June 21, 2021
De parte de Nodo50
251 puntos de vista


Las fronteras europeas est谩n en manos de una instituci贸n opaca, y cada vez m谩s descontrolada y militarizada. La Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) se ha convertido en un lucrativo negocio para la industria dedicada al armamento, la tecnolog铆a y la seguridad. Los drones de tecnolog铆a israel铆 son su 煤ltimo juguete. Pero esta agencia resulta pr谩cticamente in煤til gestionando los flujos migratorios hacia Europa. En muchas ocasiones resulta ser una amenaza para los derechos humanos de refugiados y migrantes. Durante los 15 a帽os que lleva operando en Espa帽a sus agentes no pod铆an portar armas y aun as铆, los diferentes gobiernos siempre han tenido reticencias a ceder poder ante la agencia europea. Ahora parece que las reticencias han desaparecido, y Frontex se ha convertido en el primer cuerpo armado de Europa.

Cuando los valores que deber铆an regir la UE, como la libertad y la igualdad, llegan al bordes de sus fronteras, se tornan en pol铆ticas coloniales, en capitalismo de guerra y racismo institucional, como una clave de b贸veda de las pol铆ticas fronterizas europeas. En Espa帽a algunas organizaciones y activistas tratan de desvelar qu茅 hay detr谩s del guardi谩n de las fronteras europeas. Y t铆midamente van apareciendo m谩s organizaciones que piden la abolici贸n de Frontex.

Frontex comenz贸 a operar en 2005 con 50 empleados y un presupuesto de 6 millones de euros. A d铆a de hoy es la agencia comunitaria con m谩s personal y el mayor presupuesto de la Uni贸n Europea. El a帽o pasado contaba con 1.200 empleados y 460 millones de euros de presupuesto. Sin embargo, en lo que va de a帽o ha aumentado un 170% la llegada de migrantes y refugiados a Europa. Seg煤n la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) m谩s de 10.400 personas consiguieron llegar a Europa, v铆a Italia desde el norte de 脕frica, mientras que m谩s de medio millar perdieron la vida en la traves铆a.

Mientras Frontex aumenta su presupuesto a帽o tras a帽o, la llegada de migrantes y refugiados no cesa. Cada vez las traves铆as son m谩s peligrosas y los muertos aumentan. Es evidente que la eficacia de esta agencia es m谩s que dudosa. Aun as铆, si nada cambia en la Comisi贸n Europea, Frontex espera gastar 2027  unos 5.600 millones de euros, y emplear a 10.000 guardas fronterizos, uniformados y armados.

En la 煤ltima auditor铆a que el Tribunal de Cuentas Europeo ha realizado a Frontex reconoce que no es eficaz en la gesti贸n de las fronteras exteriores, y cuestiona su sistema de control interno y rendici贸n de cuentas. En este demoledor informe publicado el pasado 7 de junio el Tribunal de Cuentas Europeo concluye literalmente diciendo que 鈥渆l apoyo de Frontex en la lucha contra la inmigraci贸n ilegal y la delincuencia transfronteriza no es suficientemente eficaz. Constatamos que Frontex no ha cumplido plenamente su mandato de 2016, y destacamos varios riesgos relacionados con el mandato confiado a Frontex en 2019鈥. Como medida de presi贸n el Parlamento Europeo ha llegado a bloquear el cierre de sus cuentas de 2019.

En la 煤ltima auditor铆a que el Tribunal de Cuentas Europeo ha realizado a Frontex reconoce que no es eficaz en la gesti贸n de las fronteras exteriores, y cuestiona su sistema de control interno y rendici贸n de cuentas

En el informe 鈥Frontex: el guardi谩n descontrolado鈥 que la organizaci贸n por Causa ha presentado el mi茅rcoles 16 de junio, queda claro que Frontex act煤a con impunidad y sin transparencia ni control en las fronteras, a la vez que mira para otro lado cuando est谩n en riesgo los derechos humanos. Esta agencia tiene entre sus obligaciones el respeto estricto de los derechos humanos y el cumplimiento de los protocolos de protecci贸n internacional. Pero parecen normas en papel mojado. En 2019 la agencia reform贸 su reglamento y orden贸 contratar a 40 monitores de derechos humanos, a d铆a de hoy ninguno se ha incorporado. Sin embargo, el nuevo reglamento ha aumentado su autonom铆a, y ha hecho de la agencia una m谩quina de deportaci贸n, convirti茅ndola en la agencia de viajes de retorno m谩s barata de Europa.

Frontex ejerce la funci贸n de frontera avanzada de la UE sin transparencia, ni apenas control democr谩tico, ni garant铆as para las personas migrantes o retornadas. Incluso permite desplegar fuera de la UE a funcionarios armados. Como explica la organizaci贸n por Causa, de acuerdo con una observadora, existe 鈥渆l riesgo de que Frontex ejecute una especia de pol铆tica exterior paralela鈥.

Desde la crisis de acogida de refugiados de 2015, coincidiendo con el nombramiento del franc茅s Fabrice Leggeri como director ejecutivo de Frontex, la agencia ha fortalecido los aspectos m谩s represivos de su mandato, impulsando intereses econ贸micos, pol铆ticos e ideol贸gicos de la industria del control migratorio, propios de la Europa Fortaleza.

Frontex ha llegado a organizar eventos de networking para reunirse con fabricantes y empresas tecnol贸gicas, y por supuesto, en todas esos congresos y reuniones est谩n presentes lobbistas y grandes empresarios. Pero hasta el pasado mes de mayo no hab铆a un registro en el que consten los contactos y reuniones sobre licitaciones y adquisiciones. Ha sido una exigencia del Parlamento Europeo, tras saberse que el 70% de las reuniones que la agencia celebr贸 entre 2018 y 2019 con representantes de la industria militar, de seguridad y biom茅trica, no fueron registradas.

