September 12, 2022
De parte de ANRed
204 puntos de vista

Producci贸n de ma铆z. Foto: Julio Carrizo / BePe

En la ciudad de Fiambal谩, al norte de la Argentina, se instal贸 el megaproyecto de extracci贸n de litio conocido como 鈥淭res Quebradas鈥 en el a帽o 2017. Desde entonces, una asamblea encabezada por mujeres denuncia los cambios en el paisaje y la falta de agua que afecta a las principales actividades econ贸micas de la localidad. De esa manera, esta comunidad que defiende la vida tensiona, a su vez, el discurso de la transici贸n energ茅tica en clave de derechos. Por Camila Parodi  (Marcha).


Francisca Beatriz Perea, conocida como 鈥淜eti鈥, es integrante de la Asamblea Fiambal谩 Despierta. En su relato, cuenta que durante el a帽o 2016 comenz贸 a circular el rumor sobre la posible instalaci贸n de un proyecto de extracci贸n de litio hasta el momento desconocido en la ciudad de Fiambal谩. Recuerda, tambi茅n, que r谩pidamente algunas vecinas comenzaron a reunirse y a exigirle a las autoridades locales explicaciones al respecto. Al a帽o siguiente, los rumores se confirmaron y la llegada de la empresa Liex S.A (subsidiaria de Neo Lithium de origen canadiense) fue inminente: camionetas y camiones inspeccionando el territorio sin pedir permiso. Desde entonces, la Asamblea levanta la voz de quienes eligen cuidar el agua y la vida: 鈥淔iambal谩 Despierta es la esperanza. Queremos que un d铆a toda la poblaci贸n de Fiambal谩 despierte realmente ante lo que est谩n haciendo.  La falta de agua va a modificar nuestras vidas, porque sin agua no hay vida en ning煤n lugar del planeta鈥, se lamenta Beatriz.

Por sus paisajes 煤nicos, Fiambal谩 es uno de los lugares privilegiados para el turismo en la provincia de Catamarca, ubicada al norte de la Argentina. Este excepcional territorio semides茅rtico cuenta con aguas termales y la duna m谩s alta del mundo. A su vez, est谩 rodeada por 19 volcanes ubicados a m谩s de 6.000 metros sobre el nivel del mar, en lo que se conoce como 鈥渓a ruta de los seismiles鈥. All铆 se pueden apreciar los volcanes Pissis y Ojos del Salado, que est谩n a 6.882 y 6.864 metros sobre el nivel del mar, respectivamente. Pero no s贸lo eso, tambi茅n en sus lagunas, salares y glaciares de altura se encuentra gran parte de la concentraci贸n de agua dulce de la zona que, adem谩s, funciona como reserva de la bi贸sfera para investigaci贸n a nivel global.

Balc贸n del Pissis. Foto: Julio Carrizo / BePe

El megaproyecto de extracci贸n de litio se estableci贸 en una zona de salares conocida como 鈥淭res Quebradas鈥 (3Q) y de all铆 lleva su nombre. Se trata de un 谩rea de protecci贸n que se encuentra determinada por la Ley 5.070 de la Provincia de Catamarca. A su vez, integra el subsitio Sur Ramsar, una red que refugia humedales reconocidos a nivel internacional. En el 谩rea, precisamente, se encuentran seis lagunas altoandinas con valiosas especies con problemas de conservaci贸n, tal es el caso del flamenco andino.  A pesar de estas legislaciones, el Gobierno de Catamarca dio el aval para que la empresa pueda dise帽ar y operar pozos de evaporaci贸n piloto, as铆 como tambi茅n montar los laboratorios y campamentos que crean necesarios durante la etapa de exploraci贸n.

En 2021, este proyecto que comenz贸 en manos de la empresa canadience Liex S.A fue absorbido por la empresa china Zijin Mining. Hoy, la compa帽铆a asi谩tica avanza velozmente sobre el territorio que abarca unas 35.000 hect谩reas con el fin de producir m谩s de 20.000 toneladas anuales de litio (LCE) para bater铆as.

Natalia Sentinelli es arque贸loga, doctora en Cs. Antropol贸gicas e integrante del equipo de investigaci贸n de la Asociaci贸n Civil Bienaventurados los Pobres (BePe). Sobre la actual etapa explic贸: 鈥淪i bien el proyecto se encuentra pasando de una etapa de exploraci贸n a una de explotaci贸n, hay que tener en cuenta que, durante la exploraci贸n, en el caso de la extracci贸n de litio en salmueras, implica la extracci贸n de grandes vol煤menes de agua porque justamente tienen que hacer las pruebas sobre las capas subterr谩neas, hacerlas decantar y evaporar luego鈥.

