September 24, 2021
De parte de SAS Madrid
351 puntos de vista


鈥淚mpulsar la formaci贸n profesional es la mejor manera de invertir en una econom铆a cada vez m谩s moderna y sobre todo es la oportunidad m谩s clara de resolver ese empleo juvenil鈥, declaraba Pilar Alegr铆a, la nueva ministra de Educaci贸n el pasado 1 de septiembre. Pocos d铆as despu茅s, el gobierno aprobaba el proyecto de Ley de Formaci贸n Profesional, que pasar铆a as铆 a tr谩mite parlamentario. El borrador ya hab铆a sido presentado ante la comunidad educativa el pasado junio por parte de la entonces ministra Isabel Cela谩.

Entre ambos momentos, la imagen de largas filas de j贸venes bati茅ndose por matricularse en los ciclos de FP en la Comunidad de Madrid o Catalunya, daban testimonio de que esa oportunidad tan clara para el empleo juvenil, no era accesible para todos: la subida de la demanda de este tipo de formaci贸n no se ha visto acompasada de un incremento suficiente de la oferta p煤blica.

Al esplendor del negocio posibilitado por la oportuna carencia de plazas p煤blicas se une el hecho de plegar la FP 鈥渁l imperativo del mercado de trabajo y a los intereses privados de las empresas鈥

Un desequilibrio sobre el que se ha pronunciado tambi茅n el Defensor del Pueblo. El pasado 9 de septiembre, Francisco Fern谩ndez Marug谩n apuntaba que la situaci贸n deber铆a 鈥渓levar a las administraciones educativas a reforzar, modernizar y flexibilizar las ense帽anzas de formaci贸n profesional, y aumentar la oferta, tanto de ciclos formativos como del n煤mero de plazas en aquellas opciones profesionales con mayor demanda y proyecci贸n laboral鈥. Marug谩n valoraba positivamente en el mismo texto el proyecto de ley del gobierno.

La FP dual y la privatizaci贸n

Sin embargo, el proyecto no ha sido acogido con tanto entusiasmo por una parte de la comunidad educativa, que considera que la ley contin煤a en una senda que, abrazando acr铆ticamente la idea de que la FP debe dar un lugar preeminente a las empresas, consolida una tendencia a la privatizaci贸n de las ense帽anzas.  鈥淟a futura Ley de FP supone un paso m谩s en la privatizaci贸n de la educaci贸n p煤blica y es una concesi贸n directa a los empresarios de la CEOE鈥, afirmaba tajante el sindicato de estudiantes en un comunicado publicado el pasado 8 de julio.

En Andaluc铆a, la CGT, comparte una visi贸n similar, que entiende esta ley como una cristalizaci贸n de un proceso iniciado ya hace a帽os y consolidado en diversos planes del gobierno. 鈥淎sistimos a una ofensiva propagand铆stica que vende a la FPDual como panacea para solucionar el paro juvenil pero que es en realidad un sometimiento de todo el Sistema Educativo y la Formaci贸n Profesional a las necesidades de la competitividad empresarial y por tanto de los beneficios empresariales鈥, explican a El Salto desde el Grupo de Trabajo de Formaci贸n Profesional de la Federaci贸n Andaluza de Sindicatos de Ense帽anza de CGT (FASE). 驴Qu茅 subyace a esta apuesta por la FP dual para el sindicato? La entrada de la empresa privada hasta los mismos centros de ense帽anza y su intervenci贸n en los curr铆culum de formaci贸n. Adem谩s, estiman que se posibilita con este modelo una exacerbaci贸n de la competencia entre centros educativos que pujar谩n por colaboraciones con las empresas abocando a 鈥渢odo el mundo a bailar el baile de los intereses privados, no de un servicio p煤blico鈥.

Y es que la privatizaci贸n, seg煤n CGT, opera de dos formas: de un lado, a trav茅s del aumento de ciclos medios y superiores en centros privados y concertados, un proceso en plena expansi贸n ante unas 贸ptimas expectativas de negocio con tintes de burbuja, en la que no pod铆an faltar los fondos buitres. Al mismo tiempo, al esplendor del negocio posibilitado por la oportuna carencia de plazas p煤blicas se une el hecho de plegar la FP 鈥渁l imperativo del mercado de trabajo y a los intereses privados de las empresas鈥.

En Madrid el diagn贸stico coincide en l铆neas generales con Andaluc铆a: hay una clara apuesta auton贸mica por la privatizaci贸n basada en la lectura de la FP como una gran oportunidad de negocio.

