February 7, 2023
De parte de Acracia
2,254 puntos de vista

No soy nada dado a perder excesivo tiempo en las redes sociales, y mucho menos a enredarme en debates (m├ís bien est├ęriles). Ojo, tampoco creo que haya que obviar los nuevos medios de comunicaci├│n, de manera dogm├ítica y aislacionista; como ya he dicho en otras ocasiones con intenciones poco o nada modestas, no se trata tanto de lo que leas o consumas, como del esp├şritu cr├ştico que emplees en ello. Es complicado, no obstante, seamos honestos, no enmara├▒arse en las redes del sistema. El caso es que por purita casualidad me encuentro un mensaje en ese infierno llamado Twitter de un tipo muy activo en las redes, que ya conoc├şa y que en alg├║n momento ha asegurado ser anarquista (o, como veremos m├ís adelante, eso me parec├şa a m├ş). A este hombre, creo que recientemente, le han dado un espacio en La Base, el p├│dcast del muy peculiar exvicepresidente del Gobierno, en este inefable pa├şs llamado Reino de Espa├▒a, Pablo Iglesias Turri├│n; algo que ya me hizo torcer el gesto un poco. S├ş, le echo un vistazo a todos estos medios de la izquierda parlamentaria, lo mismo que hago con otros de signo muy diferente; insisto en que todos tenemos una parte del cuerpo intrincada en el sistema y, lo fundamental, es ser consciente de qu├ę pie cojean los que tienen m├ís bien el conjunto de su anatom├şa. Volvamos al youtuber, sobre el que no tengo en absoluto animadversi├│n alguna y al que llamaremos RH; el tuit en cuesti├│n, que motiv├│ mi respuesta, alud├şa a la salida de M├ís Pa├şs de la coalici├│n de izquierdas establecida por Izquierda Unida y Podemos, por lo que nuestro amigo, partidario de un frente amplio, ├║nico o com├║n de la izquierda, espetaba categ├│ricamente que supon├şa la sentencia (de muerte, es de suponer) de esa otra fuerza parlamentaria. Bien, pues se me ocurri├│, por una vez y sin que sirva de precedente, venciendo mi natural aversi├│n a estos menesteres, dejar un atrevido comentario en las redes.

As├ş, sostuve con una nada disimulada lucidez que me costaba entender que, alguien que profesaba el anarquismo, pudiera encontrar algo libertario en esa coalici├│n parlamentaria de izquierdas; le aclaraba tambi├ęn, ya que uno puede ser tremendamente educado cuando quiere, que la reflexi├│n estaba exenta de acritud, as├ş como que no pretend├şa enaborlar ┬źpurismo ├ícrata┬╗ alguno. Antes de entrar en las sorprendente respuesta de mi interlocutor, aclarar├ę que mi menci├│n a lo libertario, terreno excesivamente amplio y quiz├í algo tendente a la polisemia, quer├şa significar la v├şa hacia la autogesti├│n social; en otras palabras, poni├ęndonos muy solemnes, que el poder del Estado se trasladara a la sociedad civil para que sean las personas, de forma solidaria, las que diriman sobre los asuntos que les ata├▒en sin instancia coercitiva alguna. Ojo, mi comentario era total y absolutamente sincero, sin carga de iron├şa, tratando de encontrar alguna argumentaci├│n para, por muy dif├şcil que sea, convencerme de que lo mismo me equivoco y hay que votar a una coalici├│n de izquierdas, cuya v├şa me parece estar en direcci├│n opuesta: legitimar el Estado, algo que tampoco disimulan, y ┬źmaquillar┬╗ algo el tremebundo sistema capitalista este que padecemos. Pues bien, la corta y algo hostil respuesta de RH fue que le daba igual si hab├şa o no algo de libertario en esa gente, que ya forma parte del gobierno, y que ├ęl no se consideraba anarquista; creo que esto ├║ltimo era algo ir├│nico, ya que a continuaci├│n afirmaba que ┬źa ver si as├ş me solt├íis el brazo┬╗. Ese uso del plural para dirigirse a mi enorme individualidad, intuyo, deb├şa descansar en que las cr├şticas ├ícratas hacia su propia persona deb├şan ser frecuentes y abundantes. Al leer la respuesta de RH, le volv├ş a echar otro vistazo a su canal de YouTube, que en su momento solo me interes├│ (muy) coyunturalmente.

Bien, efectivamente, no encuentro ya nada relacionado con las ideas libertarias, ni siquiera esta vez a un nivel meramente iconogr├ífico (creo recordar haber visto en su momento una A circulada, pero debi├│ ser un espejismo por mi parte); debe ser que vi en su momento muy mal o que nuestro amigo est├í pasando por cierta transformaci├│n medi├ítica (sin iron├şa, insisto). Es as├ş hasta el punto que la inmensa mayor├şa del material audiovisual que puede encontrarse alude a la iniquidad de los medios y la pol├ştica de derechas, as├ş como a la defensa, directa o indirecta, de IU y Podemos. De esa manera, podemos disfrutar de entrevistas a figuras como Yolanda D├şaz, Irene Montero o Pablo Iglesias, en defensa como no puede ser de otra manera de sus propias pol├şticas con una posible autocr├ştica que, yo al menos, no percibo; por cierto, a Iglesias RH le pregunta sobre el anarquismo, que el entrevistador parece considerar como una ┬źizquierda alternativa┬╗ que a veces no comprende el mundo plagado de grises en que vivimos. El expresidente contesta, de manera un tanto condescendiente, que tiene un ┬źm├íximo respeto┬╗ por esa corriente ideol├│gica que tanta importancia ha tenido en el movimiento obrero y, entre otros lugares comunes, asegura que en el siglo XXI cree entender que no tienen sentido los debates y rencillas hist├│ricos entre anarquistas y marxistas. Volvamos ahora a mi comentario en Twitter. Para el caso que nos ocupa, resultan interesantes otras respuestas, tal vez escasamente reflexivas, que encuentro a mi comentario; me acusan de ┬źequidistancia┬╗ entre las posibilistas (el ep├şteto es m├şo) fuerzas de izquierda y las perversas derechas, e incluso alguno asegura que ┬źno hay nada m├ís libertario que no votar y que los nazis entren en el gobierno┬╗. En fin, no termino de entender que los que suelen acudir a las urnas aludan a la complejidad del mundo en que vivimos o a que las cosas no son blancas o negras, para luego caer una y otra vez en un manique├şsmo atroz y algo insultante. Que cada uno act├║e seg├║n su santa voluntad, y me parece muy bien que los que se afanan en votar cada tanto tengan alguna ilusi├│n transformadora, que no deja de ser desde mi l├║cido punto de vista una forma de tranquilizar su conciencia. Eso s├ş, me reitero en mi nada modesta opini├│n de que de v├şa libertaria nada de nada y sigo esperando que alguien, con s├│lidas razones, me convenza de lo contrario.

Juan Cáspar




Fuente: Acracia.org