July 27, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
350 puntos de vista


Guerra

Hace ya demasiado tiempo que lo sabemos todo sobre la guerra. En 1929, Erich Mar铆a Remarque nos lo mostr贸 en 鈥淪in novedad en el frente鈥.

Denunci贸 el modo en que los profesores, junto a otras instancias publicitarias, empujaron a tantos j贸venes, 茅l entre ellos, a la guerra, la primera mundial. Los represent贸 como marionetas de los poderes que los domaban y de las instancias que quer铆an rentabilizar sus vidas.

Vio luego que, en la guerra, los j贸venes idealistas adoctrinados en las escuelas se convert铆an en monstruos, en violadores, en torturadores, en asesinos.

Anot贸 c贸mo la mayor铆a quedaba destrozada a nivel ps铆quico. Que lo que tuvieron que ver y que vivir no era lo que le contaban en los centros educativos y en la prensa de La Patria. Que esa hipocres铆a y ese cinismo los desestructur贸 mentalmente y sin cura posible.

Se帽al贸 que, cuando pod铆an regresar a su pa铆s, all铆 el dolor se incrementaba: no pod铆an ser comprendidos por las masas de consumidores de la clase media, tan felices y tan gozadoras, y ellos no entend铆an c贸mo tampoco pod铆an no comprenderlas. 鈥淢ejor no volver鈥, casi llega a decirnos el protagonista.

Solo le quedaba, existencialmente, la Guerra. Y regresa a los combates, que la Paz de su Patria le daba mucho m谩s miedo que el perecer. Herido de muerte, la noticia que se comunica a los gerifaltes del ej茅rcito y de los medios de la 茅poca es esta: 鈥淪in novedad en el frente鈥.

De esta tem谩tica, configurada tan pronto por Remarque, han obtenido r茅ditos f谩bulosos los pseudo-creadores de la literatura mercantil y del cine mercantil. Tras el testimonio angustioso, llega el negocio de la bonachoner铆a progresista. Que si 鈥淧atton鈥, que si 鈥淎pocalipsis Now鈥, que si 鈥淟a delgada l铆nea roja鈥, que si 鈥淣acido el cuatro de Julio鈥, que si “Salvar al soldado Ryan”, que s铆… Una cacofon铆a comercial, y en gran parte tambi茅n ideol贸gico-pol铆tica, para reiterar lo que Erich Mar铆a Remarque nos dijo antes de que naci茅ramos, en 1929.

Amor

En un mundo donde casi todas las palabras que se escriben con may煤sculas son mentirosas, pareciera que a煤n quedaba, como un aliento para la dignidad, el Amor. Belleza de amar y de ser amado. Yo creo que es un privilegio, una suerte, una fortuna, un beso en los labios de la vida.

En 鈥淕ertrud鈥, por los a帽os sesenta, Dreyer pone en la boca de su protagonista, una y otra vez, la misma frase: 鈥淧ero he amado鈥. Al final de la pel铆cula, la vemos viviendo en el medio rural, humildemente, con un huerto y unos pocos alimentos sanos.

Cuando la visita un amigo, acaso el 煤nico hombre que la estimaba como persona y no tanto como 鈥渉embra鈥, capaz entonces de ser su amigo sin ser su amante, recapitula toda su vida. Desde el tiempo que quem贸 ante un 鈥渕arido al uso鈥, fr铆o, ego铆sta, muy racional, abusador, hasta los d铆as de sus experiencias amorosas menos convencionales, rompiendo los esquemas de la 茅poca y arriesg谩ndose. Tampoco le sal铆o como so帽aba, y qued贸 el consabido reguero de melancol铆a y depresi贸n.

Y una tarde se despide de su amigo, su mejor amigo, acaso su 煤nico amigo, con quien nunca hizo el amor, exclamando: 鈥淧ero he amado鈥.

Amor en la Guerra

En la Guerra se han dado momentos sublimes del amor verdadero. A punto de matar y de morir, bajo todos los peligros y sin ocasi贸n para el c谩lculo, para el proyecto, para la organizaci贸n mental de la afectividad, el amor se desata como a 茅l le gusta, sin cortapisas, sin prejuicios, sin contratos.

En medio de los bombardeos, de los ataques, de los miedos, de las rabias, de las muertes, se suelta un amor para el cual ya no se encuentran excusas con que reprimirlo. Casi como el amor de los pobres, de los ni帽os, de los desahuciados, de los locos, de los perdidos, de los no-terrestres… En 鈥淓nemigo a la puertas鈥, film de Annaud, se alude, emotivamente, a ese amor que puede con la guerra y casi gracias a la guerra.

Guerra en el Amor

Pero lo m谩s normal, a d铆a de hoy, ya no es tanto, en la escala de nuestras vidas, la Guerra Abierta ni el Amor Pac铆fico. Porque los seres individualistas, cremat铆sticos, materialistas, desalmados, estrat茅gicos, utilitarios, econ贸micos, asustadizos y asustadores, sistematizados, obedientes o solo revoltosos, productores y consumidores, robotizados, los seres como nosotros, no pueden ya amar sin guerrear.

De ah铆 las contantes separaciones, esa euforia de amores seguidos de desamores, los afectos con fecha de caducidad, la obsolescencia programada de los v铆nculos sentimentales…

Si a un animal herido por la l贸gica de la Realidad, por la estructura de Nuestro Mundo, se le encierra o se le invita a encerrarse al lado de otro animal da帽ado por lo mismo, solo cabe esperar la guerra. Guerra en el amor, combate entre dos seres que, siendo en ocasiones hermosos por separado, lindos en s铆 mismos, terminan atacando y agrediendo de un modo s谩dico.

Sabiendo todo esto, suscribo a Gertrud: 鈥淧ero he amado, amo y amar茅 siempre鈥.

Pu帽al(h)adas

www.pedrogarciaolivo.wordpress.com

Alto Juliana, donde nadie me agrede, donde nada me ofende, donde todo lo amo y todo me ama.




Fuente: Grupotortuga.com