Isabel Galv铆n, secretaria general de la federaci贸n de ense帽anza de Comisiones Obreras en Madrid (Fecc), echa de menos una apuesta clara por la FP p煤blica en el anteproyecto. En Madrid el diagn贸stico coincide en l铆neas generales con Andaluc铆a: hay una clara apuesta auton贸mica por la privatizaci贸n basada en la lectura de la FP como una gran oportunidad de negocio. En un contexto de paro juvenil estructural, los chavales que acaban la ense帽anza obligatoria llevan a帽os escuchando que la FP tiene m谩s salidas laborales, pero cuando van a apuntarse, como hicieron los miles de j贸venes en Madrid y Catalunya este verano, descubren que no hay plaza para ellos: 鈥渃ada vez hay m谩s demanda y no hay la oferta suficiente y si no hay oferta suficiente p煤blica la alternativa es pagar. Aqu铆 las empresas encuentran casi sin hacer nada un negocio鈥, sintetiza la sindicalista, que califica el anteproyecto de insuficiente, especialmente por no llevar una memoria econ贸mica vinculada a la creaci贸n de plazas p煤blicas. 鈥淪e dec铆a que una parte de los fondos europeos iba a estar vinculada a su uso en FP p煤blica pero al final el gobierno de Espa帽a est谩 optando por la v铆a de la recomendaci贸n en educaci贸n, recomendaciones, todo flexibilidad y al final nada鈥.

Una marasma de empresas privadas copan la oferta de formaci贸n continua y para personas desempleadas. Con el proyecto de ley y las distintas variantes que facilita, Jose Luis Carretero, de Solidaridad Obrera, teme que la formaci贸n profesional tome ese modelo como referencia, con la consiguiente privatizaci贸n. 鈥淣os preocupa que se transforme en una especie de mercado y feria de distintas competencias que se puedan convalidar de todas las maneras imaginables y al final se convierta en un coto de caza de peque帽as consultoras amigas de no s茅 qui茅n, que van convalidando t铆tulos y al final la gente tiene t铆tulos pero no se sabe muy bien de qu茅鈥. Este profesor de Formaci贸n y Orientaci贸n Laboral no niega la mayor: el bajo porcentaje de personas graduadas en FP, es decir, de cuadros medios, y la presi贸n europea para acompasar las cifras con las del continente, exigen una respuesta: 鈥渆l problema es que ese porcentaje se puede aumentar meti茅ndole gasto p煤blico a eso, meti茅ndole tambi茅n la posibilidad de una formaci贸n de calidad, o se puede aumentar simple y llanamente favoreciendo de una u otra manera las certificaciones鈥, que no supongan un gasto para la administraci贸n. 鈥淵o creo que ellos est谩n optando por la segunda v铆a que es una v铆a que permite tambi茅n caminar en un proceso de privatizaci贸n鈥, concluye.

Trabajadores futuros y presentes

Si la FP dual ha sonado tan bien en los 煤ltimos a帽os es porque se le asociaba a pr谩cticas consideradas exitosas en el norte, ya sea en Alemania o en otros pa铆ses, que no son f谩cilmente replicables en el contexto espa帽ol donde el modelo productivo 鈥渆st谩 demasiado trufado, con demasiada precariedad, temporalidad, etc鈥, matiza Galv铆n, quien considera que en este entorno es dif铆cil que se pueda hacer pr谩cticas en una empresa con garant铆as, por lo que pasar menos tiempo en el centro educativo y m谩s en estos centros de trabajo, puede fomentar el 鈥渦so de los estudiantes que est谩n form谩ndose como mano de obra precaria si no gratuita鈥. 

CGT comparte preocupaci贸n: que el desempleo juvenil no se trate de abordar creando puestos de trabajo sino potenciando 鈥渜ue los empresarios dispongan de una masa de j贸venes sin otras expectativas vitales que obtener un empleo como sea鈥. Ese como sea se respirar铆a en un documento que no concreta las condiciones del alumnado: 鈥淟a nueva normativa recoge que todos los estudiantes tendremos un contrato de trabajo, pero no establece que las pr谩cticas sean realmente formativas ni obligatoriamente remuneradas, ni garantiza que estos 鈥渃ontratos鈥 no vulneren nuestros derechos constantemente. (…) Un regalazo a la CEOE que se frota las manos con este negocio redondo鈥, protestan desde el Sindicato de Estudiantes.

Pero la problem谩tica laboral de la FP no solo afecta al estudiantado en su desembarco en el mercado de trabajo, sino que envuelve al personal docente involucrado en este ciclo formativo. Con la situaci贸n laboral m谩s precaria del sistema educativo, seg煤n explica Galv铆n, 鈥渓a FP es donde m谩s plazas quedan sin cubrir y el porcentaje de interinidad es mucho m谩s alto. Hay que emprender tambi茅n una dignificaci贸n del profesorado鈥, defiende. 

Carretero recuerda que son muchos los docentes que est谩n en contra del sistema dual como se est谩 implementando ya en comunidades como Madrid. Coincide con Galv铆n en que se trata de un modelo que puede funcionar bien en el norte de Europa: 鈥減orque est谩 vinculado con aparatos productivos muy distintos, y hay un firme control estatal de c贸mo se realizan las pr谩cticas, en las que los tutores de pr谩cticas de las empresas tienen que seguir un proceso de homologaci贸n p煤blica, en la que los sueldos que cobran los alumnos mientras  realizan las pr谩cticas son m铆nimamente dignos鈥. A estos factores se une en muchas ocasiones un fuerte control sindical.

