March 16, 2022
De parte de El Miliciano
156 puntos de vista
Ante la velocidad con que avanzan los acontecimientos de la guerra en Ucrania y lo fragmentario, confuso y sesgado de las informaciones que nos llegan por los diferentes medios informativos, el grupo Moiras decidi贸 enviar esta semana unas preguntas a la secci贸n rusa de la AIT, con el fin de obtener una perspectiva libertaria acerca del conflicto que nos ayude a posicionarnos y a tomar decisiones en base a un conocimiento ampliado. En el texto que viene a continuaci贸n se recogen estas preguntas junto a las respuestas enviadas por KRAS, a quienes desde aqu铆 agradecemos su r谩pida y clarificadora contestaci贸n.
Moiras: En vuestro comunicado a la AIT acerca de la guerra en Ucrania, apunt谩is a los mercados del gas como motivo principal del conflicto. Querr铆amos que nos explicaseis m谩s acerca de cu谩les son los intereses capitalistas concretos tras esta guerra, tanto del lado ruso como del de los pa铆ses pro-OTAN, y que nos contaseis acerca de la evoluci贸n reciente de la pol铆tica de vuestra zona, en funci贸n de estos mercados y su influencia en la econom铆a de los pa铆ses occidentales. Estas informaciones suelen quedar en un segundo plano en la versi贸n de los medios de comunicaci贸n aqu铆, muy centrados en la actualidad diaria, pero donde hay poco an谩lisis.
KRAS: En primer lugar, es necesario comprender que existen diferentes niveles de conflicto y diferentes niveles de contradicciones intercapitalistas. A nivel regional, la guerra de hoy es solo una continuaci贸n de la lucha entre las castas gobernantes de los estados postsovi茅ticos por la redivisi贸n del espacio postsovi茅tico. Contrariamente al mito popular, la Uni贸n Sovi茅tica se derrumb贸 no como resultado de los movimientos de liberaci贸n popular, sino como resultado de las acciones de una parte de la nomenklatura gobernante, que dividi贸 territorios y zonas de influencia entre ellos, cuando los m茅todos habituales y establecidos de su dominio estaba en crisis. Desde esa divisi贸n inicial, que se bas贸 en el equilibrio de poder de entonces, se ha desarrollado una lucha constante por la redistribuci贸n de territorios y recursos, lo que lleva a guerras constantes en toda la regi贸n postsovi茅tica. Al mismo tiempo, las clases dominantes de todos los estados postsovi茅ticos (todos ellos, en un grado u otro, provienen de la nomenklatura sovi茅tica o de sus sucesores) han adoptado el nacionalismo militante en la ideolog铆a, el neoliberalismo en la econom铆a y m茅todos autoritarios de gesti贸n en la pol铆tica.
El segundo nivel de conflicto es la lucha por la hegemon铆a en el espacio postsovi茅tico entre el Estado m谩s fuerte de la regi贸n, Rusia, que se dice potencia regional y considera a todo el espacio postsovi茅tico como una zona de sus intereses hegem贸nicos, y los estados del bloque occidental (aunque aqu铆, tambi茅n, los intereses y aspiraciones de los Estados Unidos y los estados europeos individuales de la OTAN y la UE pueden no ser exactamente los mismos). Ambas partes buscan establecer su control econ贸mico y pol铆tico sobre los pa铆ses de la antigua Uni贸n Sovi茅tica. De ah铆 el choque entre la expansi贸n de la OTAN hacia el Este y el deseo de Rusia de asegurar estos pa铆ses bajo su influencia.
