esta ocasi贸n se est谩 haciendo m谩s evidente: un objetivo b谩sico es reforzar el miedo, que debilita y dificulta la capacidad cr铆tica y empuja a actuar como una masa ignorante y obediente. Y en conexi贸n con ello: mantener los dogmas de la medicina moderna industrial, la dependencia de los f谩rmacos y vacunas, pero sobre todo, la renuncia a decidir sobre nuestra salud y la de nuestros hijos.

Es por eso que uno de los dogmas m谩s importantes y que van a luchar para mantener a toda costa y reforzar cada vez que sospechen que se pone en duda es la teor铆a microbiana o teor铆a de la infecci贸n, es decir, la idea propuesta por Pasteur e impuesta con la complicidad de la industria farmac茅utica de que los microbios son pat贸genos, generadores de enfermedad. Esta idea, grabada a fuego en la mente de p煤blico y profesionales, es la base para el miedo a contagiarse, para evadir la responsabilidad sobre nuestra salud y para beneficiar a la industria. Reconocer el origen t贸xico de enfermedades tendr铆a graves consecuencias para la industria alimentaria, farmac茅utica y todas las industrias contaminantes en general, mientras que atribuir la culpa a los microbios ha conseguido que los fabricantes de t贸xicos, para exterminarlos, y vacunas, para prevenirlos, se conviertan en una de las industrias m谩s poderosas del mundo. Y ello a pesar de que la nueva biolog铆a lleva d茅cadas explicando que las bacterias y los virus son la clave del origen de la vida, de su mantenimiento y de la salud, formando una compleja comunidad en nuestro medio interno, e incluso integrados en nuestra informaci贸n gen茅tica.

Todo indica que los s铆ntomas atribuidos a esa nueva misteriosa enfermedad son, en la inmensa mayor铆a de los casos, los mismos que gripes o neumon铆as y otros problemas respiratorios provocados por la brutal contaminaci贸n en algunas zonas 鈥攃omo la propia Wuhan鈥, el despliegue de redes 5G, enfermedades ya conocidas pero etiquetadas ahora de otro modo, y por supuesto los efectos de la campa帽a de terror, el aislamiento y los tratamientos m谩s o menos experimentales que se est谩n administrando.

En cuanto al supuesto nuevo coronavirus, si alguien quiere demostrar que existe debe presentar pruebas rigurosas de su aislamiento, algo que igualmente debe presentar quien crea que se trata de un virus creado en laboratorio o modificado para convertirlo en un arma biol贸gica. De momento, nadie ha presentado tales pruebas. El art铆culo que oficialmente se presenta como primer aislamiento del nuevo coronavirus llevado a cabo por un equipo chino de los CDC en China, no describe, seg煤n dos especialistas cualificados e independientes, un aislamiento real.

Que no se haya aislado el nuevo coronavirus supone en primer lugar que no se han podido dise帽ar pruebas de diagn贸stico espec铆ficas, y que por tanto los positivos son falsos positivos. Y lo mismo puede decirse de tratamientos o vacunas, y de las cifras que se est谩n manejando. Lo que en 煤ltima instancia supone es que las medidas decretadas recortando derechos y libertades fundamentales, especialmente las medidas de reclusi贸n y aislamiento, pueden ser, y de hecho algunos m茅dicos y cient铆ficos as铆 lo est谩n advirtiendo, totalmente contraproducentes y causantes de problemas de salud f铆sicos, ps铆quicos y emocionales.

Algunas lecciones aprendidas durante la lucha para Desmontar el SIDA permiten comprender mejor la actual falsa pandemia y por tanto fundamentar mejor la lucha para desmontarla:

Las 鈥減andemias鈥 no son un problema m茅dico; en primera instancia son un problema de poder, lo que significa que la lucha contra ellas debe contar con un componente cient铆fico-m茅dico, pero tambi茅n con elementos sociol贸gicos, econ贸micos, filos贸ficos, period铆sticos, legales, educativos鈥 integrados todos en un frente global. De hecho, la salud no es un asunto m茅dico, sino un complejo fen贸meno social.

