May 3, 2021
De parte de Sare Antifaxista
305 puntos de vista


“El fascismo en las instituciones no ha dejado nunca de estar presente de una manera muy significativa, y esto es así porque no hubo ruptura real en clave democrática con el franquismo”

“Me gustaría destacar su vocación internacionalista y su defensa del derecho de los pueblos a su autodeterminación, defensa que mantuvo en todo momento y lugar”

“Las ideas y el pensamiento de Doris y de tant@s otr@s militantes ejemplares están sembrados y germinan; trabajamos para ir articulando de una manera coherente todos esos elementos”

Juanjo Basterra, kazetaria eta m. soziala * E.H

Entrevista a Jorge L.V., promotor del proyecto para la constitución de la Fundación Doris Benegas, que echará a andar coincidiendo con el 500 aniversario de la revolución comunera. Está a la espera de la autorización final, pero desde Izquierda Castellana se avanza ya un trabajo en profundizar sobre la idea de Doris que, como dice Jorge L.V.  “desarrolló un intenso trabajo por la ruptura en clave democrática con el Régimen surgido de la Transición, continuista en tantos aspectos con el de la dictadura”. Cuando esté en marcha ofrecerá “el acceso a la ingente cantidad de documentos que Doris minuciosamente conservaba, y a través de los cuales se puede reconstituir la historia de las luchas en Valladolid y en Castilla desde finales del franquismo”.

Se cumplen 5 años de la muerte de Doris Benegas y son ya 500 años de la revolución comunera, ¿qué pretende la Fundación Doris Benegas?

Familiares, amigos/as y compañeros/as de Doris llevábamos un tiempo madurando el proyecto de establecer una Fundación que nos permitiese mantener viva su memoria, no como un recuerdo melancólico, sino como un activo útil para abordar los profundos retos sociales, económicos, culturales y políticos del tiempo presente. Ahora mismo nos encontramos inmersos en los trámites burocráticos, a la espera de que nos confirmen que todos los papeles se encuentran en regla y que podemos comenzar a operar como Fundación.

Los ejes de acción a los que se dedicará la Fundación se centrarán en algunos de los temas con los que Doris se comprometió, y a los que hizo un aporte más significativo a lo largo de su trayectoria vital: la defensa de los derechos de las mujeres y de los trabajadores; la garantía de los derechos de la infancia; la recuperación de la historia y la memoria en Castilla; el fomento de la hermandad entre los pueblos, muy en especial entre los del Estado español y con los de América Latina; el apoyo a los/as afectados/as por el Síndrome del Aceite Tóxico, epidemia de la que se cumplen ahora 40 años y que golpeó brutalmente a las capas populares en Castilla, así como promover la implicación social en la defensa de la salud y la sanidad pública.

¿Dónde se ubicará? ¿Qué actividades propondrá? ¿Cuándo se pondrá en marcha?

El marco de acción principal de la Fundación serán las diferentes provincias castellanas, en donde tenemos intención de impulsar actos, cursos, seminarios, etc. relativos a los asuntos antes mencionados. La intención es contribuir al avance del movimiento popular en nuestra tierra, aportando formación e información de calidad para los/as activistas; para ello también se editarán publicaciones y material formativo. Doris fue muy activa y conocida en otros pueblos del Estado y en Latinoamérica, así que recogeremos también ese testigo.

Otro de los asuntos que nos parecen del mayor interés y que podremos ofrecer desde la Fundación es el acceso a la ingente cantidad de documentos que Doris minuciosamente conservaba, y a través de los cuales se puede reconstituir la historia de las luchas en Valladolid y en Castilla desde finales del franquismo. Trabajaremos en digitalizar y construir un archivo accesible para cualquier persona que esté interesada en su consulta.

Como decíamos, estamos a la espera de que el Protectorado, el órgano que se encarga de controlar y regular las fundaciones, dé el visto bueno a los documentos presentados. Será cosa de unos pocos meses antes de que resuelvan, y, si todo está en orden, podamos poner en marcha las actividades.

¿Qué destacarías de Doris Benegas y su lucha frente al régimen del 78 y en favor de los pueblos del Estado español?

Es complicado responder con pocas palabras a esta pregunta. Doris reunía todas o casi todas las virtudes necesarias en una revolucionaria: elevada formación, coherencia, constancia, firmeza, coraje, disciplina, capacidad de liderazgo, espíritu de sacrificio… no es un cliché, son cualidades que verdaderamente la compañera había sido capaz de cultivar a un altísimo nivel para ponerlas a disposición de las causas del común. A ello hay que añadir que tenía un magnetismo especial, muy útil para el trabajo en colectivo. 

Además de las luchas que podríamos llamar sectoriales, Doris desarrolló un intenso trabajo por la ruptura en clave democrática con el Régimen surgido de la Transición, continuista en tantos aspectos con el de la dictadura. En ese sentido me gustaría destacar su vocación internacionalista y su defensa del derecho de los pueblos a su autodeterminación, defensa que mantuvo en todo momento y lugar. Siempre tuvo un ojo puesto a lo que sucedía en Euskadi y nunca rehuyó el compromiso con su querido pueblo vasco, incluso cuando las cosas se volvieron más difíciles. Particularmente me gustaría decir que nos enseñó a no tener miedo.

En el acto de estos días atrás decíais “L@s comuner@s del siglo XXI estamos decidid@s a que el V Centenario suponga el impulso definitivo a los objetivos de la Revolución comunera del siglo XVI: la soberanía política y la independencia económica para nuestro pueblo”. ¿Cómo lo vais a llevar adelante?