El tercer nivel de contradicciones es de car谩cter econ贸mico-estrat茅gico. No es coincidencia que la Rusia moderna se llame 芦un ap茅ndice del gasoducto y el oleoducto禄. Rusia juega hoy en el mercado mundial, en primer lugar, el papel de proveedor de recursos energ茅ticos, gas y petr贸leo. La clase dominante depredadora y completamente corrupta, puramente parasitaria en su esencia, no comenz贸 a invertir en la diversificaci贸n de la estructura econ贸mica, content谩ndose con las superganancias de los suministros de gas y petr贸leo. Mientras tanto, el capital y los estados occidentales est谩n iniciando la transici贸n hacia una nueva estructura energ茅tica, la llamada 芦energ铆a verde禄, encaminada a reducir el consumo de gas y petr贸leo en el futuro. Para el capital ruso y su econom铆a, esto significar谩 el mismo colapso estrat茅gico que la ca铆da de los precios del petr贸leo provoc贸 en su momento para la econom铆a sovi茅tica. Por lo tanto, el Kremlin busca evitar este vuelco energ茅tico, o ralentizarlo, o al menos lograr condiciones m谩s favorables para s铆 mismo en la redistribuci贸n del mercado energ茅tico. Por ejemplo, buscar contratos de suministro a largo plazo y mejores precios, apartar a los competidores, etc. Si es necesario, esto puede implicar una presi贸n directa sobre Occidente de diversas formas.
Finalmente, el cuarto nivel (global) son las contradicciones entre las principales superpotencias capitalistas, los Estados Unidos en retirada y China en el avance, alrededor de los cuales se est谩n formando bloques de aliados, vasallos y sat茅lites. Ambos pa铆ses se disputan hoy la hegemon铆a mundial. Para China, con su estrategia de 鈥渦n cintur贸n, un camino鈥, la conquista gradual de las econom铆as de Asia, 脕frica, Am茅rica Latina y la penetraci贸n en Europa, Rusia es un importante socio menor. La respuesta de Estados Unidos y sus aliados en el Occidente es la expansi贸n de la OTAN hacia el Este, acerc谩ndose a trav茅s de Ucrania y Georgia al Cercano y Medio Oriente y sus recursos. Este es tambi茅n un tipo de proyecto de 芦cintur贸n禄. Encuentra la resistencia de los rivales imperialistas: China y Rusia, que dependen cada vez m谩s de 茅l.
Al mismo tiempo, no debe pasarse por alto el aspecto pol铆tico interno. La crisis del Covid ha expuesto la profunda inestabilidad interna de la estructura pol铆tica, econ贸mica y social de todos los pa铆ses del mundo. Esto tambi茅n se aplica a los estados de Occidente, Rusia, Ucrania, etc. El deterioro de las condiciones de vida, el crecimiento de los precios y la desigualdad social, la indignaci贸n masiva de la poblaci贸n con medidas y prohibiciones coercitivas y dictatoriales dieron lugar a un descontento generalizado en la sociedad. Y en tales situaciones, las clases dominantes siempre han recurrido a m茅todos probados para restaurar la notoria 芦unidad nacional禄 y la confianza de la poblaci贸n en el poder: creando la imagen de un enemigo y azuzando la histeria militar, hasta una 芦peque帽a guerra victoriosa禄.
Moiras: En los pa铆ses de la Uni贸n Europea los medios de comunicaci贸n, haciendo eco de los gobiernos, nos repiten continuamente que Putin es el 煤nico responsable de esta guerra. Conociendo el historial de la OTAN, con Estados Unidos a la cabeza, pensamos que esto no es as铆. 驴C贸mo explicar esto a nuestras poblaciones sin que parezca que estamos justificando el ataque ruso y que nos ponemos del lado del gobierno Putin?
KRAS: Desafortunadamente, la conciencia p煤blica masiva tiende a buscar respuestas simples y crudas a las preguntas. No tenemos motivos para simpatizar con el due帽o del Kremlin y su administraci贸n. Sus pol铆ticas neoliberales han llevado a un verdadero colapso de los sistemas de salud, educaci贸n, a la pobreza de los jubilados y trabajadores del sector p煤blico de la provincia. Los salarios en el pa铆s son monstruosamente bajos, el movimiento obrero est谩 realmente paralizado鈥 Pero, independientemente de esto, entendemos que todo esto es producto de cierto sistema basado en el Estado y el Capital. No vivimos en el siglo XVII, no en la era de las monarqu铆as absolutistas. Considerar todo lo que sucede en el mundo como obra de unos pocos 鈥渉茅roes鈥 o 鈥渁ntih茅roes鈥 individuales es cuando menos ingenuo, pero de hecho es una de las formas de la misma teor铆a de la conspiraci贸n. Esto fue perdonable en el siglo XIX por el rom谩ntico Carlyle o el escritor Alexandre Dumas. Pero en nuestro tiempo ya vale la pena entender que el mundo es mucho m谩s complicado, y que el capitalismo, como sistema social, funciona de otra manera. Por lo tanto, nuestra tarea es explicar a las personas la condicionalidad sist茅mica de los problemas que sacuden al mundo de hoy. Incluyendo las guerras de este mundo. Y que la 煤nica forma de resolver estos problemas es destruir el sistema social que los crea.