El elemento clave de las falsas pandemias/epidemias es el dogma del contagio, teor铆a microbiana o teor铆a de la infecci贸n, y consiguientemente el miedo al contagio鈥 reunimos as铆 las dos herramientas b谩sicas del poder: mentiras y miedo.

Toda pandemia, epidemia o enfermedad de la que se culpe a un virus tiene un probable origen t贸xico y uno de los objetivos es tapar ese origen: protocolos sanitarios, tratamientos, campa帽as masivas de vacunaci贸n, t贸xicos industriales lanzados al medio ambiente, t贸xicos procedentes de las aguas y la alimentaci贸n, condiciones clim谩ticas extremas鈥

Condici贸n inherente a las falsas pandemias o epidemias es un virus que jam谩s se ha aislado y por tanto no se ha podido establecer su culpabilidad: poliovirus, virus del sarampi贸n, Virus de Inmunodefiencia Humana, Virus de la Hepatitis, 脡bola, Zika, Coronavirus varios鈥 y ahora el flamante SARS-CoV-2鈥 ninguna evidencia de aislamiento/purificaci贸n de ninguno de ellos.

Las falsas pandemias no tienen entidad patol贸gica propia aunque s铆 se utilizan problemas de salud y muertos reales. Es de crucial importancia separar esto para abordar cada cosa desde la perspectiva adecuada: desmontando las etiquetas (鈥渃aso de SIDA鈥, 鈥淢uerto por coronavirus鈥) y atendiendo a los verdaderos problemas de salud desde un 谩ngulo hol铆stico. Muy importante: una vez puesta en marcha la falsa pandemia, los propios tratamientos se suman al origen t贸xico agravando y ampliando los 鈥渃asos鈥.

Los falsos test para detectar al falso virus culpable son la clave para hacer cre铆ble la falsa pandemia presentando 鈥渃asos鈥, estad铆sticas, gr谩ficas, curvas, estudios epidemiol贸gicos鈥 que a su vez alimenten el p谩nico y justifiquen supuestas medidas de prevenci贸n o protocolos de tratamiento disparatados, absurdos, err贸neos, faltos de base cient铆fica y violadores de derechos y libertades fundamentales.

No hay ninguna conspiraci贸n oscura de reptilianos adoradores de microchips: lo que hay es una minor铆a que viene ejerciendo el poder desde tiempo inmemorial y cuyo objetivo es seguir ejerci茅ndolo. Para ello han desarrollado m煤ltiples y eficaces herramientas que educan a la mayor铆a en la indolencia y la obediencia. Pero atenci贸n: la mayor铆a no somos todos. Siempre hay grietas, fallos en la maquinaria, errores en la manipulaci贸n鈥 y ello permite abrir puertas a la esperanza y la verdad.

Los sucesivos montajes han ido multiplicando y profundizando en el control de la gente, la censura de minor铆as cr铆ticas y la aceptaci贸n de los dogmas de la medicina moderna que a su vez son claves para la extensi贸n del terror:

鈥 refuerzan la dependencia de las multinacionales farmac茅uticas;
鈥 castiga a marginados, moviliza ing茅nuos y los utiliza a todos para rentabilizar el fracaso y continuar huyendo hacia adelante;
鈥 dispara la intromisi贸n de la medicalizaci贸n en el terreno de lo sexual-emotivo, sustituyendo el conocimiento del propio cuerpo por un miedo mecanicista contribuyendo a reducir dr谩sticamente la espontaneidad vital;
鈥 consigue en gran parte ocultar los devastadores efectos de la iatrogenia producida por antibi贸ticos, quimioterapia, anti virales, vacunas y preparar el camino para un genocidio planetario, una nueva vuelta de tuerca en la agresi贸n a la salud del planeta y sus habitantes y una cantidad inconmensurable de sufrimiento humano.

Jes煤s Garc铆a Blanca




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org