Ciertamente ese trabajo corresponde en lo fundamental a otros agentes políticos y sociales del movimiento popular en Castilla, aunque desde la Fundación se contribuirá en la línea de lo ya expuesto. Para los sectores progresistas de nuestra tierra cada vez es más evidente la urgencia de estructurar una respuesta a la subordinación a todos los niveles en que se encuentra el pueblo castellano.

Los comuneros como símbolo, como inspiración, como hilo de continuidad histórica, gozan de una gran simpatía entre los activistas y militantes de esta tierra, más allá de sus filiaciones concretas; esto es algo que hemos podido comprobar una vez más a cuenta del V Centenario. Flota en el ambiente la impresión de que se debe tomar el testigo de aquella revolución inconclusa para llevarla a buen puerto. Si las cosas no se mueven en la dirección correcta en Castilla, difícilmente podrá haber una salida en clave progresista para el conjunto del Estado o en cada uno de los pueblos bajo su jurisdicción. Esta es una gran responsabilidad para la militancia comunera del siglo XXI, pero estamos dispuest@s a dar lo mejor de nosotr@s para que así sea.

¿El pensamiento de Doris Benegas se expandirá por la Castilla comunera a partir de esta fundación que comienza a andar?

Las ideas y el pensamiento de Doris y de tant@s otr@s militantes ejemplares están sembrados y germinan; trabajamos para ir articulando de una manera coherente todos esos elementos con los que lograr conformar un verdadero bloque nacional-popular en Castilla que sepa dar respuesta a los innumerables retos que se nos presentan a las clases populares. Desde luego la Fundación pretende ser un punto de apoyo importante en esa construcción, llegando a donde otros instrumentos no pueden.

No se me puede escapar preguntarte por el auge del fascismo en este momento, algunxs se echan las manos a la cabeza, pero se les ha blanqueado continuamente y ha tenido que ser en período electoral cuando ha estallado. ¿Qué debemos hacer para frenar a quienes quieren rescatar la dictadura? ¿No crees que, al final, todo el barullo que se ha montado es por electoralismo puro y duro?

Cualquier análisis que se haga sobre este asunto debe partir de que el fascismo en las instituciones no ha dejado nunca de estar presente de una manera muy significativa, y esto es así porque no hubo ruptura real en clave democrática con el franquismo, ni depuración de sus elementos. Cualquier planteamiento que obvie este “pecado original” como factor determinante está totalmente desacreditado y es incapaz de contribuir a explicar de una manera certera lo que estamos viviendo estos días, que no son más que los síntomas visibles de una enfermedad profunda que no se atreven a diagnosticar en público.

La mejor receta contra la deshumanización del neoliberalismo -y su expresión más embrutecida, la que se desarrolla bajo las formas fascistas- pasa por sostener un elevado nivel de movilización en la calle y por aplicar medidas de corte social favorables a los intereses de las clases populares. En el caso del Estado español, a la extrema derecha se la vence superando a la formulación concreta en que esta se desenvuelve: el Régimen del 78 y sus estructuras. Todo lo demás queda dentro de los parámetros de lo superficial. 

Pues bien, lo que nos encontramos es al “Gobierno de Progreso” intentando desactivar, controlar o reprimir la fuerza de la calle mientras aplica medidas socioeconómicas a favor del capitalismo globalista; el antiguo subdelegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco Pardo, viene prohibiendo sistemáticamente las manifestaciones de la Asamblea de colectivos, barrios y pueblos de Madrid, las del movimiento feminista del 8M, etc., mientras consentía y amparaba las de la extrema derecha. 

Del Ministro del Interior, Grande-Marlaska, no decimos nada, porque sus andanzas son bien conocidas por vuestras latitudes. Verlos ahora rasgándose las vestiduras nos parece de un cinismo espectacular. Pretenden ubicar al fascismo únicamente en un partido de la oposición y emplean torticeramente el miedo a una presunta infiltración de la extrema derecha en las estructuras y aparatos del poder, sabiendo a la perfección que se permitió y se permite que estos estén en el núcleo duro del Estado. 

Efectivamente, nos parece que hay un intento, que no va a tener muchos resultados, de instrumentalizar el sentimiento antifascista de la mayoría del pueblo trabajador madrileño, lo que es reprobable desde el punto de vista moral e inútil desde el punto de vista político; la gente, muy en especial el activismo madrileño, sabe que en estas elecciones del 4 de mayo no se elige entre fascismo y antifascismo, o entre fascismo y democracia, sino entre las diferentes vertientes partidistas que apuestan por el sostenimiento del Régimen del 78.

Con la profundización de la crisis del Régimen, de la crisis económico-laboral, de la crisis territorial, de la crisis en el plano de las relaciones internacionales, etc. aumentará la conflictividad social, y con esta, el papel de la extrema derecha. Es una cuestión dialéctica. Simplemente hay que ser conscientes de ello y estar preparad@s para combatirla en todos los frentes, sin perder de vista que el objetivo principal es, como decíamos, ser capaces de superar en clave progresista al aparato del Régimen del 78 que la ampara.

Por favor, añade lo que te parezca oportuno.

Queremos aprovechar para mandar un saludo a la militancia y al activismo vascos que nos han transmitido su apoyo para esta iniciativa. Cuando la Fundación esté operativa estaremos encantad@s de presentarla allí.

Mila esker. 




Fuente: Sareantifaxista.blogspot.com