May 22, 2021
De parte de Anarquia.info
1,747 puntos de vista

16 meses despu├ęs de nuestras detenciones el 29/01/2020, despu├ęs de toda la propaganda medi├ítica que sigui├│ y de nuestro aislamiento en diferentes c├írceles, nos juzgan el 31/5 en el Tribunal de Loukareos. Como anarquista me opongo a este procedimiento ya que me niego a ser juzgado por la casta elegida por la autoridad judicial. Pero nos enfrentamos a una acusaci├│n amplia que esta compuesta por un relato que distorsiona los hechos y tiene como objetivo principal la prolongaci├│n de nuestro encarcelamiento.

Brevemente, se nos acusa de ┬źorganizaci├│n criminal┬╗, as├ş como de posesi├│n y transporte de armamento pesado (los compa├▒eros tambi├ęn se enfrentan a este cargo, mientras que desde el primer momento declar├ę a los investigadores que las armas encontradas en bolsas cerradas en el asiento trasero donde estaba sentado, eran m├şas), falsificaci├│n, uso de documentos falsificados, fuerza contra funcionarios y jueces, y desobediencia. Adem├ís, tambi├ęn se me acusa del atraco al Banco del Pireo en Erimanthia, Acaya, del robo-secuestro de un polic├şa en Tesal├│nica y de la fuga de la prisi├│n rural de Tirintha.

Por mi parte, a pesar de mi conocida detestaci├│n por el lenguaje aburrido y tortuoso de la ley, tengo la obligaci├│n de luchar contra las acusaciones de lxs polic├şas en el tribunal, de luchar contra los planes del Estado que pretenden la prolongaci├│n del cautiverio de los dos compa├▒eros, as├ş como la difamaci├│n de nuestras relaciones. Porque al atribuirnos roles jer├írquicos espec├şficos en una ┬źorganizaci├│n criminal┬╗, la acusaci├│n no s├│lo es falsa sino que afrenta en su totalidad nuestras opciones, nuestras posiciones y, sobre todo, las relaciones de solidaridad e igualdad que intentamos promover. Una acusaci├│n que se basa en ninguna prueba, ya que el ├║nico hecho que nos relaciona a los tres es el de nuestra detenci├│n, ya que ni Konstantina ni Dimitra est├ín relacionadas de ninguna manera con los robos y hurtos escritos en los documentos del caso. Por estas razones, la historia inventada de la polic├şa no va a quedar sin respuesta.

Para terminar este texto de actualizaci├│n, me gustar├şa expresar lo mucho que me llenan las acciones de solidaridad en torno a nuestro caso.

La solidaridad es nuestra arma

18/5/2021
Prisi├│n de Malandrino
Giannis Michailidis


El 30/1/2020, los compa├▒eros Dimitra Valavani, Konstantina Athanasopoulou y Giannis Michailidis fueron detenidos en un coche robado en Agia Paraskevi tras una operaci├│n antiterrorista.

Se encontraron armas en el interior del coche, que conduc├şa Giannis Michailidis. ├ël y Konstantina Athanasopoulou estaban en busca y captura, el primero como pr├│fugo de las c├írceles rurales de Tirintha y por participaci├│n en Lucha Revolucionaria de E.A. , R.O. el segundo por robo de bancos.

Los tres compañeros serán juzgados el 31 de mayo en los tribunales de Atenas , calle Loukareos, sala D80ST, 2º piso.

A la causa se ha a├▒adido el robo del Banco del Pireo en Acaya el 29/8/2019, as├ş como la toma de un polic├şa como reh├ęn en Halkidiki el 30/12/2019.

Lxs tres est├ín tambi├ęn acusadxs de formar una organizaci├│n criminal.

