May 5, 2021
De parte de Rojo Y Negro
241 puntos de vista


Resultado de las elecciones en la comunidad de Madrid del 4 de mayo en esca帽os: Partido Popular (65); PSOE (24); M谩s Madrid (24); Vox (13); Unidas Podemos (10) y Ciudadanos (0). Censo: 5.112. 658. Participaci贸n: 76,3%.

Si algo queda claro de las recientes elecciones plebiscitarias en Madrid, es que los perdedores no podr谩n echar la culpa a la baja participaci贸n, a la tan demandada movilizaci贸n. La gente ha seguido al pie de la letra el consejo de Pablo Iglesias: la mayor铆a ha hablado. Como nunca antes en la historia de los comicios en la comunidad. Las urnas han registrado una afluencia espectacular, con el h谩ndicap de haberse celebrado en plena pandemia y en d铆a laborable. Lo que no impedir谩 que se cumpla el guion habitual en este trance: el yo no he sido. Nadie asumir谩 su responsabilidad por el estacazo recibido. La culpa una vez m谩s ser谩 de los elementos, los poderes f谩cticos y otros esp铆ritus malignos. Un l铆der nunca se equivoca, porque de lo contrario ser铆a una persona normal, lo que no puede ser y adem谩s es imposible.

Lo segundo evidente es que el 4M no ha resuelto nada, sino todo lo contrario y a peor. Hubieran ganado unos u otros, tanto monta monta tanto, el resultado mental no habr铆a cambiado y las consecuencias ser铆an pr谩cticamente id茅nticas. Un paisaje despu茅s de la batalla, con vencedores y vencidos, humillados y ofendidos. Habida cuenta del planteamiento hostil que presidi贸 toda la campa帽a, la escena es la de un ring sangriento con un contendiente K.O. sobre la lona y otro alzando el pu帽o invictus. Sufrimos a la derecha confiscando la libertad y a la izquierda monopolizando la democracia. Cuando no existe una cosa sin la otra, ni la otra sin la una. Bakunin expres贸 esa dial茅ctica a su manera: <<libertad sin socialismo es privilegio e injusticia y socialismo sin libertad esclavitud y brutalidad>>. Lo infantil y absurdo del particular <<no pasar谩n>> de los bloques ideol贸gicos en liza es que al d铆a siguiente el VAR del 4M no concluye nada halag眉e帽o, es solo el 煤ltimo cap铆tulo de una larga batalla anunciada. Nuevos rearmes vendr谩n que nos har谩n m谩s ciegos. Habida cuenta de que ha arrollado el bando que la izquierda etiquet贸 de <<fascista>>, ahora es de temer que sus dolidos hooligans piensen que Madrid est谩 habitado por m谩s de dos millones de fascistas (que son los ciudadanos que han votado al PP de D铆az Ayuso). 驴A ese precipicio de estulticia y negacionismo del sentido com煤n nos ha conducido la actual clase pol铆tica y sus allegados?

De todo ello existe un m谩ximo responsable, que adem谩s coincide con ser el gran pagano de los comicios. El candidato que, por su ascendente profesional y haber triunfado en las anteriores elecciones, part铆a con legitimidad moral para restablecer la cordura entre tanta testosterona militante. Y si embargo fue el bombero que deslumbrado por el incendio se transform贸 en pir贸mano voluntario. El 谩ngel ca铆do: 脕ngel Gabilondo, que ha obtenido su peor resultado hist贸rico. En su mano estaba haber reconducido el pleito can铆bal en que se estaba convirtiendo la trifulca electoral. Incluso en sus inicios insinu贸 maneras cuando rechaz贸 entenderse con Pablo Iglesias por extremista, y no tuvo empacho en abrazar puntos del pasapalabra de D铆az Ayuso (no tocar los impuestos; valorar en positivo el hospital Isabel Zendal; continuar con la pol铆tica de apertura responsable de la hosteler铆a; etc.). Pero el metaf铆sico nunca pas贸 de las musas al teatro y prefiri贸 el tarifado aplauso de la claque a significarse (quien se mueve no sale en la foto).

En uno de los casos m谩s singulares de autoinmolaci贸n de que se tiene noticia, Gabilondo gir贸 sobre sus pasos para imponerse al frente de la manada <<antifascista>> pol铆ticamente correcta. 脡l dio brillo y esplendor renovado a los consabidos sambenitos de <<trifachito>>, <<las tres derechas>>, <<la foto de Col贸n>>, resumi茅ndolos en esa enorme pancarta colgada en un edificio de la Plaza de Callao con el eslogan <<el Gobierno de Col贸n>> y las correspondientes efigies de los as铆 tonsurados. Un forzado <<difachito>> de recambio (Arrimadas se cay贸 del c谩rtel) que, igual que la madrile帽ofobia a costa del Covid-19, ha saltado por los aires desde el momento en que el chupinazo de D铆az Ayuso no se ha hecho por migraci贸n de Vox, que se mantiene en sus trece, subiendo uno. El esperpento lleg贸 al extremo de secundar a Iglesias en su plante de la cadena SER, hurtando en un pis-pas a la ciudadan铆a cualquier debate el resto de la campa帽a, y acudir a un mitin con el rey de la telebasura. Afecto del mismo trastorno bipolar que en su d铆a padeciera Pedro S谩nchez con el l铆der de Unidas Podemos (UP), Gabilondo turn贸 del <<me intranquilizar铆a que alguien con un planteamiento radical formase parte de mi gobierno>> a <<Pablo, tenemos doce d铆as para ganar las elecciones>>.

