May 19, 2021
De parte de Lobo Suelto
190 puntos de vista


Hacia finales de la Segunda Guerra Mundial, el juez Hersch Lauterpacht, uno de los padres de los movimientos de derechos humanos, introdujo la expresi贸n 鈥渃r铆menes contra la humanidad鈥, que ingres贸 en el Estatuto de Nuremberg. Se denomina con este concepto la matanza y el extermino sistem谩tico de una poblaci贸n civil. Con esfuerzo, las ideas de Hersch Lauterpacht se fueron adoptando en distintos 谩mbitos, y lograron incluirse en la tarea del Comit茅 de Cr铆menes de Guerra y la labor de la Comisi贸n de Naciones Unidas creada con ese fin.

Por otro lado, Rafael Lemkin, estudiando los materiales 鈥損recisamente鈥 para el juicio de Nuremberg, encontr贸 una pauta de comportamiento para describir y expresar el delito que se ajustaba a la acci贸n de los nazis y servir铆a para acusarlos: el 鈥済enocidio鈥.

驴En qu茅 reside la diferencia entre una expresi贸n y otra? El concepto de 鈥渃r铆menes contra la humanidad鈥, acu帽ado por Hersch Lauterpacht, se ocupaba de la protecci贸n de los individuos. 鈥淕enocidio鈥, en cambio, se dirig铆a a la salvaguarda de la destrucci贸n f铆sica de grupos y/o minor铆as; este 煤ltimo concepto abarcaba  tanto naciones como grupos 茅tnicos. En su momento, ambos t茅rminos compitieron entre s铆.

En 1944 apareci贸 el libro El dominio del Eje en la Europa ocupada publicado por el Fondo Carnegie para la Paz Internacional. Fue all铆 donde R. Lemkin acu帽贸 el nuevo t茅rmino para definir un nuevo delito: el genocidio.  En el prefacio, Lemkin planteaba el objetivo de ponerle fin a la 鈥渙mnipotencia del Estado鈥. Mediante estos conceptos se hicieron viables las presentaciones de juicios por cr铆menes de guerra. Utilizando t茅rminos como vandalismo y barbarie, incluy贸 el 鈥済enocidio cultural鈥 y pretendi贸 que se instalara una justicia interestatal que tuviera en cuenta los genocidios.[1]

Por su parte, la Columbia University public贸 el libro de H. Lauterpacht, donde propone que la Declaraci贸n Internacional de los Derechos del Hombre 鈥搎ue sostiene que la protecci贸n de los individuos鈥 deb铆a ser la ra铆z y la base del derecho internacional.[2]

La reciente propuesta del presidente norteamericano Joe Biden de liberar las patentes de las vacunas contra el coronavirus, al tiempo que abri贸 en la poblaci贸n mundial una esperanza de cuidado, protecci贸n e integraci贸n, dej贸 develado el efecto criminoso de la utilizaci贸n de la propiedad privada y del acopio de valor de renta en el dominio del neocapitalismo. 驴Qu茅 velo descorri贸 al decirlo? 驴Qu茅 conciencias despert贸? 驴Sobre qu茅 cornisa nos hizo ver Biden que estamos caminando? 驴Qu茅 existe de un lado y del otro? Propiedad privada-s铆, Propiedad privada-no. Vida-s铆, Vida-no.

En nuestra existencia cotidiana, entre la vida y la muerte, se precipitan acciones regulares, 鈥渘ormales鈥, comunes, referidas al Estado y al capitalismo, que por lo regular resultaban invisibles. Sin embargo, surgi贸 un suceso impensado en todo el mundo que result贸 ser cr铆tico; este suceso cre贸 una situaci贸n grave y crucial que puso en riesgo de muerte a los seres humanos del planeta. 驴Y qui茅n mejor que el neocapitalismo para moverse en este fango?

En su art铆culo 鈥淢arry crisis鈥, el autor (o los autores) que se han dado a conocer como 鈥淓l Comit茅 Invisible鈥 afirma que las crisis en el neocapitalismo tienen un doble discurso. Para este 鈥淐omit茅鈥, se trata de una doble verdad.  La presentan como creadora de posibilidades, pero al mismo tiempo la ven como m茅todo pol铆tico de gesti贸n sobre las poblaciones. Su prop贸sito ser铆a triple y sincr贸nico: a) sostener una reestructuraci贸n permanente en la que el capitalismo se reconvierte en forma indefinida; b) demostrar, justamente mediante esta reestructuraci贸n, que las crisis son efectivas y c) ser un generador de un 鈥減avor sin fin鈥, a trav茅s de la supuesta identificaci贸n de amenazas para las que, no obstante, el capitalismo actual podr铆a prevenir y evitar un fin espantoso. De esta manera, el capitalismo contempor谩neo puede instalar profec铆as propias del sistema para  auto-regenerarse.[3]

