May 12, 2022
De parte de A Las Barricadas
172 puntos de vista
Maud & Yannis Youlountas nos cuentan en Blogyy en varios capítulos el último convoy solidario hacia tierras griegas (y ucranianas). NoticiasALB irá traduciéndolos. En la noticia original siempre hay más fotos de las que podemos poner aquí por cuestiones de espacio: ¡disfrutadlas!

1. El convoy más largo

Para la atención de todos nuestros simpatizantes, sea cual sea la forma, aquí está el reportaje en fotos del convoy solidario en Grecia de enero a mayo de 2022. Un gran momento de solidaridad internacional y convergencia de luchas contra la adversidad y resignación.

¡EL CONVOY MAS LARGO!

Hoy: 1er episodio (de 11) – ¿POR QUÉ UN CONVOY DE ENERO A MAYO?

2- JUNTO A LOS REFUGIADOS, EN NOTARA 26 Y EN OTROS LUGARES DE GRECIA

3- ARTE Y TATUAJES EN APOYO A LAS LUCHAS

4- APOYO MÉDICO Y SANITARIO COMPETENTE

5- EL CORAZÓN DE EXARCHEIA SIGUE LATIENDO

6- ACCIONES EN TODAS PARTES DE GRECIA

7- BATALLA AMBIENTAL EN UNA ENCRUCIJADA

8- APOYAR A LOS CAMPESINOS EN LUCHA AL ALIMENTAR A LOS PRECARIOS

9- LA COCINA SOLIDARIA DE CHANIA Y LA NUEVA RED SODAA EN EL ÁTICO

10- UN CONVOY EN GRECIA TAMBIÉN ES BRICOLAJE Y TRABAJO EN EL SITIO

11- LA CAUSA DE LOS NIÑOS: PEDAGOGÍA FREINET, BIBLIOTECAS SOCIALES, JUEGOS, CURSOS DE IDIOMAS GRATUITOS…

Este convoy fue el más largo de los últimos años: de enero a mayo, junto a los principales grupos de lucha y solidaridad de Grecia. ¿Por qué ?

En primer lugar, las restricciones son mucho más duras que antes y nos llevan a ser un poco más discretos. Evitamos viajar demasiados a la vez, ya no circulamos en largas columnas de camionetas y sólo sacamos nuestras banderas (varias, reflejo de nuestra diversidad) en contadas ocasiones. A las restricciones fronterizas vinculadas a la pandemia durante el invierno se suma el aumento de la represión desde el retorno de la derecha al poder. Algunos de nosotros hemos pagado el precio en los últimos meses: intimidación, detenciones, custodia policial, violencia… El régimen de Mitsotakis es realmente el peor de los últimos años en lo que respecta al movimiento social en Grecia y en el extranjero. Lo mismo ocurre con los solidarios de otros lugares.

Muchos de nosotros también tenemos problemas regulares con organizaciones fascistas en Francia y Grecia (amenazas, emboscadas, etc.). Entre los dos, el cruce de Italia se hace cada vez más complicado y los controles aumentan, acompañados de comentarios a veces racistas y sospechosos. En Grecia, hemos estado en la mira como pilar del movimiento social a lo largo de los años. En un convoy anterior, aparecíamos en la portada de varios periódicos griegos de extrema derecha como enemigos a los que había que detener. En otra ocasión, nuestra columna de furgonetas, que era un poco demasiado visible, había sido detenida por un gran operativo policial justo antes de llegar a Atenas, pero finalmente pudo volver a ponerse en marcha y entregar los lugares y colectivos que nos esperaban con impaciencia. ¡Sin olvidar los medios de comunicación griegos que todavía afirman que llevamos Kalashnikovs, incluso en las noticias de televisión! ¡Pffft! [N. del tr.: en esa ocasión las armas eran… leche maternizada, pañales, juguetes y material educativo]

A esto se suman disponibilidades complicadas para muchos de nosotros: algunas no están disponibles en estos días (salud, trabajo, preocupaciones económicas, etc.) y otras no pueden venir todas al mismo tiempo. De ahí un convoy dividido en 4 fases: en enero, febrero-marzo, principios de abril, luego principios de mayo, con 4 grupos diferentes.

Este convoy también fue más largo que los anteriores porque hicimos mucho trabajo en varios lugares: almacenamiento, carpintería, pintura, fontanería, electricidad, seguridad contra incendios… A menudo nos quedamos más tiempo de lo habitual, en particular en Atenas y Creta, para acciones profundas.

Un total de 16 furgonetas y 33 personas realizaron el viaje durante estos cuatro meses. Sin contar los cientos de personas que nos ayudaron a prepararnos, que apoyaron el proyecto o que al menos nos ayudaron a compartir la convocatoria.

