September 12, 2021
De parte de Anarquia.info
162 puntos de vista


Escrito por: IMANOL

Una de las mayores redes de evasi贸n durante la II Guerra Mundial, que lleg贸 a salvar casi 2500 personas de la represi贸n nazi y cuyo eslab贸n final estaba compuesto por anarquistas espa帽oles.

芦El Navarro禄, Remiro, Ponz谩n y parte de su equipo de pasadores, Varilhes 1940.

Hoy vamos con un hombre sorprendente, que ya destac贸 durante la guerra civil, y que en el exilio, durante la ocupaci贸n alemana de Francia, dio su do de pecho, creando una infraestructura muy efectiva dedicada sobre todo a la evasi贸n de personas y al tr谩fico de informaci贸n. Hoy nos metemos de pleno en la vida de Francisco Ponz谩n Vidal, pues su historia lo merece. Nacido en la ciudad de Oviedo el 30 de marzo de 1911, pronto emigr贸 junto a su familia hacia Huesca, que ser铆a su gran tierra de acogida. Para cuando cumpli贸 los 12 a帽os ya ten铆a claro que ni quer铆a seguir ayudando en los oficios religiosos tan de moda en la 茅poca, ni quer铆a asistir a misa, hasta que los salesianos, en cuyo colegio estudiaba, lo expulsaron. Gracias a esto cambi贸 de escuela lo que le llev贸 a conocer entre otros a Ram贸n Ac铆n, que era su maestro de dibujo, el mismo Ram贸n Ac铆n que sufrag贸 gracias a la loter铆a el rodaje de 鈥淟as Hurdes, tierra sin pan鈥, que realiz贸 su amigo Luis Bu帽uel.

Francisco Ponz谩n Vidal, fotograf铆a para el Consejo de Arag贸n.

Entre la biblioteca del padre de Ponz谩n y las charlas y debates que manten铆a con su maestro, la idea libertaria fue prendiendo y extendi茅ndose a toda velocidad por su cabeza, ya no la abandonar铆a nunca. Por un lado empez贸 a militar en el Ateneo Cultural Libertario y por otro a estudiar la carrera de maestro, que acabar铆a a la pronta edad de 18 a帽os. Enviado como profesor al peque帽o pueblo de Ipas, cercano a Jaca, sufri贸 sus primeras detenciones debido a la insurrecci贸n que protagonizaron los capitanes Ferm铆n Gal谩n Rodr铆guez y 脕ngel Garc铆a Hern谩ndez el 12 de diciembre de 1930, en la capital jacetana, cost谩ndoles a ambos un juicio sumar铆simo y su posterior ejecuci贸n.

A partir de entonces fueron m谩s frecuentes sus visitas a las c谩rceles aragonesas, ya fueran por huelgas como la de Sabi帽谩帽igo en 1932 o el movimiento revolucionario de diciembre de 1933. El alzamiento franquista le pill贸 en Huesca, estando de vacaciones, de la cual tuvo que huir pues la dominaban los fascistas. Tres meses m谩s tarde ocupaba el cargo de consejero de Transportes y Comunicaciones en el Consejo Regional de Defensa de Arag贸n. Con la formaci贸n del Consejo de Arag贸n y su posterior asentamiento en Caspe, su nueva tarea se desarroll贸 en el Subsecretariado de Informaci贸n y Propaganda, departamento que dirig铆a su 铆ntimo amigo Evaristo Vi帽uales.

Miembros del consejo de Arag贸n en Caspe. 1937. Ponz谩n est谩 a la derecha con gafas.

Seg煤n avanzaba la guerra los problemas dentro del campo republicano iban en aumento, el PCE y toda la ayuda que le iba llegando de Rusia iban ganando terreno a la revoluci贸n. Finalmente, una vez llegado el mayo de 1937, la situaci贸n estalla en las calles de Barcelona, dejando bien claros los diferentes bandos. Por una lado la CNT y el POUM, apoyando la revoluci贸n y las milicias, por el otro, el PCE, la Generalitat y el gobierno central, tratando de quitar el poder a las organizaciones obreras y al Comit茅 de Milicias, con su apoyo a la militarizaci贸n y por la vuelta de un gobierno republicano bajo la batuta de Stalin. Las diferencias se iban a dirimir a tiro limpio en la ciudad condal, y entre los anarquistas, all铆 encontramos a Francisco Ponz谩n, quien despu茅s de participar en los enfrentamientos, fue finalmente detenido por los comunistas. Cuando lo llevaban al piquete, fue rescatado en el 煤ltimo momento por un grupo de compa帽eros. Las altas esferas libertarias hicieron un llamamiento para calmar a la militancia y aconsejando el final del enfrentamiento. Se acababa de perder lo que quedaba de revoluci贸n, la guerra ya se ver铆a鈥

