March 21, 2021
De parte de Nodo50
237 puntos de vista


Con ustedes la quinta y 煤ltima parte del texto ‘Ley de valor, militarizaci贸n y guerras justas e injustas‘ con el que su autor, I帽aki Gil de San Vicente, ha puesto en contexto uno de los temas m谩s presentes en los debates que desde la izquierda se generan al abordar el tema del antimilitarismo como parte de la lucha anticapitalista.

Lean:

5.- Militarizaci贸n, exterminismo, guerra total y Armaged贸n

芦Existen evidencias en la antropolog铆a y en la historia de que una y otra vez las sociedades o civilizaciones tienen un momento sin retorno: si m谩s del cincuenta por ciento de su poblaci贸n se llega a destruir, generalmente no pueden recuperarse y el todo social se desintegra para siempre [鈥 Sobre la base del entendimiento cient铆fico actual hay una gran posibilidad de un invierno nuclear despu茅s de una guerra termonuclear de gran escala [鈥 Las estimaciones se帽alan una cat谩strofe clim谩tica incluso si se basan en supuestos razonablemente conservadores禄

Greene, O., Percival, I., e Irene Ridge: Invierno nuclear. FCE. M茅xico 1988, pp. 143-156.

Grupos de cient铆ficos demostraron en la d茅cada de 1980 que la militarizaci贸n imperialista estaba poniendo a la humanidad al borde del holocausto termonuclear. Si no se hab铆a producido a煤n el holocausto hab铆a sido debido sobre todo a la doctrina militar sovi茅tica de 芦destrucci贸n mutua asegurada禄, es decir que la URSS no tolerar铆a ser bombardeada nuclearmente por la OTAN y responder铆a atacando a EEUU y Europa Occidental con todo su poder at贸mico; tambi茅n demuestran que una variante t谩ctica de esa doctrina sovi茅tica impidi贸 que EEUU echase la Bomba contra Corea en 1952-53, contra Cuba en 1962, contra Vietnam en 1972, y junto con Israel contra Egipto en 1973鈥, estos son los casos que se conocen. Luego vendr铆a la crisis nuclear de 1982-1985 que estuvo a punto de estallar y que propici贸 la rendici贸n de la burocracia rusa. S贸lo han transcendido pocos 芦accidentes禄 en los muy complejos sistemas de 芦control nuclear禄 que pueden desencadenar crisis incontrolables.

El movimiento comunista internacional viene advirtiendo incluso antes de que tuviera este nombre, de que la transformaci贸n de las fuerzas productivas capitalistas en fuerzas destructivas, lleva a la humanidad al borde de la destrucci贸n. Una larga lista de textos, documentos y declaraciones que no podemos resumir aqu铆 as铆 lo confirman, como por ejemplo y por citar uno contempor谩neo al libro que encabeza este apartado, el debate en esos a帽os sobre la llamada 芦fase exterminista del capitalismo禄 que ser铆a la expresi贸n extrema del imperialismo. Pero desde entonces hasta ahora, en el 煤ltimo tercio de siglo, se han a帽adido nuevas fuerzas destructivas a las termonucleares y bioqu铆micas, como las guerras cibern茅ticas, espaciales, electr贸nicas, financieras, biol贸gicas usando la salud como arma, etc. Las dos primeras buscan paralizar un pa铆s sumi茅ndolo en la era anterior a la electricidad: una cat谩strofe. Las otras, asfixiarlo por hambre.

Recordemos que Venezuela ha sido objeto de varios ataques electr贸nicos y cibern茅ticos en 2019 que se repitieron con menor intensidad posteriormente, y que padece las otras formas de agresi贸n para romper su espinazo de naci贸n soberana, lo mismo que quieren hacer con Palestina, Sahara, Yemen, Hait铆, Ir谩n, Cuba, Rusia, China, por citar los casos m谩s flagrantes, y lo estar谩n preparando contra Bolivia. Pues bien, si por alguna raz贸n estas y otras fuerzas destructivas 鈥搇as varias formas de guerra convencional, h铆brida, etc.鈥 confluyen en una sola guerra en un corto espacio de tiempo estallar谩 la 芦guerra total禄 antesala del holocausto. La irracionalidad militarista se prepara para 芦guerras parciales禄 con armas de destrucci贸n controlada en muchas partes del mundo y alrededor de Rusia, Ir谩n y China, buscando en una primera fase probar su decisi贸n de lucha, romper su alianza, e imponerles leoninas condiciones uno a uno; seg煤n sean sus reacciones, aumentar谩 los chantajes y ataques. Cree que los Estados y pueblos atacados no cumplir谩n sus advertencias y aceptar谩n formas de esclavitud.