La ruta de los seismiles. Foto: Julio Carrizo / BePe

Al momento, da cuenta la arque贸loga de que 鈥渓os impactos ecosist茅micos ambientales son de gran magnitud a nivel local, pero tambi茅n regional y global. Una de las lagunas en donde habitan varias especies migratorias podr铆a desaparecer鈥. Para la investigadora, necesariamente, los impactos registrados hasta ahora van a profundizarse en la etapa de explotaci贸n.

鈥淓n los meses de abril y marzo ve铆amos circular los 煤ltimos camiones cargados con las uvas hacia las bodegas鈥, recuerda Beatriz con una nostalgia que es reciente, 鈥測 ahora lo que vemos son flotas de camiones circulando permanentemente por las rutas, cargando maquinarias y todos los insumos para las mineras鈥. Tan s贸lo pasaron seis meses desde que Zijin Mining lleg贸 a Fiambal谩, sin embargo, denuncia Beatriz que el paisaje ha cambiado mucho: 鈥淣unca imagin茅 que el deterioro ser铆a tan r谩pido y visible鈥. Explica que los trabajadores chinos de la empresa se encuentran instalados en Fiambal谩 y afectando, tambi茅n, al turismo que se acerca curioso. 鈥淗an copado gran parte de los complejos de caba帽as que antes se los alquilaba para los turistas que nos visitaban鈥, expresa Beatriz.

Vi帽edos. Foto: Julio Carrizo / BePe

Seg煤n el Censo 2010, en Fiambal谩 habitan m谩s de 4.500 personas (INDEC) quienes, principalmente, trabajan en la producci贸n de alimentos y tareas asociadas al turismo. All铆 las familias campesinas producen vino a gran escala y trabajan el algarrobo con sus m煤ltiples propiedades. 鈥淓n Fiambal谩 tenemos turismo, producci贸n de vinos org谩nicos de altura, es un lugar 煤nico. Si se llevan el agua lo vamos a perder todo, nuestra vida y la de toda la flora y fauna de la zona鈥, asegura Beatriz. Recuerda que, en una reuni贸n de productores y productoras que se realiz贸 hace unos meses, all铆 鈥渢odos coincid铆an en que falta agua para mejorar la producci贸n鈥. Y explica: 鈥渟on estas mismas empresas las que nos est谩n consumiendo el agua, evaporan millones y millones de litros de agua para extraer el litio y nuestros ecosistemas van a ir cambiando鈥.

Producci贸n de ma铆z. Foto: Julio Carrizo / BePe

Por su parte, Natalia explica que ambientes como el de Fiambal谩 -considerados como 鈥渄esiertos鈥, en el mal sentido de la palabra 鈥 son 鈥渁ltamente productivos y lo que se est谩 perdiendo, en realidad, es la sostenibilidad de las funciones de los ecosistemas鈥 que, incluso, resultan 鈥渕uy interesantes para pensar especialmente en un contexto de cambio clim谩tico鈥.

Foto: Julio Carrizo / BePe

La ciudad de Fiambal谩 se encuentra en un valle y es conocida tambi茅n como 鈥淓l Bols贸n de Fiambal谩鈥 por su vegetaci贸n verde que contrasta con el desierto que la rodea. Esta distinci贸n es por el paso del r铆o Abauc谩n proveniente de la cordillera de los Andes, que distribuye su amplio caudal entre las provincias de Catamarca y La Rioja. Su nombre se debe al pueblo originario que habit贸 el territorio de manera ancestral, los abaucanes, quienes han sido quitados de la historia oficial de la localidad.

鈥淓n Fiambal谩 tenemos turismo, producci贸n de vinos org谩nicos de altura, es un lugar 煤nico. Si se llevan el agua lo vamos a perder todo, nuestra vida y la de toda la flora y fauna de la zona鈥滲eatriz, Asamblea Fiambal谩 DespiertaTuit

Para la arque贸loga, este accionar no es casual: 鈥淢uchas veces escuch茅 decir a las autoridades locales que ah铆 no vivi贸 ni vive nadie, que si no fuera por los campamentos mineros no habr铆a nadie鈥. Sin embargo, explica que existen algunos sitios arqueol贸gicos que evidencian la existencia de corrales de animales en la zona. 鈥淧osiblemente estos territorios podr铆an haber funcionado como rutas de tr谩nsito de caravaneo transcordillerano. Incluso pudo haber sido un lugar de pastoreo estacional, porque las caravanas suelen asentarse en donde hay pasturas para que los animales coman鈥, sostiene la arque贸loga, y aclara a continuaci贸n: 鈥淭odav铆a no lo sabemos y hay que investigarlo ya que se trata de una evidencia irrecuperable鈥.