Nunca planeamos con en los medios de poder. Nuestro enfoque es completamente independiente, de movimiento social a movimiento social, en convergencia de luchas, sin subsidio del Estado ni ninguna empresa que busque publicidad (social-washing, green-washing). Rechazamos una asociación con un canal de televisión para un reportaje que se mostraría en la segunda parte de la noche. Al igual que nuestros camaradas y compañeros en Grecia: estamos decididamente más allá de la recuperación, lejos del brillo y el espectáculo aturdidor.

En decenas de ciudades, los camaradas y compañeros de lucha recolectaron todo tipo de cosas útiles. Este año, la palma sin duda se la lleva Port-Saint-Louis, cerca de Marsella, donde las cajas se han multiplicado, en ocasiones con el apoyo de los estudiantes del sector.

También en el Sudoeste, la recaudación fue buena y el transporte a Martigues fue a veces complicado. Todo ha sido revisado, ordenado, contado (incluso las piezas del rompecabezas para no defraudar a los niños al llegar).

Para que conste, descartamos un juego de tarjetas MEDEF, juguetes de McDonalds, manuales “para el ama de casa perfecta” (sic) y, después de una discusión divertida, un reloj con la imagen de Johnny Halliday.

Muchos colegas vinieron a ayudarnos a movilizarnos, como Pia Klemp en Martigues, y muchos otros en varios lugares de recogida, de Montreuil a Toulouse y de Montpellier a Grenoble. Entre los conductores, como siempre, se mezclaban nuevos y viejos para lo que era el tercer o el cuarto convoy. ¡Sin olvidar a varios nuevas incorporacionesque ya nos habían ayudado a preparar una docena de convoyes sin salir nunca tan lejos! La oportunidad para ellos de finalmente ir a ver el otro lado y conocer a nuestros colectivos en el sitio.

La tercera fase del convoy, a principios de abril, estuvo dedicada a nuestro amigo José Bengala, fallecido el 8 de marzo. José había estado en tres de nuestros viajes y se había unido a nosotros por última vez en Atenas durante el juicio de Giorgos y Nikos en noviembre. De acuerdo con sus últimos deseos, José se vistió con su camiseta en apoyo de Exarcheia durante su cremación. Nuestros compañeros griegos también le rindieron homenaje y brindamos por su memoria.

En cada salida, también es importante formar e informar a los recién llegados lo antes posible de la montaña de las tareas que nos esperan. Porque no sólo entregamos carga, hacemos muchas otras cosas: política, material, física, incluso bricolaje y trabajo para quien lo quiere. En vista de esto, nos ayudamos unos a otros. Los ancianos vienen a aconsejar, ayudar durante la preparación y, a veces, dan la bienvenida a algunas ideas nuevas. Todas estas hermosas personas se alojan localmente, la mayoría de las veces en Martigues y sus alrededores, gracias al apoyo de muchos habitantes que están felices de ofrecer una habitación y una cena a nuestros acompañantes de paso, antes de cada partida.

Hablamos del viaje, pero no demasiado: hemos decidido, como siempre, no contar todos nuestros planes de ruta, ni siquiera a nuestros seguidores. No hay necesidad de arriesgar la circulación de rumores. Compartimentamos la información para la seguridad de todos y de la carga. Clasificamos y luego recuperamos las cajas en espacios de almacenamiento principalmente ubicados en el Tarn y Bouches-du-Rhône, gracias a los compañeros que tienen amplios garajes o espacios disponibles para el almacenamiento.

También estamos solucionando algunos problemas mecánicos, con la ayuda de otros conocedores como Charlie del garaje solidario Var que se fue con nosotros en un convoy hace tres años. Luego, partimos, en oleadas sucesivas y nos mantenemos al día en el camino… Los conductores se turnan. Después de los túneles y viaductos de la costa, la llanura del Po es interminable… ¡Es un largo camino hasta Ancona! Incluso cruzamos el río Rubicón en Italia, con un pensamiento para nuestros compañeros de Rouvikonas, antes de abordar el ferry Ancona-Patras. Nos esperan 22 horas de travesía, sobre el mar Adriático, antes de los últimos kilómetros de carretera en el norte del Peloponeso.

A medida que nos acercamos a Corinto y luego a Atenas, el teléfono sigue sonando: “¿Dónde estás? ¿Llegas pronto? Nuestros camaradas griegos y migrantes se están impacientando. Nosotros también estamos flipando. ¡Más que unos pocos kilómetros! Eso también son los convoyes: una hermosa historia de amor y utopía entre hermanas y hermanos humanos.

