December 5, 2021
De parte de La Haine
418 puntos de vista


Van a vivirse horas decisivas en las que no cabe la posici贸n de espectadores.

Todo indica que se han acelerado los tiempos para llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las se帽ales en ese sentido datan al menos desde el discurso grabado de Alberto Fern谩ndez que se difundi贸 la misma noche de las 煤ltimas elecciones. All铆 hizo el anuncio p煤blico de un 鈥減rograma plurianual鈥.

Si bien no lo dijo con claridad salta a la vista que se trata de condicionar por varios a帽os la pol铆tica econ贸mica del pa铆s a los dictados del organismo internacional. Despu茅s vienen declaraciones ret贸ricas sobre que tiene que ser un acuerdo 鈥渟ustentable鈥, que no agrave los sufrimientos de nuestro pueblo.

Claro que no se dan precisiones sobre c贸mo compatibilizar esos recaudos con el sometimiento a las recomendaciones del FMI, siempre traducidas en pol铆ticas de ajuste. Y que incluyen un monitoreo de todas las metas econ贸micas. En ese contexto la 鈥渟ustentabilidad鈥 aparece como un 鈥渟aludo a la bandera鈥, una tapadera discursiva para pol铆ticas antipopulares.

驴Qu茅 dice Cristina?

El presidente fue respaldado, con ciertas salvedades, por la reciente carta de Cristina Fern谩ndez de Kirchner. La vicepresidenta reforz贸 su m茅todo de hacer pol铆tica 鈥減or correspondencia鈥, al ratificar por medio de una misiva que est谩 a favor del pago de la deuda. S铆 se ataja al explicitar que las modalidades de ese acuerdo y la 鈥渓apicera鈥 para firmarlo est谩n en manos del presidente.

All铆 se帽ala las responsabilidades de la oposici贸n de derecha en el desmesurado endeudamiento contra铆do durante la presidencia de Mauricio Macri. A partir de esa verdad evidente no obtiene el corolario de que esa deuda es fraudulenta e impagable. Al contrario, marca la responsabilidad de los legisladores opositores a la hora de dar su respaldo al futuro acuerdo con el FMI.

Esboza asimismo su rechazo a la perspectiva de que el pacto con el Fondo asuma un sendero de ajuste despiadado. El interrogante es cu谩les son los modos de 鈥渉onrar鈥 la deuda sin producir fuertes restricciones al gasto p煤blico. Lo que conlleva dejar a la intemperie prestaciones sociales, jubilaciones, salarios de trabajadores estatales. E inversiones imprescindibles en salud, educaci贸n e infraestructura.

Un men煤 que se refuerza con la perspectiva devaluatoria. Ya desde el Banco Central se ha anunciado que si disminuye el ritmo de la inflaci贸n, se acelerar谩n las devaluaciones que, si bien en cuentagotas, ya se hallan en curso. Otro ataque contra el nivel de vida de las clases populares.

Apunta tambi茅n la vicepresidenta a las posibilidades de que un acuerdo desemboque en un desastre social, tal vez con el pensamiento puesto en salvar sus eventuales responsabilidades. Bajo la cobertura de que ella cumpli贸 en advertir acerca de las consecuencias de una 鈥渕ala decisi贸n鈥.

Cabr铆a la aclaraci贸n de cu谩l ser铆a la 鈥渂uena decisi贸n鈥, que no est谩 formulada. S贸lo escribi贸: 鈥淓s un momento hist贸rico de extrema gravedad y la definici贸n que se adopte y se apruebe, puede llegar a constituir el m谩s aut茅ntico y verdadero cepo del que se tenga memoria para el desarrollo y el crecimiento CON INCLUSI脫N SOCIAL de nuestro pa铆s鈥

El 鈥渁rriba鈥 y el 鈥渁bajo鈥

La aceleraci贸n del acuerdo de la que habl谩bamos al comienzo, es corroborada, y hasta cierto punto celebrada, por los 谩mbitos siempre alineados con pol铆ticas conservadoras. Se produce un cierto impasse en el vilipendio cotidiano a todas las decisiones gubernamentales.