TODOS DEBEMOS ESTAR AL LADO DE ELLXS
MANOS FUERA DE LXS COMBATIENTES
NO HAY REHENES EN MANOS DEL ESTADO

Enviar cartas a lxs compa├▒erxs:

Dimitra Valavani (╬ö╬«╬╝╬̤ä¤ü╬▒ ╬ĺ╬▒╬╗╬▒╬▓╬Č╬Ż╬Ě)
Dikastiki Fylaki Korydallou
Gynaikeies Fylakes, (women prison)
T.K. 18110
Korydallos
Atenas
Grecia.

Kostantina Athanasopoulou (╬ܤë¤â¤ä╬▒╬Ż¤ä╬╣╬Ż╬▒ ╬Ĺ╬Ş╬▒╬Ż╬▒¤â╬┐¤Ç╬┐¤ů╬╗╬┐¤ů)
Eleonas WomenÔÇÖs Prison
Thebes
T.K. 32200
Grecia

Giannis Michailidis (╬ô╬╣╬▒╬Ż╬Ż╬̤é ╬ť╬̤ç╬▒╬╣╬╗╬╣╬┤╬̤é)
Malandrinou prisons (╬Ü.╬Ü. ╬ť╬▒╬╗╬▒╬Ż╬┤¤ü╬»╬Ż╬┐¤ů)
T.K. 33053
MALANDRINO
FOKIDAS
Grecia.


Una primera declaraci├│n de lxs compa├▒erxs Valavani, Athanasopoulou y Michailidis 2/3/20

Dif├şcil es el momento en que se pierde la libertad. Sobre todo cuando se ha ganado en condiciones adversas. La situaci├│n se agrava si consideramos que el golpe que recibimos a nivel material tiene implicaciones simb├│licas a├║n m├ís fuertes. A nuestra cinematogr├ífica detenci├│n le sigui├│ una propaganda medi├ítica similar, nuestro recorrido gr├ífico con chalecos antibalas y la habitual gesti├│n judicial para encontrarnos de nuevo con un conjunto de cargos exagerados, elementos que forman una extensi├│n de las esposas y las armas de lxs asesinxs uniformadxs.

Una mirada a la situación social más amplia que nos rodea y que está cambiando a gran velocidad para que podamos salir un poco de nuestro propio microcosmos.

Desde la magnitud de la explotaci├│n de lxs trabajadores y la abolici├│n de los derechos laborales hasta el estrangulamiento de lxs animales en las unidades de producci├│n de carne. Desde la represi├│n intensiva contra las protestas y la compra de equipos de ├║ltima generaci├│n de los servicios antiterroristas de todo el mundo, hasta la deforestaci├│n y la desaparici├│n de la fauna. Desde la exclusi├│n financiera de un segmento social creciente hasta la marginaci├│n violenta de la mayor parte de la poblaci├│n de la Tierra. A los asesinatos de lxs pobres, de lxs excluidxs, de todxs lxs que sobran en el mundo de lxs poderosxs. De la provocadora ├ęlite econ├│mica y empresarial a los pueblos bombardeados, fusilados y desarraigados. Donde los intereses de lxs poderosxs significan la muerte, el peligro o una vida ahogada en la sumisi├│n. La naturaleza, los animales y los humanos no significan m├ís que unidades generadoras de beneficios y riqueza. Estas y muchas otras nos llevaron a elegir la lucha anarquista, una opci├│n que desaf├şa el orden social existente. Nuestro objetivo inicial es crear relaciones aut├ęnticas y sinceras, mientras que al mismo tiempo existe la necesidad duradera de nuestra participaci├│n en la lucha multiforme. Al fin y al cabo, la lucha anarquista no diferencia sus medios ni apoya una jerarqu├şa de formas de lucha. Es imperativa y se ajusta seg├║n las condiciones de cada ├ępoca, apostando por la colectivizaci├│n y la difusi├│n en el tejido social.