El concepto de 芦guerra total禄 es reciente, pero se debate sobre si fue Napole贸n, Lincoln y su general Sherman, o Ludendorff por dar algunos nombres, quienes la aplicaron por primera vez. Sin embargo, desde el materialismo hist贸rico la 芦guerra total禄 tambi茅n debe dividirse entre la del atacante y la del atacado, la injusta y la justa. En su esencia es precapitalista porque implica la movilizaci贸n por el atacante de todas las fuerzas destructoras posibles en cada contexto hist贸rico para atacar al enemigo con visos de victoria, de modo que nunca m谩s volviera a resistirse. Se van conociendo casos de 芦violencia total禄 en las sociedades preclasistas como hemos visto al comienzo. Los pueblos y clases explotadas deb铆an, por tanto, gastar en esos momentos cr铆ticos todos sus recursos para no ser exterminados o aceptar las condiciones del atacante.

El tr谩nsito a la 芦guerra total禄 se va dando simult谩neamente a la derrota de la propiedad comunal a manos de la propiedad privada. Ya para el -2000 surgieron las bases materiales del 芦terror asirio禄 especializado en el arrasamiento de pueblos, ciudades y Estados que osaban resistir. La desaparici贸n de Cartago a manos Roma en tres guerras entre -264/-146 y la destrucci贸n de Bagdad por los mongoles en 1258, son casos de 芦guerra total禄 en sus marcos hist贸ricos respectivos. La derrota mongol en 1260 a manos de los mamelucos egipcios fren贸 en seco su expansi贸n hacia el Oeste. La 芦guerra total禄 injusta lo era porque movilizaba todos los recursos necesarios en funci贸n de las riquezas del enemigo que se quer铆a esclavizar o aniquilar, en funci贸n de los y las esclavas, del ganado, del oro y otros tesoros, etc., que se esperaba adquirir. Por el contrario, la 芦guerra total禄 justa lo era porque el pueblo atacado deb铆a movilizar todos sus recursos en la defensa ya que se jugaba la vida.

La industrializaci贸n capitalista produce un salto en las dos formas de 芦guerra total禄. Presionado por todos los lados, Napole贸n militariza la qu铆mica y disciplina la pol铆tica para superar el bloqueo naval brit谩nico y la fuerza de sus aliados. Sherman aplica la 芦guerra total禄 contra los confederados y contra los pueblos sioux, hasta casi exterminarlos. Ludendorff moviliza todos los recursos de Alemania desde 1916, ense帽ando el camino a los nazis. La ra铆z econ贸mica y sociopol铆tica de las dos formas antag贸nicas de 芦guerra total禄 est谩 en la ley del valor totalmente desatada desde la industrializaci贸n: salvando las distancias, la plusval铆a relativa y la plusval铆a absoluta como m茅todos de explotaci贸n de la fuerza de trabajo llegan a su m谩xima rentabilidad durante un tiempo 鈥揺l que resista la fuerza psicosom谩tica del proletariado鈥 que no es otro que la productividad m谩xima del 芦trabajo禄 militar en la fase 煤ltima y decisiva del conflicto b茅lico, la 芦guerra total禄. O se gana, o se pierde, es decir, el capitalismo vence o muere.

Con sus diferencias, la guerra de Uruguay, Brasil y Argentina 鈥搇a guerra de la 芦Triple Infamia禄 como muy correctamente la denomina Garc铆a M谩rquez鈥 contra Paraguay en1864-1870; el arrasamiento de la Comuna de 1871; la permanente agresi贸n a la URSS desde 1917-1991; la invasi贸n fascista de Libia de 1912 y 1922; la guerra nazi fascista contra la II Rep煤blica espa帽ola de 1936-1939, la contra pagada por EEUU contra la Nicaragua sandinista鈥 son otras tantas 芦guerras totales禄 injustas lanzadas contra pueblos y Estados que no se dejaban dominar o que supon铆an un peligro para el orden burgu茅s. Por el contrario, los pueblos atacados recurrieron a la 芦guerra total禄 justa porque eran conscientes de que su futuro estaba en peligro. Tenemos el ejemplo de la defensa de China a la invasi贸n japonesa desde 1937: la podrida burgues铆a del Kuomintang no prepar贸 apenas la 芦guerra total禄 contra la muy criminal e injusta invasi贸n japonesa, pero s铆 lo hicieron los comunistas que con sus pocos recursos s铆 organizaron una brillante 芦guerra total禄 justa que fue la antesala de la victoria revolucionaria posterior.

