January 15, 2021
De parte de La Haine
136 puntos de vista


Frontex, la primera fuerza armada europea, investigada por la oficina anticorrupci贸n de la UE.

Es un cuerpo que no rinde cuentas y que se prepara para una expansi贸n sin precedentes en la Uni贸n Europea.

El esc谩ndalo naci贸 en Alemania y se ramifica por el centro de la Uni贸n Europea desde diciembre. Frontex, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras, habr铆a participado en miles de devoluciones 鈥渆n caliente鈥 de migrantes, y la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (Olaf) 鈥攓ue tiene encomendada la misi贸n de investigar las faltas graves en las instituciones europeas鈥 est谩 sobre la pista de una pr谩ctica ilegal y en contra de los derechos humanos.

En octubre de 2020, Der Spiegel public贸 un v铆deo que mostraba una de esas devoluciones en caliente. El impacto de la noticia en Alemania provoc贸 la comparecencia de Fabrice Leggeri, director desde 2015 de Frontex, que neg贸 que uno de los vuelos de la agencia coincidiera con la devoluci贸n, en medio del mar, de un bote con refugiados en el mar Egeo. Una devoluci贸n llevada a cabo por la guardia de Fronteras griega con el apoyo operativo de Frontex. Leggeri, seg煤n Der Spiegel, minti贸 en aquella comparecencia, puesto que los propios informes de Frontex confirmaban que se hab铆a producido el vuelo que el director de la agencia desminti贸.

Esta semana se ha conocido, a trav茅s de los medios EuObserver y Politico, que Olaf habr铆a comenzado, en diciembre de 2020, una investigaci贸n para delimitar el alcance de esas denuncias por las devoluciones ilegales, acoso y mala praxis. 

Ambas agencias europeas han confirmado que, desde el mes pasado, se est谩n realizando entrevistas para aclarar las denuncias, aunque Olaf se mantiene en un silencio herm茅tico sobre el alcance del caso.

Abusos documentados

Ylva Johansson, comisaria europea de Interior, responsable pol铆tica de Frontex, tiene desde diciembre los dos vol煤menes de un 鈥渓ibro negro鈥 que recoge m谩s de 20.000 casos de devoluciones en caliente, abusos en la frontera y criminalizaci贸n de ONG solo en la llamada 鈥渞uta de los Balcanes鈥. Uno de los que le entreg贸 el libro a Johansson fue el eurodiputado Miguel Urb谩n (Grupo de la Izquierda Europea, GUE), quien valora para El Salto que el Frontex 鈥渉a cogido tanta fuerza que es una agencia fuera de la ley鈥.

La agencia, que en principio supervisa la actuaci贸n de las polic铆as de fronteras de los distintos pa铆ses miembros pero que, de facto, puede intervenir en cualquiera de ellos sin autorizaci贸n expl铆cita, sigue en fase de expansi贸n tras la ampliaci贸n de competencias aprobada en 2016.

Esta misma semana, las redes sociales de Frontex han presentado el nuevo uniforme de la guardia costera que se convertir谩, a partir de este a帽o, en el primer cuerpo armado aut贸nomo de la Uni贸n Europea, con un primer contingente de 5.000 agentes que se duplicar谩 en los pr贸ximos seis a帽os. A trav茅s del citado 鈥渄erecho de intervenci贸n鈥, que no aparece en los Tratados de la UE, Frontex puede intervenir incluso en contra de la decisi贸n de cualquier Estado miembro.

鈥淎unque la comisaria europea sigue cerrando filas ya est谩 con mosca detr谩s de la oreja鈥, indica Urb谩n. Frontex, que cont贸 con un presupuesto de 300 millones de euros en 2020, no publica informes de transparencia ni est谩 siendo fiscalizada por las instituciones de la UE. 鈥淐uando hemos llevado a sede parlamentaria a su director [Leggeri] se niega a responder, pero es que tampoco en las reuniones bilaterales da ninguna respuesta鈥, abunda este eurodiputado, quien se refiere a Frontex como el 鈥渆j茅rcito de la Europa fortaleza鈥.

Frontex es un 鈥渋nvento espa帽ol鈥, que fue potenciado durante la 鈥渃risis de los cayucos鈥 a instancias del Gobierno de Jos茅 Luis Rodr铆guez Zapatero y del ministro de Interior, Alfredo P茅rez Rubalcaba

Junto a las revelaciones de Der Spiegel, en el Parlamento Europeo resuenan asimismo las denuncias sobre los abusos y humillaciones de la guardia fronteriza croata en la ruta de los Balcanes. En mayo, la ONU inquiri贸 al Gobierno croata sobre las acusaciones de que estaban pintando con spray en las cabezas de refugiados afganos, algo que pudo pasar bajo la supervisi贸n de la agencia.

La protestas llevaron en noviembre a Emily O鈥橰eilly, Defensora del Pueblo europeo (Ombudsman) a iniciar un proceso de recogida de informaci贸n sobre la transparencia y los mecanismos de garant铆a de respeto de derechos humanos en la oficina con sede en Varsovia.

Protesta contra la agencia fronteriza europea Frontex durante la cumbre del G20 de 2017 en Hamburgo. 脕LVARO MINGUITO

Equilibrios pol铆ticos

Fabrice Leggeri, refiere Urb谩n, es un hombre de Francia en Marcha, el partido de Emmanuel Macron, que mantiene un discurso duro anti-inmigraci贸n en el contexto de la carrera para su reelecci贸n en las elecciones francesas de 2022. Los esc谩ndalos, sin embargo, se ciernen sobre el director de Frontex. 

Pero la posibilidad de una investigaci贸n o eventual destituci贸n del actual director de Frontex forma parte del equilibrio pol铆tico europeo. Los socialdem贸cratas del S&D, cuya presidencia ocupa Iratxe Garc铆a (PSOE) saben que abrir la puerta a una investigaci贸n de la agencia es tambi茅n cuestionar la pol铆tica de fronteras en un momento en el que la crisis en Canarias no est谩 cerrada. 

Urb谩n refiere que, en su visita del 5 de diciembre al Centro de Atenci贸n Temporal de Extranjeros (CATE) de Barranco Seco, la Polic铆a Nacional espa帽ola neg贸 la entrada de su grupo, formado por dos eurodiputados y el diputado del Congreso Jon I帽arritu, mientras que efectivos de Frontex ten铆an abiertas todas las puertas.

Y es que Frontex es un 鈥渋nvento espa帽ol鈥, que fue potenciada durante la 鈥渃risis de los cayucos鈥 a instancias del Gobierno de Jos茅 Luis Rodr铆guez Zapatero y del ministro de Interior, Alfredo P茅rez Rubalcaba. El modelo de memorandos de entendimiento con pa铆ses de tr谩nsito para la devoluci贸n de migrantes de terceros pa铆ses, como los que Espa帽a tiene vigentes con Mauritania o Senegal, y la condicionalidad de ayudas al desarrollo a la cooperaci贸n en materia migratoria son una hoja de ruta com煤n a los grandes partidos europeos que dificulta cualquier reforma o fiscalizaci贸n del Frontex.

Fuente




Fuente: Lahaine.org