April 27, 2021
De parte de La Haine
260 puntos de vista


En estos tiempo de confusión extrema, necesitábamos que una nueva eminencia macroniana viniese aún más a descomponer el clima francés. La señora Vidal, ministra de enseñanza superior y de investigación ha querido claramente tener su cuarto de hora de notoriedad explicando, en Cnews, que el “islamo-izquierdismo” gangrenaba la universidad hace tiempo; que un número preocupante de investigadores y enseñantes confundían conscientemente su trabajo de investigación científica orientada desde el principio, con una acción de propaganda, y que convenía encargar al CNRS la tarea de descubrir tales supuestas derivas. Con ello se desencadenó inmediatamente una polémica que infectada por los acontecimientos como el de la denuncia pública de algunos enseñantes en la facultad de Ciencias políticas de Grenoble, no cesó de agrandarse a partir de entonces. Detractores del “islamo-izquierdismo” y defensores de la “islamofobia” pudieron hablar sin rebozo ante las cámaras, y la gran perdedora de esta pretendida querella intelectual ha sido… una izquierda atrapada en sus silencios y sus divisiones, hundiéndose más cada día en su desorientación. La alegría malvada de los turiferarios de la política del Príncipe dice claramente quien se lucra de este enésimo crimen contra el pensamiento crítico; un David Revault d’Allonnes señala por ejemplo, con el mayor cinismo, que “es hoy la principal línea de ruptura en el seno de la izquierda. Mucho más polarizada que respecto a la economía de mercado.

Leer texto completo [PDF]




Fuente: Lahaine.org