May 2, 2022
De parte de ANRed
275 puntos de vista

Cecilia Griselda Basaldúa era oriunda de Buenos Aires, había regresado de un viaje de mochilera por Latinoamérica que duró más de cuatro años. Por ese entonces estaba escribiendo un libro en Capilla del Monte, ciudad en la que residía durante la pandemia. El 5 de abril de 2020 fue vista con vida por última vez; veinte días después, su cuerpo fue hallado por un vecino del lugar, en un descampado, con signos de abuso sexual y muerte por estrangulamiento. Hoy comienza el juicio. Se trata de uno de los primeros casos de violencia y femicidio que cobró estado público en la provincia de Córdoba, durante el transcurso del aislamiento más estricto por Covid. En un momento donde se extremaron las condiciones de violencia hacia mujeres y diversidades, el Estado no aplicó el Protocolo de búsqueda inmediata vigente en la provincia para encontrarla. La causa fue caratulada desde el inicio como “averiguación de paradero”, es decir, que la investigación no partió de la premisa de que había desaparecido contra su voluntad. En las horas previas a que se inicie el proceso judicial compartimos la entrevista a Daniel Basaldúa, papá de Cecilia. Por Mario Hernández


–Estamos en comunicación con Daniel, es el papá de Cecilia Basaldúa. Buenos días, Daniel.

-Buenos días, ¿cómo anda?

-Se desarrolló una importante actividad el pasado lunes cuando se cumplieron dos años del hallazgo del cuerpo de Cecilia Basaldúa, tanto en Capilla del Monte donde fue asesinada, en la Ciudad de Córdoba, y en nuestra Ciudad de Buenos Aires una concentración en la Casa de Córdoba, y la entrega de la carta “Justicia por Cecilia”. El próximo 2 de mayo se inicia el juicio por este asesinato. ¿Qué nos podés comentar al respecto?

-Fue en los tres lugares una movilización importante, realmente a nosotros nos perjudicó la pandemia, porque a Cecilia la asesinaron en plena pandemia. Ahora la gente está tomando consciencia de lo que le hicieron a Cecilia, por suerte, porque lo mínimo que queremos es justicia. Nos están acompañando un poco más ahora. La expectativa es que, como usted sabe, hay un detenido, en el juicio.

-Lucas Bustos, un joven peón albañil de 24 años. Ahora usted dice que es un perejil, ¿por qué?

-Porque no hay una prueba genética en su contra, a Cecilia la violaron, la trataron de ahorcar y hay un montón de pruebas que tendrían que estar de Lucas Bustos si fue él. Por supuesto, no hay ninguna prueba contra él en ese sentido, lo único que hay es que lo llevaron a la comisaría como testigo, para que dé algún testimonio. Según dice la familia lo llevaron engañado, a él y al hermano. Ahí tuvo apremios ilegales, le pegaron y dijo que había sido él quien la había matado, que se le había ido la mano. Pero no hay pruebas genéticas. Ahora Bustos con su abogado dijo que no, que mintió porque le golpearon. Lo que quiero es que me traigan a alguien certero. En Córdoba hay muchos casos de esos que ponen a alguien inocente y después los poderosos quedan afuera.

-¿Hacia dónde apuntan sus sospechas Daniel?

-Nosotros sospechamos del hombre que la tuvo alojada a Cecilia.

-Mario Mainardi.

-Sí, porque hay varios actores ahí. Hay policías, también el principal investigador que nos pedía información a nosotros cuando estábamos acá. Nosotros somos de Buenos Aires. Le pasamos cosas que había dicho Cecilia, había pedido informes de Mainardi, quién era, que la estaba volviendo loca, y todas esas cosas no las volcó en el expediente. Era el principal investigador y ahora está detenido por violencia de género, una paradoja.

Creemos que ahí hubo un armado de la policía de la causa, porque no se olviden que a Cecilia la trataban como que se había extraviado, cuando Cecilia estuvo secuestrada. Hubo 20 días donde nadie supo nada. Dicen que la mató Bustos, pero no dicen dónde la tuvo, cómo fue, no hay nada de eso, simplemente es el testimonio.

Nosotros tenemos sospechas del dueño de la casa porque nos avisó tres días después. Los elementos que tenía Cecilia, que eran el teléfono y la computadora, quedaron en su casa. Mientras la estaban buscando el tipo va a ver a la novia con una mochila grande gris, que supuestamente la tendría que haber tenido Cecilia, de esa mochila saca un instrumento musical y se lo regala al hijastro. Eso fue el día martes, Cecilia se había ido supuestamente el día domingo de su casa, ahora cómo tenía los elementos ese tipo no sé, no tengo ni idea, pero eso no lo investigaron.

-Este juicio comienza el próximo 2 de mayo, ¿dónde?

-El juicio va a ser en Cruz del Eje, Córdoba, con la Cámara de Villa Dolores, porque también cambiaron, la fiscal que investigó todo fue Paula Kelm del Valle de Villa de Cosquín. No sé por qué pasó, creo que la abogada de Lucas Bustos pidió el cambio de fiscalía, así que ahora está en la fiscalía de Villa Dolores, pero se hace en Cruz del Eje.

-Daniel, ¿qué posición ha adoptado el ministerio de la Mujer respecto a este caso?

-¿El ministerio de la Mujer de Nación o de Córdoba?

-Ambos.

-De Nación poco y nada, en algún momento nos recibieron porque nosotros estamos en un Colectivo de Víctimas de Femicidio, pero ayuda, nada. En el de Córdoba nos pusieron dos psicólogas muy buenas, que nos sirvieron mucho, algo nos ayudaron para los gastos de estadía y eso, pero por ahora nada más. Vamos a ver qué actitud toman ahora.

-Esperemos que este juicio sirva para esclarecer el asesinato de tu hija Cecilia. Vamos a seguir en contacto, vamos a hacer un seguimiento de todo esto. Comentarles a los oyentes que el próximo 30 de abril a las 18:00 en Córdoba Capital se estrena el documental “No nos callamos más” con la dirección de Wanda López Trelles y habrá un conversatorio con la presencia de la familia de Cecilia, en el Centro Municipal Hugo del Carril. ¿Daniel, querés agregar algo más?

-No, están bien informados ustedes ahí, nosotros vamos a estar en el conversatorio. Y agradecerle al periodismo porque realmente fueron los que nos acompañaron siempre. A ellos no les gusta eso, la única forma que tenemos de informar es con ustedes, ellos a nosotros no nos dieron un cachito de bolilla. Siempre denuncié que faltaban testigos, faltaban un montón de cosas que no tuvieron en cuenta. Gracias al periodismo y a todas las organizaciones sociales que nos están acompañando esto se está dando a la luz y espero que sea un juicio justo.

 





Fuente: Anred.org