Posteriormente, tras la derrota revolucionaria en Catalu帽a, los comunistas atacaron el Consejo de Arag贸n, cosa que consiguieron el 11 de agosto con su disoluci贸n, mientras, Ponz谩n consegu铆a ponerse a salvo refugi谩ndose en la 127 Brigada Mixta, integr谩ndose en el grupo Libertador, grupo guerrillero que sol铆a actuar tras las l铆neas enemigas y en el que se encontraban varios de sus amigos. Ese mismo mes el grupo pas贸 a actuar dentro del SIEP, Servicio de Informaci贸n Especial Perif茅rica, dependientes de los servicios de informaci贸n del X潞 Cuerpo de Ej茅rcito, siendo Francisco nombrado teniente y responsable del grupo ante el estado mayor.

Tras la debacle republicana, Ponz谩n y sus hombres cruzaron la frontera el 10 de febrero por Bourg-Madame, y al contrario que otros muchos militares, en vez de entregar sus armas, lo que hicieron fue envolverlas cuidadosamente y enterrarlas en unos bidones de leche junto a la muga. No tardar铆an mucho en volver a por ellas.

Francisco, los miembros del grupo Libertador, Joan Catal谩 y algunos otros que se hab铆an unido, fueron internados en el campo de Vernet de Ariege, lugar en el que las autoridades francesas concentraron a un buen mont贸n de anarquistas, entre ellos los restos de la 26 Divisi贸n, antigua Columna Durruti, parte de las brigadas internacionales y algunos comunistas, campo este de especial dureza, severidad y seguridad. Pronto logr贸 salir del campo, primero temporalmente, para abandonarlo definitivamente en septiembre, instal谩ndose en Varilhes, y se puso a trabajar, tanto de cara a Espa帽a, para colaborar con la red creada por Pallarols, para evadir mediante papeles falsos gente de en graves problemas dentro de los campos de prisioneros franquistas como Los Almendros o Albatera, como dentro del propio campo, reorganizando la CNT y consiguiendo permisos y trabajos para los compa帽eros m谩s importantes o necesitados. Al mismo tiempo, se enviaban grupos de acci贸n a Barcelona, tanto para obtenci贸n de fondos, como para realizar atentados personales, y sobre todo, para mantener viva la llama y seguir en el combate contra el franquismo.

Campo de concentraci贸n franc茅s de Vernet de Ariege.

A principios de 1940, Ponz谩n tuvo los primeros contactos con el servicio secreto ingl茅s, m谩s concretamente con un agente llamado Marshall, el I.S. (Intelligence Service) pon铆a dinero, cobertura, adem谩s de papeles falsos y Ponz谩n y su grupo pasaban informaci贸n sobre los franquistas, los nazis en Espa帽a, o documentos y material por la frontera, adem谩s de redactar y difundir profusamente una octavilla llamando a la no intervenci贸n espa帽ola en la 2陋 Guerra Mundial por varias de las ciudades m谩s importantes de la pen铆nsula. Con la invasi贸n alemana de Francia a mediados de 1940, la colaboraci贸n creci贸, lo que provoc贸 la ruptura de Ponz谩n con la c煤pula del Movimiento Libertario en el Exilio. Por un lado se marcharon los ingleses, pero aparecieron los servicios belgas y los franceses. Aqu铆 es cuando se empiezan a profesionalizar las redes de evasi贸n, colaborando el grupo Ponz谩n, tanto con la red belga Sabot, como con la Pat O麓Leary, creada por los brit谩nicos pero bajo cobertura francesa. Estas redes se dedicaron a pasar informaci贸n, material, y sobre todo, personas en apuros, de un lado a otro de la frontera, la direcci贸n normal fue la norte-sur, llevando jud铆os, pilotos derribados, miembros de la resistencia, o simplemente franceses que se quer铆an unir a las tropas de la Francia libre que se estaban preparando en el norte de 脕frica.