La barbarie de la 芦guerra total禄 injusta tambi茅n se refuerza con la ideolog铆a criminal de sus ejecutantes: seg煤n un dicho espa帽ol el mal llamado 芦problema catal谩n禄 鈥揺l problema es Espa帽a鈥 se mantiene tranquilo bombardeando Barcelona cada cincuenta a帽os. Un general guatemalteco aprendi贸 en la Escuela de las Am茅ricas que el orden queda asegurado asesinando al 30% de la poblaci贸n. Un general retirado espa帽ol sostiene que para que Espa帽a no se 芦rompa禄 hay que fusilar a 26 millones de s煤bditos del rey, alrededor del 58% de la poblaci贸n. Se trata de exterminar fuerza de trabajo rebelde, revoltosa, y fuerza de trabajo improductiva. La 芦guerra total禄 injusta se aplica dentro del propio Estado porque el enemigo tambi茅n es interno ya que el multidimensional antagonismo entre capital y trabajo lo abarca todo. El miedo incontrolado paraliza la conciencia haciendo que el instinto de supervivencia se someta a las m谩s duras explotaciones. El terror a una guerra nuclear en 1982-1985 facilit贸 la derrota del movimiento obrero de la 茅poca, y dio fuerza a los reformismos y fabulaciones postmodernas. Ese terror fue una de las causas de la derrota de la oleada iniciada en 1968.

Las clases dominantes se lanzan a la guerra una vez que han 芦pacificado禄 su retaguardia con la militarizaci贸n social que sustituye la conciencia cr铆tica y libre por el irracional odio g茅lido que sostiene la guerra injusta. El militarismo neoliberal se legitim贸 en la d茅cada de 1980. Logrado esto, el Armaged贸n est谩 m谩s cerca. EEUU y la OTAN aumentan las provocaciones, estudian la capacidad y voluntad de resistencia de los pueblos y Estados, como una gran transnacional disecciona la econom铆a del pa铆s al que va a vampirizar. Seg煤n lo analicen, atacan y atacar谩n en diversos frentes con diversas t谩cticas de 芦guerra variable禄, 芦integrada禄, 芦de multidominio禄, 芦en red禄, etc., con menos o m谩s virulencia, guerras locales llevadas directamente por ellos mismos o con mercenarios, criminales y fan谩ticos religiosos. Incluso creen que sus 芦peque帽as guerras at贸micas禄, regionalmente delimitadas, ser谩n suficientes para aterrorizar a las clases, naciones y Estados que quieren sojuzgar.

EEUU y la OTAN juegan con la muerte, y llegar谩n a rozar otra vez el umbral del holocausto como hemos visto. Piensan que su tecnociencia militarizada, su industria de la matanza, domina por fin la dial茅ctica del azar y la necesidad, que pueden bailar indefinidamente sobre el fino punto de no retorno, como esa dif铆cil danza vasca que hace maravillas sobre un peque帽o vaso que el dantzari no ve sin derramar su vino. Pero hasta el m谩s virtuoso y 谩gil dantzari puede tirar el vaso. El punto de no retorno, esa ley dial茅ctica que explica por qu茅 ni la naturaleza, ni la sociedad ni el pensamiento dan marcha atr谩s una vez producido el salto cualitativo, puede desencadenar el Armaged贸n.

Por esto y bajo la dictadura de la propiedad privada, debemos actualizar el principio de Vegecio: si vis pacem, para bellun. O dicho en el contexto actual: si queremos la paz, hagamos la revoluci贸n.

Texto elaborado despu茅s del teledebate en Tertulias en Cuarentena del 7-03-2021 sobre la OTAN

EUSKAL HERRIA, 14 de marzo de 2021




Fuente: Kaixo.blogspot.com