May 24, 2022
De parte de Anarquia.info
160 puntos de vista

Después de 8,5 años en prisión, después de todas estas acciones arbitrarias contra mí, decidí poner fin a mis 11 años de sufrimiento, poniendo fin a la práctica de la prisión preventiva, o el castigo adicional de la fuga a través de vacíos legales. Después de 5 meses más de prisión preventiva, comienzo una huelga de hambre por mi liberación. Esta elección, con la profunda motivación de la tan deseada libertad, pienso apoyarla con la misma coherencia con la que he apoyado mis elecciones hasta ahora y por las que estoy siendo perseguido.

«Ay de los que acepten la prisión como condición de vida, y de la más brillante luz del sol, el más pequeño rayo» – El grito de guerra del motin de la prisión de Alikarnassos

Durante 11 años he experimentado la venganza del Estado contra las opciones que se ajustan a mis valores e ideas. La difícil travesía, de la que decido compartir algunos flagrantes actos vengativos de arbitrariedad contra mí, comenzó en el lejano 2011, cuando se dictó una orden de detención contra mí por el caso de la Conspiración de las Células de Fuego, de la que finalmente fui absuelto al no existir la más mínima relación entre mi persona y la acusación contra mí. Fue la incriminación de una relación de solidaridad con anarquistas buscados lo que me puso en su lugar cuando fueron detenidos.

Después de 2 años de estar prófugo, yo también estoy atravesando las pesadas puertas de la cárcel, ya que la existencia de una orden de detención que conlleva una década de encarcelamiento ha llevado a ciertas decisiones y a los consiguientes errores. Los compañeros detenidos en su día en el atraco a un banco en Velvento, Kozani, fuimos torturados por la policía, algo habitual, y luego el Ministerio de Orden Público publicó fotos de nuestros rostros hinchados, provocando una reacción pública. Por supuesto, ningún policía fue acusado de esto por la ciega justicia griega.

Después de un año y medio, cuando los 18 meses estaban llegando a su fin, me encontré con la carga de otra detención preventiva en relación con las actividades de la Conspiración de las Células de Fuego, con un expediente que contenía mi nombre como participante en actos con los que no estaba relacionado, ni siquiera una sola prueba o testimonio. Naturalmente, como el trabajo sucio ya estaba hecho y yo ya había sido condenado en el caso del robo del banco, finalmente fui absuelto. Esta particular estrategia de detenciones múltiples sin pruebas y de fragmentación de casos individuales fue la herramienta con la que el Estado se aseguró de que los presos anarquistas permanecieran en la cárcel sin ser juzgados incluso después de que hubiera expirado el límite máximo de 18 meses de detención, al mismo tiempo que los asesinos fascistas disfrutaban de su libertad después de que hubiera expirado el período de 18 meses de detención.

También fui condenado por la justicia ciega por tentativa de homicidio contra un agente de policía, a pesar de estar desarmado en el momento del incidente, porque, según la acusación, intenté asesinarlo utilizando el coche de policía que había cogido para escapar de la detención.

En una culminación de la arbitrariedad judicial, se me condena a 11 años más de prisión por posesión de munición, que fue encontrada en la casa del compañero Dimitris Politis, que declaró ser suya, con el inconcebible argumento de que todos los poseíamos juntos para cometer «terrorismo individual», cada uno por separado y por su cuenta. Que conste que, a día de hoy, este caso y las duras condenas que acarreó siguen siendo la única aplicación de la ley sobre terrorismo individual en las crónicas judiciales griegas. El hecho de que esta ridiculez sin precedentes haya sido confirmada también por el Tribunal Supremo demuestra hasta qué punto el poder judicial «independiente» está entrelazado con las directivas de los partidos y del gobierno y lo común que se ha vuelto juzgar los casos con lagunas legales.

