February 2, 2023
De parte de A Las Barricadas
2,022 puntos de vista

En el momento en que los militares rebeldes se adue帽aron de la capital de Asturias se produjo el descabezamiento de todos los 贸rganos administrativos; el Gobierno Civil, las consejer铆as y el resto de los estamentos encargados de regir la vida de los asturianos, simplemente dejaron de existir. En las horas siguientes asumi贸 la legalidad el Comit茅 Regional de Sama de Langreo, en el que estaban representados los partidos del Frente Popular, nombrando presidente al socialista Belarmino Tom谩s.

Paralelamente desde el d铆a 19 de julio, v铆spera del alzamiento en la villa, ya ven铆a funcionando el Comit茅 de Defensa de Gij贸n presidido por el anarquista Segundo Blanco, en el que adem谩s de CNT, mayoritaria en el concejo, estaban representadas las organizaciones UGT, PCE e IR. Gracias a la contundente reacci贸n de sus miembros y al coraje de los milicianos apoyados por un pu帽ado de militares leales, fue posible posponer el alzamiento en los cuarteles.

Durante aquellos d铆as no circul贸 el dinero. El reci茅n creado Comit茅 Central de Abastos se hizo cargo de la intendencia de milicianos, hospitales, barcos y tambi茅n de las cocinas colectivas, ordenando la constituci贸n de los respectivos comit茅s de barriada, que ser铆an los encargados de repartir v铆veres y otros productos de primera necesidad entre la poblaci贸n civil.

Tras la ca铆da del cuartel de Simancas en mano de los republicanos, los medios franquistas propagaron un bulo, encaminado a convertir en gesta lo que hab铆a sido el sonoro fracaso de los militares rebeldes de Gij贸n.

Con este trabajo, el autor intenta, entre otras cosas, desmontar la historia 鈥渙ficial鈥 escrita por los historiadores franquistas, si es que alguna vez tuvo la suficiente credibilidad para alguien, y contar una nueva versi贸n sobre los verdaderos h茅roes del Simancas, arrojando luz sobre unos hechos ocultados durante demasiados a帽os.




Fuente: Alasbarricadas.org