Moiras: Se est谩n reproduciendo los esquemas de la Guerra Fr铆a, de forma que parece que si criticas un lado es porque est谩s con el otro. Esto a los anarquistas les resulta muy problem谩tico, sobre todo cuando no tenemos fuerza social. Queremos actuar, pero tememos vernos arrastrados y utilizados por los ej茅rcitos de los estados. En las manifestaciones que est谩n teniendo lugar en nuestras ciudades se est谩 mezclando la proclama de 鈥渘o a la guerra鈥 con las peticiones de intervenci贸n de la OTAN. El periodismo afecto al gobierno del partido socialista espa帽ol, el PSOE, nos presenta la necesidad de intervenir, a veces trazando un paralelo hist贸rico con la guerra civil espa帽ola y las consecuencias de no intervenci贸n de los pa铆ses europeos, o la participaci贸n de los exiliados espa帽oles en Francia, muchos anarquistas, en el ej茅rcito franc茅s en contra de los nazis. 驴Qu茅 hacer? 驴Pacifismo y no intervenci贸n, como fue la postura mayoritaria del anarquismo frente a la I Guerra Mundial, o apoyar a la resistencia ucraniana contra la invasi贸n de las tropas rusas? 驴Podr铆a considerarse esta segunda opci贸n como acci贸n internacionalista contra el imperialismo?
KRAS: Desde nuestro punto de vista, no hay comparaci贸n con la situaci贸n de la guerra civil en Espa帽a y no puede serlo. Los anarquistas espa帽oles propugnaban una revoluci贸n social. Del mismo modo, no puede haber comparaci贸n entre, por ejemplo, el movimiento makhnovista en Ucrania y la defensa del Estado ucraniano moderno. S铆, Makhno luch贸 contra los invasores extranjeros, austro-alemanes, y contra los nacionalistas ucranianos, y contra los blancos y, al final, contra los rojos. Pero los partisanos makhnovistas lucharon no por la independencia pol铆tica de Ucrania (que, de hecho, les era indiferente), sino en defensa de sus logros sociales revolucionarios: por la tierra campesina y la gesti贸n obrera de la industria, por soviets libres. En la guerra actual, estamos hablando exclusivamente del enfrentamiento entre dos estados, dos grupos de capitalistas, dos nacionalismos. No corresponde a los anarquistas elegir el 芦mal menor禄 entre ellos. No queremos la victoria ni para uno ni para otro. Toda nuestra simpat铆a va para los trabajadores comunes y corrientes que mueren hoy bajo proyectiles, cohetes y bombas.
Al mismo tiempo, vale la pena recordar que la posici贸n de la mayor铆a de los anarquistas en la Primera Guerra Mundial no es simplemente pacifista. Esto, como se afirma en el manifiesto contra la guerra de 1915, es un camino para convertir la guerra imperialista en una revoluci贸n social. Cualesquiera que sean las posibilidades de lograr esto en el momento presente, los anarquistas, en nuestra opini贸n, deber铆an formular y propagar constantemente tal perspectiva.
Moiras: Por otro lado, nos llegan por internet im谩genes de grupos armados que se presentan como batall贸n anarquista en el ej茅rcito ucraniano, 驴sab茅is si realmente son anarquistas y cu谩l es su manera de ver el conflicto? Y en cuanto a la dependencia de las armas occidentales para combatir el ataque ruso, 驴eso no condiciona demasiado la posibilidad de batallones libertarios en el ej茅rcito o de una guerrilla anarquista ucraniana independiente? 驴Sab茅is qu茅 ha quedado de la majnovichina, la revoluci贸n anarquista de hace un siglo, en la memoria del pueblo ucraniano? 驴Existe un movimiento anarquista en Ucrania hoy?