En este marco, resalta una de las dimensiones m谩s ignoradas en el proceso: la cosmovisi贸n de los pueblos andinos. 鈥淣o nos olvidemos lo que signific贸 y significa la cordillera para para los pueblos ind铆genas andinos, los ancestros habitan los cerros鈥 manifiesta la arque贸loga. Y destaca que se trata de 鈥渁mbientes muy particulares, que tienen mucho para aportar a nuestro conocimiento y a nuestras formas de vida鈥.

Celebracion de la Pachamama, Tat贸n. Foto: Julio Carrizo

Como anticipamos en la historia de Antofagasta de la Sierra, ciertamente la disminuci贸n del uso de combustibles f贸siles y la transici贸n hacia energ铆as renovables 鈥 que requieren elementos como el litio 鈥 deber铆a ser el camino frente a la actual  crisis clim谩tica. Pero, si bien este proceso aparece de manera recurrente en los discursos de funcionarios, empresarios y organismos internacionales, hasta el momento no existen reflexiones en torno a las formas de extracci贸n o la desigualdad social, econ贸mica y ambiental que genera.

Mucho menos existen pol铆ticas reales de reutilizaci贸n de este mineral ni informes genuinos que presenten los impactos ambientales. Por eso, a los ojos de quienes habitan los territorios del llamado 鈥渙ro blanco鈥, las fuentes de energ铆as que ocupan el litio no tienen nada de 鈥渓impias鈥. Por eso, para que la transici贸n energ茅tica sea un proceso justo es necesario incorporar un enfoque de derechos, as铆 como el cumplimiento efectivo de los numerosos convenios que se escribieron para preservarlos.

En ese marco, el equipo de investigaci贸n de BePe analiz贸 el impacto del megaproyecto 3Q en la regi贸n de Fiambal谩 durante la etapa de exploraci贸n y realiz贸 el informe 鈥淢iner铆a trasnacional de litio en lagunas altoandinas de Catamarca: Caso Liex S.A鈥. Un resumen ejecutivo con perspectiva de derechos que analiza el accionar de las empresas transnacionales y eval煤a la aplicaci贸n de los principios rectores, es decir, de aquellos deberes y responsabilidades en materia de derechos humanos establecidos por la ONU en 2011 para las empresas.

Foto: Julio Carrizo / BePe

Sin embargo, explican en el informe, estos principios no son consolidados como obligatorios y es responsabilidad de los Estados su promulgaci贸n e implementaci贸n a trav茅s de leyes nacionales.  All铆 sostienen que 鈥渢anto la extracci贸n como la comercializaci贸n de los bienes comunes, en especial de los minerales, por parte de empresas ajenas a las realidades territoriales y culturales de los contextos donde establecen sus enclaves, implican la ocurrencia de numerosas vulneraciones de derechos鈥.

En este caso, el equipo realiza una tabla donde enumera los derechos vulnerados en el marco de la extracci贸n de litio en Fiambal谩. 脡stos van desde la reducci贸n de los reservorios y la salinizaci贸n del agua dulce, la contaminaci贸n de los sistemas lagunas, la depredaci贸n del ambiente y el paisaje, hasta la falta de informaci贸n y transparencia respecto a la consulta previa, la desigualdad en la toma de decisiones y la persecuci贸n y represi贸n pol铆tica, entre otros.

鈥淟o que denunciamos -explica Beatriz- es la falta de informaci贸n鈥. Sostiene la vocera de la Asamblea Fiambal谩 Despierta que 鈥渄esde el principio se instalaron sin brindar la informaci贸n al pueblo鈥. Tambi茅n relata que no hubo instancias consultivas: 鈥淟o que hubo fue una charla t茅cnica que despu茅s la presentaron como audiencia p煤blica鈥.

De hecho, en diciembre del a帽o pasado, se realiz贸 la primera audiencia desde 2017 hasta la fecha, sin embargo, denuncia la activista que 鈥渇ue todo muy armado, muy orquestado y no pudimos expresar nuestra disconformidad. Quienes pudieron hablar hab铆an sido supuestamente sorteados y casualmente eran aquellos que salieron beneficiados econ贸micamente por este proyecto鈥.

鈥淗ay mucho miedo en nuestra comunidad鈥 contesta Beatriz a la hora de hablar por la organizaci贸n del pueblo contra el megaproyecto 3Q, pero r谩pidamente se responde que 鈥渢iene sentido, muchas personas trabajan en relaci贸n de dependencia para el municipio o tienen a alg煤n familiar becado por la minera, es muy dif铆cil. Por eso decimos que Fiambal谩 tiene que despertar porque si no, cuando lo haga, va a ser tarde鈥.

