November 5, 2020
De parte de La Haine
255 puntos de vista


La entidad bancaria, que ped铆a seis meses de c谩rcel, retir贸 su demanda, pero el ministerio fiscal sigui贸 adelante, aumentando la petici贸n de pena a dos a帽os, a pesar de no acreditar la violencia necesaria para pedir una pena tan alta. Abogados de los acusados califican la situaci贸n de 鈥渙fensiva contra el movimiento por la vivienda鈥

La PAH cumpl铆a ocho a帽os. Y decidi贸 compaginar su fiesta de aniversario con una acci贸n que llevaban a帽os llevando a cabo: el 3 de marzo de 2017 se ocup贸 una sede del banco BBVA en el barrio de Sant Andreu (Barcelona) para protestar por diversos desahucios de pisos propiedad de la entidad y negociar daciones en pago. La ocupaci贸n fue como cualquier otra: diversos activistas de distintos movimientos por el derecho a la vivienda entraron en la sede bancaria y se apostaron all铆 durante menos de 48 horas.

鈥淔ue una ocupaci贸n m谩s: hubo parlamentos y m煤sica. Incluso fue m谩s festiva que otras, ya que era el cumplea帽os de la PAH. 隆Hasta hubo tarta!鈥, cuenta Ainhoa Lafuente, miembro de la PAH que estuvo en la acci贸n. Ahora, ella y otros siete activistas se enfrentan a una multa de 800 euros y a una pena de dos a帽os de c谩rcel, acusados de allanamiento de un local abierto al p煤blico y de un delito leve de da帽os. La petici贸n de pena corre a cuenta de la Fiscal铆a, despu茅s que el BBVA se retirara de la acusaci贸n particular.

Ainhoa se halla a las puertas de un juicio (que se celebrar谩 el pr贸ximo lunes 9 de noviembre) por 鈥渉aber pasado un ratito por all谩; simplemente cog铆 el micr贸fono para explicarle a la gente qu茅 est谩bamos haciendo鈥. As铆, micro en mano, la identificaron los Mossos d鈥橢squadra. Un caso similar es el de Aina Gom脿, entonces miembro de la PAH y ahora del Sindicato de Vivienda de Sant Andreu, quien fue identificada, como la mayor铆a de acusados, tras la comida del segundo d铆a de ocupaci贸n, cuando estaban recogiendo los b谩rtulos para marcharse. 鈥淨ued谩bamos poqu铆simos y casi est谩bamos saliendo ya por la puerta鈥, recuerda.

A pesar de la alta pena que se les pide, estas dos acusadas se muestran tranquilas: 鈥渘o hay base para la acusaci贸n鈥, sentencian. En la misma l铆nea se expresa Ana茂s Franquesa, abogada de una de las ocho acusadas: 鈥渆stamos ante un caso que hace cinco a帽os se hubiera juzgado como una falta y no hubiera llegado a juicio. Es una ofensiva contra el movimiento a la vivienda鈥, asegura. La abogada hace referencia al art铆culo 203.2 del C贸digo Penal, en el cual se basa la acusaci贸n, y que fue reformado en 2015.

El texto establece penas de c谩rcel de entre seis meses y tres a帽os para quien 鈥渃on violencia e intimidaci贸n entrara o se mantuviera contra la voluntad del titular鈥 en un establecimiento abierto al p煤blico. Desde la PAH aseguran que la reforma de este art铆culo fue pensada 鈥渆specialmente鈥 para las ocupaciones bancarias. Con la reforma del C贸digo Penal, pues, 鈥渘os encontramos con penas absolutamente desproporcionadas contra el ejercicio del derecho a protesta鈥, expone Franquesa.

El BBVA se retira y la Fiscal铆a sube la apuesta

Para aplicar el art铆culo 203.2 se requiere, pues, que haya habido violencia y coacci贸n. Las acusadas reconocen que se quedaron dentro de la sede bancaria pero que en ning煤n momento se forzaron las puertas ni se par贸 la actividad. 鈥淎cordamos con el banco y con sus guardias de seguridad dejar las puertas abiertas, para que siguieran entrando clientes. No tocamos los cajeros ni alteramos la actividad, porque es un servicio para la gente, que no tiene culpa de las malas praxis de la entidad鈥, explica Lafuente.

Ainhoa Lafuente (izquierda) y Aina Gom脿 (derecha), dos de las acusadas por la ocupaci贸n. PAH

Y es que, seg煤n explican ambas acusadas, 鈥渕antener una actitud festiva y sin violencia, as铆 como permitir que los clientes se acerquen al banco, es clave para este tipo de acciones, porque lo que queremos es que nos escuche cuanta m谩s gente mejor鈥, argumenta Gom脿. El relato del BBVA, seg煤n el escrito de acusaci贸n al cual ha tenido acceso esta periodista, describe la 鈥渘egativa a parar la ocupaci贸n鈥 de los activistas, que 鈥渆ntraron a gritos, lanzaron papeles y empapelaron los cristales鈥. Pero no se menciona ni violencia ni coacci贸n, imprescindibles para aplicar el art铆culo 230.2 del C贸digo Penal.

Es por eso que el BBVA, al interponer la demanda en un primer momento, pidi贸 una pena sustancialmente menor: seis meses de c谩rcel por un delito de allanamiento. Seg煤n fuentes de la PAH, la entidad bancaria se retir贸 de la acusaci贸n despu茅s de llegar a un acuerdo. Pero la Fiscal铆a sigui贸 adelante, subiendo la apuesta y pidiendo dos a帽os de prisi贸n. Seg煤n la abogada Ana茂s Franquesa, no es extra帽o que la Fiscal铆a siga adelante con un juicio si la acusaci贸n particular se retira, pero 鈥渟铆 es destacable que el ministerio fiscal pida penas mayores鈥. Por su parte, el BBVA no ha querido confirmar a este medio si retir贸 la denuncia, ya que rehusan 鈥渉acer valoraciones sobre procedimientos judiciales en curso鈥.

Tanto las acusadas como la abogada ponen el foco en que esta 鈥渆strategia dura de la Fiscal铆a intenta poner el miedo en el cuerpo de los activistas por el derecho a la vivienda鈥, asegura Ainhoa Lafuente. 鈥淣os quieren callar鈥, a帽ade. A pesar de esto, aseguran que no van a dejar de hacer acciones como esta, que califican de 鈥渋nformativa鈥. 鈥淐ualquier ciudadano tiene derecho a saber qu茅 nos est谩n haciendo los bancos, porque actualmente ser ciudadano de Espa帽a significa estar afectado, de una u otra manera, por la crisis habitacional鈥, sentencia Aina Gom脿. Por todo ello, Ana茂s Franquesa declara que 鈥渘o nos angustia el resultado del juicio: lo que nos preocupa es la deriva judicial actual de criminalizaci贸n del derecho a la protesta y del movimiento por la vivienda鈥, asegura.

Fuente




Fuente: Lahaine.org