Digamos unas palabras sobre el proceso educativo «sagrado» en el contexto de la educación penitenciaria. Tras la huelga de hambre del compañero Nikos Romanos, en la que tuve el honor de participar en solidaridad, se consiguió el derecho a permisos educativos para todos los presos, independientemente de su estatus. Así que, después de retrasos y dilaciones, tras 5 años de prisión, conseguí asistir a clases en la Universidad Agrícola de Atenas durante 1,5 años. A los 6,5 años, y como ya estoy en una prisión agrícola y ya he recibido muchos permisos educativos de allí, el fiscal de Tirynthas decide que mi escuela está lejos y por lo tanto me corta los permisos. Me engañan con que me darán un permiso para el examen, lo que tampoco ocurre. Luego me informan de que también me cortarán los permisos ordinarios, de nuevo con un vacío legal, lo que significaba que volvería a la cárcel cerrada perdiendo mi preciado sueldo, y me veo abocado a escapar de nuevo. Tras ser recapturado y solicitar el traslado a Korydallos por motivos educativos, tal y como establecen sus leyes, como el KEM (Comité Central de Traslado) no puede rechazar mis solicitudes, deciden no responder. A pesar de que están «obligados» por ley a responder en 40 días… sigo esperando… Y a pesar de que he pasado por todos los cursos teóricos de mi escuela en condiciones adversas (Para los laboratorios se requiere mi presencia física que al parecer no se me permite hacer si no voy).

El 29 de diciembre de 2021, habiendo cumplido 3/5 de mi condena de 20 años y 2/5 de la condena por la fuga, un total de 8 años y 3 meses de tiempo real cumplido, la secretaría de la prisión me llama para firmar la solicitud de libertad condicional según lo estipulado.

Al llegar al último episodio, me encuentro también con la política habitual del mecanismo penitenciario de vengarse de los presos insumisos negándose a conceder la libertad condicional, a pesar de la condición esencial de haber terminado con éxito el curso escolar (impidiéndome terminarlo) y de haber encontrado ya un trabajo. De nuevo, con una laguna legal. Esta vez con el argumento de la peligrosidad potencial… como medida cautelar. Como no ha pasado el tiempo suficiente para que me «rehabilite» y se corrija… Obvio disparate que ni ellos mismos se creen, sólo lo reproducen procesalmente mutilando la vida de tantos presos. Por supuesto que las personas reincidentes verdaderamente peligrosas, como los violadores, no se utilizan en este argumento porque como sujetos viles que son cooperan impecablemente con el sistema penitenciario y se benefician de la libertad anticipada y la libertad condicional. Por lo general, se describe a los peligrosos como aquellos que tomaron la digna decisión de fugarse, que la ley no debe castigar severamente porque el legislador reconoce que es normal que todo ser humano haga valer su libertad. Por eso los funcionarios del sistema no se conforman con la aplicación de la ley y amplían su interpretación.

La laguna legal es la norma de funcionamiento del sistema. Los jueces que lo aplican probablemente fueron nombrados de alguna manera como títeres del partido, construyendo carreras a costa de los pobres presos que envían a la horca con gran facilidad, repartiendo años como garbanzos, mientras enormes sumas de dinero fluyen a través de grandes abogados para conseguir que los que la tienen sean liberados o ni siquiera encarcelados. Lo mismo ocurre con sus propios hijos, a los que se les abren resquicios legales para salir…

Como el policía asesino del compañero Alexandros Grigoropoulos, Korkoneas, al que la mafia judicial se apresuró a liberar antes de tiempo, provocando una amplia oposición, que llevó a su reencarcelamiento.

Como los policías que asesinaron a Nikos Sampanis a sangre fría en Perama.

Como los funcionarios de prisiones que torturaron hasta la muerte a Ilir Kareli, que fueron absueltos.

Como la señora Vlahaki, implicada en el escándalo millonario de Energa, que se escapó cortando su pulsera, y pasó muy poco tiempo en prisión, consiguiendo la libertad condicional inmediata.

Como Fourthiotis, que haciendo la pelota al Ministerio de Justicia consiguió salir de la cárcel a los 6 meses, pero luego se abrió la ventana legal para volver a ser encarcelado al sacar a la luz los trapos sucios del gobierno.

Al igual que Vaggelis Marinakis, que fue absuelto de los cargos por 3 toneladas de heroína con el argumento de que un prominente hombre de negocios como él no podía estar relacionado con algo así. Este último ejemplo, aunque no estoy en condiciones de saber sobre su culpabilidad o no, y no me interesa, es de particular importancia precisamente porque demuestra de la manera más clara posible la naturaleza de clase del sistema judicial. Por supuesto, si un consumidor es detenido por posesión de una pequeña cantidad de droga y está en un grupo de tres personas, es condenado bajo el vacío legal de la organización criminal (que es como Grecia tiene más organizaciones criminales que Italia o México).