No se trata de rendirse, ni en Francia ni en Grecia. No se trata de dejar ir. No se trata de quedarnos cada uno en nuestro rincón de Europa frente a la violencia del capitalismo que nos oprime, destruye el bien común y saquea nuestras vidas. No se trata de sufrir sin actuar de todas las formas posibles: insubordinación, resistencia, creación, solidaridad…

Esta acción puede no significar mucho dada la magnitud del desastre, pero nos alienta a continuar con nuestras luchas, que convergen todas hacia un mismo objetivo: recuperar nuestras vidas en nuestras propias manos y demostrar de lo que somos capaces juntos, más allá nuestras diferencias.

¡Levanten sus corazones! Gracias de nuevo a todos los que participaron en la preparación de este convoy, de una forma u otra. ¡Y nos vemos mañana para el resto!

2. El convoy junto a los exiliados

Durante todos estos años, nuestro convoy ha tenido como objetivo apoyar política y materialmente la resistencia (social, ambiental, etc.), pero también iniciativas solidarias que implementan la autogestión y la democracia directa en ayuda mutua con griegos precarios y exiliados. Podría decirse que uno de los mejores ejemplos desde 2015 es Notara 26, una gran y conocida okupación de refugiados y migrantes en Atenas, que se mantiene firme en el distrito de Exarcheia.

Esta okupación está un poco en una encrucijada: ha atravesado momentos muy difíciles en los últimos años con la llegada de Mitsotakis al poder en julio de 2019 (multiplicación de ofensivas contra Exarcheia, endurecimiento de la política de acogida, etc.), luego la pandemia y todas las consecuencias sociales que conocemos. Hoy, muchos de los solidarios están agotados, pero el proyecto aguanta y sabemos que un nuevo ciclo verá la luz, según informan recién llegados de diversas procedencias. Una okupación depende mucho de las personas que viven allí, de su forma de entender y desarrollar el proyecto, de implicarse en él. Según los años, la implicación de los vecinos es más o menos importante y el sentido político adquiere toda su dimensión. Notara 26 es un símbolo que necesitamos.

.

Además, K*Vox no dejó de organizar una fiesta Notara en su gran bar autogestionado, íntegramente a beneficio de la okupa migrante, que finalizó con un concierto con motivo del Año Nuevo kurdo . Los colectivos del centro de Atenas saben lo esencial que es también la lucha junto a los exiliados: todos somos potencialmente precarios en este planeta donde quieren impedir que nos movamos libremente para vivir de otra manera.

Para el convoy, es lo mismo: la Notara 26 no es solo uno de los lugares y colectivos de exiliados que apoyamos en Grecia. Es la que hemos visto nacer y que hemos apoyado todos estos años. Aquel del que muchos de nosotros somos o hemos sido simpatizantes activos, en particular cuando la policía lo amenazó con evacuarlo durante el verano y otoño de 2019. Incluso, algunos integrantes de convoyes pasados ​​llegaron desde Francia y Bélgica para participar en la permanencia nocturna en la calle, frente a la okupa donde dormían los niños rescatados de las aguas y sus familias.

Nuestras entregas a Notara 26 también ilustran perfectamente cómo fue este largo convoy en varias fases de enero a mayo: en total, 6 furgonetas vinieron a repartir a la gran okupación de Exarcheia durante este período. En enero, una furgoneta de Montreuil, completada durante su escala en Martigues, entregó comida pero también varias cosas para resistir el frío que golpeaba Atenas en ese momento, así como juguetes para que el Papá Noel “rojinegro” pudiera finalmente pasar por una chimenea suficientemente llena. En febrero, dos furgonetas de Nevers y luego de Revel entregaron sucesivamente otras cosas de la lista de necesidades. Luego, en marzo, una de estas camionetas regresó de Creta con una carga de frutas y verduras, así como aceite de oliva comprado a campesinos en apuros (explicado en el episodio 8 con otros ejemplos). A principios de abril, durante la siguiente fase del convoy, una de las furgonetas de Marsella se dedicó por completo a las necesidades del Notara 26. Luego, a finales de abril, se organizó una nueva entrega de frutas y verduras desde Creta, complementado con la recolección realizada en nuestras redes en la región de Heraklion.

.

Durante los meses de enero y febrero, el frío golpeó varias veces y los ángeles de la plaza Exarcheia quedaron cubiertos de nieve. Entre las muchas personas que deambulaban por las calles de Atenas en busca de algo de calor, una exiliada africana y su hijo de dos años estaban desesperados. Mientras la nieve seguía cayendo y ella estaba en el otro extremo de Atenas, esta madre contactó a nuestra amiga Sylvie de Port-St-Louis en las redes sociales, gracias a un teléfono, luego Sylvie contactó inmediatamente a Maud. Una hora más tarde, Bénédicte y su hijo Trésor fueron recibidos con los brazos abiertos en la Notara 26, en plena noche, cerca de la una de la madrugada. Esta es también la Notara 26, dentro del límite de plazas disponibles: un remanso de descanso para los exiliados exhaustos y helados tanto por el invierno (a veces duro en los Balcanes) como por la inhumanidad del Estado griego y la política europea (campamentos cerrados, recursos reducidos, etc.). Hoy, Bénédicte y su hijo siguen en Notara 26 y la última visita del convoy nos dio la oportunidad de llevarle un pequeño juego de varias cosas útiles para ella y su bebé.

