October 4, 2021
De parte de Avispa Midia
2,288 puntos de vista

En portada: Movilizaciones contra Jair Bolsonaro realizadas este s谩bado (2) en la capital, Brasilia. Foto: Reuters

Todo tiene un l铆mite. No hay mal que dure cien a帽os鈥 ni pueblo que lo aguante. Esto todos lo sabemos, y este s谩bado (2) nos lo demostr贸 Brasil cuando las calles de centenas de ciudades -ente las cuales destacan S茫o Paulo, R铆o de Janeiro, Salvador y Brasilia 鈥 se inundaron con miles de ciudadanos que, con pancartas, banderas y sus voces al l铆mite exig铆an salvar a su gente del hambre, la corrupci贸n y la enfermedad, comenzando por una demanda esencial: 隆Fuera Bolsonaro!.

La protesta no s贸lo adquiri贸 vida en el marco territorial de Brasil, otros 17 pa铆ses entre los que figuran Alemania, Francia, Portugal e Inglaterra tambi茅n se sumaron convocadas por la Campa帽a Nacional Fuera Bolsonaro.

Esta exigencia no es desconcertante, los actos desleales cometidos contra la naci贸n que prometi贸 retribuir preceden al mandatario. Fue desde enero del 2019 que, al tomar funciones, dicho presidente inaugur贸 su lista de manejos negligentes: la inflaci贸n que encarece e imposibilita la vida digna de los brasile帽os y el desempleo de 14,1 millones de personas que se ven orilladas lentamente a la calle sin posibilidades de procurar un patrimonio a sus familias. A finales del mismo a帽o, cuando la enfermedad del coronavirus comenzaba a amenazar al mundo, Bolsonaro se mostr贸 indiferente al peligro latente y este desinter茅s prosigui贸 en el pico de la pandemia, hasta sumar 600 mil muertos por COVID-19 que han adelgazado considerablemente la poblaci贸n m谩s vulnerable.

Las recientes protestas son un llamado proveniente de los partidos de izquierda entre los cuales destacan el Partido de los Trabajadores -PT, de Luiz In谩cio Lula da Silva- y la Central 脷nica de Trabajadores (CUT), pero igualmente se presentaron miembros de partidos izquierdo-centralistas -Partido Socialista Brasile帽o (PSB) y Partido Democr谩tico Trabalhista (PDT)- para demostrar su inconformidad y el convergente deseo de ver a Bolsonaro fuera de la silla presidencial.

Tod@s se encontraron en las plazas y las calles exigiendo un juicio pol铆tico al actual presidente, porque cuando lo intentaron hacer por las v铆as formales fueron ignoradas. Lo que sucede es que Arthur de Lira, quien preside la C谩mara de Diputados, est谩 aliado con el gobierno actual y no con el pueblo al que se supone deber铆a servir, por lo cual se niega rotundamente a tramitar los ya cientos de peticiones de 鈥渋mpeachment鈥 acumuladas.

Te puede interesar 鈫 Estallan protestas en Brasil para exigir juicio pol铆tico para Bolsonaro

Adem谩s de Lira existen todav铆a m谩s personajes que apoyan a Bolsonaro, lo cual se observ贸 el 7 de septiembre cuando el presiente en turno convoc贸 a mega manifestaciones que reunieron alrededor de 125 mil allegados en Brasilia y S茫o Paulo. Y es que esta fidelidad se explica, porque este sector de la poblaci贸n se ve beneficiado por una magnanimidad selectiva, o mejor dicho tr谩fico de influencias del presidente y su esposa Michelle Bolsonaro.

Otra gota que colma el vaso de los menos privilegiados es el descubrimiento de movimientos de corrupci贸n, tales como que el presidente y su esposa han intervenido para beneficiar a un grupo selecto de empresas, propiedad de sus amistades, con el programa de emergencia de la entidad bancaria durante la pandemia de coronavirus.

La denuncia recae sobre Michelle Bolsonaro, quien intercedi贸 ante la Caixa Econ贸mica Federal para otorgar a empresas amigas un saldo superior al permitido por el programa de asistencia o inclusive adelantos del mismo, cuando en realidad estos cr茅ditos subsidiados por el Estado son fondos que estaban dirigidos para auxiliar a peque帽os y medianos empresarios en los fat铆dicos tiempos de coronavirus. Mientras miembros de la comunidad brasile帽a sufren de hambre, se les estimula econ贸micamente a las confiter铆as que abastecen de postres para las fiestas del matrimonio presidencial.

Se sabe que integrantes de las bancadas de derecha, quienes se hab铆an separado del gobierno, se mostraron renuentes a participar en las movilizaciones; aun as铆, los manifestantes se sorprenden de descubrir su propia fuerza al ver su poder de convocatoria y observar c贸mo desciende la popularidad de Bolsonaro en las encuestas: tienen la esperanza de encender un cambio que derroque al presidente que les dio la espalda desde un principio.




Fuente: Avispa.org