Los ejemplos requieren un libro entero para ser escrito, no sé cuántos volúmenes, así que voy a la esencia de esta carta. Después de 8 años y medio de prisión, después de todas estas acciones arbitrarias contra mí, decidí poner fin a mis 11 años de sufrimiento levantando una barricada a la práctica de la prisión preventiva, o el castigo adicional de la fuga con vacíos legales. Después de 5 meses más de prisión preventiva, inicio una huelga de hambre por mi liberación. Esta elección, con la profunda motivación de la tan deseada libertad, pretendo apoyarla con la misma coherencia con la que he apoyado mis elecciones hasta ahora y por la que estoy siendo castigado vengativamente.

Es mi profundo deseo que esta huelga de hambre se convierta en un desencadenante más de la reactivación de la lucha general contra el capital y los estados. El sistema capitalista que concentra la mitad de la riqueza de la tierra en una élite del 1% mientras empobrece rápidamente al resto, esclavizando a las almas vivas, no sólo de nuestra especie, a la tortuosa condición de la producción industrial. Sus corporaciones, compitiendo en el saqueo de los recursos naturales, agotan el mundo natural mientras conducen al planeta al borde del cambio climático al tiempo que provocan la mayor extinción de especies en curso en millones de años. La estructuración estatal de la sociedad, comercializada como necesaria por sus administradores de izquierda y derecha, con su estructura social centralizada, para imponer la esclavitud generalizada y asegurar la rentabilidad del capital. Los Estados, occidentales y orientales, cuyo monopolio de la violencia legítima aniquila a poblaciones enteras, ya sea con armas ultramodernas de destrucción masiva, o instrumentalizando el hambre mediante la destrucción de infraestructuras, como en una serie de conflictos recientes en Palestina, Irak, Afganistán, Libia, Siria, Yemen, Ucrania. Las alianzas internacionales que han convertido la tierra en un polvorín de cabezas nucleares que amenazan con hacerla volar literalmente, demostrando que los estados son los verdaderos terroristas.

Con el ataque generalizado que los estados y el capital han lanzado contra toda la vida viviente, incluida nuestra especie, es tan necesario y oportuno como siempre organizar y plantear nuestra resistencia, rechazando cualquier forma de organización jerárquica que haga la lucha vulnerable a la manipulación que resulte en la reproducción del sistema o en su asimilación al mismo. La agudización y unificación de los aspectos individuales de la lucha contra las máquinas estatales a través de redes descentralizadas de ecocomunidades y comunidades de lucha es la herramienta clave de la radicalización en la dirección de debilitar la dependencia de la gente del sistema industrial capitalista que está destruyendo la tierra y amenazando su propia supervivencia.

Por eso, en un momento tan crítico, entiendo la batalla que estoy librando por mi libertad también como un intento desesperado de participar en la lucha más amplia de la que me ha apartado mi largo encarcelamiento. Por eso no considero que deba reclamar la exclusividad de las referencias del movimiento, sino que me propongo reconectar la lucha por la liberación de los anarquistas encarcelados con las ideas que les llevaron a entrar en conflicto con el sistema y que provocaron su encarcelamiento. Porque no busco el interés de nadie como víctima de la represión estatal, sino como sujeto social y político activo que ve mi condición de encarcelado como parte del ataque del Estado y del capital a quienes se oponen conscientemente a ellos. Por el contrario, llamo a una relación de solidaridad revolucionaria sobre la base de proyecciones comunes y de una lucha común con múltiples aristas que coordina la rabia que sienten diferentes personas que experimentan diferentes condiciones pero con las mismas causas.

Y finalmente, sabiendo que es posible que esta huelga sea la última parte de mi camino, quiero darle precisamente esa dimensión que me expresa como un todo:

La lucha por la libertad de uno, la lucha por la libertad de todos…

…hasta la destrucción de la última jaula

Giannis Michailidis,

preso preventivo en la cárcel de Malandrinos

23/5/2022

FUENTE: DARK NIGHTS

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA




Fuente: Anarquia.info