Durante todo el tiempo que transcurri├│ hasta nuestra detenci├│n -aunque no todxs est├íbamos en las mismas condiciones ┬źlegales┬╗- nos dimos cuenta de que las fuerzas antiterroristas estaban estrechando el cerco sobre las personas cercanas a nosotrxs con los m├ętodos de vigilancia conocidos y desconocidos, el secreto a voces que oficialmente el Estado griego niega que exista. Por mucho que griten sobre la legitimidad que supuestamente defienden, invaden todos los aspectos de la vida personal de nuestras familias y amigxs de la forma m├ís escandalosa y depravada. Vigilancia telef├│nica, vigilancia f├şsica las 24 horas del d├şa detr├ís de cada paso de nuestra gente, dispositivos de seguimiento, gente esperando en los coches fuera de las casas. Por mucho que intenten convencer de la supuesta legitimidad de sus m├ętodos, el Servicio Antiterrorista utiliza pr├ícticas ilegales.

La ma├▒ana del lunes 29 de enero salimos en busca del coche que nos hab├şan robado dos d├şas antes y con el que no hab├şa habido ning├║n contacto desde el momento del robo hasta el mencionado d├şa maldito. Desde las tranquilas calles de Vyrona nos trasladamos a la monta├▒a (Ymittos) donde era evidente que no nos segu├şan ni segu├şan a otro veh├şculo en la carretera y en los caminos de tierra, lo que indicaba que el seguimiento era probablemente electr├│nico. Cuando salimos de la monta├▒a hacia Agia Paraskevi hab├şa un movimiento no natural a nuestro alrededor. Pronto nos dimos cuenta de que hab├şamos sido emboscadxs por unidades antiterroristas cuando nos vimos rodeadxs por todos lados por muchos coches y motos de forma coordinada. Nuestra conclusi├│n es que la polic├şa, sospechando que pod├şamos utilizar ese modelo de coche en particular, tan pronto como se les inform├│ del robo de este tipo de coche se moviliz├│ en un proceso de rastreo escaneando zonas espec├şficas en las que por razones que desconocemos pensaban que podr├şa estar aparcado.

┬┐Pero qui├ęnes son lxs que, seg├║n sus declaraciones ┬źconsiderando las condiciones┬╗, decidieron intervenir a mediod├şa en uno de los puntos m├ís concurridos de Atenas? ┬┐Qui├ęnes son lxs que sacaron las armas a mediod├şa en medio de una calle con peatones y coches? ┬┐Qui├ęnes son al final, con la responsabilidad del Ministro de Seguridad Michalis Chrysochoidis y el comandante de la agencia ┬źanti┬╗ terrorista Lefteris Hardalias, que se arriesgaron a montar y validar una operaci├│n en plena calle IGNORANDO LA SEGURIDAD DE LXS CIUDADANXS para detener a dos personas buscadas? ┬┐As├ş es como valoran la importancia de la vida humana y la seguridad de lxs ciudadanxs que pasan por all├ş? ┬┐Seg├║n la sed de resultados? Lxs ni├▒xs, las escuelas, las personas en los balcones, lxs conductores al azar no tienen autom├íticamente ninguna importancia. S├│lo trabajan para obtener resultados a toda costa. Nunca se preguntaron qui├ęn pon├şa realmente en peligro y aterrorizaba a la sociedad en su conjunto, ┬┐dos personas buscadas en un coche o la arriesgada intervenci├│n de polic├şas armadxs y encapuchadxs en medio de la carretera?

Por supuesto, no es la primera vez que el oportunista ministro opta por arriesgar o incluso sacrificar la vida de lxs ciudadanxs. En su anterior administraci├│n, un trabajador alban├ęs de 25 a├▒os, Nikola Todi, fue ejecutado en una operaci├│n policial por polic├şas de Vyronas que lo consideraban uno de lxs fugitivxs perseguidxs. Chrysochoidis cubri├│ pol├şticamente el asesinato, calific├índolo de detenci├│n exitosa de 2 ┬źpeligrosxs delincuentes┬╗, mientras que todav├şa hoy todos los medios de comunicaci├│n se refieren a un cad├íver encontrado en medio de un intercambio de disparos.