Octabilla distribuida por la Red Ponz谩n contra la intervenci贸n espa帽ola en la II Guerra Mundial.

Desde la invasi贸n alemana, a mediados de 1940, hasta la expulsi贸n de los mismos, la red consigui贸 pasar entre 2000 y 2500 personas, sobre todo con el equipo de gu铆as de tierra, entre ellos, los hermanos Eusebio y Pascual L贸pez Laguarta, Vicente Moriones, Agust铆n Remiro, Juan Catal谩, Jos茅 Albalat, Rafael Melendo o Ricardo Rebola. Cuando la afluencia de candidatos a pasar la muga fue demasiado grande, la red ampli贸 sus pasos y creo la antena mar铆tima. Para ello contaron con la ayuda de Manuel Huet, Juan Zaf贸n, Luc铆a Rueda o Segunda montero, que ya se dedicaban a ello antes de contactar con Paco Ponz谩n, sobre todo desde Sete, pero tambi茅n desde Perpi帽谩n y otros puntos costeros, la antena pas贸 cerca de 800 personas, la mayor铆a en barcos fruteros cuando volv铆an a Espa帽a de vac铆o, o algunas veces en buques de la armada brit谩nica. Para entonces, siempre bajo la cobertura de Robert Terres 鈥渆l Padre鈥, encargado del contraespionaje franc茅s en Perpi帽谩n y su zona, la red dispon铆a de su propia imprenta para la falsificaci贸n de todo tipo de papeles, en la ciudad de Ly贸n, bajo la batuta de Bi帽als, de un laboratorio fotogr谩fico en Carcasonne, dirigido por el fot贸grafo Agust铆n Centelles, el sastre jud铆o Ulmann pod铆a confeccionar cualquier tipo de uniforme en 48 horas, la red de puntos de apoyo se extend铆a desde Normand铆a hasta Marsella

Mapa de las diversas rutas de evasi贸n que utiliz贸 la red ponz谩n durante la II Guerra Mundial.

No todo fue bien, faltar铆a m谩s, la mayor parte de los gu铆as fueron detenidos, aunque alguno como Catal谩, ten铆a la buena costumbre de fugarse de all铆 donde lo encerraran, tres veces se fug贸 de c谩rceles espa帽olas, y una del juzgado de guardia de Barcelona, otros fueron asesinados como Remiro, muchos puntos de apoyo fueron descubiertos, y las personas que los habitaban acabaron, unas en los campos de la muerte alemanes, otras en prisiones francesas y otras en la tumba, si la detenci贸n se produc铆a en Francia por polic铆as franceses, como le pas贸 a Ponz谩n y a parte de los gu铆as, normalmente 鈥渆l Padre鈥 mov铆a sus hilos y sal铆an en libertad, 茅l mismo fue detenido por la Gestapo. El laboratorio de Centelles desmontado, Huet y Segunda Montero, ya quemados, tuvieron que pasar a Austria con papeles falsos a trabajar. Ponz谩n result贸 detenido de nuevo, el 28 de abril de 1943, por suerte eran los franceses, pero esta vez algo se torci贸, Ponz谩n no sal铆a de la c谩rcel, segu铆a en manos francesas pero la Gestapo se iba acercando peligrosamente, y con el paso del tiempo, lo encontr贸. Finalmente, pocos d铆as antes de la liberaci贸n de Toulouse, concretamente el 17 de agosto de 1944, sal铆an en camiones unos 50 prisioneros de la c谩rcel de Saint Michel de dicha ciudad, custodiados por soldados alemanes y miembros de la Gestapo. A unos 25 km, en un bosque junto a la localidad de Buzet-sur-Tarn, se detuvo la caravana, se oyeron r谩fagas de ametralladora y despu茅s se respir贸 un fuerte olor primero a gasolina y despu茅s a carne quemada. All铆 qued贸 Francisco Ponz谩n, 鈥淰idal鈥 en la resistencia, el hombre que se dedicaba a salvar gente, y que no pudo ser rescatado.

Juan Zaf贸n y Luc铆a Rueda, dos de las personas encargadas de la antena mar铆tima.

FUENTE: EL SALTO




Fuente: Anarquia.info