April 23, 2021
De parte de La Haine
232 puntos de vista


Fidel: 鈥淓so es lo que no pueden perdonarnos, 隆que hayamos hecho una revoluci贸n socialista en las propias narices de EEUU!鈥

Este 19 de abril se cumplieron 60 a帽os de la derrota del imperialismo yanqui en Playa Gir贸n. La invasi贸n mercenaria patrocinada por el presidente de EEUU John F. Kennedy fue descubierta con meses de anticipaci贸n por el periodista argentino Rodolfo Walsh (https://lahaine.org/cM9l), a quien se le hizo sospechoso un cable comercial de la empresa Tropical Cable de Guatemala, que lleg贸 al teletipo de su oficina en Prensa Latina en La Habana, y se aboc贸 a descifrar el texto con la ayuda de un manual de 颅criptograf铆a.

El cable brindaba detalles de la conspiraci贸n que la administraci贸n Kennedy hered贸 de Dwight Einsenhower para invadir Cuba por Bah铆a de Cochinos, misma que ocurri贸 el 17 de abril de 1961. V铆a una empresa comercial de fachada, el plan conspirativo estaba dirigido a Washington desde la embajada de EEUU en Guatemala por el jefe de la estaci贸n de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El contenido era un informe de los preparativos de la invasi贸n y revelaba incluso d贸nde oficiales de la CIA adiestraban y equipaban a un ej茅rcito de gusanos anticastristas: la hacienda Retalhuleu, cafetal ubicado en el norte de Guatemala. Detallaba la cifra de hombres, nombre de las embarcaciones, apoyo a茅reo y estrategias que la CIA pensaba indescifrables, y hasta el punto de desembarco.

Para preparar la invasi贸n, la CIA organiz贸 de manera paralela una ofensiva propagand铆stica mediante las agencias de noticias estadunidenses AP y UPI; del diario La Voz de Am茅rica, radiodifusoras y los peri贸dicos de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Hasta hoy la historia oficial estadunidense sobre esa operaci贸n b茅lica encubierta y su estrepitoso descalabro permanece en gran parte secuestrada por la CIA, clasificada como top secret por razones de ‘seguridad’ nacional [en realidad verg眉enza nacional]. Se sabe que el episodio de Bah铆a de Cochinos empez贸 con la autorizaci贸n firmada por Eisenhower el 17 de marzo de 1960 (un a帽o antes de la invasi贸n), para un programa de capacitaci贸n de paramilitares, infiltraci贸n y asalto de 4.4 millones de d贸lares.

El objetivo era lograr la sustituci贸n del gobierno de Castro con uno m谩s dedicado a los verdaderos intereses del pueblo cubano, y m谩s aceptable a EEUU, llevado a cabo de tal manera que evitara cualquier apariencia de una intervenci贸n estadounidense. Seg煤n lo planificado, los mercenarios de la brigada deb铆an lograr r谩pidamente una cabeza de playa y declararla territorio liberado. Ah铆 ser铆a trasladado, desde EEUU, el gobierno provisional, el cual estar铆a compuesto de exiliados seleccionados por la CIA. En ese momento Kennedy le dar铆a reconocimiento, el nuevo gobierno pedir铆a ayuda internacional y los marines desembarcar铆an.

El origen de la resoluci贸n de Eisenhower se remonta al 19 de abril de 1959, cuando tras reunirse durante dos horas con el primer ministro cubano Fidel Castro, el entonces vicepresidente Richard Nixon prepar贸 un informe donde aseguraba que era necesaria una acci贸n de fuerza contra Cuba, al concluir que los revolucionarios instalar铆an un sistema pol铆tico contrario a los intereses de EEUU. Los hermanos Dulles, John Foster y Allen, secretario de Estado y jefe de la CIA, respectivamente, estuvieron de acuerdo.

All铆 naci贸 el Proyecto Cuba, del cual responsabilizaron al director adjunto de la CIA, Richard Bissell. El 17 de marzo de 1960 Eisenhower aprob贸 el plan dise帽ado por Bissell, que englobaba guerra sicol贸gica, acciones pol铆ticas, econ贸micas y paramilitares, teniendo como eje organizar, entrenar y equipar a exiliados cubanos para constituir una fuerza invasora.

El 3 de enero de 1961, en la fase preparatoria de la invasi贸n, Washington rompi贸 relaciones con La Habana. El d铆a 20, Kennedy asumi贸 la presidencia, y 24 horas despu茅s orden贸 continuar con los planes de agresi贸n, incluido el trato con la mafia de la Cosa Nostra [la que proporcion贸 hombres, armas y dinero para la invasi贸n, debido a las cuantiosas p茅rdidas sufridas por la nacionalizaci贸n de hoteles y cierre de casinos en Cuba]. EEUU hab铆a logrado que la casi totalidad de naciones del continente censuraran a la revoluci贸n cubana; s贸lo M茅xico, Brasil y Ecuador se opusieron a cualquier acci贸n militar, evitando que Kennedy se sirviera de la Organizaci贸n de Estados Americanos para una operaci贸n conjunta.

El 14 de abril Kennedy dio luz verde a un ataque a茅reo preliminar a la invasi贸n. El 15, Bissell envi贸 ocho bombarderos B-56 para destruir la escasa y vieja aviaci贸n de combate cubana [ataque que fracas贸 debido a que los revolucionarios escondieron los aviones que funcionaban y dejaran a la vista aviones inservibles]. Mientras llov铆an bombas sobre la isla, el canciller cubano Ra煤l Roa ped铆a en la ONU que se exigiera a EEUU el cese de la agresi贸n.

Durante el sepelio de las v铆ctimas de los bombardeos, casi todas civiles, Fidel Castro llam贸 a la movilizaci贸n total: Cada cubano debe ocupar el puesto que le corresponde en las unidades militares y centros de trabajo sin interrumpir la producci贸n, ni la campa帽a de alfabetizaci贸n. Ese 16 de abril expres贸 una frase que dio la vuelta al mundo, porque anunciaba el camino ideol贸gico del proceso: 鈥淓so es lo que no pueden perdonarnos [鈥 隆que hayamos hecho una revoluci贸n socialista en las propias narices de EEUU!鈥

A las 23:45 horas del 16 de abril de 1961, Grayston Lynch fue el primer mercenario que toc贸 tierra cubana. Pero al caer la tarde del d铆a 19, la tentativa de invasi贸n era derrotada en Playa Gir贸n. Jos茅 Ram贸n Fern谩ndez inform贸 a Fidel: Tomamos Gir贸n a las 17:30 horas. Territorio Libre de Am茅rica.

Casi toda la Brigada fue capturada: mil 214 prisioneros. En combate murieron 114, incluidos cuatro pilotos estadounidenses. El 23 de abril, Fidel Castro expres贸: 隆El imperialismo yanqui sufri贸 en Am茅rica Latina su primera gran derrota!

Sesenta a帽os despu茅s, las distintas modalidades de guerra pol铆tica, sicol贸gica, no convencional, asim茅trica, h铆brida y cultural, as铆 como la subversi贸n pol铆tica-ideol贸gica, la guerra de cuarta generaci贸n, el poder inteligente y el golpe blando perfeccionados y ensayados por la CIA y el Pent谩gono hasta el presente, se han estrellado ante la firme voluntad de un pueblo de defender su patria y a una revoluci贸n aut茅ntica hija de la cultura cubana y las ideas de sus dirigentes, fincadas en un nacionalismo fruto de un proceso de liberaci贸n anticolonial y antimperialista.

La Jornada




Fuente: Lahaine.org