June 14, 2022
De parte de Anarquia.info
116 puntos de vista

Desde el 23.5, el compañero Giannis Michailidis optó por poner su cuerpo en riesgo, iniciando una huelga de hambre para exigir su liberación inmediata. El compañero ha cumplido 3/5 de su condena y cumple todas las condiciones formales para su liberación. Sin embargo, el consejo judicial rechazó vengativamente la petición del compañero, poniendo como excusa que Giannis no cumple las condiciones esenciales para ser puesto en libertad, ya que el consejo lo considera un delincuente de riesgo.

El poder quiere imponernos un mundo donde el «peligro» se identifica con la visión de un mundo de igualdad y solidaridad. Cuando cualquier forma de autodeterminación y autoorganización, cualquier intento de superar la mediación estatal se considera un delito. El mismo sistema que crea y reproduce la explotación, la opresión y la cultura del poder se utiliza como regulador y juez. Así, impone leyes que protegen la soberanía, castigos que se desenvuelven a la base. Y cuando éste se da cuenta de que si no lucha no puede sobrevivir y opta por la autodefensa, el regulador omnipresente pone su cara más sanguinaria, porque en ese momento no sólo está amenazada la soberanía sino que se pone en cuestión su propio papel. Así es como se construyen sus tribunales políticos. En momentos de cuestionamiento práctico de un mundo devastado, momentos de cuestionamiento de quienes lo custodian.

El encarcelamiento no es más que la condensación de la condición proletaria en el capitalismo contemporáneo. La democracia se impone no sólo mediante victorias tácticas, sino también a través del esfuerzo constante por someter a quienes desafían su dominio y luchan por su supervivencia mediante su derrocamiento. Intenta poner de rodillas a las sectores que se niegan de la sociedad enterrándolas en depósitos masivos de almas, condenándolas a un destino de cautiverio, privación y tortura permanentes.

Pero dentro de esta condición, dentro de las prisiones del mundo de abajo, hay gente que se resiste. Personas que no se doblegan y no se arrepienten. Que no han renunciado a sus ideas y han superado sus elecciones a toda costa. Luchadores como Giannis Michailidis, que al poner su cuerpo en riesgo en una última batalla contra las maquinaciones del poder, da vida a la memoria de clase, trayendo urgentemente al primer plano de la historia el espíritu de sacrificio de los oprimidos y el odio insaciable a las clases dominantes.

Así, la lucha por la liberación de Gianni es una lucha por actualizar y legitimar lo que él ha luchado y nosotros hemos luchado durante tantos años. Es la lucha contra las fronteras y las guerras, el saqueo de la naturaleza, el empobrecimiento y la exclusión social y económica que nos imponen las clases dominantes. Es la lucha siempre, oportuna y justa, de masas y armada contra el Estado y el capital, la lucha que mantiene viva y hace crecer la llama de la insurrección proletaria. La lucha de los que llevan un nuevo mundo libre en sus corazones.

Como una mínima muestra de solidaridad práctica con la lucha que lleva a cabo el compañero, optamos por realizar un ataque al Banco Nacional en la Avenida Alexandra, colocando un artefacto incendiario en la entrada trasera de la calle Mavromichalis. De este modo, elegimos estar al lado del compañero, pero también contra todo símbolo e institución de un sistema de explotación, opresión y poder. Y estaremos allí todo el tiempo que sea necesario.

Respiración profunda hasta la muerte del Estado, del capital y de la cultura del poder.

FUENTE: ATHENS INDYMEDIA

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA




Fuente: Anarquia.info