July 5, 2022
De parte de Acracia
168 puntos de vista

D铆as despu茅s de la cumbre de la OTAN en la capital del reino, todav铆a nos invade la verg眉enza ajena ante el nivel de subordinaci贸n y genuflexiones de la politiquer铆a de ese inefable pa铆s. Como es sabido, la fuerza atl谩ntica, lejos de disolverse como organizaci贸n terrorista armada, como ya debi贸 hacer d茅cadas atr谩s, estableci贸 su l铆nea de actuaci贸n para los pr贸ximos diez a帽os. Entre sus objetivos, para orgullo de la derecha m谩s extrema, y como no pod铆a ser de otra manera, est谩 el defender todav铆a m谩s la integridad territorial de todos y cada uno de sus socios; de manera expl铆cita esta vez, se alude a los flujos migratorios. Por supuesto, Pedro S谩nchez, al frente de la autoproclamada coalici贸n de gobierno m谩s progresista de la historia, ha mostrado su entera satisfacci贸n por haber servido de sede a los gerifaltes del imperio. Con una crisis encadenada tras otra, estando al borde del colapso econ贸mico debido al sistema capitalista y con una democracia representativa, que asegura el control de las 茅lites pol铆ticas y econ贸micas, la fuerza atlantista, como insigne representante de la civilizaci贸n occidental, se repliega en su deseo de buscar con ardor enemigos entre los que se encuentran los desgraciados del mundo en busca de una vida mejor. Nadie esperaba m谩s, al fin y al cabo ya estamos olvidando en nuestra descerebrada sociedad medi谩tica los recientes asesinados en la frontera marroqu铆 por parte de las sacrosantas fuerzas del orden.

Y es que parece mentira que continuemos con nuestras grises vida en plena (gran) crisis de una modernidad empecinada en hablar todav铆a, sin el menor asomo de verg眉enza, de 芦progreso禄 y 芦desarrollo禄. Si alguien esperaba, despu茅s de que la pandemia del Covid afectara tambi茅n al primer mundo, que aprendieramos a ser m谩s solidarios y concienciados ante un mundo desigual, los incidios estaban equivocados. Al fin y el cabo, el capitalismo ha demostrado tener mucha m谩s capacidad de innovaci贸n y mutaci贸n de lo que predijo el viejo Marx; en lo que ata帽a a la pol铆tica, los gobernantes, de uno u otro pelaje, se muestran razonablemente tranquilos mientras no entremos los ciudadanos en una fase de madurez para aprender a crear nuestras propias herramientas de gesti贸n directa. S铆, lo diremos una vez m谩s, la invasi贸n de Ucrania por parte del ejecutivo ruso es repulsiva, pero olvidamos pronto que las guerras parecen formar parte del c贸digo gen茅tico del capitalismo y que en ning煤n momento ningun Estado ni ninguna fuerza militar de las que forman parte han trabajado de verdad por la paz, por no hablar de justicia social. Pero, continuemos con el inicuo 芦control de los flujos migratorios禄.

Conviene recordar a los que todav铆a conservan alg煤n atisbo de fe en un gobierno 芦progresista禄, que todos y cada uno de ellos ha mantenido su pol铆tica de contenci贸n de la migraci贸n para asegurar que el sistema capitalista se mantenga bien en funcionamiento convirtiendo a las personas en una mercanc铆a m谩s. S铆, cuando la migraci贸n es 芦indeseable禄 opera la fuerza represiva m谩s evidente, l茅ase Ceuta y Melilla, pero la hipocres铆a del sistema es tal que la legalidad establecer谩 adecuadamente qu茅 personas son adecuadas seg煤n las necesidades del mercado laboral. Estos acuerdos para decidir qu茅 migrantes son aptos para ser explotados, mientras otros son cruelmente reprimidos, son obviamente resultado de acuerdos entre gobiernos con el benepl谩cito toda suerte agencias para el desarrollo y ONG asistencialistas, que maquillan y sustenta el mundo en que vivimos; no es casualidad que poco antes de la desmedida actuaci贸n de la polic铆a marroqu铆, en perfecta connivencia con las fuerzas del orden espa帽olas, Pedro S谩nchez mostrara su satisfacci贸n de haber negociado satisfactoriamente, podemos adivinar qu茅, con el d茅spota marroqu铆. En plenas crisis globales de todo tipo, las migraciones, resultado precisamente de los muchos conflictos b茅licos, de la injusticia econ贸mica y de la opresi贸n pol铆tica, deber铆a ser uno de los campos donde demostrar que es posible un mundo libre y solidario, sin fronteras de ning煤n tipo. Ello, a pesar del en茅simo repliegue armado de las inicuas 茅lites del mundo, que esperemos muestren con ello sus 煤ltimos estertores.

Juan C谩spar




Fuente: Acracia.org