Y albarda sobre albarda, a rengl贸n seguido vendr铆an invectivas a煤n m谩s atrabiliarias. Como ese manifiesto, Ahora s铆 , de artistas e intelectuales progresistas para <<conseguir que la derecha y la ultraderecha salgan del poder en la Comunidad de Madrid despu茅s de 26 a帽os infernales (sic) de atentados contra los derechos y la dignidad de la mayor铆a ciudadana>>, o la ser谩fica intervenci贸n del ministro Marlaska (el jurisconsulto de la patada en la puerta) junto Gabilondo llamando <<organizaci贸n criminal>> al PP. Desde aquel salivazo de S谩nchez en televisi贸n tildando de indecente a Mariano Rajoy, que luego dar铆a pie para que un motivado le rompiera la cara de un guantazo en su Pontevedra natal, no se hab铆a visto nada igual. Cosecha Gabilondo 2021: el candidato menguante. El 煤nico cabeza de lista del 4M que maquin贸 dilapidar los votos y esca帽os que ten铆a a huevo. El figurante fake que renunci贸 a ser jueves. Todos los dem谩s partidos que han logrado representaci贸n (M谩s Madrid, Unidas Podemos, Partido Popular y Vox) mejoraron sus resultados respecto a las 煤ltimas elecciones de 2019. Conclusi贸n abrumadora: el PP solo supera en siete esca帽os (65) a lo alcanzado por el bloque de izquierda (59), integrado por PSOE (24), M谩s Madrid (24) y Unidos Podemos (10) juntos.

A no mucho tardar el <<caso Gabilondo>> se estudiara en los cursos de ciencia pol铆tica de la universidad madrile帽a de la que durante a帽os el candidato a la fuga fue rector magn铆fico. Aunque la historia que narren las hemerotecas, el consabido relato, no haga honor a toda la verdad gabilondiana. 驴C贸mo fue posible que un acad茅mico de su val铆a, persona de recto proceder, ex ministro de Educaci贸n con experiencia probada en los misterios de la alta pol铆tica, pudo caer tan bajo sin que se observaran rasgos de senilidad en su car谩cter? 驴Por qu茅 alguien de su talla intelectual y predicamento se dej贸 manejar por los trujimanes monclovita hasta perder su sombra? Y quiz谩s la respuesta sea que el rey estaba m谩s desnudo de lo que los medios afines y tertulianos de garraf贸n nos contaban.

Pol铆ticamente 脕ngel Gabilondo siempre ha sido una apuesta del diario El Pa铆s, que vio en 茅l la persona predestinada a hacerse con la secretaria general del PSOE y reinar en Ferraz del brazo de primer grupo de comunicaci贸n. Gabilondo y Prisa hablaban el mismo idioma desde que la Universidad Aut贸noma de Madrid (UAM) bajo su mandato cediera sede, aulas y nombrad铆a para que el holding medi谩tico impartiera simbi贸ticamente cursos y m谩steres de periodismo marca de la casa. Ense帽anzas que en origen la UAM no inclu铆a en su oferta acad茅mica. Y como la funci贸n crea el 贸rgano si se cuenta con un buen padrino, el salto de Gabilondo a la pol铆tica madrile帽a, como trampol铆n para m谩s altos retos, lleg贸 con un escrache end贸geno. Defenestraci贸n que el sanchismo propin贸 al entonces l铆der de la federaci贸n madrile帽a, Tom谩s G贸mez, el que fuera el alcalde m谩s votado de Espa帽a en su circunscripci贸n de Parla. Que de la noche a la ma帽ana result贸 fulminado tras sufrir una contundente investigaci贸n period铆stica de El Pa铆s a cuenta de una malversaci贸n en la adjudicaci贸n del tranv铆a de aquella localidad que nunca existi贸. Al mismo tiempo que G贸mez sal铆a por la ventana lanzado por su camaradas, el servicial Rafael Simancas cambiaba la cerradura de su despacho y el dedo de Ferraz designaba a 脕ngel Gabilondo como el sucesor. De nada sirvi贸 que G贸mez hubiera salido elegido para el cargo en unas primarias, una encuesta al dente de El Pa铆s <<entre votantes socialistas>> determinaba que el ex rector de la UAM era el mirlo blanco que se necesitaba para la sede vacante. El delito de Tom谩s G贸mez, aireado en t谩ndem por Ferraz y los sabuesos de El Pa铆s, qued贸 archivado. Con ese pecado original aterriz贸 en la pol铆tica de mayor cuant铆a el otrora frater Gabilondo, coautor del catecismo <<Ens茅帽anos a amar>> (Ediciones Mensajero, 1969). Y as铆, en ese constante ir y venir de dentro afuera y de arriba abajo, tejiendo y destejiendo, el representante socialista ha pasado de querer asaltar los cielos con Pablo Iglesias a correr el riesgo de hundirse en la irrelevancia.

Rafael Cid




Fuente: Rojoynegro.info