July 19, 2021
De parte de SAS Madrid
371 puntos de vista


El festival ‘Verknipt’ acogió durante los días 3 y 4 de julio a más de 20.000 asistentes en la ciudad de Utrecht (Países Bajos), y ha resultado ser el foco del mayor brote de contagios de COVID-19 del país europeo.

En el evento, que formaba parte de un experimento para comprobar las posibilidades de la vuelta de este tipo de festivales, no era necesaria la mascarilla ni la distancia interpersonal. Además, para acceder al recinto era necesario presentar o bien el certificado de vacunación o en su defecto el de haber pasado la enfermedad, si bien también se permitía entrar con una prueba negativa hecha 48 horas antes.

Según ‘NL Times’, durante el primer día se contagiaron 448 asistentes, y en el segundo día de conciertos fueron 516 personas las contagiadas. “Se permitió que la prueba de acceso fuera de 40 horas y los jóvenes actualmente tienen muchos contactos. La explicación puede estar ahí”, dijo la portavoz Lydia van der Meer al medio neerlandés ‘NOS’.

La alcaldesa de la ciudad de Utrecht también asistió al festival, y a través de Twitter comentaba que era “especial y también muy emocionante ver a tanta gente tan cerca después de tanto tiempo”.

Marcha atrás a las medidas

Este festival se celebró unos días después de que el ejecutivo neerlandés relajara las medidas para frenar la pandemia de la COVID-19, pero desde el pasado viernes el gobierno tuvo que dar marcha atrás y volver a imponer algunas restricciones después de que se haya producido un aumento de los datos del 500%.

Países Bajos registra más de 10.000 nuevos contagios diarios, unos números que ponen al país en cifras que no se veían desde el pasado mes de diciembre, y que cortan una tendencia a la baja del número de contagios que se venía registrando en las últimas semanas. Además, según aseguran las autoridades, estos contagios se están produciendo especialmente entre los jóvenes.

Enlace relacionado As.com (16/07/2021).




Fuente: Sasmadrid.org