Estas percepciones son cercanas a las de Deleuze y Guattari. En las rese帽as sobre la lectura de estos autores, elaboradas por Alfredo Aracil  de las reuniones del grupo M谩quina de guerra que coordina Diego Sztulwarc, podemos leer: 鈥溾 el capitalismo (鈥) para su provecho no tiene l铆mite. Hace del l铆mite su motor. Su l铆mite es interiorizado continuamente. (鈥) No deja de ir a la crisis ni un minuto. (鈥) Pero por m谩s agudas que sean, nunca se trata de crisis finales. Son parte de su propia din谩mica. Porque las sociedades anteriores viv铆an ese tipo de crisis como finales, es tan dif铆cil asumir que el capitalismo vive las crisis como un elemento de su propio dinamismo. Es la frase que citan los autores [Deleuze y Guattari]: que el capitalismo se aprovecha de que las cosas solo andan estropeadas, con la destrucci贸n de fuerzas productivas, pestes, pandemias, guerras.(鈥) Lo que las izquierdas vemos como el l铆mite exterior, de l铆mite que no puede rebasarse, el capitalismo hace de la crisis su futuro relanzamiento鈥. [4]

En cada nuevo envi贸n que retoma el capital neoliberal se incluyen los modos de producci贸n y de acumulaci贸n que absorben toda la capacidad cient铆fica y t茅cnica de una sociedad.

Sin quererlo, y por retroacci贸n, Biden demostr贸 que la letalidad de la operatoria de este sistema se puso de relieve por la patente de las vacunas respecto de grupos circunscriptos pero inadvertidos, por donde la muerte levita en forma permanente. Conjuntos no instituidos que se forman desde esta pol铆tica socioecon贸mica: sociedades ind铆genas cuyos territorios fueron apropiados por la fuerza, refugiados en los campamentos, sociedades cuyo territorio est谩 ocupado militarmente, grupos de l煤mpenes (marginales, indigentes, mendigos, etc.). Tampoco son asalariados. Se trata de aquellos sujetos que no abultan el valor de renta del capital y que, desde ya, no acceden a ning煤n cr茅dito con valor a futuro. Carne humana que no cuenta como plusval铆a humana. Espectros que, cuando se hacen presente (como en este momento en Medio Oriente) es necesario volver a aplastar.

La covid-19 perfor贸 el borde de estos conjuntos condenados a un lento genocidio y la muerte se desparram贸. Este hecho, desde los gobiernos, tropieza levemente 鈥搒igue habiendo gente viva y asustada鈥 con la voracidad del capital, montada sobre la pandemia.

Para los sostenedores de este sistema, los insaciables neocapitalistas, lo humano queda reducido a cuerpos que sirven s贸lo como piezas para acumular valor.[5] Sus pol铆ticas encontraron formas para conjurar las sensibilidades, los sentimientos y el pensamiento, as铆 como tambi茅n la acci贸n que se pueda oponer a ellos. Si no fuese as铆, existen las acciones del Estado para consumar sus finalidades. Creemos que, en la percepci贸n de los capitalistas neoliberales, esta dimensi贸n humana est谩 disociada de la materia del cuerpo humano. De alg煤n modo, la categor铆a de 鈥渉umanidad鈥 referida a estos atributos s贸lo est谩 considerada para su evitaci贸n.

El acopio de los nuevos capitalistas no se detiene. 驴Estar谩n sumando al genocidio 鈥搚 sin escr煤pulos鈥 los cr铆menes humanitarios? 驴Podr谩 aparecer alg煤n hecho que se transforme en su l铆mite?

[1]Seg煤n el historiador franc茅s Bernard Bruneteau, Lemkin ve铆a la asunci贸n del crimen de genocidio 芦como el punto de partida de un nuevo Derecho internacional禄. Dice Bruneteau: 芦Para Lemkin, el genocidio iba m谩s all谩 de la eliminaci贸n f铆sica en masa, que a su juicio era un caso l铆mite y excepcional; consist铆a, m谩s bien, en una multiplicidad de acciones destinadas a destruir las bases de la supervivencia de un grupo en cuanto grupo. Era una s铆ntesis de los diferentes actos de persecuci贸n y destrucci贸n禄. As铆 Lemkin, propon铆a una acepci贸n amplia a la noci贸n de genocidio, que englobaba los actos que m谩s adelante se calificar铆an como etnocidio y que 芦se refiere de forma prioritaria a un tipo de aniquilaci贸n no f铆sica. En cierto modo, la muerte era la consecuencia, y no el medio, del fin perseguido禄 (ver https://es.wikipedia.org/wiki/Raphael_Lemkin [Consulta: 16/5/2021]).

[2] La expresi贸n  鈥渃r铆menes contra individuos de la sociedad civil鈥 no s贸lo fue introducida en el derecho internacional sino que bajo ese concepto se unieron rusos y estadounidenses, franceses e ingleses.

[3] 鈥淢arry Crisis and Happy New Fear (A Nous Amis)鈥, Comit茅 Invisible, diciembre 2015. 19:10.

[4] Comentarios del grupo 鈥渕谩quina de guerra禄 sobre el libro de Deleuze y Guattari El Antiedipo, capitalismo y esquizofrenia.

[5] Dec铆amos en un art铆culo anterior que 鈥淓l exterminio humano sistematizado y la representaci贸n de que algunos grupos de seres humanos son potencialmente exterminables 鈥損or haber ocurrido, por ser ya un patrimonio de la experiencia de la cultura鈥 ingres贸 como representaci贸n en el imaginario de los individuos que compart铆an y siguen compartiendo dicha cultura occidental.鈥 Mirta Zelcer 鈥淪ubjetividades y actualidad鈥 (ver https://www.topia.com.ar/articulos/subjetividades-y-actualidad, consulta: 16/5/2021).




Fuente: Lobosuelto.com