KRAS: En 2014, el movimiento anarquista ucraniano se dividi贸 entre quienes apoyaron la protesta liberal-nacionalista en Maidan y luego ayudaron al nuevo gobierno contra los separatistas de Donbass y quienes intentaron adoptar una posici贸n m谩s internacionalista. Desafortunadamente, el segundo fue menos, pero lo fueron. Ahora la situaci贸n es similar, pero a煤n m谩s aguda. A grandes rasgos, hay tres posiciones. Algunos grupos (como 芦Nihilista禄 y 芦Acci贸n Revolucionaria禄 en Kiev) consideran lo que est谩 sucediendo como una guerra contra el imperialismo ruso y la dictadura de Putin. Apoyan plenamente al estado nacionalista ucraniano y sus esfuerzos militares en esta guerra. La infame foto de los combatientes 鈥渁narquistas鈥 en uniforme muestra exactamente a los representantes de esta tendencia: muestra espec铆ficamente a los fan谩ticos del club de f煤tbol 鈥渁ntifascista鈥 Arsenal y a los participantes de la 鈥淎cci贸n Revolucionaria鈥. Estos 鈥渁ntifascistas鈥 ni siquiera se averg眉enzan por el hecho de que formaciones armadas abiertamente profascistas, como Azov, se encuentran entre las tropas ucranianas.
La segunda posici贸n est谩 representada, por ejemplo, por el grupo 鈥淓standarte Negro鈥 de Kiev y Lvov. Antes de la guerra, fue una dura cr铆tica del estado ucraniano, la clase dominante, sus pol铆ticas neoliberales y el nacionalismo. Con el estallido de la guerra, el grupo declar贸 que el capitalismo y los gobernantes de ambos lados ten铆an la culpa de la guerra, pero al mismo tiempo llam贸 a unirse a las fuerzas de las llamadas 芦autodefensas territoriales禄 鈥 unidades militares voluntarias de infanter铆a ligera, que se forman sobre una base territorial, sobre el terreno -.
La tercera posici贸n es expresada por el grupo 芦Asamblea禄 en Kharkov. Tambi茅n condena a ambos lados del conflicto, aunque considera al estado del Kremlin como la fuerza m谩s peligrosa y reaccionaria. No llama a unirse a formaciones armadas. Los activistas del grupo ahora est谩n organizando la asistencia a la poblaci贸n civil y las v铆ctimas de los bombardeos del ej茅rcito ruso.
La participaci贸n de anarquistas en esta guerra como parte de las formaciones armadas que operan en Ucrania, la consideramos una ruptura con la idea y causa del anarquismo. Estas formaciones no son independientes, est谩n subordinadas al ej茅rcito ucraniano y llevan a cabo las tareas establecidas por las autoridades. En ellos no se plantean programas ni demandas sociales. Las esperanzas de llevar a cabo una agitaci贸n anarquista entre ellos son dudosas. No hay revoluci贸n social que deba ser defendida en Ucrania. En otras palabras, esas personas que se autodenominan anarquistas son simplemente enviadas a 鈥渄efender la patria鈥 y el Estado, haciendo el papel de carne de ca帽贸n del Capital y fortaleciendo los sentimientos nacionalistas y militaristas entre las masas.
Moiras: En nuestros pueblos las comunidades de trabajadores migrantes ucranianos, con la colaboraci贸n de organizaciones humanitarias y ayuntamientos, est谩n organizando la recogida y env铆o a Ucrania de alimentos, ropa de abrigo, medicamentos鈥a poblaci贸n espa帽ola es muy solidaria pero ni la guerra ni la pandemia del covid parecen haber servido a nuestras sociedades para cuestionarse las dependencias de recursos energ茅ticos y materias primas, dependencias que sostienen el neocolonialismo y destrozan el equilibrio natural del planeta. Ante la escasez de recursos, se prev茅 una vuelta al carb贸n y un impulso a las nucleares. 驴Quiz谩 la sociedad rusa es m谩s consciente de los peligros y de la necesidad de alternativas? 驴Existe alg煤n plan de acci贸n en este sentido desde los movimientos sociales? 驴Qu茅 se plantea la KRAS y la AIT acerca de esto?