La Oficina Europea de Lucha Contra el Fraude (OLAF) est谩 investigando a Frontex y a su director Leggeri, por devoluciones en caliente de migrantes desde Grecia a Turqu铆a, y por comunicar de manera sistem谩tica a la Guardia Costera Libia el emplazamiento de las embarcaciones de migrantes, violando el derecho internacional al entregar a n谩ufragos a un estado fallido donde se les encarcela, tortura, viola y asesina. Adem谩s, la OLAF investiga pr谩cticas de acoso, mala conducta, posible fraude en el presupuesto y pr谩cticas de corrupci贸n.

Este mes de junio ha tomado posesi贸n como Agente de Derechos Fundamentales el sueco Jonas Grimheden, para coordinar el sistema de derechos humanos y relaciones con otras organizaciones internacionales, tras haber estado durante meses el puesto vacante. Sustituye a la espa帽ola Inmaculada Arnaez, apartada prematuramente del cargo por el propio Fabrice Leggeri, que ignor贸 sus propuestas de manera reiterada. Las im谩genes de los rechazos en el mar evidenciaron la falta de seguimiento e investigaci贸n de presuntas violaciones de derechos fundamentales por parte de Frontex. Las investigaciones las realizaron periodistas y organizaciones, lo que no es un detalle menor.

Otras investigaciones demostraron que Frontex toleraba violaciones de derechos humanos, como maltrato a refugiados o persecuciones con perros y ataques con gas pimienta en las fronteras exteriores de la UE. La agencia miraba para otro lado cuando en la ruta de los Balcanes las fuerzas de seguridad de Macedonia, Croacia, Bosnia, Hungr铆a y Serbia violaban los derechos humanos de miles de personas a diario.

La opacidad y la falta de transparencia de la agencia es su marca de identidad. Se ampara en cuestiones de seguridad para denegar acceso a la informaci贸n de manera sistem谩tica a investigadores, periodistas y ciudadanos

La opacidad y la falta de transparencia de la agencia es su marca de identidad. Se ampara en cuestiones de seguridad para denegar acceso a la informaci贸n de manera sistem谩tica a investigadores, periodistas y ciudadanos. Cuando el periodista Nikolaj Nielsen pregunt贸 a la agencia cuanto dinero gast贸 Frontex en la cena que organiz贸 en su sede de Varsovia, el d铆a de la guardia de fronteras de 2019, la respuesta de la agencia fueron hojas enteras tachadas en negro. Como relata en su informe por Causa, se supo por el Eurodiputado 脰zlem Demirel de Die Linke, que en 2018 y 2019 Frontex gast贸 580.000 euros y 495.000 euros respectivamente, en la cena de gala de su sede de Varsovia, donde por supuesto, cenaron cientos de empresarios, lobbistas, pol铆ticos y funcionarios.

Adem谩s de disuadir, dilatar, tachar y censurar la informaci贸n, burlando la transparencia que deber铆a ejercer como agencia europea, Frontex supone una amenaza para quien osa solicitar informaci贸n. La activista e investigadora espa帽ola Luisa Izuzquiza y su compa帽ero alem谩n Arne Semsrott, de Corporate Europe Observatory (CEO), consiguieron en julio de 2019 sentar a Frontex por primera vez en el banquillo, por incumplimiento de su obligaci贸n de transparencia ante el Tribunal de Justicia de la Uni贸n Europea (TJUE). Pero la sentencia desestim贸 la demanda y les conden贸 al pago de unas costas procesales desorbitadas (23.700 euros) que posteriormente el TJUE redujo a la mitad. Como se帽ala Helen Darbishire, Directora Ejecutiva de Access InfoEurope, 鈥渘o es una cuesti贸n de dinero (…) Se trata de intimidar a los ciudadanos, silenciar a los activistas y disuadir a las poblaci贸n de solicitar informaci贸n, algo que es inadmisible para una agencia de la Uni贸n Europea鈥

Espa帽a es un punto clave para Frontex, al ser frontera terrestre y mar铆tima con 脕frica. Y para Espa帽a la agencia es un apoyo institucional fundamental, adem谩s de una importante fuente de recursos materiales y financieros. Tras la crisis con Marruecos por la entrada a Ceuta de unas 10.000 personas entre el 17 y el 19 de mayo, el actual gobierno estudia reforzar las ciudades aut贸nomas con agentes del Frontex. Actualmente tiene desplegados a 257 oficiales en el operativo instalado en Canarias y en la operaci贸n Indalo en el Mediterr谩neo Occidental. Desde 2006, Frontex ha desplegado en Espa帽a tres operaciones conjuntas con la Guardia Civil y la Polic铆a Nacional, denominadas: Hera, Indalo y Minerva.

Espa帽a podr铆a terminar haciendo lo que Italia y Grecia hacen en los campamentos de refugiados de Lampedusa y Moria. Y es que la situaci贸n de Canarias cada vez se parece m谩s a esto lugares, o a los denominados hotspots, zonas de registro e identificaci贸n de migrantes, que como en un limbo no permiten un verdadero acceso a Europa.

La libre circulaci贸n es uno de los derechos humanos. As铆 lo recoge el art铆culo 13 de la declaraci贸n universal de los derechos humanos en sus dos apartados: Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. Y, toda persona tiene derecho a salir de cualquier pa铆s, incluso del propio, y a regresar a su pa铆s. Pero parece que la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) se habr铆a creado para violar de forma sistem谩tica este derecho, el de migrar. Y la Uni贸n Europea lo fomentar铆a permitiendo que su guardi谩n de las fronteras trabaje con opacidad, armado y sin control.




Fuente: Elsaltodiario.com