Defensoras del agua y de la vida

Si bien Fiambal谩 鈥渘o despert贸鈥 como las vecinas lo imaginan, existe una organizaci贸n muy segura de los pasos a seguir ante el avance de la minera en su territorio. 鈥淟a mayor铆a somos mujeres鈥, cuenta Beatriz, y no es un dato menor: en un contexto de cambio clim谩tico y de evidente desigualdad, las mujeres y las infancias ser铆an las m谩s afectadasEsto se debe tanto por la limitaci贸n de acceso en las instancias de decisi贸n, como por la desigualdad hist贸rica en el acceso de recursos pero, tambi茅n, en los roles y responsabilidades asumidas por las mujeres rurales que se asocian directamente con el agua, la tierra y la producci贸n de alimentos como lo explica Claudia Korol en su libro 鈥淪omos tierra, semilla, rebeld铆a: luchas de mujeres por la tierra y el territorio鈥.

Quinoa. Foto: Julio Carrizo / BePe

Azul Cordo es periodista feminista y junto a Paz Tibiletti y Damaris Ruiza realizaron el informe 鈥淓llas alimentan al mundo鈥 para LATFEM, un trabajo period铆stico que profundiza sobre las causas estructurales del desigual acceso a la tierra. Son las mujeres rurales las que conservan las semillas nativas, las que protegen la riqueza biol贸gica y las que cuidan la vida de su comunidad.  Al respecto explica que 鈥渃laramente las mujeres se ven m谩s afectadas por el modelo extractivista y el cambio clim谩tico porque son tambi茅n las que primero ponen el cuerpo ante el avance de los proyectos extractivistas鈥.

A partir de su investigaci贸n, sostiene que las mujeres rurales 鈥渟on quienes garantizan a nivel de la econom铆a dom茅stica la producci贸n y la reproducci贸n de la vida, entonces si hay una crisis clim谩tica en esa tierra por supuesto ser谩n m谩s afectadas, porque son ellas las que no van a poder producir ese alimento b谩sico para sus familias y comunidades鈥.

Para la periodista feminista, existe otra variable necesaria de considerar ante el avance de los proyectos extractivistas en los territorios: 鈥淟as mujeres son las m谩s afectadas con ese mismo tipo de acciones opresivas en t茅rminos machistas y patriarcales鈥. Y eso se relaciona directamente con la instalaci贸n de proyectos: 鈥淓st谩 probado, durante la instalaci贸n de mineras, de pasteras o represas en los territorios vemos que no solo se profundizan las desigualdades a nivel de relaciones de g茅nero, porque los trabajos que se prometen y los pocos que se generan son para varones. Sino tambi茅n porque colaboran a la profundizaci贸n de redes de explotaci贸n sexual y trata de personas鈥.

Clasificaci贸n de pasas. Foto: Julio Carrizo / BePe

Como parte del di谩logo entre periodistas feministas y, a modo de cierre, Azul insiste en la necesidad de incorporar a los estudios ambientalistas y, particularmente al periodismo, un enfoque ecofeminista. 鈥淓n el an谩lisis de los distintos fen贸menos ambientales y, por ende, de crisis y cambio clim谩tico, es clave pensar estas problem谩ticas con perspectiva de g茅nero y feminista鈥 sostiene.

Las mujeres rurales 鈥渃uidan la vida鈥, como expresa Beatriz en la entrevista, y no solo eso: 鈥淣os cuidamos entre nosotras, nos mandamos mensajes, estamos atentas todo el tiempo y nos tenemos en la oraci贸n鈥.

La resistencia y organizaci贸n de las mujeres en Fiambal谩 para defender la vida se replica en cada territorio amenazado por las pol铆ticas extractivistas. Las Defensoras -como sostenemos en el proyecto period铆stico que lleva su nombre- 鈥渃uidan la memoria, abrazan el ser colectivo y construyen las respuestas al saqueo de nuestros cuerpos-territorios. En sus relatos de esperanza tejen las resistencias territoriales en una genealog铆a urgente: defender los derechos de los pueblos y de la madre tierra鈥.

Las defensoras 鈥減onen el cuerpo鈥 para la defensa del territorio y no es met谩fora. El cuerpo hace parte del territorio y, por ende, de la vida. 鈥淓n Fiambal谩, y en el mundo, sin agua no hay vida as铆 que no queda otra que seguir luchando鈥, concluye Beatriz.

*Esta nota fue producida con apoyo de Climate Tracker como parte del Programa de Mentor铆as en Periodismo Clim谩tico.

Fuente: https://marcha.org.ar/fiambala-entre-el-sueno-del-progreso-minero-y-una-vida-sin-agua/





Fuente: Anred.org