鈥淪i t煤 te tiras un a帽o en una empresa determinada y no sabes nada del resto del sector productivo, pues es verdad que te has adaptado muy bien a esa empresa pero es mucho m谩s discutible que te puedas haber adaptado al conjunto del aparato productivo鈥

Para Carretero en el caso espa帽ol, sin embargo, aunque se parta de la hip贸tesis de que el estudiantado se 鈥渇oguea m谩s en los centros productivos, en las empresas, en realidad este modelo mina la polivalencia de sus aprendizajes. Si t煤 te tiras un a帽o en una empresa determinada y no sabes nada del resto del sector productivo, pues es verdad que te has adaptado muy bien a esa empresa pero es mucho m谩s discutible que te puedas haber adaptado al conjunto del aparato productivo鈥.

Harto problem谩tico le parece a este docente que, a diferencia de otras experiencias en Europa, a los tutores en las empresas no se les exija ninguna formaci贸n o titulaci贸n espec铆fica, 鈥渁l final se deja a los tutores desde los centros educativos el determinar  a qu茅 empresas van a los alumnos, y esta falta de informaci贸n fuerza a que los propios tutores de los centros educativos que est谩n cargados de horas no pueden hacer una supervisi贸n realmente exhaustiva de qu茅 est谩n haciendo los alumnos en las pr谩cticas鈥. As铆 las cosas, el sindicalista se pregunta 鈥渉asta qu茅 punto esta no es una forma en determinados sectores de conseguir trabajo barato para el empresariado鈥, Carretero puede entender unas pr谩cticas de tres meses de formaci贸n, 鈥 pero un a帽o con un sueldo de 300 euros al mes, es muy jugoso para muchas empresas que pueden de esa manera evitar contratar a gente鈥.

Otra que puede ahorrar mucho es la administraci贸n: con una FP dual que llega al 50%, un a帽o del ciclo pasar铆a a depender enteramente de la empresa. Si eres la administraci贸n, tambi茅n ganas. 鈥淎s铆, t煤 vas a multiplicar por dos el n煤mero de titulados con los mismos recursos鈥, un ahorro en recursos humanos, es decir, probablemente en n煤mero de interinos: 鈥渃reo que ah铆 hay una especie de truco, multiplicar el n煤mero de titulados sin multiplicar el gasto鈥, valora Carretero.

Ahondando en la desigualdad

鈥淧rimero expulsan a los hijos de las familias obreras de la Universidad P煤blica con tasas imposibles de pagar y ahora quieren convertir la FP en un mercado de mano de obra barata controlado directamente por la patronal鈥, vuelve a sintetizar el Sindicato de Estudiantes, que propone:  鈥渄ejar de beneficiar a los grandes empresarios, que se llenan los bolsillos con dinero p煤blico haciendo negocio de nuestro derecho a la ense帽anza, que es la causa de la desigualdad que margina a los j贸venes de los barrios obreros鈥.

Galv铆n comparte esa mirada de clase desde otra perspectiva: considera que la opci贸n de optar a FP se va urtando 鈥渁 los m谩s precarios, a la clase trabajadora. Ahora mismo los sectores sociales con m谩s dificultades econ贸micas tiene dificultades para acceder a la FP porque no hay plazas y cuando las hay, hay que pagar entre 4000 y 8000 euros de matr铆culas鈥, las becas en comunidades aut贸nomas como Madrid, no cubren toda la matr铆cula. Acceder a la FP como paso previo para acceder al mercado de trabajo, es un camino cada vez m谩s vedado para sectores precarizados y un elemento m谩s para la exclusi贸n. A Galv铆n le preocupa la ausencia de medidas para atajar este problema estructural y la falta de interlocuci贸n con los agentes sociales que llevan tiempo se帽alando esta deriva.

Acceder a la FP como paso previo para acceder al mercado de trabajo, es un camino cada vez m谩s vedado para sectores precarizados y un elemento m谩s para la exclusi贸n

Para Carretero va m谩s all谩 de un problema econ贸mico. Considera que muchos de quienes pasan a grado medio, abocados en muchos casos por una dif铆cil trayectoria escolar, no tienen la madurez, ni la motivaci贸n, para integrarse durante un a帽o en una empresa, d谩ndose situaciones dif铆ciles. 鈥淎qu铆 est谩s en unas circunstancias en el que a lo mejor los dos a帽os m谩s en la escuela los hubiesen ayudado, les hubiera ido normalizando鈥.

Tanto Carretero como Galv铆n consideran que hay algunas cuestiones positivas en el anteproyecto y muchas tem谩ticas que debatir y aclarar. Para ello, expresa Carretero, es importante que la apertura hacia afuera de la FP no se concentre en lo empresarial, sino que incluya otros 谩mbitos como las organizaciones sindicales, comunitarias, o la universidad. Galv铆n echa en falta un di谩logo social, que tenga en cuenta las miradas y lecturas de la comunidad educativa, y especialmente de los sindicatos, algo doblemente importante cuando se habla de formaci贸n orientada al empleo.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (23/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org