Un t铆tulo de La Naci贸n del 2 de diciembre anuncia: 鈥淐on matices, el oficialismo ya acepta el acuerdo con el FMI鈥 y en la p谩gina siguiente: 鈥淓l mercado se mostr贸 optimista por el avance de la negociaci贸n con el FMI鈥. Ya es por dem谩s sabido, si 鈥渆l mercado鈥 festeja una decisi贸n, es porque 茅sta es destructiva respecto a los intereses populares.

Mientras tanto, funcionarios del 谩rea econ贸mica se dirigir谩n a Washington en la b煤squeda de producir un avance sustancial en las tratativas.

Al auspicio de estas negociaciones no pod铆a faltar la conducci贸n de la Confederaci贸n General del Trabajo, que adelant贸 su apoyo. Eso s铆, acompa帽ado del pedido al ministro de Econom铆a, con quien se reuni贸 al efecto, de que el pacto a alcanzar sea 鈥渟in ajuste鈥.

La aceptaci贸n hip贸crita de la deuda impagable con el organismo cunde por los sectores m谩s diversos. Las dirigencias convergen en sustentar la subordinaci贸n a las indicaciones del Fondo, que por extensi贸n ata a los intereses del capital financiero internacional.

驴Cu谩l ser谩 la respuesta desde abajo? En un pa铆s con m谩s del 40% de pobreza, elevada inflaci贸n, salarios reales en ca铆da, desempleo de dos d铆gitos y alt铆simos niveles de empleo precario, la perspectiva de empeoramiento de la situaci贸n aparece situada m谩s all谩 de cualquier umbral de tolerancia.

La tarea de 鈥渃ontenci贸n social鈥 que ejercen las organizaciones m谩s conciliadoras y los funcionarios que le responden en el poder ejecutivo, entra en posici贸n de riesgo.

En movilizaciones recientes, agrupaciones cercanas al gobierno enarbolaron banderas y entonaron c谩nticos contrarios al pago de la deuda. No faltaron las del tipo 鈥淔uera el FMI鈥 o 鈥淟a 煤nica deuda es con el pueblo鈥. Hasta hubo una concentraci贸n, la del 17 de octubre 煤ltimo, que fue convocada con el rechazo de la deuda como consigna b谩sica. Los discursos pronunciados en ese acto, en particular el de Hebe de Bonafini, fueron enf谩ticos en ese sentido.

Con el avance de la pol铆tica 鈥渁cuerdista鈥 esas organizaciones y dirigentes quedan en una contradicci贸n irresoluble no ya con el gobierno de Alberto Fern谩ndez sino con Cristina, a la que consideran su l铆der indiscutible.

Existen entonces altas probabilidades de que a partir del a帽o que viene se produzca un empeoramiento a煤n mayor de la situaci贸n social. Las organizaciones sin ataduras con el oficialismo y que tienen un compromiso real con sus integrantes de base se dirigir谩n sin dudar a la lucha, hagan lo que hagan las que son m谩s afines al gobierno.

Por lo pronto ya est谩 convocada una amplia movilizaci贸n para el 11 de diciembre. Ser谩 en repudio a la deuda externa odiosa e ileg铆tima y al rol del Fondo. Es de esperar que la manifestaci贸n sea masiva y tenga lugar en todo el pa铆s. Un amplio entramado de organizaciones est谩 dispuesto a concurrir.

De ser as铆, se marcar谩 un hito para el sostenimiento de una batalla que apenas comienza. El ascenso de las luchas es el escenario m谩s probable. Y la responsabilidad de fortalecerlo y llevarlo adelante es una tarea para asumir en conjunto.

La Haine




Fuente: Lahaine.org