KRAS: Desafortunadamente, el estado de los movimientos sociales en la Rusia moderna es deplorable. Es cierto que, incluso en los 煤ltimos a帽os, ha habido varias protestas ambientales activas y persistentes a nivel local: contra los basureros, los incineradores de desechos o la destrucci贸n ambiental por parte de la industria minera, incluida la miner铆a del carb贸n. Pero nunca resultaron en un movimiento poderoso a nivel de pa铆s como un todo. En cuanto a la lucha contra la energ铆a at贸mica y las plantas de energ铆a nuclear, que alcanz贸 su punto m谩ximo en la Uni贸n Sovi茅tica y Rusia a fines de los a帽os 80 y 90, pr谩cticamente no hay tales levantamientos ahora.
Moiras: Las manifestaciones de rusos contra la guerra, ayudan a comprender a los pueblos europeos que no son los rusos los que atacan Ucrania, sino el ej茅rcito del estado que gobierna Rusia. Esto lo est谩n reflejando los medios de comunicaci贸n en nuestros pa铆ses, y sabemos que son miles de detenidos all铆 en Rusia a ra铆z de las demostraciones, 驴c贸mo est谩 afectando esto al anarquismo ruso? 驴qu茅 va a suponer para vuestra libertad de expresi贸n y de acci贸n en vuestro pa铆s?
KRAS: Las manifestaciones y otras acciones diversas contra la guerra no han cesado todos los d铆as desde el primer d铆a. Miles de personas participan en ellos. Las autoridades proh铆ben su celebraci贸n bajo el pretexto de 芦restricciones anticovid禄 y los dispersan brutalmente. En total, hasta el 8 de marzo, unas 11 mil personas fueron detenidas durante manifestaciones en m谩s de 100 ciudades del pa铆s. La mayor铆a se enfrenta a multas de 10.000 a 20.000 rublos por realizar una protesta 芦no autorizada禄. Sin embargo, ya hay acusaciones m谩s crueles: 28 personas ya fueron acusadas de vandalismo, extremismo, violencia contra los autoridades, etc., por lo que enfrentan penas de hasta muchos a帽os de prisi贸n. Las autoridades claramente est谩n usando la guerra como una oportunidad para 芦apretar los tornillos禄 dentro del pa铆s. Los medios de comunicaci贸n cr铆ticos est谩n cerrados o bloqueados. Se est谩 librando una hist茅rica campa帽a de guerra en los medios oficiales. Se ha aprobado una ley seg煤n la cual la difusi贸n de 芦informaci贸n falsa禄 sobre las actividades del ej茅rcito y el 芦descr茅dito del ej茅rcito禄, as铆 como la resistencia a la polic铆a, se castigan con hasta 15 a帽os de prisi贸n. Incluso se ha presentado un proyecto de ley al parlamento que permitir铆a enviar al frente a los opositores a la guerra arrestados. Las personas son despedidas de sus trabajos, los estudiantes son expulsados 鈥嬧嬧嬧媎e las universidades por discursos contra la guerra. Se introdujo la censura militar.
En esta situaci贸n, el peque帽o y dividido movimiento anarquista en Rusia est谩 haciendo lo que puede. Algunos participan en manifestaciones de protesta. Entonces, dos de nuestros compa帽eros tambi茅n fueron detenidos y multados. Otros son cr铆ticos con estas manifestaciones, ya que los llamados a ellas a menudo provienen de la oposici贸n liberal de derecha y, a menudo, no son tanto contra la guerra como pro-ucranianos (y, a veces, incluso pro-OTAN). Queda la posibilidad de ir a las manifestaciones con sus consignas y carteles (algunos anarquistas lo hacen), o de emprender peque帽as acciones independientes y descentralizadas. Los anarquistas escriben consignas contra la guerra en las paredes, pintan grafitis, pegan calcoman铆as y folletos, cuelgan pancartas contra la guerra. Es importante transmitir al pueblo nuestra posici贸n especial e independiente, al mismo tiempo antibelicista, anticapitalista, antiautoritario e internacionalista.



Fuente: Elmilicianocnt-aitchiclana.blogspot.com