Lo que sigue a la detenci├│n de lxs anarquistas es m├ís o menos conocimiento propio. Trato violento y depravado, aislamiento, etc. No pretendemos dar m├ís detalles en la descripci├│n de lo que sigui├│ para no ayudar a difundir el mensaje de terror que emite el mecanismo represivo del Estado. Pero tenemos que hacer saber que durante la violenta toma de muestras de ADN de lxs dos compa├▒erxs que claramente no aceptaron este proceso, un mat├│n antiterrorista golpe├│ la cabeza de la compa├▒era Valavani contra la pared a pesar de estar informado de su reciente operaci├│n en la cabeza. Luego, despu├ęs de que obtuvieran su material gen├ętico tanto con el hisopo como por los escupitajos en la cara, le prohibieron contactar con el m├ędico que la hab├şa operado y la llevaron a un hospital donde le hicieron ex├ímenes irrelevantes para su caso. Actuaron tal y como estipula la ley, tal y como nos cont├│ en persona el comandante de la lucha antiterrorista Lefteris Chardalias. Cabe recordar que su predecesor est├í ahora en busca y captura por contrabando de armas a trav├ęs de este servicio, por lo dem├ís respetuoso con la ley. Suponemos que los modernos Iaverides tambi├ęn lo est├ín buscando con la misma intensidad como lo hicieron con nosotrxs, pero probablemente tenga capacidades fantasmales. Tambi├ęn estamos segurxs de que gastar├ín tanto como con nuestra propia investigaci├│n en descubrir la red de contrabando de oro en la que est├ín involucradxs sus oficiales de servicio como tambi├ęn por sus docenas de servicios ┬źpuramente legales┬╗ para prominentes hombres de negocios. As├ş que esta gente son nuestrxs perseguidores y esa es su cala├▒a.

El papel destacado en la represi├│n de las ideas y acciones peligrosas en nuestra maravillosa democracia medi├ítica recae en el mecanismo ideol├│gico de los medios de comunicaci├│n de masas del enga├▒o. Que con sus famosos trucos juega el papel dominante en la alteraci├│n de la realidad. Ejemplo obvio, la casa oficial de nuestra compa├▒era es bautizada como escondite por la junta del canal sin encontrar realmente nada ilegal en ella. Su enfoque no es en absoluto casual. Habiendo conseguido ya muchos a├▒os de prisi├│n de dos de nosotrxs con fuertes penas, con el compa├▒ero Michailidis 6,5 a├▒os de prisi├│n y la compa├▒era Athanasopoulou ya 18 meses de c├írcel, condenada a 35 a├▒os de prisi├│n, intentan mejorar los cargos de la compa├▒era Valavani para la que no ten├şan preparada ninguna pena fuerte, haciendo as├ş evidente su voluntad de vengar su actitud, por la solidaridad que mostr├│.

Realmente quienes son todxs estxs excelentes due├▒xs de todos estos grupos televisivos y editoriales que a trav├ęs de sus empleadxs lanzan sin esfuerzo su veneno contra nosotrxs. La realidad de su cala├▒a es demoledora. Contrabandistas, narcotraficantes y asesinxs.

Lxs representantes de los instrumentos de propaganda del r├ęgimen se atreven a llamarnos terroristas, una palabra que todos los reg├şmenes utilizan calumniosamente en todo el mundo contra lxs rebeldes ÔÇô insurrectxs desde la ├ępoca de la Revoluci├│n Francesa.

Recordemos que la democracia burguesa utiliz├│ el m├ętodo del terrorismo contra sus rivales para establecer su autoridad. Nuestra actitud vital busca derrotar colectivamente el miedo que dispensa el mecanismo del Estado y derrocar este r├ęgimen olig├írquico que se llama democracia. Luchamos cada d├şa contra el terrorismo de Estado y capitalista. Al mismo tiempo, durante la gesti├│n medi├ítica de nuestro caso se utilizan claramente t├ęrminos sexistas, tanto socavando la postura y la actitud de las mujeres como resaltando el modelo patriarcal de un l├şder masculino de una ┬źorganizaci├│n criminal┬╗ que utiliz├│ a las mujeres a su alrededor. Esto es m├ís que ofensivo para nuestras relaciones y postura en general.