Durante estos episodios de nieve, también recordamos la movilización de los anarquistas para desbloquear las calles del distrito, con gran alegría de los vecinos, cuando el Estado estaba completamente desbordado, a instancias del grupo Rouvikonas.

Discutiremos en otros episodios, las acciones específicas del convoy a nivel médico con Notara 26 como con otros lugares (episodio 4), así como nuevas acciones con otros lugares, como la Casa Migrante en Chania (episodio 9) que fuimos a apoyar en dos ocasiones, en particular a su cocina solidaria autogestionada y gratuita, en el centro de la segunda ciudad de Creta, sin olvidar las múltiples obras realizadas en los lugares incluida esta okupa para exiliados (episodio 10).

En Creta también nevó, aunque hace menos frío que en el continente y nuestras acciones junto a los exiliados se refieren principalmente a trabajadores agrícolas muy precarios. Durante los convoyes, nos hicimos amigos de varias familias afganas que, a su vez, nos ofrecieron hospitalidad y nos hicieron degustar el delicioso pan oriental sobre un fuego de leña. (ver fotos) También en Lesbos, varios de nosotros vivimos grandes momentos de amistad y ayuda mutua con los exiliados… ¡inolvidable!

A partir de marzo, con el inicio de la guerra en Ucrania, nos surgió una pregunta, a través de nuestras amigas Carola Rakete y Pia Klemp: ¿cómo responder a las solicitudes urgentes de alojamiento de la red anarquista ucraniana?

De hecho, varios compañeros libertarios atrapados en el lugar estaban ansiosos por confiarnos a sus familias que tenían la posibilidad de irse: a veces una madre con un niño pequeño, a veces un adolescente cuya madre había decidido finalmente quedarse en Ucrania junto con el padre aunque el la ley le permitió salir… Situaciones muy duras moralmente para estos refugiados dejando a uno o más de sus familiares en este calvario sangriento; todos estos refugiados teniendo en común con la mayoría de nosotros la utopía libertaria (porque no todos somos anarquistas y esta diversidad es nuestra riqueza y nuestra fuerza).

Estos compañeros ucranianos sabían que al dirigirse a nosotros, como Pia o Carola, sus seres queridos no solo estarían a salvo, sino también en un baño cultural y político similar al de ellos. Fue un honor para nosotros ser contactados y ayudarlos. Gracias también a los compañeros y camaradas de Francia, Alemania y Suecia a los que finalmente se fueron otros refugiados, esperando condiciones de vida un poco menos precarias y, en algunos casos, abrigando la esperanza de retomar sus estudios. En cualquier caso, era otra gran oportunidad para comprobar hasta qué punto Carola, Pia y tantas otras son formidables compañeras de lucha, y no sólo sobre las olas del Mediterráneo.

Todas estas acciones pueden no ser mucho dada la magnitud del desastre, pero nos animan a continuar con nuestras luchas, que convergen todas hacia un mismo objetivo: recuperar nuestras vidas y mostrar de lo que somos capaces juntos, más allá de nuestras diferencias.

.

¡Levanten sus corazones! Gracias de nuevo a todos los que participaron en la preparación de este convoy, de una forma u otra.

PD: si quieres (y puedes) aportar, ya no tenemos fondo de emergencia en el momento en que es imprescindible y una decena de nuestros lugares y colectivos no se han podido mantener por falta de medios suficientes durante el convoy. Tres posibilidades:

1- Hacer una transferencia a ANEPOS

IBAN: FR46 2004 1010 1610 8545 7L03 730 BIC: PSSTFRPPTO

Asunto: “Acción de Solidaridad con Grecia”

2- Sigue este enlace de PAYPAL:

https://www.paypal.com/donate/?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=LMQPCV4FHXUGY

3- Enviar un cheque a nombre de ANEPOS

Dirección postal: ANEPOS – Action Solidarité Grecia – 6 allée Hernando – 13500 Martigues

Contacto, sugerencias, propuestas: solidarite@anepos.net

Tal. Francia 06 24 06 67 98 / Tel. Grecia (0030) 694 593 90 80

(lista completa de lugares y colectivos ayudados recientemente en la imagen de abajo)




Fuente: Alasbarricadas.org