La operaci├│n represiva que se llev├│ a cabo contra nosotrxs no es una operaci├│n policial aislada, sino la persistencia del Estado en el intento de exterminar y aplastar toda forma de resistencia, todo coraz├│n rebelde que late en libertad. Es un momento de absoluta determinaci├│n del Estado contra los okupas desalojados, lxs refugiadxs en los campos de concentraci├│n, las cabezas rotas en las protestas, la violencia sexista contra las mujeres en Exarchia, la reestructuraci├│n del arsenal jur├şdico del Estado.

Algunas conclusiones finales: Seguro que ha merecido la pena. Cada d├şa libre expropiado de la esclavitud carcelaria no tiene precio.

La confrontaci├│n con un mecanismo cada vez m├ís poderoso es cada vez m├ís dif├şcil de sostener. Tambi├ęn es necesario protegerse en cuestiones que hasta hace poco no imagin├íbamos, mientras que es imprescindible no repetirse y ser perspicaz.

La suerte juega un papel decisivo, pero las probabilidades estaban en nuestra contra. En este ├║ltimo punto, conviene se├▒alar que es mucho lo que est├í en juego. Toda operaci├│n represiva env├şa un mensaje de poder. Este mensaje pretende aterrorizar a las personas que se resisten activamente a la maquinaria del Estado. Esto tiene el efecto de reducir las acciones y lxs sujetxs que act├║an, lo que da lugar a centrar los mecanismos en los pocos que quedan. Exactamente esto es aumentar asim├ętricamente sus posibilidades contra nosotrxs. Por eso es necesario vencer el miedo, volver a popularizar la acci├│n directa. No abandonar la calle, no abandonar las hostilidades contra el Estado y el capital.

La solidaridad encuentra su sentido en el desarrollo de la acci├│n subversiva multiforme.

Opongámonos a sus próximos juicios-parodias, a los cargos sobrecargados, a los escenarios-fiascos de lxs antiterroristas.

LUCHA SIN RETROCESO HASTA LA LIBERACIÓN TOTAL


PS: 31.01.2020: Seg├║n la informaci├│n publicada en Atenas Indymedia y en la prensa corporativa griega, lxs compa├▒erxs anarquistas Giannis Michailidis, Konstantina Athanasopoulou y otra mujer no identificada fueron capturadxs en un coche supuestamente robado en el barrio de Agia Paraskevi, en Atenas, el mi├ęrcoles.

La polic├şa antiterrorista afirma haber encontrado un fusil Kalashnikov, una metralleta, una pistola, matr├şculas robadas y otros objetos en el interior del veh├şculo. Lxs compa├▒erxs han sido acusadxs hasta ahora de 4 delitos graves y 6 delitos menores, incluida la pertenencia a una organizaci├│n organizaci├│n criminal y posesi├│n ilegal de armas. El compa├▒ero Giannis Michailidis se fug├│ de Tyrintha prisi├│n abierta en junio de 2019. Fue detenido originalmente en febrero de 2013 por el doble robo a mano armada que tuvo lugar en Velvend├│s, junto con lxs anarquistas Nikos Roman├│s, Dimitris Politis y Andreas-Dimitris Bourzoukos.

Tambi├ęn estaba cumpliendo una condena por un ataque contra la polic├şa en Pefki en mayo de 2011 . Y la compa├▒era Konstantina Athanasopoulou hab├şa estado pr├│fuga tras quedar en libertad bajo fianza por actividades relacionadas con la organizaci├│n Lucha Revolucionaria. Fue condenada en ausencia en 2019 a 35 a├▒os y 6 meses.

¡Solidaridad internacional anarquista con lxs compañerxs anarquistas detenidxs!


FUENTE: ACT FOR FREEDOM NOW!
TRADUCCI├ôN: ANARQU├ŹA




Fuente: Anarquia.info